elon musk se mete en un nuevo 'fregado'

El empleado rebelde que amenaza con hundir a Tesla: "Me quieren silenciar"

La compañía de Elon Musk ha decidido demandar a un extrabajador por, supuestamente, haber hackeado sus sistemas y revelado secretos de la empresa

Foto: (Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Por si Elon Musk no tuviese bastante con intentar solucionar de una vez por todas la desastrosa producción del Model 3 que está poniendo en peligro a su empresa, el magnate estadounidense acaba de abrir un nuevo frente. Y es que Tesla (con el propio Musk a la cabeza) acaba de meterse en una nueva trifulca judicial tras interponer una demanda a nivel federal contra uno de sus exempleados (trabajaba para el fabricantes de coches eléctricos hasta este mismo miércoles) por, supuestamente, haber 'hackeado' los sistemas de producción de la 'gigafactory' (la fabrica donde se realizan la mayoría de los automóviles de la marca) y revelado secretos internos de la empresa.

La noticia tiene como protagonista a Martin Tripp, un técnico que en apenas dos días, y tras discutir acolaradamente durante horas con el magnate a través de correo electrónico, se ha convertido en la última pesadilla de la firma de la T. Un simple trabajador que, según publican diferentes medios internacionales como The Guardian, lejos de aceptar las acusaciones de la empresa, que incluso hablan de amenazas de acudir armado a la fábrica, ha decidido defenderse e incluso contratacar. "Están tratando de hacer todo lo posible para silenciarme y dar ejemplo para que nadie más vuelvar a hablar con la prensa", explicaba el exempleado al periódico británico. Pero, ¿de dónde viene todo esto?

El problema con Tripp ha sido tan llamativo como surrealista. Este ingeniero, que llevaba desde 2017 trabajando para la empresa, decidió, hace alrededor de un mes, ofrecer al conocido portal estadounidense Bussines Insider una serie de documentos que demostraban que en la factoría se estaban gastando una cantidad ingente de materias primas sin que eso funcionase para mejorar la producción del Model 3. El reportaje salió sin que su nombre apareciese por ningún lado, pero Tesla le cazó y a partir de ese momento todo se convirtió en un cruce de acusaciones que ha llegado a los juzgados.

Tripp, que ahora acusa a Musk y a su empresa de mentir en todas sus alegaciones, se enfrascó en una discusión con el cofundador de PayPal por correo electrónico tras su abrupta salida de la empresa, con el objetivo de intentar esclarecer lo ocurrido. Cruzó durante horas todo tipo de comentarios con el que era su mayor jefe, pero la conversación no llegó a buen puerto. Este jueves, la compañía decidía poner una demanda contra él acusándole incluso de amenazar con ir a la fábrica armado para provocar una masacre, algo que incluso la propia Tesla luego tuvo que matizar después asegurando que fue un amigo del demandado el que hizo tal amenaza llamando a la propia factoría.

Trabajadores de Tesla en la 'gigafactory'
Trabajadores de Tesla en la 'gigafactory'

Por ahora, los directivos de Tesla mantienen sus acusaciones y aseguran que Tripp 'hackeó' sus sistemas para manipular la información que después ofreció a Bussines Insider e incluso Musk ha dejado caer que podría tratarse de "un infiltrado" de alguna de las organizaciones que "quieren acabar con Tesla". Tripp, por su parte, ha decidido defenderse asegurando que es un filtrador y dio la información a la prensa en su derecho como tal ya que nadie de sus superiores escuchaban sus preocupaciones.

Habrá que ver cómo evoluciona el asunto pero no sería la primera vez que Musk ve como se hunde su popularidad por culpa de un asunto laboral. En 2017 ya acusó a los sindicatos de "solo tener desventajas" después de que otro exempleado denunciase en su blog las malas condiciones en las que trabajaba y parte de su plantilla anunciase que estaban pensando en agruparse.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios