las conexiones crecen y la infraestructura es finita

La tecnología que debe desplegar España para que el 5G llegue a todos

¿Tiene España las infraestructuras necesarias para asumir el aumento del tráfico móvil por parte de los consumidores? Así puede hacerlo de manera eficiente y reduciendo sus costes

Foto:
Autor
Tiempo de lectura7 min

En el mundo ya hay más líneas móviles que personas. Así lo muestran las cifras recogidas por el Banco Mundial, que asevera que la población mundial permanece en 7.300 millones de habitantes, mientras que las líneas móviles ascienden a los 7.683 millones. En España, según los estudios de la CNMC, el móvil ha alcanzado una penetración del 96,8% y hay más de 58 millones de líneas. De ellas, 43,8 millones tienen acceso a internet.

Este crecimiento trae como consecuencia el aumento desmesurado del tráfico móvil de los clientes, que en 2017 ya consumieron 1,05 millones de terabytes desde su propio 'smartphone'. Y estas cifras siguen aumentando, por lo que acaban planteando una duda: con la mejora de las conexiones móviles y especialmente la llegada del 5G, ¿tiene España las infraestructuras necesarias para asumir semejante tráfico?

Fuente: CNMC.
Fuente: CNMC.

El coste de las nuevas infraestructuras

Ante el aumento del tráfico móvil, las compañías del sector de las telecomunicaciones pueden optar por dos opciones: una, invertir cuanto antes en las infraestructuras que permitan el perfecto desarrollo del 5G; y otra, retrasar esa inversión y hasta entonces ir actualizando las infraestructuras actualmente disponibles.

En cualquiera de los dos casos, la factura a pagar sería alta. Según el informe 'The road to 5G: The inevitable growth of infrastructure cost', elaborado por McKinsey & Company, cualquier opción implicaría que, en el momento de construir nuevas infraestructuras, las compañías aumentarían su gasto en inversiones en un porcentaje que varía entre el 20% (escenario conservador) y el 50% (escenario más arriesgado).

Fuente: McKinsey & Company.
Fuente: McKinsey & Company.

Para McKinsey & Company, hay una forma de evitar este significativo aumento en los costes de infraestructuras: en su informe 'Network sharing and 5G: A turning point for lone riders', ofrece una alternativa que puede satisfacer tanto la cuenta de resultados de las compañías como la demanda de conexión y datos de los usuarios.

Esta alternativa es la compartición de infraestructuras entre las distintas compañías, algo que, según el informe, provocaría un descenso del gasto de más del 40%. Además, esta opción también solucionaría otro problema, la falta de espacio físico para habilitar todas estas infraestructuras y su necesaria racionalización.

Fuente: McKinsey.
Fuente: McKinsey.

Componentes clave del ecosistema 5G

El 5G requerirá una nueva arquitectura de red para el despliegue efectivo de esta nueva tecnología, en que los esquemas de compartición entre operadores y los modelos de infraestructuras 'neutral host', como ya hemos visto, serán clave. En este sentido, las redes existentes, que han proporcionado hasta ahora la capacidad suficiente de transmisión de datos, requerirán de una serie de componentes adicionales.

Y es que el 5G supondrá un cambio de paradigma en términos de conectividad para facilitar el aumento exponencial del consumo y la transmisión de datos, así como la mínima latencia —tiempo que tarda en ejecutarse una aplicación— necesaria para el desarrollo de aplicaciones, como el vehículo autónomo, la inteligencia artificial, la industria 4.0 o la telemedicina, entre otros. Para ello, existen tres alternativas que consiguen hacer más eficientes estos desarrollos:

1.- DAS (sistemas distribuidos de antenas) y 'small cells'. El sistema DAS consiste en una red de antenas múltiples que, conectadas a una fuente común, son capaces de proporcionar conexión inalámbrica dentro de una zona geográfica determinada a una gran cantidad de personas. Este despliegue se lleva a cabo gracias a las 'small cells', que, a modo de pequeñas estaciones base, consiguen que la conexión fluya sin saturar las redes móviles habituales. Este sistema permite además la compartición por parte de todos los operadores móviles, ofreciendo así al usuario la misma calidad y velocidad de tráfico independientemente de cuál sea su operador. Esta solución es de aplicación en espacios de alta demanda de conectividad, como estadios deportivos, redes de transporte, centros de negocio, centros urbanos, etc.

2.- Fibra óptica. Para ofrecer la conectividad que los usuarios y las máquinas demandarán a través de las redes 5G, será necesario también dotar de conexión de fibra óptica a torres y antenas. En este sentido, se está desplegando lo que se denomina fibra a la antena (FTTA) para que la conexión fluya de manera más rápida y con una mayor cercanía respecto a los usuarios.

3.- 'Edge computing'. La computación distribuida es el tercer elemento clave del ecosistema 5G, con el objetivo de acercar la capacidad de almacenamiento y proceso de datos a los usuarios finales de las aplicaciones basadas en el 5G, facilitando así que se puedan obtener la rapidez y las velocidades de respuesta (latencia) esperadas. Gracias al 'edge compunting', será posible la latencia de un milisegundo necesaria para el desarrollo de aplicaciones críticas como el vehículo conectado y autónomo o los procesos productivos asociados a la industria 4.0.

El Wanda Metropolitano, con conexión completa

Para hacer posible el despliegue efectivo del 5G, ya hay empresas como Cellnex Telecom, el principal operador europeo de infraestructuras de telecomunicaciones, que están trabajando en el desarrollo de este nuevo ecosistema de infraestructuras, en base al modelo de operador neutro, infraestructuras compartidas y soluciones multioperador.

En el marco de la construcción y desarrollo de este ecosistema, la compañía ha llevado a cabo varias operaciones de adquisición y crecimiento en los tres últimos años, entre las que destacan la adquisición, en 2016, de la compañía italiana CommsCon, especialista en sistemas DAS y 'small cells', que gestiona en Italia la cobertura de telefonía y datos en espacios emblemáticos como los estadios de San Siro en Milán, la Juventus en Turín o el Olímpico de Roma, así como los metros de Milán, Génova y Brescia, el aeropuerto de Milán-Malpensa, diversos hospitales, túneles de alta velocidad, el centro histórico de Milán, oficinas, recintos feriales y grandes centros comerciales.

En España, destacan proyectos como el realizado en el estadio Wanda Metropolitano del Atlético de Madrid, el proyecto con SABA para dotar de conectividad 43 aparcamientos urbanos o el proyecto en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona. Los tres escalables y preparados para el futuro despliegue del 5G.

En su apuesta por la conectividad de fibra óptica a las torres y antenas, Cellnex también adquirió en 2018 Xarxa Oberta de Catalunya (XOC), dedicada al despliegue, operación y mantenimiento de redes de fibra óptica, con el objetivo de reforzar y ampliar sus capacidades para el desarrollo de la conectividad de los emplazamientos mediante una red neutra de telecomunicaciones de gran ancho de banda basada en fibra óptica ('fiber to the antenna', FTTA).

Por último, en el terreno del 'edge computing', en 2017, Cellnex adquirió la compañía holandesa Alticom, que opera 30 torres y emplazamientos para telecomunicaciones de gran alcance. Los emplazamientos de Alticom cuentan con capacidad para albergar 'datacenters' que acercan la capacidad de almacenamiento y proceso de datos a los usuarios finales de las aplicaciones basadas en 5G.

En Francia, desplegará en los próximos cinco años hasta 88 centros estratégicos de telecomunicaciones para Bouygues Telecom que podrán albergar capacidad de proceso de datos para la computación distribuida, mientras que en Italia está colaborando con Fastweb, uno de los principales operadores de telecomunicaciones, para que, a través de sus infraestructuras, acelere el desarrollo del 5G en ciudades como Roma, Génova, Bari y Matera.

La conectividad inteligente, en el MWC19

Cellnex Telecom presentará todos estos elementos los próximos días 25 y 28 de febrero en una nueva edición de la feria internacional Barcelona MWC19 (anteriormente, Mobile World Congress), el punto de encuentro mundial para el sector de las comunicaciones móviles.

La compañía, que ha participado de forma ininterrumpida en las 13 convocatorias que acumula el evento en Barcelona, mostrará sus últimas soluciones en materia de 'conectividad inteligente', especialmente focalizadas en este ecosistema de infraestructuras que servirán de base para el despliegue del 5G, así como los casos de uso más relevantes en que está trabajando relacionados con esta tecnología, entre los que destacan el 'wdge' adaptado a la demanda, la gestión de emergencias con drones y redes dedicadas y el vehículo conectado y autónomo, entre otros.

Tecnología