evita un equipo trucho

¿Esperas al Black Friday para pillar portátil? Lo que hay que saber para tener tu PC ideal

Aclararte con los procesadores, la memoria RAM o el almacenamiento externo hará que no malgastes el dinero o te encuentres con un equipo corto de prestaciones

Foto: Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

"Oye, pues voy a aprovechar el Black Friday para echar un vistazo a un portátil". Esta consumista jornada o el conocido 'Cyber Monday' suelen ser dos fechas escogidas por muchos para renovar su equipo de trabajo. Hay quien espera a que caiga como regalo de Navidad o espera a las rebajas de enero. Sea como sea, esta época del año suele ser la escogida para cambiar de ordenador. Muchos tienen claro lo que quiere y tienen entre ceja y ceja un modelo concreto como el último MacBook Air o uno de los portátiles que se han puesto en la palestra este otoño. Pero otros tantos esperan que se le cruce alguna oferta o recomendación del cielo.

Hay quien echa un vistazo a las especificaciones esperando dar con algún campo que le resulte familiar y le reafirme lo acertado de su compra. Otros se fijan en la marca o en el tamaño de pantalla cuando ven esa suculenta rebaja. Si estás buscando un nuevo equipo, échale un ojo a esta pequeña guía que te servirá de ayuda para asegurarte que el rendimiento, el almacenamiento y potencia son ajustados a lo que buscas.

Procesador: quién es quién

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Intel Core i7 / Intel Core i5

Intel es el proveedor más habitual de procesadores para portátiles. En la cumbre de su catálogo están los i7 y los i5. que ofrecen un rendimiento superior, especialmente indicados si estás buscando para tareas de diseño gráfico o edición de 'gamming'. Si no necesitas un equipo con tanto músculo (para actividades tan pesadas) pero quieres tener rendimiento de sobra echa un ojo a equipos con un motor i5.

Si no desempeñas tareas pesadas pero quieras potencia de sobra, tu procesador es el i5

Aquí es importante las letras que suelen acompañar al nombre completo. Los que llevan la letra 'K' son los que permiten 'achuchar' más la máquina, exigirle más. Algo similar a los 'HQ' y los 'H'. La 'Y' significa que están optimizados energéticamente. Tienen menos potencia y, por tanto, se sobrecalientan menos. Eso les permite funcionar sin ventilador o sin refrigeración. Dentro de este subgrupo cabría mencionar los Intel Core M, más atados en corto que los Intel Core i7 y los i5 estándar pero más eficientes en la gestión del calor y la energía. Si lleva una 'G' es que tiene la gráfica integrada.

Intel i3: Una opción más discreta de Intel. Sería una especie de gama media, siempre que puedas sube a un i5 o un Core M.

Atom, Celeron,... Aparecen en equipos muy muy baratos, a los que no se les puede exigir demasiado. Los Atom son menos potentes pero aumentan la autonomía mientras que los Celeron funcionan al revés.

AMD

El fabricante AMD es menos conocido, pero aún así está muy extendido. Los más potentes de su catálogo son el FX, el A10 o el A8, que serían su gama alta. Más discretos son el A4 o el A6, que para la gente que quiere un equipo para no exigirles mucho es suficiente. Tiene un procesador de gráficos integrado, como los Intel Core.

Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Los chips de la serie E de AMD, por lo general, aparecen en equipos más baratos. Si estás buscando el equipo para lo típico no te preocupes. Si lo que quieres es trabajar con Word, PPT, Excel y navegar te dará el chute de energía suficiente. Serían el equivalente a los Intel i3.

RAM: cuánta me conviene

RAM y procesador son dos elecciones fundamentales. (Unsplash)
RAM y procesador son dos elecciones fundamentales. (Unsplash)

La memoria RAM incide directamente en el número de programas/aplicaciones que queramos tener abiertas, en el desempeño de ciertas de tareas (como abrir documentos, el navegador, la gestión del portapapeles...),... En definitiva, condiciona los flujos de trabajo.

El mínimo recomendado es de 4GB, aunque tampoco es una exageración irte a 6 u 8GB. Siempre doblar esa cantidad (16 GB) si ves que vas a necesitar ejecutar tareas mucho más pesadas y múltiples gestiones como edición de vídeo en alta calidad. Los equipos con 24 y 32 GB de RAM están pensados para profesionales del vídeo, la animación o para los equipos de 'gamming' que más recursos necesiten.

Almacenamiento: ¿será suficiente?

Aquí es importante distinguir entre dos tipos de memorias:

Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

- HHD: Es un disco duro mecánico. Suelen ofrecer más espacio y su precio suele ser más reducido, por lo que incide en la factura final. Puede estar afectados por el magnetismo y el movimiento de sus partes (al ser mecánico)

- SSD: Almacenan la información en microchips conectados por memorias flash. Mucho más rápido (más de un 50%) pero también más caro. Su sistema no produce vibraciones.

Es normal encontrarte portátiles con memorias de uno y de otro tipo. Con un correcto cuidado ambos funcionarán a la perfección, pero mi recomendación es que optes siempre que puedas por las memorias SSD, ya que la lectura, escritura y el arranque será mucho más ligero.

¿Será suficiente? Esa pregunta es habitual cuando hablamos de memoria interna al comprar un equipo. Aunque muchos usuarios pueden vivir con 64GB, personalmente recomiendo hacerse con un equipo que venga con una SSD de 128GB (obviamente si entra en tu presupuesto y puedes optar por 256GB, siempre es mejor más que menos). Tienes que tener en cuenta, especialmente si vas a hacer un uso estándar del ordenador (ofimática, fotos,...) que puedes guardar esto en la 'nube' gracias a servicios gratuitos como Drive o Dropbox. Cuidado con cantidades como 32GB (en los equipos más baratos) ya que se pueden quedar cortas muy rápidamente.

¿En qué más me fijo?

Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Pantalla.

El tamaño es algo mas a gusto del usuario pero con la resolución la historia cambia. En los mejores equipos del mercado ya te encuentras que suben hasta el QHD+ o hasta 4K. A excepción de que estés dedicado a la fotografía edición de vídeo (y necesites estos guarismos) o quieras una imagen finísima a la hora de jugar, puedes vivir sin estas resoluciones.

Los portátil más básicos ofrecen resolución HD (366 por 768). Siempre que puedas evitarlo mejor optar por un HD+ (1600 por 900) o por Full HD (1920 por 1080). Esta calidad servirá casi a cualquiera, incluso para ver series, películas y juego con un alto nivel de detalle.

Batería

Los fabricantes siempre proporcionan datos de la autonomía. Pero conviene no fiarse al cien por cien. Ni tan siquiera al 50%. Suelen ser pruebas realizadas en condiciones muy óptimas. Si va a ser un portátil que vas a utilizar cerca de un enchufe (en casa o en la oficina) casi todo el tiempo, quizás no deberías preocuparte demasiado por obtener un dato excelente. Sin embargo, si vas a andar de lado a lado, lo ideal sería tener un mínimo de seis horas.

Para ello no te fijes únicamente en la batería. El procesador, como hemos explicado anteriormente, o la calidad de pantalla también influyen en la autonomía. Hay fabricantes que ofrecen carga rápida, cosa que puede estar bien para darle un chute rápido.

Tarjeta gráfica

¿Necesitas una tarjeta gráfica independiente? Pues a excepción de que quieras juegos de primer nivel o edición de vídeo, con la gráfica integrada de los procesadores tienes más que suficiente.

Puertos y conectividad

Es importante que prestes atención a esto. Por ejemplo, es interesante contar con algún USB 3.0, que transfiere datos mucho más rápido que los 2.0. También convendría que nuestro equipo incluyese un tipo C, que permite utilizar conectores reversibles y otras funcionalidades interesantes. Si vas a conectar a una pantalla externa, un proyector o un televisor asegúrate de que tengas conector HDMI. Si trabajas con cámaras de fotos y pasas archivos cada poco tiempo al ordenador, es interesante que tenga un lector de tarjetas para ahorrarte andar con el cable.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios