20 minutos de uso por 3 euros

Probamos Coup, las nuevas motos eléctricas compartidas: con esto sí vas a ahorrar

La nueva plataforma de motos eléctricas compartidas es propiedad de Bosh y aterriza enMadrid en los primeros días de junio. La hemos probado. ¿Merece la pena?

Foto:

Hay moto nueva en la ciudad. En concreto, una de esas que encontramos aparcadas, arrancamos con una ‘app’ y alquilamos durante unos minutos. A la ya larga lista de servicios de 'motosharing' disponibles en Madrid se suma ahora Coup, la apuesta de Bosch en el sector de la movilidad eléctrica compartida. Hemos probado esta nueva alternativa de dos ruedas, disponible en la capital desde los primeros días de junio, para analizar sus ventajas e inconvenientes respecto a sus competidoras sobre el asfalto.

El de Coup será el mayor despliegue de ‘scooters’ eléctricas que hayamos visto en Madrid. Si hasta ahora ese honor lo tenía Movo, la empresa propiedad de Cabify que arrancó sus operaciones hace tan solo una semanas, con unas 300 motos, la subsidiaria de Bosch (que ya estaba disponible con anterioridad en las calles de Berlín y París) llega pisando fuerte y en su despliegue inicial apuesta por una flota de 850 vehículos eléctricos.

El modelo elegido es el Gogoro 2, y ese es uno de sus puntos fuertes. El fabricante, nacido en Taipei, ha sido bautizado por algunos como “el Tesla de las ‘scooters’” y uno de sus fundadores es Horace Luke, conocido por su trabajo como diseñador en HTC. Y se nota: las motos de Coup son, junto a las de Movo, las más atractivas a la vista de cuantas ofrece actualmente el ‘motosharing’.

Más allá de aspecto estéticos (que siempre son subjetivos), estas Gogoro 2 traen consigo más autonomía que ninguna otra del actual catálogo de motos compartidas. En concreto, sus baterías dan para aproximadamente unos 100 kilómetros, lejos de los 60 kilómetros que permiten los modelos de IoScoot o Muving y muy por encima de los 40 kilómetros de autonomía de las ‘scooters’ de eCooltra.

En cuanto al manejo de la propia moto, las Coup son cómodas y dan mucho más de lo que prometen: aceleran rápido y, aunque se supone que por cilindrada su velocidad debe limitarse a los 45 kilómetros por hora, es fácil superarlos y alcanzar cerca de 55 kilómetros por hora.

Aunque pinta bien, no es oro todo lo que reluce. En su llegada al asfalto madrileño, Coup tendrá que superar un importante hándicap: mientras que sus cuatro competidores ofrecen dos cascos, los usuarios del nuevo servicio de Bosch no podrán sacar tanto partido a sus trayectos a lomos de una moto compartida, ya que por ahora solo encontrarán un casco bajo su sillín.

¿Cómo funciona?

Lo cierto es que apenas hay diferencias con el resto de servicios. Basta con tener la ‘app’ instalada para localizar la moto de Coup que tenemos más cerca. Al tocar sobre la marca de cada ‘scooter’ en el mapa, veremos cuántos kilómetros de batería le quedan y podremos reservarla durante 15 minutos (que no se cobran) para llegar hasta ella.

Al localizarla, la propia ‘app’ hará las veces de llave y será con ella con la que se encienda la moto. Desde ese momento, disponemos de 3 minutos hasta que el contador empiece a correr, al igual que sucede en otros servicios como eCooltra. Un botón con el mensaje “Go” en la pantalla de la propia moto será el que el usuario deba accionar para iniciar su trayecto. Al acabar, la ‘app’ será la que permita finalizar el viaje.

Con la apuesta de Bosch ya son 5 los servicios que, por el momento, permiten el uso compartido de motos eléctricas en el centro de Madrid

Todo ello, claro está, después de habernos registrado en la plataforma y verificar nuestra identidad en un proceso en el que habrá que enviar una foto del DNI, otra del carné de conducir y un selfi. Solo podrán hacerse usuarios los mayores de 21 años que tengan el permiso de conducción B.

¿Dónde pueden usarse?

Una vez más, la zona de referencia es la conocida como “almendra” madrileña o, lo que es lo mismo, la zona delimitada por la M-30. No obstante, Coup va algo un poco más lejos. Según su responsable en España, Luis González, se han elegido algunas zonas más allá de la almendra por densidad de población.

Así, es posible encontrar y dejar ‘scooters’ de Coup en Ciudad Lineal y en algunas zonas de San Blas, además de al norte de la circunvalación, al sur de Mirasierra. Sin embargo, el servicio no llega a Ciudad Universitaria, como sí lo hace eCooltra, por ejemplo. Mientras Coup se autoproclama como la opción que más zonas de Madrid cubre y anuncia que en los próximos meses planea expandirse más allá, lo cierto es que cada usuario tendrá que decantarse por un servicio u otro a la hora de salir de los confines de la M-30, en función del destino de cada uno.

¿Cuánto cuesta?

La forma de tarificar el servicio es una de las grandes novedades que trae consigo. Si bien el resto de servicios disponibles en Madrid te cobran por minutos, Coup ofrece los primeros 20 minutos de uso por 3 euros. Transcurrido ese tiempo, cada paquete de 10 minutos que sumemos a nuestro trayecto costará 1 euro.

Según la compañía, el principal motivo para recurrir a este tipo de tarifa es evitar que los usuarios conduzcan de forma temeraria para ahorrar tiempo y dinero con el ‘motosharing’. En cualquier caso, desde Coup aseguran que la media de uso en Berlín y París (donde la compañía ya cuenta con flotas de 1.000 y 1.700 motos, respectivamente) se encuentra entre los 15 y los 17 minutos por trayecto. Así, un precio cerrado por un viaje de 20 minutos no parece tan descabellado.

Además, calculadora en mano, lo cierto es que los de Coup son los minutos más baratos del mercado actual. Si pudiera pagarse por cada minuto de uso, las motos de la subsidiaria de Bosch costarían 15 céntimos de euro, en contraste con los 24 céntimos que cuestan las de eCooltra, las más caras en el momento de escribir estas líneas.

No obstante, al no existir la opción de pagar por cada minuto que usemos la moto de Coup, lo que más sentido tiene es comparar el coste de 20 minutos en cada servicio: con eCooltra el recorrido costaría 4,80 euros; con Movo, 4,4 euros; con Muving, 4,2 y con IoScoot habría que pagar entre 4 y 4,80 euros (en función de la franja horaria en la que cojamos la moto). Así, si sabemos que el trayecto nos va a llevar 20 o más minutos, lo cierto es que la tarifa de Coup no tiene rival (si viajamos solos, claro).

De momento, eso sí, no esperes promociones o minutos regalados por registrarte. Si bien Coup ha anunciado que habrá un sistema de referidos que beneficiará a aquellos que traigan nuevos clientes al servicio, por ahora se descarta que haya regalos iniciales o bonos como los que ofrece Muving (que vende paquetes de 400 minutos disponibles para todo un año por 64 euros, dejando el minuto a 16 céntimos).

Lo que sí ofrece Coup para diferenciarse es un precio cerrado por el uso continuado de sus ‘scooter’ durante 12 horas: la compañía cobra 25 euros por usar sus motos de 7 de la mañana a 7 de la tarde y 15 euros durante toda la noche (de 7 de la tarde a 7 de la mañana).

Con la apuesta de Bosch ya son 5 los servicios que, por el momento, permiten el uso compartido de motos eléctricas en el centro de Madrid. Mientras sus flotas crecen y su compatibilidad con otras ciudades aumenta (los usuarios madrileños de Coup también podrán acceder a las ‘scooters’ en Berlín y París, mientras que los de Muving, por ejemplo, ya pueden usarlas en hasta 12 ciudades españolas), lo ideal para sacarle el máximo partido al ‘motosharing’ es estar registrado en todas las plataformas y elegir la moto que más cerca tengamos. Eso si el precio o la necesidad de viajar acompañados no toman la decisión por nosotros.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios