fácil, sencillo y para toda la familia

Cómo montarte un sistema ‘multiroom’ para llevar la música por toda tu casa sin cables

Sin necesidad de recurrir a metros y metros de cable, la tecnología ‘wireless’ ya permite montar un sistema de audio en todo tu hogar para escuchar tus canciones favoritas en todas las habitaciones

Foto: Un altavoz en cada habitación gracias a tu propio sistema ‘multiroom’ (Fuente: JBL)
Un altavoz en cada habitación gracias a tu propio sistema ‘multiroom’ (Fuente: JBL)

Hasta no hace muchos años, el hilo musical era una suerte de capricho propio de hoteles lujosos y casas excéntricas. La costosa instalación y la multitud de cables que era necesario desplegar recorriendo varias habitaciones hacían que lo más habitual para escuchar música en toda una casa fuera ir recorriendo el hogar con un radiocasete o, simplemente, poner a todo volumen el equipo de música y que su sonido llegara a cada rincón de la vivienda (y las de los vecinos).

Sin embargo, la tecnología ‘wireless’ ha extinguido la necesidad de instalar metros y metros de cable para llevar la música de un lado para el otro. De hecho, ni siquiera tenemos que ir cargados con un aparato allá donde vayamos (aunque sea un pequeño y ligero altavoz Bluetooth): el auge de los servicios de ‘streaming’ y la llegada de los sistemas ‘multiroom’ hacen posible que distintos altavoces inalámbricos repartidos por toda nuestra casa estén reproduciendo lo mismo al mismo tiempo.

A la hora de lanzarse a instalar uno de estos sistemas, hay varias cuestiones que conviene tener en cuenta. Por un lado, el precio. Lo cierto es que habrá que rascarse el bolsillo, ya que los casos en los que uno solo de estos altavoces baja de los 200 euros son la excepción.

Pero el presupuesto no es lo único que debería determinar qué altavoces compramos para componer nuestro sistema ‘multiroom’. Cuestiones como los puertos que ofrece (¿tiene ‘jack’? ¿Cuenta con USB?) o la conectividad también son relevantes. En este último aspecto, por ejemplo, los sistemas ‘multiroom’ pueden conectarse a través de la red wifi de nuestro hogar (lo cual podría afectar a nuestro ancho de banda mientras estemos reproduciendo música) o, por el contrario, hacerlo a través de su propia red de malla, como hacen los dispositivos de Sonos a través de la llamada red SonosNet (en cuyo caso el sistema tendrá que estar compuesto obligatoriamente por altavoces de la misma marca, lo cual también puede ser un hándicap). Además, algunos altavoces inalámbricos siguen siendo compatibles con la tecnología Bluetooth para ampliar sus posibilidades de conectividad.

Altavoces por menos de 150 euros

La gama más barata en el mundo de los sistemas ‘multiroom’ puede dar buenos resultados si la exigencia de sonido no es extremadamente alta. Aun así, hay que tener cuidado, ya que las opciones más baratas pueden tener alguna sorpresa en lo que a la conectividad se refiere.

Es el caso de los Philips BM5C, disponibles actualmente por menos de 50 euros cada uno. Sin lugar a dudas es el mejor precio para montar uno de esos sistemas con altavoces de una marca de referencia, y da lo que promete: es posible crear grupos de hasta 5 altavoces para repartirlos por distintas habitaciones y cambiar cuál es el principal con solo darle a un botón, haciendo que suene sobre los demás en la estancia en la que nos encontramos.

Su principal inconveniente es que se trata de un altavoz Bluetooth. Podeemos enviar cualquier canción desde un dispositivo compatible con esta tecnología (móvil, tableta, portátil), pero su batería será un daño colateral. El sonido, eso sí, no deja nada que desear, así que si el presupuesto es lo más importante y prefieres no tener que utilizar una ‘app’ propia del sistema de altavoces, los BM5C son una gran opción, a pesar de su escasa conectividad inalámbrica (eso sí, tienen toma de ‘jack’).

También en esta gama de precio, aunque bastante por encima en lo referente al coste, encontramos los altavoces Yamaha WX-010 (por 150 euros), que ofrecen bastante más que los Philips: no solo se conectan a los dispositivos a través de Bluetooth, sino que también se pueden sincronizar a través de la red wifi y, lo que es más interesante, permiten crear su propia red MusicCast con otros altavoces de Yamaha. El punto negativo es que no cuentan con entradas alternativas de audio, aunque con la amplia gama de conexiones inalámbricas y su compatibilidad con servicios como Spotify parece difícil que vaya a echarse de menos un puerto USB o algún ‘jack’.

Entre 150 y 250 euros

Esta gama intermedia de precio es la que más opciones fiables ofrece. De hecho, en ella se encuentra una de las posibilidades más flexibles a la hora de crear tu propio sistema ‘multiroom’: recurrir al mundo de Google de la mano de su familia Chromecast. Ya sea con un Chromecast Audio de 39 euros o con uno clásico conectado al televisor (al mismo precio), enviar música desde un equipo de sonido o una tele a una red de altavoces es realmente sencillo.

Todo gracias a la aplicación Google Home, con la que cada vez son compatibles más altavoces inalámbricos. Uno de ellos es el JBL Playlist, disponible habitualmente por 175 euros (aunque actualmente es posible hacerse con uno de ellos por 110 euros), lo que lo convierte en el altavoz compatible con Chromecast más económico del mercado. En total, por poco más de 200 euros sería posible tener uno de estos altavoces conectado al sistema de Google y enviar música de Spotify, YouTube o cualquier otra plataforma a través del móvil o un ordenador con Google Chrome.

Otro de los aspectos positivos de esta compatibilidad es que también será posible sincronizar el altavoz con el propio dispositivo de Google, también llamado Google Home, que llegará a España en las próximas semanas. Bastará crear un grupo de altavoces dentro de la ‘app’ para que la música que reproduzcamos sea enviada automáticamente a todos ellos, repartidos por todo el hogar.

Las opciones por debajo de los 150 euros son escasas: la gama media es la mejor fuente de altavoces inalámbricos (Fuente: JBL)
Las opciones por debajo de los 150 euros son escasas: la gama media es la mejor fuente de altavoces inalámbricos (Fuente: JBL)

En esta horquilla de precio entra también la primera opción de la prestigiosa Sonos. Sus Play:1 están disponibles por unos 180 euros. Si bien son el modelo más barato de la compañía, cuentan con características suficientes como para justificar el precio y convertirse en una interesante opción para crear un sistema ‘multiroom’. Especialmente, para aquellos usuarios inmersos en el ecosistema de Apple.

Estos altavoces cuentan con una herramienta llamada Trueplay que permite ajustar el sonido de cada altavoz a las características de la habitación en la que se encuentra. Con el micrófono de un iPhone o un iPad, el ‘software’ analiza dónde y cómo rebota el sonido en las paredes de la estancia para llevar a cabo modificaciones en la acústica de los Play:1. Un detalle que marca la diferencia con otros sitemas ‘multiroom’. Por lo demás, ofrece una compatibilidad única en el mercado: más de 80 plataformas de ‘streaming’ funcionan con los altavoces de Sonos.

Subiendo hasta los 200 euros encontramos también los Samsung Audio 360, pensados para su instalación en espacios algo más abiertos. Al fin y al cabo, al no emitir el sonido de forma unidireccional, colocarlos pegados a una pared puede suponer una pérdida de calidad considerable. Por lo demás, ofrecen todo lo que se le puede pedir a un altavoz inalámbrico para un sistema ‘multiroom’: compatibilidad con wifi y Bluetooth, una aplicación para gestionar los distintos altavoces (disponible también para ‘smartwatch’) y pantalla táctil para cambiar de canción deslizando el dedo. Sin embargo, carece de USB o ‘jack’ con los que hacer llegar la música de una forma más tradicional.

Por 235 encontramos otro de los altavoces inalámbricos compatibles con la tecnología de Chromecast. Se trata del Pioneer MRX-3, con un diseño más cuidado que el resto (es también el de mayor tamaño de los vistos hasta ahora) y con conectividad wifi y Bluetooth, además de ser compatible con su propia red, FireConnect. Todo se puede controlar desde la ‘app’ Pioneer Remote o desde los propios altavoces y, como es de esperar en esta horquilla de precio, es compatible con los principales servicios de ‘streaming’ del momento.

De 300 en adelante

La gama alta (en realidad, puede llegar a ser tan alta como queramos, tanto por el número de altavoces que instalemos como por el modelo, ya que los hay con precios que superan los 1.000 euros) está protagonizada especialmente por compañías como Sonos o Bose.

De la primera, además del Play:3 (de 300 euros y sonido en estéreo), destaca el Play:5 (de 579 euros). No en vano, este es uno de los modelos con los que la compañía ha querido anunciar la compatibilidad de sus productos con AirPlay 2, el protocolo de Apple para crear sistemas ‘multiroom’ basados en la manzana mordida.

El Play:5 es uno de los primeros dispositivos compatibles con AirPlay2 (Fuente: Sonos)
El Play:5 es uno de los primeros dispositivos compatibles con AirPlay2 (Fuente: Sonos)

Este nuevo sistema de audio de los de Cupertino permite enviar desde iPhone, iPad o Mac sonido hasta altavoces inalámbricos. Además, hace posible el envío de una misma canción a todos los altavoces o un sonido distinto a cada una de las habitaciones de nuestro sistema musical. Y abierto a aplicaciones y dispositivos de terceros, como es el caso de este Sonos con pantalla táctil que, eso sí, no podremos poner en cualquier rinconcito de nuestra casa porque es bastante grande. Además, es compatible con Alexa, el asistente virtual de Amazon que, si bien aún no está en España, llegará próximamente y permitirá que cambiemos de canción con solo dar la orden en voz alta.

También es compatible con el flamante AirPlay 2 el Bose SoundTouch 20, un altavoz de unos 350 euros que, además de compartir características con sus competidores en esta gama, cuenta con una curiosa herramienta: un grupo de 6 botones en su parte superior permite memorizar la fuente del sonido, al más puro estilo radio de coche. Así, bastará con pulsar un botón para hacer sonar nuestra lista de reproducción favorita de Spotify o darle a otra tecla para cambiar el sonido y escuchar una radio por internet.

Los botones para guardar nuestras opciones favoritas, una herramienta original en los Bose (Fuente: Bose)
Los botones para guardar nuestras opciones favoritas, una herramienta original en los Bose (Fuente: Bose)

Por su parte, Marshall también pone sobre la mesa una apuesta en la que aúna lo inalámbrico con el diseño clásico que caracteriza a sus productos. Lo hace con el completo Stanmore Multi-Room, de 450 euros. Se trata de una de las opciones más completas (compatible con la tecnología de Chromecast, incluye toma para ‘jack’ y también contiene un sistema físico para guardar nuestras fuentes de audio favoritas) que imita el aspecto de una antigua radio. Permite ajustar manualmente los graves del sonido y da acceso a la gestión de los múltiples altavoces a través de una ‘app’. La opción para los amantes de la música con toques de nostalgia.

Marshall Stanmore Multi-Room
Marshall Stanmore Multi-Room

En definitiva, ya sea con una de las opciones más económicas o dándose un capricho por todo lo alto, lo cierto es que entrar en casa y escuchar música estemos donde estemos es posible a día de hoy sin tener que recurrir a metros y metros de cable. No obstante, recuerda: todos estos precios habrá que multiplicarlos por el número de altavoces que quieras instalar. Tener eso en mente y no cerrarse al ecosistema de una única compañía pueden ser dos de las claves para acertar en la elección musical de tu hogar.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios