LA MARCA blanca DE HUAWEI

15 días con el Honor View 20: otro móvil de 500€ que quiere ser como Xiaomi y OnePlus

Con su diseño y su cámara de 48 megapíxeles, es el enésimo intento de los fabricantes chinos de tratar de ganar clientes con el mantra de 'especificaciones 'parecidas' al iPhone a mitad de precio'

Foto: El Honor View 20 aspira a ganarse un hueco en el mercado español. (M. Mcloughlin)
El Honor View 20 aspira a ganarse un hueco en el mercado español. (M. Mcloughlin)

Hace cinco años, las normas del mundial de constructores móviles empezaron a cambiar. Aparecía un concursante nuevo y poco conocido. Su nombre era OnePlus y no se regía por las reglas del resto de gigantes de la industria. Vendía solo por internet, únicamente en su web y bajo invitación y el principal atractivo que ofrecía esta nueva marca de ojos rasgados era el de 'grandes prestaciones a precios asequibles'. En resumen, para que te ibas a gastar 600 euros cuando te podías gastar la mitad. Xiaomi, que por aquel entonces vivía solo en China, abrazó una filosofía similar aunque disparó a diferentes blancos, de menor rango muchos de ellos. El tiempo ha pasado y las cosas han cambiado.

El último OnePlus, por ejemplo, cuesta ahora casi 600 euros, pero no es menos cierto que ahora quiere rivalizar con. Xiaomi, que se ha centrado especialmente en la franja de los 200 a los 400 euros, también tiene su particular pepino, el Mi Mix 3, que apunta en la misma dirección. Y Huawei lleva un tiempo intentando dar con esa tecla. Para ello dio forma a una marca blanca, Honor. Y el último de sus dispositivos es el que más credenciales tiene para este objetivo. Es el View 20. Su gran novedad, una de las cosas que no habíamos visto hasta ahora por estas latitudes es su pantalla perforada. Ahí se oculta la cámara de fotos frontal, un nuevo sistema para ganar pantalla sin tener que recurrir al 'notch' del iPhone o los mecanismos como el Oppo Find X.He pasado dos semanas con este terminal y esto es lo mejor y lo peor del View 20.

No apto para discretos

El Honor View 20 tiene un extraño degradado en su parte trasera. (M.Mcloughlin)
El Honor View 20 tiene un extraño degradado en su parte trasera. (M.Mcloughlin)

Antes de entrar a disertar sobre las pantallas agujereadas, hablaremos del diseño de este View 20. Un aspecto que, como anuncia el título de este apartado, es de todo menos discreto. Es llamativo pero no es apto para todos los públicos. Si no eres un 'milenial' tardío o uno de los integrantes de la generación Z es posible que te parezca llamativo. Pero oigan que hay excepciones a todas las edades. Si no fíjense en los señoros de bronceado eterno que acaban comprándose un deportivo amarillo pollito a los cincuenta y pico años.

En este caso hemos contado con el modelo rojo para esta prueba. También hay un modelo negro y otro azul. El ingrediente principal del armazón es cristal templado, como en otros tantos gama alta, pero los reflejos que genera el acabado son el punto central de discordia. Dibuja una serie de 'V' luminosas que se mueven por la cubierta trasera dependiendo de cómo impacte la luz.

Es un acabado diferente pero llamativo. Habrá a quien le encante y habrá quien lo vea una horterada

Habrá a quien le encante, habrá a quien la parezca demasiado cantoso y habrá quien lo descarte porque se acabe cansando del color. Pero para eso están, para gustos. Personalmente creo que es un acabado bastante logrado, diferente y que puede encajar en el público objetivo de la marca, un público predominantemente joven.

Los bordes, también en acabado rojo, son de aluminio. Están ocupados por el altavoz y el conector USB tipo C en la parte inferior, el conector 'jack' para auriculares (así como el sensor de proximidad) en la superior y el lateral derecho está reservado para los botones de volumen y de encendido y apagado. En la izquierda, está la ranura mixta para doble SIM o SIM y tarjeta de memoria externa (formato propietario). La parte superior de la espalda está reservada para la cámara y el flash (con una disposición que puede parecer un triple sensor, pero no) así como el lector de huellas. Es un móvil 'alargado' (156,9 milímetros de alto por 75,6 de largo) y, a pesar de sus 6,4 pulgadas de pantalla, es bastante equilibrado con 180 gramos de peso y 8,1 milímetros de grosor. Su gran lunar, no tiene resistencia IP68 al agua.

Adiós 'notch'

El Honor View 20 dice 'adiós' al 'notch'. (M.Mcloughlin)
El Honor View 20 dice 'adiós' al 'notch'. (M.Mcloughlin)

En otra época 6.4 pulgadas hubiesen supuesto tenido que gobernar con las manos un teléfono de dimensiones monstruosas. Pero ahora estamos en la era de los teléfonos sin bordes, que ha permitido calzar paneles mucho más grandes en cuerpos más contenidos. El 'notch', una vez lo popularizó (que no inventó) el iPhone X, fue la fórmula más replicada para ganar más espacio de pantalla. Algunas imitaciones fueron horrorosas, chapuzas dignas del peor albañil. Por eso muchos han visto el 'notch' como un lunar con pelo o una fea caries que hay que extirpar cuanto antes. Uno ha sido Honor, que en este View 20 ha probado con un pequeño orificio situado en el extremo superior izquierdo. No es el primero que se presenta pero sí el primero que llega por estas latitudes. No hay que olvidar que el Galaxy S10 también optará por esta fórmula.

Ocupa tan solo 4,5 milímetros de diámetro. Tienes la opción de ocultarlo, como también te permitía el 'notch' pero, lo cierto, es que tras los primeros días te acostumbras a ver el agujero ahí. Si escoges el fondo correcto, quedará muy disimulado. La verdad que se integra bastante bien. Más molesto a la vista resulta el borde inferior, más grueso que el superior y con el que no guarda simetría. Además, cuando bloqueas el teléfono, el módulo donde se muestra hora y la fecha así como el icono de la cámara están demasiado pegados, dando la sensación de que se han pasado apurando los espacios entre los elementos.

La pantalla del V20. (M. Mcloughlin)
La pantalla del V20. (M. Mcloughlin)

Por lo demás tenemos un panel LCD -no tiene OLED...aquí llega el apartado de renuncias- de 6,4 pulgadas. Ocupa el 85,4% de la frontal gracias a la solución del agujero. Cuenta con una resolución Full HD (1080 x 2310), lo que sale a una densidad de 329 píxeles por pulgada. Obviamente no es de las más altas del mercado pero no se echará en falta mucho más a excepción de que seas un loco de la imagen. En general, es una imagen bien calibrada (quizás tienda a una temperatura de color más fría, algo que se puede regular en configuración) y suficientemente nítida como para que lo veas con malos ojos. Quizás la mayor pega es que el cuerpo te pide algo más de chicha en lo que se refiere a la luminosidad en exteriores. Te puedes manejar, pero sería mucho mejor con un nivel 'extra'

Personalmente me ha sabido peor el tema del sonido. Con auriculares no da la profundidad de otros modelos y solo disponer un altavoz, sin sonido estéreo, hace que sea un poco plano y si hay un poquito de ruido se echará en falta más sonido.

Una cámara de raza: Huawei

El View 20 también se 'olvida' del jack para auriculares. (M.Mcloughlin)
El View 20 también se 'olvida' del jack para auriculares. (M.Mcloughlin)

Antes de entrar a valorar la potencia y aspectos como la batería o el 'software', hablaremos de la cámara del Honor View 20. En este caso se apoya también en un sensor TOF 3D. El sensor principal es de 48 megapíxeles, con apertura f/1.8 y píxeles de 0,8 micras de tamaño. Indiferentemente de su singular configuración, tenemos que decir que es una cámara de raza, de raza Huawei. Aunque sea su marca blanca, se nota mucho la mano del fabricante chino con la inclusión de su 'Modo noche', el acabado de los retratos o el modo inteligencia artificial, que reconoce imágenes y ajusta los parámetros.

Con estas especificaciones, ofrece un modo 'súper nitido' que toma imágenes de 48 megapíxeles con mayor detalle gracias a un sistema similar al modo nocturno. Se dispara y hay que aguantar durante unos segundos el teléfono mientras captura la fotografía. Por esta razón este modo no es recomendado para escenas con movimiento (de la misma manera que la opción para las fotos con poca luz). La resolución definitiva de estas imágenes es de 8000 por 6000 píxeles. Pero ojo, que también puedes disparar a 12 megapíxeles, algo más que suficiente para grandes . Aquí tienes un disparo con el modo 'súper nítido' y con el modo automático.

Se ve, a simple vista, como es capaz de captar más detalle en zonas como la de las barandillas, mejor silueteadas.

Cuando disparamos con 12 megapíxeles, gracias al sensor TOF, podemos hacer zoom óptico de dos aumentos. Aquí un ejemplo de los dos encuadres que nos ofrece.

Como decíamos, la huella de Huawei se nota también en el modo retrato. En este caso, solo es capaz de hacerlo si detecta un rostro. El acabado es muy similar al de los retratos de Huawei. En general realiza un buen recorte, pero el acabado del 'bokeh', desde mi punto de vista, resulta un pelín artificial. Permite diferentes acabados de iluminación e integrar la silueta en otros fondos. Aquí varios ejemplos.

El 'modo noche' funciona igual que el del Mate 20 Pro. Toma durante varios segundos -sin necesidad de un trípode- varias imágenes a diferente sensibilidad ISO y las junta. Obviamente, el resultado no es el mismo porque los mimbres de una y otra cámara son diferentes, pero el Honor View 20 deja también un buen sabor de boca. Personalmente me gusta más el resultado que ofrece con luces blancas que con anaranjadas, ya que el acabado es un poco artificial. Aún así, Aquí tenéis varios ejemplos.

Aquí comparamos una escena disparada con 'modo noche' a una disparada en automático sin flash. Como vemos, el resultado es muy aceptable en ambos casos, pero si vemos que la foto que ha sido expuesta durante cuatro segundos a diferentes sensibilidades ISO tiene más luz, más detalles y colores más vivos.

Aquí os dejamos otras imágenes disparadas con el modo automático del View 20.

Foto con el View 20.
Foto con el View 20.

La conclusión es que en líneas generales estamos ante una buena cámara. Sin embargo, no es la mejor. Por ejemplo, en el modo noche genera algunos brillos y reflejos extraños cuando tiene un fuente de luz más pronunciada en escena o la saturación de colores que hace en el modo de 'IA'. Esos son algunos de los detalles que le impiden rozar la excelencia en mi opinión. Pero oye, que son 500 y pico euros. Sobre el vídeo, comentar que graba hasta en 4K y ofrece efectos de realidad aumentada. La cámara delantera, por su parte, tiene un sensor de 20 megapíxeles y apertura f/2.0 y ofrece función de animojis (sin reconocimiento del movimiento de lengua).

Potencia (más que) suficiente

El Honor View 20. (M.Mcloughlin)
El Honor View 20. (M.Mcloughlin)

Honor monta también, como los Huawei, los chips que hacen en casa. En este caso, el Kirin 980, un procesador de ocho núcleos, el mejor de la carta de la multinacional china. Está construido con arquitectura de siete nanómetros y viene jalonado con 6GB u 8GB de RAM. En este caso, hemos tenido el modelo superior para esta prueba (que viene con 256 GB de memoria por defecto y no 128) pero el de 6GB, viendo el desempeño de este Kirin será suficiente para una gran parte de los usuarios. También hay que remarcar que donde se nota si una configuración es excelente o simplemente buena es con el paso del tiempo.

El chip Kirin 980 con 6 o 8GB de RAM ofrece un gran rendimiento

Pero bueno, en nuestro caso ha sido muy fluida. Hace unos días, Honor hacía una demostración de fuerza mostrando un vídeo de cómo este teléfono era capaz de mover una versión de Fortnite a 60fps, lo que exige muchísimos recursos. En las diferentes pruebas que hemos realizado, edición de clips de vídeos y juegos 'pesados', hemos notado una experiencia sin tirones ni parones llamativos. Tampoco hemos notado ningún tipo de sobrecalentamiento. No hay que olvidar tampoco que este terminal viene con un sistema de refrigeración como el del Pocofone F1 o el Note 9. Eso sí, una advertencia: hacer uso de toda esta fuerza bruta para cualquier acción sería, además de un gasto energético inútil, algo que sin sentido. Así que si necesitas que el View 20 funcione al máximo tienes que activar el modo de 'Alto Rendimiento' para que no esté 'atado' en corto por motivos energéticos.

Autonomía y 'Magic OS'

Honor View 20. (M. Mcloughlin)
Honor View 20. (M. Mcloughlin)

En el aspecto energético, hay que mencionar dos aspectos. Por una parte que no contamos con carga inalámbrica (eso de los sacrificios...). Por otra que si que disponemos de carga rápida. Podemos, con tan solo 30 minutos enchufados, tener más de la mitad de la autonomía disponible. Eso sí, es probable que la mayoría de ocasiones no necesites echar mano. En mi caso, la mayoría de los días que he probado el teléfono, he tenido que conectarlo antes de la noche al enchufe. Tenemos ante nosotros 4.000 mAh de batería.

Junto con el Note 9 y los últimos Mate, probablemente sea de las mejores baterías

Con el brillo al 40% y sin utilizar el modo de máximo rendimiento he conseguido tiempos que rondaban desde las 9 horas de uso (restando un 20% al llegar a casa) hasta las 12 horas (con un 6% al final del día). Es probablemente uno de los mejores en autonomía junto al Note 9 y sus primos Mate 20 y Mate 20 Pro.

Llegamos a la parte del software. Aquí EMUI ha sido sustituido por una capa bautizada como Magic OS, que funciona sobre Android 9. Personalmente me da la sensación que trabajo de chapista y pintor. Es decir, un poco de maquillaje. Es cierto que hay menos aplicaciones 'preinstaladas' de terceros pero a esta solución de software le siga faltando un rediseño estético en profundidad. Lo dije con el P20 Pro y me sigue ocurriendo en este caso. Meter este tipo de 'software' (a nivel estético) en un teléfono que aspira hacerse un hueco en la alta gama es como ir a comer comida china de vanguardia a un restaurante de farolillos y dragones de plastiquete. Por ejemplo, la app de cámara sigue siendo muy parecida a la de EMUI y pide una simplificación a gritos. Eso sí, hay que destacar algunas joyas ocultas: una funcionalidad para poner en orden WhatsApp, una app para sincronizar la música y crear una red de 'altavoces' con varios teléfonos u otra para clonar apps, entre otras.

Honor View 20. (M. Mcloughlin)
Honor View 20. (M. Mcloughlin)

¿Merece la pena?

El Honor View 20, como decíamos, se intenta colocar en el plano del OnePlus y del Mi Mix 3. Esto es decir, quiere convencer a los que responden poniendo los ojos en blanco cuando oyen lo de gastarse novecientos o mil euros en un móvil pero quieren un terminal de altas prestaciones en lo básico. En ese caso, el modelo de entrada, de 6GB y 128GB de memoria, puede cumplir sus expectativas con sus 549 euros de salida. El superior, que actualmente ofrece 8GB de RAM y el doble de almacenamiento, se aleja de esa premisa al tener un coste de salida de 700 euros.

Lo bueno, lo malo y la duda

- Lo bueno: batería, procesador, posibilidades de cámara, una buena opción por ese precio; y minijack.

- Lo malo: desbloqueo fácial lento, no resistencia al agua, sonido, opciones de vídeo limitadas... ¡Ah! Magic OS es simplemente chapa y pintura. 

- La duda: un diseño demasiado llamativo para algunos. 

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios