cobraba entre 25 y 35 dependiendo del plan que quisieras

Desmantelado un 'Netflix pirata' español que funcionaba a través de Facebook y WhatsApp

La Policía Nacional acaba de anunciar la detención de un individuo que compartía contenidos audiovisuales pirateados a través de las redes sociales a cambio de una suscripción mensual

Foto: (Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Con la llegada de Netflix, HBO y otras plataformas digitales que te permitían ver todo tipo de películas y series por un pequeño pago mensual todo apuntaba a que la piratería empezaría a perder mucho peso. Pero aún hay quién intenta sacar una buena tajada de estas prácticas, incluso copiando a estos nuevos servicios. El último caso lo tenemos en España donde la Policía Nacional acaba de hacer pública la desmantelación de un centro que distribuía contenidos audiovisuales a través de las redes sociales a cambio de suscripciones.

La noticia la ha dado este cuerpo estatal a través de un comunicado en el que explica cómo el individuo que gestionaba este centro, y que también ha sido detenido, tenía montado a través de grupos cerrados de Facebook y WhatsApp un gran entramado que le permitía gestionar esta especie de 'Netflix pirata'. Los usuarios que querían tener acceso a sus contenidos debían pagar una suscripción mensual o anual de entre 25 y 35 euros (dependiendo del 'plan' que más les interesaba) y este los añadía a los diferentes chats privados.

Entre los servicios que ofrecía estaba el acceso ilegal a 1.490 canales de televisión y la posibilidad de ver otros contenidos como películas o series. Desde el centro, ubicado en la casa del detenido en Madrid, se creaban los grupos, se compartían todos los contenidos y se administraban las suscripciones. No se sabe cuánta gente llegó a usar sus servicios, pero la primera denuncia interpuesta por un usuario hablaba de un grupo de unos 2.600 usuarios y cuando los agentes intervinieron el centro encontraron que en ese momento había unos 800 internautas conectados al sistema.

Lejos de tratarse de un sistema sencillo de venta de contenidos, el usuario tenía todo un entramado en el que aprovechaba diferentes herramientas provenientes de China para dar a sus clientes lo que pedían. Según la Policía, los servicios fraudulentos eran comercializados mediante dos sistemas de acceso diferenciado. "El primero de ellos era mediante la comercialización de líneas Cccam (modalidad de “Card Sharing”) que, una vez introducidas en decodificadores satelitales, permitían el visionado de cientos de canales deportivos, de cine, de series y temáticos de acceso condicional. El segundo era un sistema IPTV-Streaming, confeccionando listados de canales que eran ordenados siguiendo las preferencias de los clientes (llamadas listas M3U). Una vez introducidas en cualquier dispositivo electrónico con determinados reproductores de archivos multimedia (Sistema Kodi, VLC, etc.), se llegaba al visionado de un repositorio de películas, canales deportivos, canales temáticos etc", comentan en el comunicado.

En total, según cálculos de este cuerpo, el detenido habría llegado a ganar más de 50.000 euros con estas prácticas.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios