Es noticia
Menú
Vendieron su licencia de taxi para pasarse a Uber y Cabify: "El Gobierno nos va a romper"
  1. Tecnología
los 'conversos' del gremio

Vendieron su licencia de taxi para pasarse a Uber y Cabify: "El Gobierno nos va a romper"

Pequeños empresarios y conductores del sector de las VTC lo ven crudo ante el 'decretazo' que verá hoy la luz. "Si cierran Cabify o Uber o los limitan, no tenemos adónde ir", aseguran

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Cuenta atrás para el 'decretazo' con que el Gobierno quiere 'pacificar' el mundo del taxi. Hoy ha visto la luz tras el Consejo de Ministros. Han pasado dos meses desde que este gremio se revolviese con una huelga que bloqueó las principales arterias de ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia. Encaje de bolillos y malabares normativos. Esa ha sido la tónica del Ministerio de Fomento en las últimas semanas. Todo con el fin de dar con un texto que solucione el callejón legislativo en el que se metieron el ministro Ábalos y su equipo con las promesas para calmar los ánimos.

Foto: Foto: Reuters.

"Si se aprueba como pinta, nos va a romper pero bien". Esto no lo dice uno de los grandes señores de la VTC. Ni un directivo de Uber, Cabify o Unauto, la patronal de los vehículos de transporte con conductor. "Esto no va de tener cientos de estos permisos. Yo tengo dos", confiesa Javier. Es un nombre ficticio, ya que no quiere que alguno de sus excompañeros le "venga a recriminar nada". Este madrileño de 42 años es uno de los 'conversos' del taxi. Vendió su licencia hace tres años. "Lo pensé mucho. Muchísimo. La tenía desde hace una década". Con el dinero resultante —"un buen pellizco", confiesa— compró dos permisos con los que operan los coches. "Pensé que ahí había futuro. Pero ahora lo estoy dudando, la verdad".

Protesta de los conductores VTC

Parece que el Ejecutivo va a apostar por un texto que se pliegue a las exigencias del taxi, aunque no a las formas que desearían. Según adelantó este jueves Teknautas, el borrador que Ábalos llevará hoy a sus compañeros de Gobierno establece un periodo de entre tres y cinco años para que las autonomías y ayuntamientos regulen el sector VTC. Y sin indemnización monetaria, sino con tiempo. Esto abriría las puertas, entre otras cosas, a que las corporaciones municipales pudiesen establecer normas como la licencia urbana que planteó Ada Colau o un régimen de turnos similar al del taxi. Todo para lograr que el 1/30 sea efectivo a la hora de operar y no solo para la emisión de nuevos permisos, como hasta ahora.

"Algunos se han vuelto unos fanáticos"

placeholder Uno de los Teslas presentes en la marcha. (M. Mc.)
Uno de los Teslas presentes en la marcha. (M. Mc.)

"He perdido amigos, por supuesto", aclara Javier. "Más que conversos, como dices, parecemos proscritos. Antiguos compañeros de trabajo me montaron auténticos pollos por pasarme a las cucarachas, como ellos llaman a estos servicios. Hay con algunos que ni se puede hablar o debatir, se han vuelto unos fanáticos", remata. En principio, el segundo permiso que adquirió (en el mercado secundario) iba a ser para su hermano.

"Prefirió no meterse y seguir con su trabajo", relata. Finalmente, contactó con "el chaval que tenía contratado" cuando tenía el taxi y lo puso a funcionar con otro coche más. "Actualmente, gano algo menos de lo que ganaba con el taxi. Pero vivo mejor. Me puedo organizar mejor a lo largo de la semana", aclara. "Pero yo soy un currito más. Repito que yo no soy ni un gran empresario ni nada por el estilo. Soy un autónomo más".

placeholder Foto: M.Mc.
Foto: M.Mc.

Javier o el autónomo al que ha 'alquilado' su segunda licencia suponen dos de los 15.000 empleos que podrían caer en desgracia si el taxi finalmente consigue imponer sus criterios en el texto que Fomento está apunto de sacar del horno. Ese es el daño, en materia laboral, que calculan desde el sector de las VTC. "Sería un golpe directo al negocio de estas plataformas. Y sería un golpe directo a los usuarios, que son los que pierden con todo esto. A estas alturas de la vida, manda narices que recortemos la libertad de elección", explica.

Si cierran una emisora, te vas a otra. Pero si cierra Cabify o Uber, ¿adónde voy?

"Si cierran una emisora de taxis, me voy a otra. Pero es que si cierran Uber o Cabify, no tengo alternativa adonde ir. Se cargan el sector", lamenta este 'extaxista'. "Obviamente, hay que armonizar y retocar detalles para que convivan ambos servicios. Pero de ahí a echar a toda una parte del negocio...".

Este jueves, estuvieron en las concentraciones convocadas en la capital para protestar por los últimos movimientos del departamento liderado por Ábalos. El miércoles, Cabify y Uber, auspiciados por Unauto, organizaron una 'jornada de puertas abiertas' con viajes gratis durante 12 horas en las ciudades que operan para que los ciudadanos conociesen el servicio y pusieran cara a los miles de conductores que pueden perder su trabajo.

"En el taxi se ha especulado toda la vida"

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

Una iniciativa que hizo casi imposible usar el servicio en toda la jornada debido a la alta demanda y que levantó ampollas, entre otros, en el Ayuntamiento de Madrid, que llevó a la CNMC esta promoción "por competencia desleal". "Es algo muy serio. Estamos indignados. Se van a cargar de un plumazo un modelo de negocio completamente legal", comenta Miguel, también nombre ficticio. Él tiene "menos de 10 licencias VTC". Dejó el mundo del taxi también en 2015. "Vendí las licencias que tenía y decidí meterme de lleno", aclara. "¿Especular? No, aquí no va de eso. Al menos en mi caso", remata.

Foto: Ilustración: Raúl Arias.

"¿Qué han hecho ellos toda la vida? Especular también", critica. "Conozco bien lo que digo. Cuando uno se mete a comprar una licencia por100.000 euros lo hace pensando en venderla por 200.000 euros. No solo es por el negocio del día a día, es para tener un fondo de pensiones que engorde con el paso del tiempo. Yo gané más dinero del que invertí en su momento", remata. "Pero ese sistema piramidal que se mantiene desde hace mucho tiempo, simplemente ya no puede seguir engordando. Lo que da valor a las licencias de taxi es la cartera de clientes. Y ahí la clave es saber aumentarla y retenerla", opina Miguel, quien además dice que es "rotundamente falsa" la idea de que se haya despeñado el precio de las licencias. "No están perdiendo dinero. Igual no ganan tanto como esperaban con la venta, pero no están perdiendo valor".

"Yo ahora tengo gente contratada. Pero no me importaría si tuviese que ponerme a conducir de nuevo. Ya lo hice al principio", comenta. "Me tuve que adaptar, formarme y cuidar mucho el servicio", aclara. "El mundo del taxi tiene muchos esterotipos. Unos más generalizados y justificados y otros no". Defiende que en general este gremio se tiene que modernizar, pero hay ciertos grupos de presión que no quieren que cambien las cosas. "¿Por qué no hay un 'ranking' oficial, exigido por las autoridades locales, que permita calificar, por ejemplo, la limpieza del taxi y que se penalice a aquellos que no lo cuiden? Eso sí ocurre en estas plataformas", remata.

Cambios históricos

placeholder Foto: M.Mc.
Foto: M.Mc.

Los casos hasta aquí relatados son de autónomos y medianos empresarios, pero también hay otros casos de la 'nobleza' del taxi que renunciaron a sus títulos y se cambiaron de bando. Uno de ellos fue José Antonio Parrondo. De 2007 a 2009 fue presidente de la Asociación Gremial del Taxi de Madrid. Una de las principales figuras del gremio. Sin embargo, casi una década después de acabar su mandato, es uno de los grandes señores de la VTC. Se ha convertido, probablemente, en la gran referencia del sector. Consiguió hacerse, poco a poco, con cientos de licencias. Con esa masa de permisos atrajo el interés (y el capital) de inversores como Bernardo Hernández o Zaryn Dentzel (Tuenti) para seguir creciendo.

Foto: De izq. a dcha.: Félix Ruiz (exTuenti), Bernardo Hernández (exGoogle), Rosauro Varo (exPepephone) y Zaryn Dentzel (exTuenti). (Montaje: Enrique Villarino)

"Esos son casos excepcionales", cuenta Carlos, uno de los presentes ayer en la protesta. "Somos muchísimos los que tenemos una, dos o cinco licencias como mucho. Las pymes, que se dice", añade este madrileño de 49 años. "Podemos se ha alineado con el taxi porque se piensan que esto es la guerra de autónomos contra multinacionales como Uber o Cabify. Y simplemente son las plataformas. Detrás de las siglas VTC también hay muchísimos autónomos". Carlos trabajaba en el mundo del taxi hasta hace cuatro años.

"Estaba contratado y mi jefe vendió la licencia. Fui incapaz de tener el presupuesto para comprarla yo, pero reuní lo suficiente como para este permiso. Y con eso me gano la vida ahora". Luis también vivió una situación personal. "Falleció el dueño del taxi que me tenía como autónomo y me quedé con una mano delante y otra detrás", cuenta. "Los bancos no me daban crédito para intentar comprar una licencia y me vine a trabajar al mundo VTC", aclara. Ahora trabaja como gestor y coordinador en una de las firmas del sector, pero ya no conduce uno de los característicos coches negros. "Somos muchos los que de una manera u otra venimos del mundo del taxi. Y no somos traidores, ni trampeamos ni evadimos impuestos".

Con un pie en cada lado

placeholder Foto: M. Mc.
Foto: M. Mc.

"Yo me metí hace dos años en este mundo. Tengo un socio con el que hemos montado una sociedad limitada con cinco VTC y 10 empleados", explica José Antonio, otro nombre ficticio. "Pero mantuve mi taxi. No quería tirarme a la piscina. Hay muchos compañeros de profesión que no saben que tengo esa otra empresa y prefiero que así siga siendo". Reconoce que muchos de sus compañeros están "asalvajados". "Las agresiones a los coches son bestiales. Intolerables".

José Antonio lo hizo por diversificarse. "Vi que estos negocios podían tener mucho recorrido y que planteaban cosas interesantes", explica. "Sin embargo, hay muchas leyendas sobre estos servicios". Desmiente que esto sea 'la gallina de los huevos de oro'. "No es tan fácil ganar dinero. Si quieres tener servicios, viajes y mantener una puntuación alta, tienes que tener buenos conductores y motivados. Y eso supone también buenos sueldos".

placeholder Uno de los coches participantes en la marcha VTC. (M. Mc.)
Uno de los coches participantes en la marcha VTC. (M. Mc.)

"Yo estoy encantado con mis 10 empleados. Muchos de ellos tienen 50 años o más y les ha servido para encontrar una oportunidad a una edad muy fastidiada", cuenta. "Sin embargo, nosotros hemos hablado con ellos y les hemos dicho que si la norma tira para delante, tiene pinta de que tendremos que prescindir de ellos. Es triste, pero es lo que nos van a obligar a decidir".

"Creo que el taxi ha sido el principal propulsor de las VTC. Se han dejado, se han descuidado... Es lo que ocurre cuando eres un monopolio, porque por mucho que lo niegues, es lo que es", defiende. Habla de cómo parte del sector se olvidó de la atención al cliente, de la poca transparencia que se ha tenido durante años, de cómo algunos se aprovechaban de los pasajeros, de la limpieza, de la actitud... "Obviamente, si eso se perpetúa en el tiempo, se genera una imagen negativa. El cliente elige, con todo su derecho, si traga con eso o no. Siempre que tenga una opción. Y es precisamente lo que va a hacer el decreto: limitar alternativas".

Cuenta atrás para el 'decretazo' con que el Gobierno quiere 'pacificar' el mundo del taxi. Hoy ha visto la luz tras el Consejo de Ministros. Han pasado dos meses desde que este gremio se revolviese con una huelga que bloqueó las principales arterias de ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia. Encaje de bolillos y malabares normativos. Esa ha sido la tónica del Ministerio de Fomento en las últimas semanas. Todo con el fin de dar con un texto que solucione el callejón legislativo en el que se metieron el ministro Ábalos y su equipo con las promesas para calmar los ánimos.

Cabify Taxi Madrid Ministerio de Fomento
El redactor recomienda