ESCOGE TU PRIMERA CÁMARA

¿Buscando comprar la mejor cámara? Todo lo que debes saber para no tirar el dinero

Si estás pensando en hacerte con una réflex, aquí van unos cuántos consejos para hacerte con una que se encaje a tus necesidades, especialmente si eres novato en la materia

Foto: Si eres novato toma nota antes de comprar tu cámara. (A. Durov / Unsplash)
Si eres novato toma nota antes de comprar tu cámara. (A. Durov / Unsplash)

Muy torpe tienes que ser para acabar, hoy en día, con una mala cámara entre las manos. Con la oferta que hay es difícil hacerlo sumamente mal para no hacerse con un modelo que se maneje bien en general. 'Entonces, ¿para qué diantes sirve esta guía de compra?'. Conseguir un aparato de calidad no es complicado, lo complicado es dar con el modelo justo que se ciña a tus necesidades. Especialmente si eres novato, que muchas veces la emoción nos ciega y nos empuja a una compra precipitada.

Por eso, a la hora de comprar una cámara fotográfica -una decisión que cada vez toma más gente- debes tener en cuenta varios puntos para no dejarte una 'talegada' en vano y sacar el máximo provecho a tu inversión.

Sorpresa: los megapíxeles no importan

El tamaño del sensor importa, los megapíxeles no tanto. (Unsplash / Jake Owens)
El tamaño del sensor importa, los megapíxeles no tanto. (Unsplash / Jake Owens)

Es la cifra de referencia. Cada vez que alguien se encuentra ante una cámara de fotos o habla de la que tiene un móvil nuevo corren a fijarse en este apartado. “Pero es una cámara tocha, ¿no? Que tiene tropecientos megapíxeles”. No se cuántas veces he escuchado esa frase en mi vida pero estoy seguro que demasiadas.

No tienes que preocuparte en exceso cuando te vayas a comprar una réflex por la resolución. A día de hoy, cualquier modelo que vayas a adquirir va a tener un sensor 'armado' con los megapíxeles suficiente. Aunque sea de temporadas pasadas, tranquilo. Lo que realmente importa es el tamaño del sensor. Incide directamente en la calidad de las fotos. A mayor tamaño, mayor calidad, pero también más precio.

Olvídate de los megapíxeles. A día de hoy todas cumplen en este apartado

¿Es tu primera 'cámara buena'? Lo más sencillo es que optes por un sensor APS-C. La otra alternativa es apostar por un sensor 'full frame' pero, a excepción de que lo quieras con fines profesionales o rayar la perfección con poca luz, descártalo. Te ahorrarás un buen pellizco.

¿Qué es eso de 'sin espejo'?

Las 'sin espejo' no tienen visor óptico. (Anete Lusina / Unsplash)
Las 'sin espejo' no tienen visor óptico. (Anete Lusina / Unsplash)

Réflex. Hablando en plata esa palabra es sinónimo de 'cámara buena' en el imaginario colectivo. Pero le ha salido un rival reciente: las cámaras 'mirrorless', también conocidas como cámaras EVIL o sin espejo. Una categoría que ha aumentado su popularidad cuando han abrazado el formato de objetivos intercambiables. La diferencia básica con las réflex es que en vez de tener un espejo que refleja la luz, esta entra directamente hasta el panel LCD.

Nos encontramos entonces ante una disyuntiva importante. ¿Una réflex o una 'mirrorless'? Depende lo que busques. Las compactas avanzadas son lo que debes valorar si lo que buscas es poder llevarla fácilmente y puedes hacer ciertas renuncias en calidad de imagen. Pero si has descartado esta opción, es momento de preguntarte si debes pensar en una 'sin espejo' o no.

Réflex versus 'Mirrorless'

En resumen, las ventajas de las réflex son gozar una mayor autonomía, visor óptico (que no es la pantalla LCD, sino la apertura donde colocamos el ojo), sensores más grandes, mayor calidad de imagen y en general, una mayor oferta de objetivos y accesorios.

Las 'mirrorless', por su parte, suelen tener un tamaño menor, menos vibraciones al prescindir de un elemento físico como el espejo, una velocidad de disparo mayor y una calidad de grabación superior. Eso sí, el precio de salida también suele estar por encima. Si lo que buscas es un modelo básico de entrada, en el caso de los modelos EVIL superarán, en casi todos los casos, los 500 euros. En cambio sus rivales parten en unos 250 ó 300 euros.

¿En qué más me fijo?

No te tienes que obsesionar con las especificaciones al comprar tu primera cámara. (Feipe Lima / Unsplash)
No te tienes que obsesionar con las especificaciones al comprar tu primera cámara. (Feipe Lima / Unsplash)

No te debes volver loco con las especificaciones si lo que vas a hacer es dar el salto desde un teléfono móvil o una compacta. Pero aún así si quieres quedarte tranquilo y tener una mejor certeza ten en cuenta estos puntos:

  • La luminosidad. ¿Cómo lo identificamos? Con el valor f. Cuánto mayor sea este número, menos luz dejará pasar. Es decir preocúpate que este valor sea lo menor posible. Eso nos repercutirá en una mayor calidad de imagen en condiciones de poca luminosidad. Además, esta apertura influye en la profundidad de campo, que es lo que nos permite un mayor nivel de desenfoque.

  • Sensibilidad ISO. Esto nos indica su desempeño en condiciones de poca luz. Eso sí, abusar de ello hará que nuestras fotos tengan más ruido. Por eso tienes que tener en cuenta que no podrás 'exprimirlo' al límite si quieres tener un resultado natural.

  • Estabilizador de imagen. Evitará las vibraciones. Puede ser óptico o electrónico. El electrónico tira de sensibilidad ISO más altas y obturación rápida para compensar sus carencias. Esto se traduce en imágenes con algo más de ruido. Puede estar situado en la cámara o en el objetivo.

  • Calidad de vídeo. A día de hoy, lo mínimo que necesitas es calidad Full HD (1080 p.), si buscas la excelencia en vídeo (y lo vas a utilizar con fines profesionales), igual deberías valorar hacerte con una cámara 4k. Pero eso repercutirá en el precio

  • Conectividad. Wifi, NFC, bluetooth, 'app' para gestionar... son añadidos que te facilitarán la vida a la hora de gestionar tus imágenes.

La cámara es importante pero...

Fíjate en objetivos adicionales en tu primera compra. (Connor Ludy / Unsplash)
Fíjate en objetivos adicionales en tu primera compra. (Connor Ludy / Unsplash)

La cámara es importante a la hora de sacar fotos pero no lo único. Hay otro elemento fundamental: el objetivo. Personalmente, las cámaras compactas o las 'bridge' (las que tienen el objetivo pegado al cuerpo de la cámara) no me entusiasman, aunque son más fáciles de llevar y no tendrás que estar complicándote cambiando objetivos,...

Están más indicadas para quien quiere una cámara para todo, usarla sobre todo en automático y gozar de un zoom que suele rondar los 20 aumentos.

Mi recomendación es que optes por una cámara con objetivos intercambiables. Es más, muchos fotógrafos, recomiendan dedicar parte del presupuesto inicial a hacerte con alguna lente extra. Por lo general, las cámaras vienen con un objetivo de 18-55 mm, que te vendrá bien a la hora de iniciarte pero estará bastante limitado.

Si quieres un objetivo 'extra' junto a tu primera cámara valora hacerte con uno estándar con mayor rango (hasta 70mm), un teleobjetivo (70-300 mm) para retratos o fotos de acción como deportes; o un gran angular para grandes escenas y captar paisajes variados (18mm-30mm).

¿Última generación?

Una cámara de anterior generación o de segunda mano te puede hacer el apaño. (Freestocks.org)
Una cámara de anterior generación o de segunda mano te puede hacer el apaño. (Freestocks.org)

Tienes que pensar que los objetivos pueden durar más que la propia cámara, así que a la de decantarte por una marca u otra, es importante que tengas en cuenta la oferta de la propia casa o de terceros. También debes tener en mente esto a la hora de optar por una réflex o una 'mirrorless' que, al ser un mercado algo más 'tierno', tiene menos oferta.

Otro consejo es que no te ciegues por la última generación. Es probable que una de segunda mano o incluso de hace uno o dos años, te cubra perfectamente tus necesidades. Te ahorrarás un dinero y tendrás presupuesto para completar tu equipo con nuevas lentes.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios