llega por 299 euros a españa

Probamos el Moto G7 Plus: si no te gusta Xiaomi, aún tienes alternativas asequibles

El que fuese el 'rey' de los teléfonos baratos se enfrenta al dolor de cabeza que provocaba hace años. Android puro, cristal templado y carga 'súper' rápida son sus bazas

Foto: Moto G7 Plus. (M. Mcloughlin)
Moto G7 Plus. (M. Mcloughlin)

Ni todo el monte es orégano ni todos los móviles asequibles son Xiaomi. Es cierto que es inevitable hablar de esta empresa cuando hablamos de terminales baratos, más que nada porque han puesto el listón muy alto en lo de la relación calidad precio. Pero hay otros como Huawei y su P Smart, el terminal más vendido el pasado año en España; o Motorola. Es más, esta marca -una de las más antiguas del gremio- era hace poco la reina del mambo en lo que a 'smartphones' chollazo se refería con su serie G. Por aquel entonces los chinos (el destino ha querido que la compañía también acabe con los ojos rasgados, al ser adquirida por Lenovo) otro no habían entrado en tropel a este mercado. Pero ahora le toca remar a contracorriente y en una posición no tan cómoda.

Pues bien este jueves Motorola desveló la séptima generación de esta familia de dispositivos que, por primera vez, se compone de cuatro modelos. El Moto G7 (que solo podrá comprarse en Amazon), el Moto G7 Play, una versión destanada por 149 euros; el Moto G7 Power, con 5.000 mAh de batería; y en lo más alto, el Moto G7 Plus. Un terminal que ronda los 300 euros y que es la baza para intentar seguir el ritmo marcado por equipos como el Mi A2 de Xiaomi (el Mi A3 puede aparecer en cualquier momento), el ya mencionado P Smart o, en menor medida, el Pocofone F1, la gran revelación del 2018. Hemos pasado unas horas con el Moto G7 Plus tras su presentación y aquí os traemos una primera radiografía de este terminal.

Repite aspecto, quita marcos

Moto G7 Plus. (M. Mcloughlin)
Moto G7 Plus. (M. Mcloughlin)

El diseño es prácticamente calcado a lo del año pasado en lo que al cascarón se refiere. En este caso hemos dispuesto del color que han bautizado como 'Indigo', que no viene a ser un azul que emite ciertos destellos dependiendo de como impacte la luz sobre su trasera. Una trasera hecha de cristal templado con acabado 'glossy', que acabará, como viene siendo habitual, siendo un imán para las huellas. Vamos, que o lo limpias constantemente o te olvidas de llevarlo al aire y le plantas una funda.

La parte trasera sigue presidida por la joroba que contiene la cámara dual y ahora, por el lector de huellas, que está colocado en la parte central de la espalda. Un acierto completo, a mi punto de vista, ya que es mucho más natural que la zona inferior de la parte delantera. Por cierto, su grosor es de 8 milímetros y su peso de 172 gramos.

Los mayores cambios vienen en la frontal. Han reducido mucho los marcos (no son simétricos por desgracia) gracias a un 'notch' en forma de gota en la parte central, donde se oculta la cámara. Ha sido un siluteado, por así decirlo, de trazo grueso. Podían haber apurado un poco más, aunque el panel ocupa casi el 81,5% del frontal. Lo cierto es que si lo miras de cara tiene un aire similar al P Smart. Sin embargo, han vuelto a colocar un logo en el borde inferior con la palabra 'Motorola'. Un detalle imprescindible (ironía, Sheldon) no vaya a ser que alguien se olvide de la marca de la que es su móvil.

Moto G7 Plus. (M. Mcloughlin)
Moto G7 Plus. (M. Mcloughlin)

Sobre la pantalla poco que comentar. Es correcta. No te quitará el hipo ni te dará ningún disgusto. Eso es lo que se percibe en este primer contacto. Hablamos de 6,2 pulgadas con resolución Full HD+ (1080x2270 píxeles), formato 19:9 (más alargado que el 18:9) y 405 píxeles por pulgada como densidad de pantalla, que no está nada mal.

Por lo demás cabe comentar que este terminal llega con puerto USB tipo C así como 'jack' para auriculares. En esa misma zona se coloca uno de los altavoces estéreo (el otro está un poco por encima del 'notch' bastante disimulado). Llegan con tecnología Dolby Atmos y la verdad que mi primera impresión ha sido muy positiva, con un sonido bastante equlibrado.

Rendimiento: digestión ligera

En sus tripas monta un Snapdragon 636, un procesador de ocho núcleos diseñado con arquitectura de 14 nanómetros. Por tener una referencia, el Mi A2 monta el Snapdragon 660, que gracias a su gráfica más moderna (Adreno 512 versus 509), se coloca ligeramente por delante. Sin embargo, la diferencia en este apartado en el día a día no debería ser sustancial si solo tuviesemos en cuenta esto, porque entran en juego muchas más cosas.

Donde si se pueden marcar distancias, teniendo en cuenta que ambos tienen Android sin apenas aditivos, es en la RAM. El G7 Plus se queda con 4GB y el Mi A2 ofrece hasta 6GB de RAM. Aquí no hablamos del Pocofone F1, que pegó un vuelco a la potencia de la clase media al montar un 845 con refrigeración líquida y hasta 8GB de RAM. El G7 Plus se coloca por delante en RAM del P Smart, que llega con 3GB de RAM.

Moto G7 Plus. (M. Mcloughlin)
Moto G7 Plus. (M. Mcloughlin)

Donde el terminal de Motorola se apunta un tanto frente al Mi A2 (el principal contendiente en la elección) es en la ranura para microSD. Aquí no te toca elegir entre una segunda SIM o una tarjeta externa. Hay sitio para todo. Por defecto ofrece 64GB y puede ampliarse hasta 512GB. Eso sí, no incluye, como ninguno de los Xiaomi aquí mencionados, NFC. Algo que echará para atrás a muchos.

En general, lo que hemos podido comprobar en este primer contacto, es que es una fluidez buena teniendo en cuenta que hablamos de un gama media. Lanza las 'apps' relativamente rápido, la cámara también (se agradecería algo más de alegría al presionar el obturador) y puede soportar hasta 7 apps abiertas al mismo tiempo sin tirones significativos.

La batería es de 3.000 mAh. Me encantaría poder haber emitido un veredicto, pero en el aspecto energético se necesita más tiempo para analizar la autonomía. La capacidad está en línea con el resto de gama media. No cuenta con carga inalámbrica pero si dispone de carga rápida. Y aqui viene uno de sus puntos más interesantes. La caja incluye el cargador de 27 vatios (con cable de USB C a tipo C).

Los tiempos que prometen son bastante interesantes: en 15 minutos tendrás energía para hasta 12 horas de uso (no de tiempo de pantalla) y en 55 la batería estará al 100%.

Moto G7 Plus. (M. Mcloughlin)
Moto G7 Plus. (M. Mcloughlin)

Sobre el software, poco que decir. Motorola hace tiempo que prometía una lealtad inquebrantable a Android puro,en este caso Android Pie. Apenas introduce unas personalizaciones mínimas que no deben porque entorpecer lo más mínimo la experiencia. Un control por gestos (agitar el móvil para abrir la cámara), comandos de voz y funciones como pantalla atenta (que no se atenúa si la estás mirando). Apenas eso y su aplicación de cámara. Por cierto, además de lector de huellas, tiene reconocimiento facial. Con buena luz tira bien, con poca, no tanto y cae en fallos.

Cámara remozada

La cámara cuenta con sensor doble. Pero nadie se piense que aquí hay un gran angular o un zoom óptico. La lente principal se apoya en una pieza de 5 megapíxeles que única y exclusivamente tiene la función de medir la profundidad para ayudar al modo 'retrato'. Al hacerlo por 'hardware' y no por reconocimiento facial, permite hacer el desenfoque a fotos de objetos y animales, además de personas, por supuesto.

El otro sensor, el que nos importa, cuenta con 16 megapíxeles, f/1.7, estabilización óptica, PDAF así como 1,22 micras como tamaño de referencia para los píxeles. Graba hasta en 4K. La frontal se queda con 12 megapíxeles.

Trasera del Moto G7. (M. Mcloughlin)
Trasera del Moto G7. (M. Mcloughlin)

Cuenta con diferentes modos, como el de recorte (para siluetear a un sujeto y colocarlo en otro fondo) y el de seleccionar color. Este último modo te permite mantener la tonalidad de punto escogido, aunque su funcionamiento podría ser mejor. Se agradece el estabilizador a la hora de tomar imágenes con poca luz. Aquí os dejamos una serie de fotos tomadas en esta toma de contacto:

Estas son las principales bazas de Motorola para seguir el ritmo a sus ahora compatriotas. Está claro que se queda, a excepción de diseño (por todo lo del plástico), un paso por detrás del Pocophone F1 en lo que se refiere a potencia y cámara. Aunque en autonomía el terminal de la marca blanca de Xiaomi apenas tiene rivales, aquí el tema del cargador rápido hace que la cucharadita de ricino sea menos amarga. El Moto G7 es una buena opción, está en línea con el Mi A2, apostando a software, cámara y diseño sus principales bazas. Aunque Xiaomi pise fuerte, si no te gusta, sigues teniendo opciones y alternativas donde elegir.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios