de girona para el mundo

Estos catalanes 'colonizaron' Facebook y ya facturan 1M creando concursos en internet

Los hermanos Carles y Miquel Bonfill y Agustí Pons son los fundadores de Easypromos. Una compañía gerundense que crea la mayoría de los concursos en los que participas en la red

Foto: El equipo de Easypromos (Foto: Easypromos)
El equipo de Easypromos (Foto: Easypromos)

Gigantesco, lleno de posibilidades, sin apenas gobierno y con pocos que apostaran por entrar ahí. Podría ser la descripción del ‘Lejano Oeste’ que idearon los estadounidenses a principios del siglo XIX, pero no. Hablamos del Facebook que sorprendió a todos allá por 2007/2008. Un continente digital por estudiar y explotar en el que aparecieron numerosos pioneros, como aquellos del 'Far West'. Entre ellos había gente de todo el mundo y también dos gerundenses expertos en informática, los hermanos Carles y Miquel Bonfill, que decidion infiltrarse para ver cómo podían hacer negocio ahí. Tan bien les fue que se acabaron llevando un buen botín entre sus manos.

Estos dos catalanes estuvieron entre los primeros hispanohablantes que decidieron empezar a indagar para ver qué era eso de Facebook desde el punto de vista de los desarrolladores y cómo hacer negocio aprovechando sus motores. Hoy son, junto a su socio Agustí Pons, los fundadores y dueños de Easypromos, la plataforma número uno en creación de promociones, concursos y sorteos en la red en el mercado hispano y uno de los cinco proyectos de este tipo más punteros a nivel mundial.

Empezaron con menos de 30 años 'jugando' con la plataforma de Mark Zuckerberg cuando nadie imaginaba que ‘lo viral’ podría dar dinero, y una década después, ya sin depender de la Red Social, facturan casi un millón de euros al año. Con 18 trabadores en plantilla, tienen en su haber un récord de más de un millón de campañas creadas en Easypromos y hacen promociones en todo internet para gigantes como Iberia, Movistar, Nestlé o BBVA.

De amar Facebook a casi morir aplastados

“Tanto mi hermano como yo veníamos del mundo del desarrollo web y la informática. Así que en 2008, cuando vimos que Facebook empezaba a explotar y abría su entorno a los desarrolladores, nos pusimos a probarlo, siendo de los primeros en hacerlo, al menos en español. Apostamos por ello, creamos varias herramientas, pero al final nos decidimos por los concursos y sorteos como parte clave del marketing empresarial en el mundo digital. Y ahora vemos que no nos equivocamos”, explica Carles Bonfill, ahora CEO de Easypromos, en conversación con Teknautas.

Empezaron a programar en el entorno que Zuckerberg había abierto (y que tantos disgustos le ha dado en este último año con el escándalo de Cambridge Analytica) y vieron que el potencial ‘viral’ que tenía antes casi de que existiera el término 'viral'. Su mayor éxito, antes de Easypromos, fue Eyesores, una ‘app’ para colocar pequeños ‘muñequitos’ en tus fotos que llegó a un millón de usuarios. Y en ese momento fue cuando decidieron que había que hacer algo más.

Carles Bonfill, CEO y cofundador de Easypromos. (Imagen cedida)
Carles Bonfill, CEO y cofundador de Easypromos. (Imagen cedida)

“Con Eyesores conseguimos entender antes que la mayoría cómo funcionaba el público en Facebook, y nos empezamos a hacer un nombre en la plataforma, entrando en con contacto directo con la empresa. Vimos el potencial que tenía toda esa maquinaria y tras pensarlo mucho apostamos de lleno por el marketing con las promociones y los concursos”, explica Bonfill. “Muchas empresas comenzaban a interesarse por Facebook y sabíamos que una forma genial de crecer allí era ofrecer premios a cambio de acciones por parte del usuario que le hiciesen aliarse con la marca”, comenta.

En 2010, con 31 años y con 0 euros de inversión (solo los 3.000 para constituir la empresa), montaron Easypromos. Una pequeña ‘app’, "muy simple", que permitía a las empresas crear determinados concursos en la red social y repartir los premios entre, por ejemplo, los usuarios que dieran ‘Me gusta’ a la página de esa compañía a cambio de un determinado precio. Lanzaron el proyecto y empezaron a crecer casi sin hacer nada. Facebook les ayudaba a expandirse y cada vez más compañías reclamaban sus servicios, hasta 2013.

En ese año, Mark Zuckerberg cambia sus políticas de privacidad y corta las alas a los negocios de los desarrolladores. Crea un reglamento mucho más duro, prohíbe hacer concursos a cambio de seguir determinada página e incluso crea su propia herramienta para hacer estos sorteos, algo que destroza a Easypromos. “El cambio era entendible y saludable para la protección de los datos, como se ha visto posteriormente, pero ahogaba nuestro negocio pues no solo teníamos menos proyección sino que teníamos que pelear con el propio gigante. Así que analizamos la situación y apostamos por que podríamos seguir creciendo sin depender de Facebook", recuerda el actual director. "Ya teníamos una plataforma a la que acudía muchísima gente incluso a hacer concursos fuera de Facebook y pensamos que era el momento de apostar por ella”, apunta este ingeniero de Telecomunicaciones catalán.

Actual página web de Easypromos
Actual página web de Easypromos

La vida después de Facebook

Sin tener muchos conocimientos de marketing y negocios, como confiesa Bonfill, en 2014 salieron de Facebook. Mejoraron sus herramientas y se desligaron de las redes sociales para utilizarlas solo como medios de difusión y recolección de los datos de los participantes. El centro pasó de esas redes a su plataforma.

“Pensamos que después de años viviendo cómodamente en Facebook teníamos un producto genial que se entendía como marca fuera de este entorno y el estar solo en un entorno nos estaba impidiendo crecer. Al final, lo nuestro es marketing digital, y nuesto negocio no se vincula a ninguna plataforma en concreto”, comenta Bonfill. Centraron todo su esfuerzo en su propia web e hicieron que los concursos ya no solo se pudieran vender en redes sociales sino que era posible meterlos en tu página o directamente dejarlos en su plataforma.

El equipo de Easypromos (Imagen cedida)
El equipo de Easypromos (Imagen cedida)

¿Cómo financian todo esto? Pues con suscripciones mensuales de los clientes. Si entras en EasyPromos puedes encontrar hasta cuatro planes, dependiendo de lo que se busca. Su precio, al mes, va de los 29 euros (la versión más básica) a los 349. Por otro lado, la cantidad de aplicaciones que ofrecen supera ya las 41 y te dejan hacer desde el típico concurso en Facebook que te montaban en los inicios, hasta sorteos multired, concursos de vídeos o quinielas.

“Nosotros ofrecemos una solución completa a todas las empresas que quieren llevar a cabo acciones en redes sociales y les damos un servicio que llega a ser particular para ellos. Ponemos el servidor, las plataformas, las herramientas para recaudar todas las participaciones... Incluso hacemos el sorteo de los ganadores. Por eso hay suscripciones que llegan casi a los 400 euros”, apunta el empresario.

El futuro, en inglés

El fin del idilio con Facebook fue duro, pero 5 años después siguen creciendo, y de momento, no se ponen techo. Han pasado de una inversión inicial de 0 euros, a facturar casi un millón (894.000 euros para ser exactos), y en 2018, según su CEO, están creciendo otro 23%. Gestionan campañas para empresas de medio mundo y el 60% de su facturación ya llega de fuera de nuestro país, aunque mantienen su sede central en Girona.

Tras, como afirma Bonfill, superar todo tipo de adversidades, enfrentarse a cambios continuos en las redes sociales y en las políticas de privacidad, no piensan en ponerse límites, solo en seguir creciendo. “Estamos poniendo el foco en el mercado anglosajón. Es nuestro siguiente objetivo”, remacha Bonfill.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios