Así usan a las mujeres en Asia para vender tecnología: "Hay más carne que novedades"
  1. Tecnología
EN LA MAYOR FERIA DE LA REGIÓN

Así usan a las mujeres en Asia para vender tecnología: "Hay más carne que novedades"

Computex, la mayor feria de la región, sigue utilizando las azafatas como reclamo promocional. "Es increíble ver esto en 2018. Si sucediese en el Mobile, nos tiraríamos de los pelos"

placeholder Foto: (M.Mc)
(M.Mc)

Si hubiese que trazar un mapamundi de la industria tecnológica, Asia ocuparía la mayor parte del dibujo. Varios países del continente se han posicionado como referencias principales en la materia. Desde China, el gran productor de componentes para electrónica de consumo y responsable de poner patas arriba el tradicional reparto de poder en el mercado de los 'smartphones'; hasta Japón, Corea del Sur o Taiwán, respectivos hogares de los mayores fabricantes del gremio. Son lugares exóticos que muchas veces son tomados como referencia en innovación y en adopción de nuevas tecnologías.

Foto: (Foto: Ironhack)

"Estarán muy avanzados en unas cosas pero están muy retrasados en otras". Esto lo pronuncia un periodista de origen polaco paseando por los pasillos de Computex, el gran cónclave de la región, después de declinar la invitación de una azafata para tomarse una foto con ella.

placeholder Un visitante se toma una foto en uno de los eventos de Computex. (M. Mc)
Un visitante se toma una foto en uno de los eventos de Computex. (M. Mc)

"Las visten de una manera que... cómo decirlo... se hace incómodo", reconoce. "Vine hace dos años y esperaba que hubiese mejorado la verdad. Pero llevo un rato aquí y ya veo que no".

Escotes, minifaldas y tacones

Da igual que parte recorras de los dos pabellones del recinto ferial de Taipei, que este sábado echa el cierre tras cinco días de feria. Gran parte de los pasillos están salpicados de escotes, minifaldas reducidas a la mínima expresión, 'taconazos' y tirantes. Algunas de las chicas, aunque menos destapadas, están embutidas en trajes de cuero que dejan poco a la imaginación. Un uniforme de lo más adecuado teniendo en cuenta que en el exterior el mercurio toca los 33 grados, la humedad ronda el 90% y la sensación térmica se dispara hasta los cuarenta grados. Obviamente, estos reclamos son todos femeninos. Ni un solo hombre en una situación similar.

placeholder Una de las azafatas de Computex. (M.Mc)
Una de las azafatas de Computex. (M.Mc)

"Joder, aquí hay más carne que novedades", brama Marta Juste, periodista española que ha viajado a la ciudad oriental para cubrir la feria. Lo hace ojiplática. Segundos antes observaba con cierta incredulidad como el responsable de un 'stand' llamaba a una de las chicas para sacarse una foto con sus invitados y uno de ellos, de mediana edad, agarraba a la joven por la cintura sin ningún pudor.

"Eso me flipa. Que digan 'mira como regalo te llevas una foto con la chavalita de turno'. Sorprende ver como las llevan y las traen", añade. "No dejan de sonreir. No rechazan ninguna foto. En fin...se me revuelven las tripas", dice encogiéndose de hombros.

placeholder Un asistente toma una foto a dos de las azafatas de Computex 2018. (M.Mc)
Un asistente toma una foto a dos de las azafatas de Computex 2018. (M.Mc)

Colas para fotos

"No sean vergonzosos", grita en un inglés bastante grueso una de las chicas micrófono en mano. Llama al público para acercarse. Sus compañeras portan un enorme marco de cartón que emula una publicación de Facebook. Este gancho se repite en varios lugares de la feria. También se ven números de baile. Al terminar, se anuncia el próximo pase en una generosa pantalla. En otros lugares, como el espacio de GSkills, directamente ponen a 9 chicas con algunos de sus productos en brazos y organizan una cola para que el que quiera pose orgulloso con todas ellas.

placeholder Las colas para sacarse fotos con las azafatas son comunes. (M.Mc)
Las colas para sacarse fotos con las azafatas son comunes. (M.Mc)

Hay situaciones, digamos, peculiares. Visitantes que peregrinan de puesto a puesto sacándose un 'selfie' con cada una de las azafatas que se encuentran. Otros ni posan. Se paran a unos metros, sacan la foto y, cuando se les invita a acercarse a ver las novedades, siguen su camino. A ellas parece no importarles lo más mínimo.

Este periodista lo ha podido comprobar en varias ocasiones. Tras declinar el ofrecimiento a tomarme una foto con ellas, cojo mi cámara para sacar una foto para completar el reportaje. Automáticamente, se gira y se coloca para la foto. Y todavía, al terminar, me da las gracias asientiendo varias veces con la cabeza.

placeholder El reclamo de sacarse una foto con las azafatas es recurrente. (M.Mc)
El reclamo de sacarse una foto con las azafatas es recurrente. (M.Mc)

¿Por qué te sorprende?

Hablar con los locales es difícil. El inglés no es la mayor de sus virtudes. Algunos se aprenden el discurso del producto o el servicio de turno pero cuando les sacas del guión empiezan a balbucear intermitentemente intentando volver al plan original. Aún así, das con alguno con el que se puede mantener una conversación. "No entiendo muy bien el por qué de la pregunta. ¿Por qué te sorprende?", me dice uno de los responsables de una empresa local de Taiwán, que ofrece soluciones de encriptación. Cuando insisto en que estos atuendos me llaman la atención, la respuesta es similar. "No tienen nada de especial", insiste.

Hablar con una de las chicas sobre el tema, imposible. Las asiáticas se encogen de hombros, haciendo como que no entienden lo que les preguntas y las occidentales, directamente, evitan (muy cortesmente) el asunto.

Hay mil formas de anunciar tu producto y no tendría que ser con cachetes, canalillos y tacones

"Hay mil formas de llamar la atención mostrando un producto y debería ser algo independiente de cachetes, canalillos y tacones", lamenta Anna Martí, otra periodista, en este caso valenciana, desplazada hasta allí. "Visto lo visto en Computex 2018, queda mucho por hacer", añade, recordando también que esta imagen se ha repetido en el pasado en otras citas del sector. "No hay que olvidar que en España o en IFA (Alemania) no hace tanto tiempo estábamos igual". Martí asegura que le sorprende ver esto "estando en el siglo XXI, por que son imágenes de tiempos antediluvianos", pero señala que cree que "se debe más a algo regional-cultural, cosa que tampoco es excusa".

placeholder Una de las chicas consulta su móvil durante la jornada. (M.Mc)
Una de las chicas consulta su móvil durante la jornada. (M.Mc)

"La cosificación de la mujer es intolerable"

"Aquí esto se comenta varias veces. Es increíble que en 2018 ocurra esto, la verdad. Pero la situación me recuerda al Mobile World Congress de hace ocho o diez años", confiesa una de las directivas españolas de una de las empresas presentes. "Allí, la GSMA ha entendido que la cosificación de la mujer, sea por negocios o por cualquier cosa, es intolerable y ha puesto ciertos límites en el asunto de las azafatas", añade.

"Si esta misma imagen se repitiese en Barcelona a día de hoy la gente pondría el grito en el cielo. Nos tiraríamos de los pelos. Tendríamos a plataformas femenistas protestando y haciendo mucho ruido y presión. Y tendrían toda la razón", concluye. "Eso sí, que nadie piense que allí (en España) hemos hecho todos los deberes. Que todavía hay muchas otras cosas que rodean al Mobile que no son agradables, como la cantidad de prostitución que se mueve en esas fechas en la ciudad".

placeholder Visitantes a un stand posan junto a una de las azafatas. (M.Mc)
Visitantes a un stand posan junto a una de las azafatas. (M.Mc)

La mayoría de aquellos a los que se les requiere una opinión coinciden en que es algo cultural. "Yo llevo aquí dos años viviendo y esto lo ves cada cierto tiempo", comenta Jairo J. Cordon, un nicaragüense que ha acudido como vistante a la feria. "Creo que algunas han ido tomando conciencia, pero lo general ellas lo perciben como algo natural", analiza.

"Azafatas con estos 'looks' los había visto también en Las Vegas en el CES, pero aquí me parece más exagerado", comenta Sebastian, uno de los empleados de Genius, que ha debutado en Computex. "Esto en mi país de origen, Chile, sería una locura hacer algo así", concluye. "Yo llevo varios años aquí y ya no me sorprendo de nada", comenta Helena, una 'blogger' alemana. "A mí que me expliquen por qué una empresa de componentes y sistemas de refrigeración de ordenadores necesita poner a una chica con poca ropa. No le veo sentido ninguno. Ni en Taipei ni en otro lugar".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Tecnología Machismo Informática Taiwán Noticias de China
El redactor recomienda