el gigante chino está de vuelta

Probamos el Meizu 16: la bestia china que debería preocuparle a Samsung

Después de varios altibajos, la marca de Zhuhai ofrece un buque insignia que se acerca a la calidad de los que cuestan el doble y planta cara a compatriotas como Xiaomi

Foto: El nuevo Meizu 16 (Foto: Zigor Aldama)
El nuevo Meizu 16 (Foto: Zigor Aldama)

“Este es el mejor teléfono móvil que hemos diseñado jamás”. Esas palabras las pronunció a bombo y platillo el consejero delegado de Apple, Tim Cook, durante la presentación del iPhone XS. Y no es la primera vez que lo hace. Aunque los asistentes al evento acogieron la frase con una ovación fanática, lo lógico sería quedarse frío ante semejante obviedad. Lo sorprendente sería que el nuevo móvil fuese peor que el anterior.

En el caso de la china Meizu, sin embargo, esa aseveración habría tenido más sentido durante la presentación de su último buque insignia, el 16. No es que la marca de Zhuhai haya estado lanzando teléfonos peores a los que ya comercializaba, pero lo cierto es que ha dado demasiados bandazos en los últimos años y se ha quedado lejos de éxitos como los que cosechó con los magníficos MX4 y MX5.

Un catálogo excesivamente amplio y confuso, rifirrafes judiciales con el fabricante de procesadores Qualcomm, y una reciente reestructuración de la empresa que se ha cobrado varios cientos de empleos han provocado un lío descomunal en la primera compañía china que fabricó un ‘smartphone’. Afortunadamente para la empresa, parece que ya ha reconducido el camino. Prueba de ello es este 16, el primer terminal de Meizu que puede plantar cara a cualquier móvil de gama alta.

De hecho, Samsung debería preocuparse. Porque sus últimos aparatos de la línea Galaxy son los que guardan mayor parecido con el 16. Y el Meizu no decepciona en lo relativo al diseño y a los materiales utilizados. Al contrario. Lo que primero sorprende es la formidable calidad de fabricación: viste un cuerpo íntegramente de cristal que, por el tratamiento que recibe, parece incluso cerámico.

Meizu 16 (Foto: Zigor Aldama)
Meizu 16 (Foto: Zigor Aldama)

El frontal cuenta con una generosa pantalla de 6 pulgadas que no se arrodilla ante la moda del polémico ‘notch’ popularizado por Apple. Incluso sin esta muesca, los finos marcos superior e inferior -seis milímetros cada uno- le otorgan a la pantalla un ratio que supera el 90% de la superficie frontal. Meizu ha diseñado también uno de los biseles más estrechos en los laterales -1,43 milímetros-, y ha logrado reducir el grosor del cuerpo hasta los 7,3 milímetros. Así, con solo 152 gramos, es uno de los móviles ‘todo pantalla’ más finos y ligeros del mercado. Y se nota.

En la parte trasera, se agradece que Meizu haya ubicado su cámara dual en el centro del cuerpo -así se evitan los dedazos que suelen aparecer cuando se encuentra en una de las esquinas-. Solo hay un elemento más en la tapa: el flash circular de seis LED marca de la casa, en cuyo centro se encuentra el sistema láser del autofoco. Le da un carácter distintivo que destaca en el hipersaturado mercado de móviles. Eso sí, aunque resulta menos resbaladizo que otros ‘smartphones’ de cristal como el OnePlus 6, conviene utilizar una carcasa para evitar sustos.

Reconocimiento facial y dactilar

No hay lector de huellas a la vista, y eso es porque Meizu se sube al carro de quienes ubican este sensor bajo la pantalla. Eso quiere decir que el dedo hay que apoyarlo sobre la zona del panel que se marca con un dibujo que reproduce una huella dactilar, y que aparece cuando se toca el móvil. Funciona bien y, aunque es más lento que los lectores tradicionales, resulta práctico contar con este sistema en sustitución del sensor en la parte trasera: nos permite desbloquear el móvil cuando está sobre la mesa, sin tener que levantarlo para tocar la parte posterior o para utilizar el reconocimiento facial.

Sensor dactilar del Meizu 16 (Foto: Z. A.)
Sensor dactilar del Meizu 16 (Foto: Z. A.)

Ese último sistema también funciona a las mil maravillas. Es tan eficiente y rápido como los que montan OPPO o Xiaomi, y bate a los nuevos iPhone en velocidad. No obstante, al carecer de un sistema tridimensional, es lógico que surjan dudas sobre su seguridad, sobre todo porque se puede utilizar el rostro para realizar pagos. En cualquier caso, no hemos logrado desbloquear el terminal ni con una foto ni con un vídeo.

El 16 utiliza para el reconocimiento facial la cámara ‘selfie’ de 20 megapíxeles que, por la delgadez del marco superior, ha requerido diseñar el sensor de 20 megapíxeles más pequeño del mundo. A pesar de ello, y teniendo en cuenta que cuanto mayor es el sensor mejor es la calidad de las fotografías, los autorretratos no defraudan. Al contrario, ofrecen una gran nitidez y un rango dinámico que supera a terminales que duplican su precio.

Meizu 16 (Foto: Z. A.)
Meizu 16 (Foto: Z. A.)

Cámara y batería

Pero donde el Meizu 16 realmente logra los mejores resultados es en la cámara principal. El objetivo dual cuenta con dos sensores, uno de los cuales es el IMX 380 de Sony. Con una resolución de 12 megapíxeles y puntos de 1,55 micras, es uno de los mejores del mercado. Además, va acompañado de una lente luminosa -f 1.8- y de un estabilizador óptico que suman fuerzas para ofrecer resultados más que notables en condiciones de poca luz, que es donde se ve si una cámara es realmente buena.

La pena está en que la segunda lente sirva únicamente para recabar información sobre profundidad y mejorar así el efecto Retrato. Aquí ha perdido Meizu la oportunidad de incluir una segunda óptica con una focal diferente, algo que sí hacía el antecesor del 16, el 15. En cualquier caso, el zoom digital está bien conseguido y las imágenes son satisfactorias, aunque no están a la altura de quienes marcan el camino de la fotografía móvil, como Huawei, Samsung, o Apple.

Meizu 16 (Foto: Z. A.)
Meizu 16 (Foto: Z. A.)

Donde no cojea el 16 es en la batería. Tiene una capacidad de 3.010 mAh., nada del otro mundo para una pantalla de 6 pulgadas, pero su carga rápida M-Charge 4.0 es de las más veloces que hemos probado: 65% en 30 minutos. Y, por si fuese poco, el rendimiento inteligente del terminal hace que sea posible estirar una carga hasta dos días de uso. Hemos utilizado el móvil a temperaturas de hasta 12 grados bajo cero, y eso no ha mermado de forma notable el tiempo de pantalla, algo que sí sucede con otros modelos.

Eso sí, para extender la vida de la batería lo mejor es apagar el curioso motor háptico del 16. Curioso porque este componente, que simula la vibración de apretar un botón real, se puede programar. Eso permite, por ejemplo, que si vinculamos una música concreta a un contacto habitual, cuando lo tenemos en silencio el teléfono ‘toque’ esa sintonía con las vibraciones. Así, aunque lo tengamos en el bolsillo, sentimos la melodía y sabemos quién llama. No es especialmente práctico, pero algo tienen que buscar las marcas para diferenciarse y vender su producto.

Meizu 16 (Foto: Z. A.)
Meizu 16 (Foto: Z. A.)

Disponible en España

El jack de auriculares, por ejemplo, sí que es un elemento útil del que no se deshace el 16 -¡aleluya!-. Y al apartado de sonido hay que añadirle el altavoz estéreo que mejora notablemente la experiencia audiovisual. La resolución de la pantalla se queda en FHD+, más que suficiente para cualquier usuario que no se acerque a menos de tres centímetros del panel. Lo que no se entiende -pero es habitual entre los fabricantes chinos- es que en 2018 Meizu no haya incluido el chip NFC.

Meizu 16 (Foto: Z. A.)
Meizu 16 (Foto: Z. A.)

Finalmente, el 16 no se diferencia de la competencia, y hace bien, en el cerebro que monta. Por fin, Meizu tira del procesador más potente, el Qualcomm Snapdragon 845 que adopta la mayoría de buques insignia, y lo acompaña de 8 GB de RAM y de 128 GB de almacenamiento interno -no ampliable por microSD-. No hay quien le tosa, y cuenta con la ventaja de que Flyme es una de las capas Android chinas más ligeras. Ayudado también por una refrigeración de cobre líquido que reduce la temperatura del procesador en cuatro grados, el rendimiento aumenta. Eso sí, Flyme no aporta nada especial. Es un sistema sencillo y bastante intuitivo, pero sin funciones reseñables.

Según confirma Meizu a TEKNAUTAS, el 16 estará disponible en España el mes que viene, aunque no informa sobre el día ni el precio que tendrá. Teniendo en cuenta que la versión básica cuesta 2.698 yuanes (337 euros al cambio), es de esperar que en nuestro país el precio roce los 500 euros. Eso lo dejaría en una zona peligrosa, porque compite con otros pesos pesados de Xiaomi, OPPO y OnePlus, y se aleja de ‘rompeprecios’ como el Pocophone F1. En cualquier caso, a la espera de la acogida que tenga entre el público, se trata de un móvil muy sólido que devuelve a Meizu a la primera división de la liga china.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios