gran idea, pero con demasiados fallos

Dos platos por 4€: he probado una 'app' para pedir comida que sobra. ¿Merece la pena?

¿Un menú de dos platos por apenas cuatro euros? Ahora es posible con Too Good To Go, una 'app' que llega a España con el firme propósito de acabar con el desperdicio de comida

Foto: La nueva aplicación nos propone una idea sumamente novedosa: contribuir a que no se desperdicie la comida (Imagen: Too Good To Go)
La nueva aplicación nos propone una idea sumamente novedosa: contribuir a que no se desperdicie la comida (Imagen: Too Good To Go)

En dirección opuesta al despilfarro al que a veces nos arrastran las tendencias en tecnología, surgen iniciativas que tratan de aprovechar mejor todo aquello que, por fortuna, tenemos. Al mismo tiempo que surgen invenciones que nos tientan a malgastar el dinero creándonos necesidades artificiales para luego satisfacerlas, también encontramos otras que nos invitan a participar de una buena causa y, de paso, beneficiarnos a un precio muy económico. En esta última categoría podríamos incluir a la aplicación Too Good To Go, que recientemente ha aterrizado en España, concretamente en Madrid.

Aunque ya hay algunas iniciativas españolas como Ni las migas o We Save Eat que han apostado por proyectos similares, lo que nos proponen desde esta empresa danesa es algo muy novedoso y con un importante componente social. Su propósito no es otro que lograr que toda la comida que producen tanto los restaurantes como el resto de tiendas que venden alimentos, de uno u otro tipo, consigan dar salida a todas sus existencias. Para ello, proponen a estos establecimientos “vender sus excedentes de comida” a través de ‘packs’ sorpresa a los que pueden añadir todo aquello que ha sobrado en sus cocinas o en sus estantes y ofrecerlo en la aplicación a un precio reducido. Y nada de que te lo lleven a casa. Para no incrementar los costes y que el ahorro sea efectivo para nuestros bolsillos, tendremos que ir nosotros al local a recoger el paquete.

Supone un cambio radical respecto a la propuesta de servicios para ahorrarnos cocinar como Just Eat, Uber Eats, Deliveroo o Glovo, que, si bien no resultan tan económicos, nos lo sirven todo en bandeja para que no tengamos que molestarnos en nada. La propuesta de la compañía que comanda la danesa Mette Lykke, actual CEO, es muy distinta. Por eso nos hemos animado a probarla, queríamos comprobar de primera mano cuáles son los factores que han provocado que Too Good To Go haya triunfado en hasta 8 países europeos y siga extendiéndose.

Como apuntan, un tercio de toda la comida producida a nivel mundial se tira a la basura (Imagen: Wikipedia)
Como apuntan, un tercio de toda la comida producida a nivel mundial se tira a la basura (Imagen: Wikipedia)

Una ‘app’ no del todo intuitiva

Lo primero que comprobamos nada más acceder a la aplicación es que, efectivamente, se trata de una plataforma en la que aún queda mucho por hacer. No hay ningún pequeño tutorial que nos indique cómo tenemos que movernos de un lugar a otro, cómo realizar el pedido, qué significan los horarios que aparecen… Si os asaltan dudas al probarla, podéis estar tranquilos: no sois los únicos usuarios a los que les ocurrió. Para tratar de entender mejor cada detalle, lo ideal es leer su blog, donde nos dan alguna indicación para comprender lo que que vemos y cómo realizar un pedido.

Lo que tendremos delante será una lista de establecimientos, que se nos muestran en función de la distancia a la que se encuentran de nosotros. Un dato especialmente relevante, puesto que tendremos que ir hasta allí. También podremos verlos sobre un mapa, si nos resulta más cómodo, pulsando el icono que aparece en la parte inferior. En cada imagen que acompaña a los distintos establecimientos, encontraremos en la parte derecha si tiene algún ‘pack’ disponible o si, por el contrario, han agotado todos sus productos y, por lo tanto, no tienen “nada que salvar”. En la parte izquierda, veremos las veces que ese restaurante, esa pastelería o esa frutería han sido guardados como ‘Favoritos’.

Los dos tuppers que nos dieron en La Kika (Imagen: José Manuel Blanco)
Los dos tuppers que nos dieron en La Kika (Imagen: José Manuel Blanco)

Si algunos de los lugares llama nuestra atención y no se encuentra demasiado alejado, solamente tendremos que pulsar, comprobar que la hora que nos proponen de recogida encaja en nuestro horario y pulsar la cesta para pagar en la siguiente pantalla. En nuestro caso, nos decantamos por La Kika, un restaurante situado en la céntrica calle Libertad por el que debíamos pasar entre las 16:00h y las 16:30h para recoger nuestro ‘pack’. Así lo hicimos. El pedido que habíamos hecho la noche anterior constaba de un risotto con verduras y solomillo con patatas. Unas raciones generosas, como podéis comprobar, y unas recetas bastante apetitosas.

Por ambos platos solo tuvimos que pagar 3,99 euros. Para recogerlos solo fue necesario presentar el recibo del pedido, que se encuentra en una de las cuatro pestañas que hay en la barra inferior de la aplicación. Ahí fue donde la encargada del restaurante comprobó que todo estaba correcto y confirmó la entrega. Es importante, como apuntan en todo momento los creadores de la ‘app’ Too Good To Go, llevar una bolsa al establecimiento para transportar los ‘tuppers’.

Una excelente idea, con mucho por mejorar

Sin duda alguna, la propuesta de esta ‘app’ es muy tentadora: comida a un precio económico para, además, realizar una buena labor al aprovechar lo que ha sobrado y va a desperdiciarse en los distintos establecimientos. Una vez probado, lo cierto es que se entiende que la fórmula haya surtido efecto en otros países de Europa y que, de hecho, esté dando el salto a otras muchas ciudades. No obstante, aunque la idea es excelente, todavía quedan muchos flecos sueltos que los creadores de Too Good To Go deben corregir.

Por lo pronto, una de las sugerencias más repetidas en los comentarios que aparecen en Google Play, y que consideramos muy acertada, es la necesidad de añadir las valoraciones que hagan los usuarios de los distintos establecimientos. Ahora, solamente nos podemos guiar por el número de favoritos que han conseguido sumar, pero ese dato no es suficiente para decantarnos por, por ejemplo, una frutería u otra. El trato de quienes atienden la tienda, la variedad de productos, opiniones sobre los ‘packs’... Son muchos los factores que podemos tener en cuenta para elegir un comercio u otro, y de momento no sabemos lo que piensan los demás al respecto.

Esta es la única información que aporta la ‘app’ respecto a los alérgenos que contienen los productos (Imagen: José Manuel Blanco)
Esta es la única información que aporta la ‘app’ respecto a los alérgenos que contienen los productos (Imagen: José Manuel Blanco)

De igual forma, sería bueno que añadieran la posibilidad de que la ‘app’ envíe a nuestros teléfonos una notificación si alguno de los restaurantes que hemos marcado como favoritos tienen ‘packs’ disponibles. Esta opción sería de gran utilidad, para así no tener que revisar todos los días qué hay disponible y qué no. De igual forma, los establecimientos deberían ofrecer más información en cuanto a los alérgenos. Si bien es complicado al tratarse de paquetes sorpresa, que un día incluyen unos productos y otros distintos al día siguiente, sí que deberían advertir que en ese establecimiento es habitual encontrar ciertos productos no recomendables para quienes padecen ciertas alergias o intolerancias.

Aunque son nuevos en la ciudad de Madrid, sí que deberían diversificar el tipo de establecimientos que ofrecen sus productos en la ‘app’, ya que ahora son mayoría las pastelerías y fruterías. Entiendo que será un proceso lento, pero si quieren llegar a un público más amplio y realmente evitar que se desperdicie comida, tendrán que ampliar el cupo de restaurantes que ofrecen sus ‘packs’ sorpresa, porque son los que realmente elaboran más platos y, por lo tanto, los que más probabilidades tienen de tirar comida a la basura. Para ello, tendrán que convencerles de las ventajas que entraña su servicio. Así también podrían ampliar la oferta a muchos barrios, pues a día de hoy quienes viven en Chamberí o La Latina tienen numerosos establecimientos a mano, pero el resto de distritos madrileños apenas cuentan con comercios que se hayan sumado a Too Good To Go.

Al final, por el esfuerzo que supone estar atento a los lugares que tienen excedentes, ir al lugar a recogerlos, comprobar que todo está bien… la idea convencerá a aquellos que más concienciados estén con evitar que se desperdicien esos alimentos. Si los responsables de este servicio consiguen enmendar esos detalles, posiblemente sean muchos más los que utilicen esta aplicación, por la idea es buena y la comida a buen precio suele tener aceptación. Aún tienen mucho trabajo por delante, pero el futuro de esta ‘app’ es prometedor.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios