de madrid a silicon valley

Los españoles que te llevan a la Copa Davis o a un concierto de rock sin salir de casa

Yerba Buena Virtual Reality propone un visionado con calidad retina de eventos deportivos. Quieren impulsar también las emisiones inmersivas de clases de escuelas de negocios

Foto: Una usuaria prueba la tecnología de Yerba Buena Virtual Reality durante un partido de tenis (Constantino Villar)
Una usuaria prueba la tecnología de Yerba Buena Virtual Reality durante un partido de tenis (Constantino Villar)

Sin salir del salón de casa, disfrutas de un emocionante partido de tenis. El juego está muy igualado y tú no solo disfrutas de la lucha entre dos jugadores, sino también del ambiente del público, a pie de pista. No es la única diferencia entre ti y esas personas que están sentadas en las gradas: tú, aunque parece que estás tan cerca, en realidad lo visionas todo desde casa.

Yerba Buena VR (YBVR) es una empresa a medio camino entre Silicon Valley y España que quiere introducirse en la emisión en directo de eventos deportivos, conciertos o clases de escuelas de negocios a través de la realidad virtual. Sus promotores defienden una tecnología que permite ver esas retransmisiones con la misma calidad que el propio ojo humano. Con ella, buscan hacerse un hueco en un mercado todavía por explotar.

A finales de 2016, varios socios de lo que hoy es la empresa empezaron a hacer pruebas con gafas de realidad virtual en sus antiguos puestos de trabajo. En ese momento, percibieron que muchas empresas estaban dedicadas a hacer este tipo de contenidos, pero al distribuir estos no había una solución optimizada para que las gafas se vieran como la realidad, lo que se llama calidad o pantalla retina. Para que se viera así, "las resoluciones requeridas serían, según quien lo calcule, 20 o 30 veces más grandes", explica a Teknautas Constantino Villar, uno de los fundadores de YBVR y su COO. "Si eso lo codificas con métodos habituales saldrían unos vídeos y unos anchos de banda enormes".

Villar explica que a finales de 2016 la resolución de los vídeos para realidad virtual no era la idónea: “Se usaban las mismas resoluciones para vídeos que se hacen por internet, por YouTube y demás. Entonces, cuando te los pones en las gafas, como los ojos están muy cerca de la pantalla, resulta que se veían muy mal”. Aquellos colegas pensaron que había que buscar una solución para distribuir el vídeo y obtener resoluciones y calidades altas sin que el ancho de banda o el peso fueran excesivos.

El CEO de Yerba Buena Virtual Reality, Héctor Prieto (Constantino Villar)
El CEO de Yerba Buena Virtual Reality, Héctor Prieto (Constantino Villar)

Lo que ellos proponen es un vídeo 360 grados en el que lo que no se está viendo se envíe a las gafas con menos calidad. Cuando nos movemos con el ‘gadget’ puesto (por ejemplo, para mirar al público en vez del área de juego), recibimos un nuevo vídeo con la calidad optimizada; en él, está concentrado todo el ancho de banda. "De esa manera se consigue mantener la calidad alta donde miras, con resoluciones altas; pero la parte de atrás, donde no miras, se ve mucho más borroso", resume Villar. Así, conseguirían transmitir hasta en tecnología 8K, con la que están experimentando. Hay varias empresas que trabajan con tecnologías parecidas, "pero nosotros nos diferenciamos porque somos capaces de hacerlo en vivo", asegura el COO. Las cámaras que usan son de 360 y 180 grados.

Con la tecnología planteada, la empresa estadounidense se fundó a finales de 2016. Fue entonces cuando se creó la oficina en Silicon Valley (la madrileña llegaría unos meses después, a comienzos de 2017). Tres de los socios son españoles, dos de ellos se encuentran en Estados Unidos y el otro, Villar, en España. En total, son cuatro trabajadores en Norteamérica y siete en nuestro país.

Varias cámaras graban un partido de la Copa Davis de Marbella (Constantino Villar)
Varias cámaras graban un partido de la Copa Davis de Marbella (Constantino Villar)

Entre esos acontecimientos en directo con calidad o pantalla retina, se han querido centrar en los deportivos, “porque son eventos que tienen más valor”. Han hecho la Copa Davis de Marbella (gracias a un acuerdo al que habían llegado con la Real Federación Española de Tenis) y de Valencia. También, estuvieron en el Mutua Madrid Open, en el que se retransmitieron los partidos incluso para los propios espectadores de las pistas: había un 'stand' al que los fans se acercaban y podían ver los partidos como si estuvieran frente a aquellas. Para mostrarlo, contaron con el apoyo logístico de Samsung en las gafas y de Orange en la conexión de internet.

Aunque los proyectos que han tenido más eco han sido los desarrollados en canchas, también han probado su tecnología en torneos de boxeo, y para el futuro tienen previsto usarla en algún partido de fútbol. No hace falta esperar para ver los nuevos experimentos deportivos: ellos y los organizadores de los campeonatos llegaron a un acuerdo con RTVE para colgar los partidos en YouTube, una vez que ofrecieron la emisión en directo. Así, se puede disfrutar de un Nadal-Thiem en Madrid o de un España-Alemania en Valencia. Tan solo hay que colocarse las gafas y a disfrutarlos.

Dentro de una escuela de negocios

A pesar de estos éxitos, ha habido “luces y sombras” en la trayectoria de la compañía. Su mercado es “bastante reducido de momento”, ya que “la gente en su casa no suele tener gafas de realidad virtual”. Entonces, “los proyectos son pequeños todavía, no hay muchos”. Villar lo achaca a que la difusión de las gafas por los hogares españoles ha ido “un poquito más lento de lo esperado”. Para ir en busca de esos negocios, continúan promocionándose en la web, acuden a ferias o aceleradoras y tiran de contactos en sus antiguos trabajos: Villar trabajó antes en ONO y Ericsson, empresa esta última en la que también estuvieron los cofundadores Víctor García, Sebastián Amengual (CTO de YVBR) y Prieto, que también formó parte de Hispasat en los años 90.

Trabajadores de Yerba Buena Virtual Reality en la sala de control de su tecnología en el Mutua Madrid Open (Constantino Villar)
Trabajadores de Yerba Buena Virtual Reality en la sala de control de su tecnología en el Mutua Madrid Open (Constantino Villar)

Para financiar el nuevo proyecto, consiguieron inversión privada en España. También, la de un fondo estadounidense con dinero japonés. “Ahora estamos buscando una segunda ronda de inversión, donde queremos que entren fondos profesionales”. Además, están buscando financiación pública en nuestro país (“estamos concursando con otras empresas”) y, asegura Villar, hablando con empresas del sector de las telecomunicaciones que podrían estar interesadas en la tecnología para invertir en ella.

Entre los posibles nuevos mercados están la emisión de conciertos y uno en el que ya han tenido las primeras experiencias: retransmitir en directo clases de escuelas de negocios. El atractivo está en que estos cursos tienen “un público muy internacional”, que haría que alumnos de todo el planeta asistieran a una misma lección sin compartir aula. “Es muy interesante, porque permite una inmersión dentro de la clase”: en opinión de Villar, al tener las gafas puestas es imposible despistarse con el móvil o saltando a otras pestañas del navegador, como podría pasar frente al portátil.

Ya han tenido una experiencia piloto con el centro ISDI, que tiene sedes en Madrid, Barcelona, Ciudad de México y Silicon Valley. En opinión de Villar, es un servicio que interesa mucho a las escuelas de negocios, “tanto para vender [sus servicios] como para intentar hacer virtuales estas clases”.

Cuando se usa la tecnología de la empresa, la imagen del vídeo 360 que no se visiona en el momento permanece borrosa. Así se mantiene la calidad alta frente a los ojos(Constantino Villar)
Cuando se usa la tecnología de la empresa, la imagen del vídeo 360 que no se visiona en el momento permanece borrosa. Así se mantiene la calidad alta frente a los ojos(Constantino Villar)

Para Villar, la emisión de ‘streaming’ de realidad virtual tiene futuro, pero “depende del sitio”. Están intentando introducirla en Japón gracias al fondo que ha participado en su financiación. Allí, “están las cosas bastante avanzadas. La gente lleva más años con las gafas de realidad virtual, con la última generación de gafas”. De nuevo, la emisión de deporte en el país nipón estaría entre sus planes, lo mismo que en Estados Unidos. Este último país es un mercado más grande y en el que van a experimentar con transmisión por 5G. Ellos buscan proyectos en España, aunque aspiran a más. “Tenemos que salir fuera para encontrar negocio un poquito más sustancioso”. Fuera es “donde ahora mismo nos pueden dar los ingresos que necesitamos”.

Eso sí, no es una crítica total a nuestra situación: “Somos un país, como siempre, con bastante inventiva, pero nos falta un poquito de mercado todavía”, dice Villar, a la vez que destaca a varias empresas del sector de realidad virtual patrio: Virtual Voyagers, Iralta… “Nos conocemos todos”; es más, “en algunas cosas competimos, pero como somos cuatro gatos también nos ayudamos”, resalta. De momento, todos trabajan para buscar negocio en un mercado que, aunque pequeño, busca innovar con una tecnología de futuro.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios