así puedes ahorrar tiempo y energía

Todos los ajustes en Windows y Mac que no deberías dejar tal y como vienen por defecto

Antes de ponerte a trabajar con tu nuevo ordenador, echa un vistazo a la configuración por defecto: unos pequeños cambios te permitirán disfrutar más de tu última adquisición.

Foto: El funcionamiento de tu ordenador puede mejorar gracias a unos pequeños cambios en la configuración (Wikimedia Commons)
El funcionamiento de tu ordenador puede mejorar gracias a unos pequeños cambios en la configuración (Wikimedia Commons)

Cuando por fin tenemos nuestro nuevo ordenador fuera de su caja, los más impacientes pensarán que ya no queda nada para ponerlo a prueba: simplemente, es cuestión de enchufarlo y a disfrutar. Sin embargo, además de esperar a que se instalen posibles actualizaciones del sistema operativo, también conviene echarle un ojo a la configuración para dejarlo todo a punto (y, sobre todo, a nuestro gusto) antes de empezar a utilizar realmente el equipo.

No en vano, hay multitud de ajustes que, tanto en los Mac como en aquellos ordenadores con Windows como sistema operativo, es mejor no dejar tal y como vienen por defecto. Ya sea por seguridad o simplemente para disfrutar de un equipo más ágil y eficiente, conviene que le eches un ojo a estas características para cambiarlas antes de que sea tarde:

Los cambios de tu Windows

Una de las primeras cosas que debes hacer con tu flamante Windows 10 es pedirle, por las buenas, que deje de espiarte. Los de Redmond no te lo cuentan así, claro, pero lo cierto es que la compañía sabe más de sus usuarios gracias a una de las opciones que aparecen activas por defecto en su sistema operativo. Basta con bucear por el menú de Configuración hasta llegar a Privacidad. En la pestaña “General”, tendremos que desactivar las cuatro opciones que aparecen. ¿Cuáles son? Las que permiten que el sistema recoja información sobre el uso que le damos al ordenador para ofrecernos publicidad que se ajuste más a nuestros gustos y necesidades y mostrarnos contenido sugerido en el menú de Inicio y en el de Configuración.

Impide que Windows 10 sepa mucho de ti para personalizar la publicidad que recibes.
Impide que Windows 10 sepa mucho de ti para personalizar la publicidad que recibes.

Algo más abajo, en la pestaña “Ubicación”, lo ideal será que también desactives la geolocalización del equipo (a menos que pretendas utilizarla a la hora de navegar por mapas o que tengas miedo de dejarlo olvidado en algún sitio y mantengas la esperanza de encontrarlo gracias a su última ubicación), ya que no es especialmente útil y, en momentos puntuales, podría consumir recursos del ordenador. En resumen, cualquier opción con la que Windows 10 monitorice tus acciones o tu posición para ofrecer publicidad es algo que, aunque venga por defecto, parece mejor desactivar.

Otra de las cuestiones que conviene cambiar en Windows 10 es la característica que frena el apagado del equipo cuando algún programa se queda abierto. Si prefieres acelerar este proceso que, con el tiempo, puede llegar a llevarse unos útiles minutos de tu vida, ve hasta Ejecutar desde el menú de Inicio y accede al Editor del Registro escribiendo “regedit”. En este menú, abre la carpeta HKEY_LOCAL_MACHINE y, dentro de ella, ve hasta SYSTEM. De entre todas las carpetas que aparecerán, elige CurrentControlSet y, por último, Control.

Una vez ahí, en la parte derecha del menú encontrarás el archivo WaitToKillServiceTimeout. Abrelo y modifica el valor que viene por defecto: quita el que aparezca y sustituyelo por 2000. Con esto habremos acelerado el proceso de apagado, pero aún queda algo más: en el menú principal del Editor del Registro, ve hasta HKEY_CURRENT_USER y sigue la ruta Control Panel > Desktop. Ahí, crea un nuevo valor con el nombre WaitToKillAppTimeOut (como para crear una carpeta en cualquier menú, basta con hacer clic derecho y hacer clic en “Nuevo”) y dale el valor 2000. A continuación, crea otro valor más, al que bautizarás como HungAppTimeout y, del mismo modo, introduce un 2000 en su cuadro de información. Por último, crea el valor AutoEndTask, pero con una diferencia: dale como número un simple 1. Será así como tu ordenador omita por completo que Spotify o cualquier otro programa permanece abierto y se apague en cuanto se lo digas sin esperar a que se cierre.

Creando nuevos valores en el Editor del Registro puedes acelerar el apagado de tu equipo.
Creando nuevos valores en el Editor del Registro puedes acelerar el apagado de tu equipo.

Mucho más sencillo (y rápido) es ponerle límites a los dominios de Cortana. Si bien Windows 10 ya no permite desactivar por completo su asistente virtual, sí que podemos reducir el espacio que ocupa en la barra de tareas del sistema operativo. Para hacerlo, tan solo hay que hacer clic derecho sobre esa barra situada en la parte inferior de nuestra pantalla y desplegar el menú de Cortana.

Por defecto, aparece seleccionada la opción “Mostrar cuadro de búsqueda”. Sin embargo, el usuario puede elegir entre “Mostrar icono de Cortana” (que ocupa mucho menos espacio) o, directamente “Oculto”. El resultado es similar: el asistente se verá reducido a la mínima expresión y ganarás espacio en esta barra en la que aparecerán los iconos de los programas que tienes abiertos (y en el que puedes anclar los de aquellos que utilizas con más frecuencia).

Y puestos a ganar espacio en esta útil barra inferior, también puedes eliminar el icono de Contactos, que hace acto de presencia por defecto y que, en la práctica, es poco útil. El método para acabar con él es el mismo que para Cortana: haciendo clic derecho en la barra, desactiva la opción “Mostrar el icono de Contactos” y listo.

Volviendo al menú de Configuración, hay una opción más que viene activada por defecto y que conviene desactivar para que el día a día del ordenador no consuma más recursos de los necesarios. Se trata de la Optimización de entrega, una característica que los usuarios de Windows 10 encontrarán en las Opciones avanzadas de “Actualización y seguridad”.

Con esta característica, los de Microsoft mejoran su servicio de actualizaciones a través de redes locales: “Si tu conexión a Internet es poco confiable o estás actualizando varios dispositivos, permitir descargas desde otros equipos te permitirá agilizar el proceso”, se explica en el propio menú. Esta opción viene activada por defecto y, con ello, Microsoft explica que “es posible que el equipo envíe partes de actualizaciones y aplicaciones de Windows (...) a equipos que se encuentren en tu red local o en Internet”. Para evitar este envío de información y el consiguiente consumo de recursos, desactiva la Optimización de entrega.

La Optimización de entrega puede compartir tu información con otros equipos conectados a la misma red.
La Optimización de entrega puede compartir tu información con otros equipos conectados a la misma red.

Por último, Windows 10 ofrece desactivada una opción más que interesante: en el menú de Pantalla, dentro de Configuración, activa la luz nocturna para que, cada día, al anochecer, cambie automáticamente el color de la luz que emite la pantalla, poniéndote las cosas más fáciles antes de ir a dormir.

¿Y mi Mac?

Por su parte, los equipos de la manzana mordida también cuentan con una configuración por defecto que, quizás, los usuarios prefieren cambiar antes de ponerse manos a la obra. Una de ellas es la que permite navegar por internet a través de un Mac sin cargar en el navegador nada más que lo imprescindible: ni vídeos, ni fotos, ni publicidad. Así, si prefieres navegar sin entretenimientos (o si estás tirando de los datos de tu tarifa móvil y cuanto menos se cargue en pantalla, mejor), tan solo tienes que ir al menú de Safari y, en Preferencias, abrir la pestaña “SItios web” para activar la opción Lector. Ahí podrás elegir si activarla solo para las páginas que más visitas o, simplemente, para todas las webs.

También en Safari, lo ideal es bloquear la reproducción automática de los vídeos que aparecen en las páginas abiertas (o las de un sitio concreto). Así, no solo evitarás la incomodidad de empezar a escuchar un sonido que no sabes muy bien de dónde viene, sino que evitarás consumir recursos innecesarios. Ve hasta Preferencias y, de nuevo, acude a la pestaña “Sitios web” para seleccionar “Reproducción automática” y elegir la opción “No reproducir nunca automáticamente” (o seleccionar qué webs quieres que permanezcan sin reproducción automática en caso de que quieras bloquear solo unas cuantas).

Otra opción interesante que no viene configurada por defecto es la de convertir las esquinas de la pantalla de tu Mac en atajos. Ve a “Preferencias del sistema” y selecciona “Protector de pantalla” dentro del menú correspondiente al escritorio. Dentro, encontrarás la pestaña “Salvapantallas”: es ahí donde deberás seleccionar “Esquinas activas”. A partir de ahí, tan solo deberás decidir qué función asignas a cada una de las cuatro esquinas de tu pantalla. ¿Iniciar el protector de pantalla? ¿Mostrar una miniatura de todas tus ventanas abiertas? Tú eliges.

Lo que también debes seleccionar antes de utilizar tu Mac es el Ahorro de Energía que te permitirá alargar la vida de su batería (en el caso de los dispositivos portátiles, claro). Gracias a este modo, el equipo se pondrá en modo reposo de una forma más rápida y se atenuará algo la luz de la pantalla siempre que la fuente de alimentación sea la propia batería. Para activar este modo, ve de nuevo a “Preferencias del sistema” y seleccionar “Ahorro de Energía”, donde podrás configurar al detalle cada una de estas medidas de optimización.

Ahorra batería en tu Macbook con un simple cambio en la configuración del equipo (Pexels)
Ahorra batería en tu Macbook con un simple cambio en la configuración del equipo (Pexels)

Y, al igual que sucede en Windows 10, la configuración del Mac comparte por defecto tu ubicación, algo que es mejor desactivar por cuestiones de privacidad. ¿Cómo hacerlo? Una vez más, en el menú de “Preferencias del Sistema”. Dentro de él, entra en “Seguridad y privacidad”, selecciona “Privacidad” y, por último, haz clic en “Servicios de ubicación”. El usuario encontrará ante sí una lista de aplicaciones que recurren a la información de geolocalización y tan solo tendrá que desmarcar la casilla de aquellos programas que no desea que sepan dónde está.

Por último, una interesante opción que conviene tener en cuenta para evitar distracciones es la de silenciar las notificaciones del Mac, algo que viene desactivado por defecto. En las Preferencias del Sistema, entra en Notificaciones y activa No Molestar. Desde ese menú podrás seleccionar las horas a las que prefieres no recibir ningún anuncio de tu Mac y poder trabajar más concentrado.

En definitiva, ya tengas un Mac o un ordenador con Windows 10, hay un amplio abanico de posibilidades para personalizar el funcionamiento de tu equipo y sacarle un mayor partido o, simplemente, poder disfrutar de una mayor privacidad. Todo ello, cambiando algunos detalles que nuestros sistemas operativos llevan por defecto. Fácil, sencillo y para todos los usuarios.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios