LO FUE EN 2017, LO HA SIDO EN 2018 Y...

Siete días con el Huawei P Smart 2019: el móvil 'low cost' más vendido pese a Xiaomi

La marca china renueva su mayor hit de ventas con nuevo diseño, batería para todo el día y una cámara más refinada. Todo por hacerse otro curso más con el trono de los terminales asequibles

Foto: El Huawei P Smart de 2019. (M.Mcloughlin)
El Huawei P Smart de 2019. (M.Mcloughlin)

El más importante no tiene porque ser el mejor. Simplemente, el que más pasta acabe aportando a la caja. Es raro, en estos días, oír hablar a una fabricante de móviles de buque insignia cuando tiene entre las manos un cacharro de doscientos y picos euros. Más aún cuando acostumbra a montar unos 'tecnosaraos' con miles de invitados cada vez que va a presentar esos terminales que rondan los mil euros y que llegan equipados con triples cámaras y cantidades ingentes de batería. Hablamos de Huawei, la factoría que ha firmado alguno de los mejores 'smartphones' del 2018 con el Mate 20 Pro o el P20 Pro, y su P Smart 2019. ¿Y por qué diantres es tan importante este modelo 'low cost'? Pues básicamente porque es el teléfono más vendido en España. Así ha sido durante los dos últimos años y ahora optan a un tercer año.

Obviamente el tablero no es el mismo. En este tiempo, Xiaomi, el rey de los terminales baratos, ha desembarcado oficialmente y ha ido expandiendo una frondosa red de tiendas propias por la geografía patria. Algo que le ha servido para reforzar su puesto entre los cuatro grandes vendedores en el mercado nacional junto a Samsung, la propia Huawei y Apple. Así este P Smart 2019 compite (por el asunto del precio) con el Mi A2 (y también con su versión Lite) así como con el Pocofone F1, ese terminal de 300 euros que ha apostado por el plástico a cambio de meter un procesador de alta gama y refrigeración líquida.

Cada vez más opciones

El Huawei P Smart 2019. (M.Mcloughlin)
El Huawei P Smart 2019. (M.Mcloughlin)

Obviamente Huawei aún tiene una ventaja sobre sus compatriotas: su buen posicionamiento en los catálogos de los operadores, un escaparate muy potente y que su principal rival apenas ha desvirgado aún, salvo contadas excepciones. Mencionar también que aparecen por ahí también los clásicos Samsung J y quizás el Moto G6, cada vez más alejado del tirón de antaño.

Antes de os reventéis las meninges dando vueltas a este aliño de precios, nombres, ventas e iniciales vamos a intentar poner negro sobre blanco y decir lo mejor (y lo peor) de este nuevo P Smart 2019. Hemos pasado siete días con él antes de su estreno el próximo mes de enero y podemos adelantar que esta renovación se la juega a diseño y cámara principalmente. Así ha sido nuestra experiencia con él.

Cristal y twilight para todos

El Huawei P Smart de 2019. (M.Mcloughlin)
El Huawei P Smart de 2019. (M.Mcloughlin)

Uno de los principales cambios viene dado en la piel del P Smart. Ahora abandona el aluminio, el material más propio de los terminales 'low cost'. El acabado es cristal templado. Los problemas y las virtudes de este ingrediente los hemos repetido hasta la saciedad. Más elegancia y suavidad que el metal, pero más huellas. Muchas más. No nos detendremos mucho más aquí salvo para comentar el acabado curvado de su parte trasera (que abraza directamente la parte delantera, de manera que no hay laterales) así como los colores en los que estará disponible. En este prueba hemos dispuesto del modelo más sobrio, el negro, pero habrá otro para aquellos que quieran un acabado más excéntrico: el 'Twilight'. Esa trasera que muta entre violeta y azul dependiendo como impacte la luz.

Aunque dispone de reconocimiento facial, no han renunciado al tradicional sensor de huellas. Comentaremos más adelante la fiabilidad de ambos controles, pero el lector está situado en la parte central superior de la espalda, de manera que hace que el dedo índice sea el más cómo para llevar a cabo el desbloqueo. Personalmente no me ha costado, dadas sus dimensiones (155.2 x 73.4 x 8 mm) manejarlo con una mano, pero es cierto que dependiendo el tamaño de tus manos es probable que tengas que ajustar el agarre para llegar a los extremos. La cámara doble ha adelgazado hasta suponer una muesca mínima. No es completamente lisa, pero no es una protuberancia señalable.

Una gota como 'notch'

El Huawei P Smart 2019. (M.Mcloughlin)
El Huawei P Smart 2019. (M.Mcloughlin)

Hemos tenido pantalla infinitas, sin marcos y ahora llegan las denominadas como ' Dewdrop'. Es decir, esas que convierten el 'notch' en una simple gota, en lugar de una ceja como la que popularizó Apple con el iPhone X. Ya la vimos en el Mate 20 (el 'mundano', no el Pro) y también en otros fabricantes como OnePlus con su 6T. En este caso esa minúscula mácula solo contiene la cámara delantera. El auricular se introduce en una minúscula línea en el borde superior. Esta decisión ha conllevado varias consecuencias: la primera, la más positivo, un ratio de pantalla que ocupa casi el 84% de la frontal. Hay bordes, sí, pero se ha hecho un buen trabajo. Personalmente, me recuerdan a los del Xr, más gruesas, algo que les confiere un aire más juvenil.

La segunda consecuencia es que se rompe la simetría entre el borde superior e inferior. No solo por la forma de gota, sino porque tanto el ángulo de la curva como el grosor de la composición es mayor en la parte inferior. Algo que no terminará de gustar a esos que tienen lo más parecido a un 'TOC' con este asunto (hay más gente de la que pensamos que se queja de esto).

Hablando del panel en sí, tenemos una pantalla de 6,21 pulgadas. Obviamente por ese precio no podemos pedir una gran resolución. Es más, el objetivo es hacer malabares para no tener ningún fallo ni ninguna carencia significativa. Así tenemos una LCD de resolución de 1080 por 2340, es decir, Full HD+. Es lo que nos vienen acostumbrando ya los fabricantes en esta categoría de producto. Las cuentas dejan una densidad de 415 píxeles por pulgada, suficiente para ver las imágenes sin notar ningún objeto pixelado a simple vista. Color, ángulos de visión y brillo correctos. Se echa en falta un poco de luminosidad cuando el sol impacta de frente, pero en general el 90% de los usuarios podrán manejarse sin problemas.

Rendimiento: lo justo, no más

El Huawei P Smart 2019. (M.Mcloughlin)
El Huawei P Smart 2019. (M.Mcloughlin)

Siento insistir en esta idea, pero es así. Cuando uno trata de triunfar en la llamada gama media (un abarrotado cajón de sastre) y destacar como móvil chollazo no se trata de ofrecer el mejor resultado en algo y olvidar el resto de parámetros. Se trata de dar una experiencia bastante equilibrada, sin descuidar en exceso nada. Al menos de lo esencial. Es algo así como hacer malabares en un alambre. Y una de las cosas que te puede mandar a la arena es el rendimiento. El Huawei P Smart no es un caballo desbocado. Tiene un motor acorde con su precio. Un Kirin 710, marca de la casa. Lo complementan con 3GB de RAM.

Cumple el expediente teniendo en cuenta que es un terminal barato. Quizás se eche algo más de frescura a la hora de utilizar algunas aplicaciones pesadas así como la multitarea. El cuerpo pide más chicha cuando se quiere lanzar la cámara o pasar rápidamente al álbum. De nuevo nos encontramos con el mismo perfil que comentábamos con la pantalla. La mayoría de usuarios (los que quieren un terminal para las cosas del día a día) se podrán manejar relativamente bien con esta configuración. Sobre la memoria, comentar que viene de serie con 64GB, ampliables mediante microSD hasta 512.

Poniéndote en marcha a las ocho de la mañana y aterrizando por casa doce horas más tarde llegarás con un 8-10% restante

En el aspecto energético, nos encontramos con 3.400 mAh. Da para pasar la jornada sin muchas estrecheces. Cuando digo sin muchas estrecheces me refiero a controlando el brillo de la pantalla y otros aspectos como el consumo en segundo en plano y un uso corriente. Cumpliendo estas normas, poniéndote en marcha a las ocho de la mañana y aterrizando por casa doce horas más tarde llegarás con un 8-10% restante. Pero ojo, que en este apartado (recordad que nadie da duros a cuatro pesetas) también hay una amarga cucharadita de ricino: no tenemos carga rápida. La otra, un conector mini USB y no un tipo C. Algo que compensan con conector jack para auriculares.

Fotos: a por las tres 'B'

El Huawei P Smart 2019. (M.Mcloughlin)
El Huawei P Smart 2019. (M.Mcloughlin)

Aquí voy a sacar a relucir un dicho que existe entre los diseñadores gráficos. Si quieres algo bueno y barato, no puede ser rápido. Si quieres algo bueno y rápido, no puede ser barato. Y si quieres algo barato y rápido, no puede ser bueno. Pues aquí pasa lo mismo. Por apenas 250 euros que cuesta este terminal no se puede apuntar a una cámara que roce la perfección ni una con triple sensor que nos de una versatilidad brutal. Bajo este norma, el Huawei P Smart intenta lograr las tres 'B' (bueno, bonito, barato) su apuesta dual. Un sensor principal de 13 megapíxeles, apertura de f/2.2 así como enfoque PDAF que viene jalonado con un sensor de profundidad (de 2 megapíxeles) cuya única función es ayudar al modo retrato vía 'hardware'.

Viene con el asistente de inteligencia artificial que ajustará los parámetros de la fotografía en base a lo que estés enfocando. Lo mejor, que si te parece que queda muy saturado puedes desactivar el efecto también a posteriori. Aquí tenéis unos ejemplos de fotografías disparadas en modo automático y con la IA activada.

Fotografía con el P Smart 2019. (M. Mc)
Fotografía con el P Smart 2019. (M. Mc)

Fotografía con el P Smart 2019. (M. Mc)
Fotografía con el P Smart 2019. (M. Mc)

Fotografía con el P Smart 2019. (M. Mc)
Fotografía con el P Smart 2019. (M. Mc)

Fotografía con el P Smart 2019. (M. Mc)
Fotografía con el P Smart 2019. (M. Mc)

Sobre el efecto retrato, comentar que te permite ajustar, una vez capturada la imagen, el desenfoque del fondo. El corte no es tan fino como hemos visto en teléfonos de alta gama, pero vamos se puede decir que cumple sin grandes alardes. Nos encontramos con el mismo estilo que Huawei acostumbra a imprimir a este modo, que puede resultar ligeramente artificial.

Fotografía con el P Smart 2019. (M.Mcloughlin)
Fotografía con el P Smart 2019. (M.Mcloughlin)

Modo retrato con el P Smart 2019. (M.Mc)
Modo retrato con el P Smart 2019. (M.Mc)

Por último, el modo noche. Por supuesto no es el mismo que el P20 Pro o el Mate 20 Pro, pero si tienes buen pulso o un lugar donde apoyar el teléfono durante la exposición (dura cuatro segundos) puedes sacar una foto más que apañada con poca luz a pesar de estar ante un móvil 'low cost'.

Disparo nocturno con el P Smart 2019. (M.Mc)
Disparo nocturno con el P Smart 2019. (M.Mc)

Disparo nocturno con el P Smart 2019. (M.Mc)
Disparo nocturno con el P Smart 2019. (M.Mc)

¿Merece la pena?

El Huawei P Smart 2019. (M.Mcloughlin)
El Huawei P Smart 2019. (M.Mcloughlin)

El Huawei P Smart 2019 es una buena opción dentro de este presupuesto. Apuesta a eso de sin despuntar en nada no tener grandes carencias en lo esencial. El trono de teléfono más vendido en España está más caro que nunca, especialmente por la feroz competencia de Xiaomi. Hay dos aspectos básicos que debe reforzar Huawei si quiere mantener el buen hacer de este modelo: el 'software' y el asunto de la carga rápida y el USB tipo C. Sobre el primer apartado, comentar que aquí tenemos EMUI 9.0 sobre Android Pie. Es cierto que para la mayoría de usuarios esto pasará inadvertido pero hay que tener en cuenta que rivales como el Mi A2 ofrecen una experiencia con Android puro, lo que supone un gran atractivo de cara a las actualizaciones del terminal.

Sea como sea, este Huawei P Smart 2019, que llega este mes de enero al mercado por apenas 250 euros, parte en una muy buena posición para convertirse en uno de los superventas de este próximo curso en nuestro país.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios