esto te puede ser más útil que un nuevo móvil

Diez 'gadgets' que puedes comprar por menos de 50 euros y te cambiarán la vida

No son móviles de última generación, ni ‘wearables’ revolucionarios, pero pueden ayudarte más aún. Todo por un presupuesto mucho menor que el que requiere la más flamante tecnología

Foto: (Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

Unos auriculares maravillosos que rozan los 200 euros, un móvil de alta gama que sobrepasa los 1.000, un ‘wearable’ de más de 500… Si echas un vistazo a lo último del mercado tecnológico es fácil pensar que, para disfrutar de los 'gadgets' que te cambian la vida, hay que rascarse el bolsillo de una forma notable. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Quizás no sean los dispositivos que asombran a medio mundo a golpe de gigantescas campañas de ‘marketing’, pero tampoco se tratan de clones venidos de Asia para los conformistas sin mucho presupuesto. Estos ‘gadgets’ de menos de 50 euros bien pueden ayudarte en el día a día hasta cambiar muchos de tus hábitos.

Convierte tu coche en un vehículo inteligente

Cualquier coche nuevo tiene, ya de serie, un ordenador de a bordo de última generación, es compatible con un sinfín de aplicaciones y mil virguerías más. Pero no hace falta que cambies de vehículo para disfrutar, en parte, de algunas de las maravillas que ofrecen los coches conectados. Si tu transporte es posterior a 1996, bajo el volante encontrarás el puerto del sistema de diagnóstico a bordo en vehículos (OBD, por sus siglas en inglés).

¿Qué nos permite? Recurrir a un sinfín de dispositivos económicos que, conectados al coche y sincronizados con su correspondiente aplicación nos permitirán saber cosas como dónde hemos dejado aparcado el vehículo, conocer el estado de las distintas partes del coche, la temperatura del líquido refrigerador e incluso analizar nuestros hábitos al volante. De la amplia gama de ‘gadgets’ y precios, los más baratos apenas superan los 15 euros.

Conector OBD
Conector OBD

Carga inalámbrica para tu móvil

Tener un teléfono móvil con el que olvidar los largos cables a la hora de recargar su batería es un sueño para muchos. Un sueño que, claro, implica tirar de cartera para comprar uno de esos modelos de ‘smartphone’ que cuentan ya con carga inalámbrica. No obstante, por unos 30 euros es posible adaptar tu teléfono (sea el modelo que sea) a la futurista carga inalámbrica.

El cargador en sí, esa plataforma sobre la que habría que apoyar el móvil, puede costarnos poco más de 20 euros. Pero no será lo único que precisemos: necesitaremos una bobina que, conectada al puerto de alimentación del propio móvil, reciba la electricidad y la lleve hasta el ‘smartphone’. La buena noticia es que su precio está entre los 3 y los 7 euros. Pero, eso sí, deberemos comprobar antes que el voltaje coincida con el que requiere nuestro teléfono.

La carga inalámbrica no es solo cosa de los más flamantes iPhone y compañía (Fuente: Tatsuhiko Miyagawa)
La carga inalámbrica no es solo cosa de los más flamantes iPhone y compañía (Fuente: Tatsuhiko Miyagawa)

Un enchufe inteligente

Con el fin de disfrutar de los placeres de una ‘smart home’ no hace falta aprender a cacharrear con Arduino ni invertir en una casa con la infraestructura necesaria para controlar hasta las persianas con una ‘app’ móvil. De hecho, comenzar a experimentar con la domótica es tan sencillo como comprar un enchufe inteligente: los hay de todo tipo de precios (de unos 30 o incluso de apenas 20 euros, como el Xiaomi Smart Socket) y con ellos podremos programar el aparato que está enchufado y conocer al dedillo su consumo energético.

Un localizador (o un par de ellos)

Parece un detalle sin importancia, algo que no crees necesitar hasta que, un buen día, notas un sudor frío por la espalda: has perdido las llaves o, lo que es peor, la cartera. Para evitarte el susto y ahorrarte el gasto que supone cambiar la cerradura de tu casa o correr para cancelar tus tarjetas, ir a comisaría a denunciar y hacer un DNI nuevo, un pequeño localizador puede ser la solución perfecta. Por poco más de 20 euros, dispositivos como el G-tag de Gigaset son lo suficientemente pequeños como para usarlos de llavero o meterlos en la cartera y ver, a través de su ‘app’, dónde se encuentran nuestras pertenencias. Nunca tan poca inversión ahorró tantos sustos.

Amplificador wifi

Un problema que lleva de cabeza a no pocos internautas es el alcance de su red wifi. Situar de la mejor manera nuestro ‘router’ es todo un arte: debe estar lo más centrado posible y sin obstáculos alrededor. No obstante, si la casa tiene más de una planta o es demasiado grande, lo más probable es que la mejor colocación no sea suficiente para llevar internet a cada rincón del hogar.

¿El remedio? Un económico repetidor de la red wifi que, enchufado a la electricidad, ampliará la señal. Y no requerirá de grandes inversiones: el precio de la mayoría de los modelos está entre los 15 y los 30 euros.

Repetidor de wifi de TP-Link
Repetidor de wifi de TP-Link

El dispositivo que hará que tu tele sea inteligente

Hoy es casi imposible hacerse con una tele que no sea ‘smart’, pero eso no quiere decir que todo el mundo tenga una. Si tu caja tonta tiene entrada HDMI, es más que suficiente para disfrutar de lo que te ofrece internet en la pantalla más importante de tu casa. Todo, gracias al Chromecast de Google.

Por 39 euros podrás enviar contenido desde tu teléfono móvil (con la aplicación Google Home instalada en él) o desde tu ordenador (a través del navegador Chrome, en este caso) a tu nueva y barata ‘smart tv’. YouTube, Netflix, HBO, Spotify o lo que te dé la gana en tu tele de toda la vida.

Un mando universal

Si bien esta propuesta puede parecer anacrónica, los mandos universales de hoy poco tienen que ver con aquellos que tu abuela envolvía en plástico para que no se mancharan: actualmente, un mando universal sirve para controlar tanto la televisión como los altavoces instalados en ella y el reproductor Blu-ray que tenemos conectado, además de todas las aplicaciones a las que accedemos a través de la tele inteligente.

Los hay disponibles por unos 30 euros, capaces de controlar hasta 5 dispositivos distintos, lo que nos permitirá evitar tener 5 mandos distintos para todos nuestros aparatos. Además, algunos comienzan a hacer ya de asistentes virtuales y cuentan con control por voz.

Mando LG con reconocimiento de voz
Mando LG con reconocimiento de voz

Convierte cualquier altavoz en inalámbrico

Para mandar música desde tu móvil a cualquier aparato (ya sea un antiguo equipo de música, el sistema de sonido de tu viejo coche o, simplemente, tu antigua tele) solo necesitas un adaptador Bluetooth como este de Aukey: por algo más de 15 euros, envía la música desde tu móvil al adaptador y este lo llevará hasta la salida de audio a la que esté conectado. Aunque parezca algo simple, en realidad es la forma más sencilla y económica de seguir disfrutando de toda tu música sin tener que invertir mucho presupuesto en un sofisticado y moderno sistema de altavoces inalámbricos.

Un sujetacables

Aquí llega la propuesta menos tecnológica (y posiblemente, la más útil) de esta selección: el jaleo habitual de cables que nos rodean en el día a día tiene arreglo. Ya sea todos los que salen del portátil en el que trabajamos o los que recorren la mesa desde el enchufe hasta los ‘gadgets’ repartidos por nuestra habitación, todo puede tener un orden que evite los temidos nudos. Se trata de unas pequeñas gomas con espacio para uno, dos o hasta tres cables que canalizan a la perfección la dirección en la que salen nuestros enchufes. Un paquete de nueve vale 9 euros, así que es una compra más que rentable.

Estas pequeñas gomas para conducir nuestros cables evitarán más de un nudo (Fuente: Avantree)
Estas pequeñas gomas para conducir nuestros cables evitarán más de un nudo (Fuente: Avantree)

Una lámpara que da mucho más

Los que antes se interesaran por la carga inalámbrica quizá apuesten por una suerte de cargador ‘todo incluido’: si da electricidad como para cargar el móvil sin cables, ¿por qué no también luz? Es la pregunta a la que responden lámparas como esta de Aukey que, por 36 euros, ilumina y ofrece su peana para posar sobre ella cualquier móvil que queramos cargar de forma inalámbrica. Ya que la base va a ocupar algo de espacio queramos o no, qué mejor que ese espacio también nos suministre luz.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios