LUIS SANZ VENDIÓ OLAPIC POR 130 MILLONES

El hombre de los 130 millones: el nuevo jefe de la 'startup' española que seduce a EEUU

Vendió su anterior compañía por 130 millones de dólares y ahora está al frente de Carto, la tecnológica española que seduce a los fondos de Silicon Valley. Este es Luis Sanz, su nuevo CEO

Foto: Luis Sanz es el nuevo CEO de la 'startup' española Carto.
Luis Sanz es el nuevo CEO de la 'startup' española Carto.
Autor
Tiempo de lectura6 min

Luis Sanz no es una persona demasiado conocida, ni mucho menos. Los expertos del sector tecnológico español sí lo conocen, pero no se trata de un emprendedor que haya pasado demasiado tiempo dando charlas ni haciéndose famoso por salir mucho en los medios. De hecho, eso siempre le dio un poco igual: "El perfil alto no hay que tenerlo en los medios, sino en tus clientes. Si tienes que elegir entre gustarle a la gente que te va a comprar o salir en los medios, la elección es muy sencilla. Lo importante es crear valor, todo lo demás es mucho menos relevante".

Cualquiera podría pensar que Luis Sanz es un emprendedor de trayectoria escasa o poco exitosa, pero todo lo contrario: en realidad, hace dos años y medio vendió por 130 millones de dólares su anterior 'startup', Olapic, una compañía afincada en Nueva York, pero fundada por tres españoles que hicieron que Monotype, un gigante tecnológico que cotiza en el Nasdaq, tirase de chequera para hacerse con ellos. Tras la venta, Sanz se trasladó a Londres y estaba en un periódico de semidescanso: "Invertía en algunas pequeñas 'startups', pero no estaba buscando un nuevo trabajo". Pero ahora le acaba de cambiar la vida. Una vez más.

Desde la semana pasada, Sanz vive de nuevo en Madrid y tiene nueva oficina. "La más alucinante en la que he estado en mi vida", nos reconoce, mientras nos atiende, en pleno Palacio de la Prensa de Madrid, junto a la Gran Vía, desde la sede española de Carto, una de las 'startups' españolas que más han seducido a los fondos de inversión de Silicon Valley. Entre sus inversores se encuentra Accel Partners (inversor inicial en Facebook, Spotify o Dropbox) y, desde su nacimiento, ha conseguido más de 31 millones de dólares de financiación de diversos fondos. Carto, que desde el principio vio que la frontera española se le quedaba pequeña, está especializada en análisis y visualización de datos geolocalizados, tiene cerca de 150 empleados entre las sedes de Madrid y Nueva York y cuenta entre sus clientes con gigantes como la NASA, Google, Twitter o el Wall Street Journal.

Sanz acaba de fichar como nuevo CEO de Carto y lo hace tras una época de varios movimientos en la cúpula de la empresa, que en muy poco tiempo dijo adiós a sus tres mayores cabezas visibles: Miguel Arias (director de operaciones) se fue a Telefónica a finales de 2017, Sergio Álvarez Leiva (consejero delegado) a Inditex en febrero de 2018 y Javi Santana (director técnico) apenas un mes después a BBVA. Pero, como decía el último CEO de la 'startup', Javier de la Torre, Carto necesitaba un nuevo comandante en jefe, y ese ha acabado siendo Luis Sanz.

"Ya podríamos ser rentables si quisiéramos"

Sanz nos cuenta que de la oferta de Carto, donde también entra con acciones de la compañía, le han seducido principalmente dos cosas. En primer lugar, su enfoque puramente tecnológico, algo no tan frecuente entre 'startups' en las que la tecnología puede ser una herramienta más, pero no lo esencial: "Yo soy ingeniero de Telecomunicaciones y luego hice un MBA, pero siempre he tenido un perfil muy técnico, y Carto es tecnología pura y dura, el producto que vende es su tecnoloogía". Y en segundo, su alcance internacional: "No hay tantas empresas españolas que hayan sabido salir fuera de España y triunfar, y Carto es una de ellas. Ahora el reto es seguir creciendo, porque tenemos presencia y un nombre en Estados Unidos, pero es donde más competencia hay, y si aspiras a ser un líder mundial tienes que demostrarlo".

Precisamente por su carácter internacional, las finanzas de la compañía son una incógnita. Carto tiene su germen societario en España, cuyas últimas cuentas oficiales presentadas ante el Registro Mercantil (2013) arrojan una facturación de 634.000 y unas pérdidas totales de 1250.000 euros. Sin embargo, a día de hoy, sobre todo tras la entrada de los inversores extranjeros, Carto mantiene su matriz empresarial en el estado de Delaware, una sede habitual entre las grandes 'startups' de Silicon Valley y que se caracteriza por las ventajas fiscales que ofrece a este tipo de compañías, algo que en ocasiones ha generado polémicas a las compañías españolas que tributan allí en vez de hacerlo en España.

"Ahora mismo ser rentables no es necesariamente una meta, Carto aún tiene un potencial de crecimiento muy alto"

Pese al embrollo a la hora de conocer sus cuentas, Luis Sanz defiende el estado financiero de la compañía: "Estamos cerca de ser rentables: si quisiéramos, ya podríamos serlo. Pero ahora mismo ser rentables no es necesariamente una meta. Cuando tienes una 'startup' debes analizar el mercado y decidir si quieres seguir creciendo de forma rentable, pero lenta, o si tienes una oportunidad de crecer más deprisa y sacrificar la rentabilidad a corto plazo. Carto aún tiene un potencial de crecimiento muy alto y tenemos fondos de inversión que nos han ayudado, así que no tenemos demasiada prisa".

En cualquier caso, es indudable que la 'startup' española nunca ha optado por la vía de invertir financiación externa sin tener claro cómo va a ganar dinero: "Tenemos un modelo de negocio y es muy claro: somos un B2B ['Business to business'] y vendemos nuestra tecnología. Además, tenemos clientes muy grandes y un nivel de ingresos muy bueno. Si haces algo que el mercado no está demandando, te caes, y nosotros hemos demostrado que en el mercado hay demanda de la tecnología de Carto".

Parte de las oficinas de Carto, diseñadas por Luz Estudio en pleno Palacio de la Prensa de Madrid.
Parte de las oficinas de Carto, diseñadas por Luz Estudio en pleno Palacio de la Prensa de Madrid.

"¿Vender Carto? ¿Por qué no?"

Le pedimos a Sanz que redacte la carta a los Reyess Magos para dentro de tres años: "Tenemos competidores muy grandes, empresas que valen miles de millones de dólares, que son monstruos, y nos estamos empezando a codearnos con ellos. De aquí a tres años me gustaría que nos hubiésemos establecido como el otro 'player' a tener en cuenta, junto a los grandes".

Y viendo la trayectoria de Luis Sanz, que vendió Olapic por 130 millones de dólares, la pregunta es obligada: ¿se ve vendiendo Carto a un gigante tecnológico? "Las empresas no se venden, sino que se compran. Hay que seguir haciendo las cosas bien; cuando haces eso, el interés aparece solo, no es algo que puedas fabricar de cero".

"Estamos intentando crear algo más grande, y en muchos casos ese siguiente nivel te lo da ser parte de algo que sea todavía más grande"

Hecha la cobra, cambiamos el enfoque de la pregunta: ¿se imagina Luis Sanz que Carto sea comprada por un gigante tecnológico? "Bueno, ¿por qué no? Estamos intentando crear algo más grande de lo que es ahora, y en muchos casos ese siguiente nivel te lo da ser parte de algo que sea todavía más grande. Y una empresa más grande, aparte de liquidez a inversores y empleados, también te trae cosas como poder tener una fuerza de ventas ya desplegada y llegar a muchos más clientes".

El tiempo nos dirá si Carto acaba en manos de una gran compañía a nivel mundial, pero mientras tanto seguirá vendiendo su tecnología a varias de las empresa e instituciones más importantes del mundo. La próxima vez que veas a la NASA, a Twitter o a Google mostrando un mapa de datos geolocalizados, lo más probable es que esa tecnología sea española.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios