Informática: Emails, canciones... Cómo recuperar lo que has eliminado por error de tu ordenador
Tranquilo, aún es posible

Emails, canciones... Cómo recuperar lo que has eliminado por error de tu ordenador

Las pestañas que has cerrado en un descuido o los archivos que borraste sin querer de Dropbox no desaparecen con tanta facilidad. Tienes una segunda oportunidad.

Foto:

La papelera de reciclaje del ordenador es un lugar al que hemos acudido alguna vez para recuperar un archivo eliminado por equivocación o al que podemos dar una nueva vida. En los servicios ‘online’, estas papeleras se estilan menos, así que muchas veces eliminamos un fichero, correo electrónico… y lo perdemos para siempre.

O eso creemos. Tu servidor de correo electrónico, Spotify, Dropbox y otras herramientas ofrecen soluciones poco conocidas para que eso no ocurra, e incluso las mismas ‘apps’ del móvil o las pestañas de los navegadores web regresan a tu vista con tan solo tener en cuenta unos sencillos pasos.

El historial de navegación que (no) desaparece

Muchas personas borran el historial del navegador web si lo usan desde un ordenador público o compartido y no quieren que alguien fisgue después. También puede ser útil para eliminar ‘cookies’ o contraseñas autoguardadas. Sin embargo, con esto se pierde la oportunidad de recuperar una página a la que llegamos navegando desde otras y a la que querríamos volver. Pero el historial no desaparece con tanta facilidad. Hay varias opciones para retornar.

La primera de ellas sirve para aquellos que han navegado con su cuenta de Google (Gmail, Drive…) abierta. En la opción Mi actividad es posible recuperar todo ese historial, también el del dispositivo Android que tengamos asociado a aquella dirección de correo electrónico. Del mismo modo, se puede borrar toda esa información o escoger que dejen de registrarse las búsquedas que hacemos.

En caso de que hayamos usado un ordenador con el sistema operativo Windows 10, tenemos la opción de entrar en la opción Símbolo del sistema o CMD. Para ello, nos vamos al menú Inicio y buscamos Símbolo del sistema entre todos los programas (también se lo podemos pedir a Cortana). Una vez abierto, escribimos” ipconfig /displaydns” y obtendremos algunas de las webs que hemos visitado; en concreto, la URL principal, por lo que no accederemos a un post o noticia en concreto, por ejemplo. Has de tener en cuenta que si el equipo se reinicia o enciende de nuevo, la caché se actualiza, así que perderías ese historial.

Otra opción es usar una aplicación como Recuva, que recupera archivos supuestamente borrados del disco duro, de esos que ya no podemos tomar de la Papelera de reciclaje (volveremos a hablar de ella pronto). Así, iniciamos Recuva y le pedimos que recupere las direcciones de los diferentes navegadores. Cada uno de ellos tiene una ruta que hay que escribir a la aplicación:

Internet Explorer / Microsoft Edge: C: Users (nombre de usuario) AppData Local Microsoft Windows Historia

Google Chrome: C: Users (nombre de usuario) AppData Local Google Cromo Datos de Usuarios Default almacenamiento local

Mozilla Firefox: C: Users (nombre de usuario) AppData Roaming Mozilla Firefox Profiles

Aunque eliminemos algo de la papelera de reciclaje, se puede recuperar gracias a Recuva. (Imagen: James Wang | Flickr)
Aunque eliminemos algo de la papelera de reciclaje, se puede recuperar gracias a Recuva. (Imagen: James Wang | Flickr)

Más allá de la papelera de reciclaje

Podría parecer que, al eliminar un archivo de la papelera de reciclaje, lo hemos perdido para siempre, pero es un mito. El archivo sigue ahí hasta que el espacio que ocupaba en el disco duro es sobreescrito. Así, aunque ya no los veamos en la papelera, porque la hemos vaciado en un descuido, podemos recuperarlo con Recuva.

Al iniciarlo, el programa nos permite buscar entre todo tipo de archivos o alguno en especial (fotos, vídeos, carpetas comprimidas…). En el siguiente paso, seleccionamos ‘In the Recycle Bin’ (‘En la papelera de reciclaje’), aunque ya lo hayas borrado de allí, y dejamos que Recuva haga su trabajo. Devolverá una lista de posible candidatos y deberás seleccionar uno o varios para rescatarlos. Has de tener en cuenta el color que aparece al lado del archivo: si es verde, significa que te lo puede devolver sin problemas, pero si es rojo ‘resucitará’ muy dañado.

Recuva no solo funciona para la Papelera de reciclaje. Si no recuerdas en qué carpeta del equipo dejaste una foto o un documento de Word, también puedes buscar en este. Incluso puedes insertar una tarjeta de memoria o un CD si lo que estás buscando se encuentra allí y hay muchos archivos entre los que indagar.

Tiritas para un documento de Word

Te ha pasado: has recibido un documento de Word en un ‘pendrive’ o un fichero adjunto y al querer abrirlo no has podido. El archivo se ha dañado por el camino y el procesador de textos no puede leerlo. También, lo has eliminado, recuperado con Recuva… y no ha vuelto en las mejores condiciones. Se puede leer, pero no garantizamos el mejor resultado.

Una de las opciones para ello, en Windows, es ‘Abrir y reparar’. Para acceder, en el explorador de archivos ve a la carpeta donde se encuentre el archivo roto y, en vez de clicar dos veces con el ratón, hazlo una sola vez con el botón derecho y escoge la opción ‘Abrir y reparar’. Sin embargo, el documento que genera tiene muchos caracteres raros (sus pequeños cuadriláteros son ya míticos) y, quizá, tan solo un fragmento del documento que querías recuperar.

Si un día te cargaste en tu móvil una lista que ya no querías escuchar pero más tarde te has arrepentido, hay una segunda oportunidad

Otras ocasiones no hace falta recurrir a ‘Abrir y reparar’. Al intentar abrir el documento con doble clic, el procesador nos ofrece una opción para recuperarlo, pero, por desgracia, el resultado suele ser tan poco consistente como el anterior.

Una lista de reproducción escondida en la web

Más fácil es recuperar nuestras listas de favoritos en Spotify. Si un día te cargaste en tu móvil una lista que ya no querías escuchar pero más tarde te has arrepentido, hay una segunda oportunidad.

Para ello, accedemos a la versión web de Spotify e ingresamos nuestros datos. En la columna izquierda veremos la opción ‘Recuperar playlists’. Pinchamos en ella y podremos ver todas las que hemos borrado, con su nombre y fecha de eliminación. Clicamos en Restaurar y volverán a ser nuestras.

Así luce la opción ‘Recuperar playlists’ de Spotify.
Así luce la opción ‘Recuperar playlists’ de Spotify.

Las ‘apps’ que un día tuviste

¿Cómo se llamaba ese podómetro que tan buenos resultados te dio la última vez que te pusiste a hacer ejercicio? ¿Y esa aplicación de ligue en la que no borraste tu perfil y ahora te gustaría recuperar? Si las hiciste desaparecer de tu dispositivo o tienes uno nuevo, es posible traerlas de vuelta.

En el caso de que sea uno Android, entramos en la Play Store y nos vamos a ‘Mis aplicaciones y juegos’. Allí tendremos varias opciones, como ‘Actualizaciones’ o ‘Instaladas’. En ‘Colección’ hay un listado de todas aquellas que una vez estuvieron asociadas a nuestro correo electrónico, con la opción de volverlas a instalar. También podemos eliminarlas de ese historial.

Si es un iPhone, el procedimiento es parecido. Entramos a la App Store y accedemos a las compras de nuestra cuenta. Allí, buscamos ‘No en este iPhone’ e instalamos aquella aplicación que no tengamos. Ahora solo queda volver a disfrutar de ella.

Los archivos no desaparecidos de Dropbox

Si Spotify te ha sorprendido, Dropbox no se queda atrás. Los documentos almacenados en este servicio de la nube también se pueden eliminar, pero este borrado no es definitivo, ya que se quedan en una especie de papelera de reciclaje durante 30 días (120 si tienes una cuenta de pago). Luego, desaparecen para siempre.

Esta opción está en la columna izquierda de la página principal de tu cuenta, clicando en ‘Archivos eliminados’. También en dicha portada, en la columna derecha, verás la opción ‘Mostrar/ocultar archivos eliminados’, que te permitirá controlar lo que se ha perdido y lo que no. Recuerda que es una papelera efímera, como la que también tienen nuestros siguientes protagonistas.

Correos electrónicos: papeleras y formularios

Quizá por inercia al vaciar la bandeja de entrada después de las vacaciones o al cargarse todo el ‘spam’, desechemos un correo electrónico que era importante. En ese momento, vamos a la pestaña donde se aloja la papelera y no hay mayor problema. Sin embargo, si borramos un correo con billetes de avión o entradas a conciertos cuando las adquirimos hace varios meses, la cosa se complica.

Por si acaso, regresa a la papelera de reciclaje y filtra por fecha o palabra clave. Gmail te permite hacerlo por vocablos, al igual que al buscar en los mensajes destacados o en las etiquetas. Tan solo tendrás que añadir en la barra superior, después de ‘in:trash’, lo que desees. Tras encontrarlo, lo puedes mover a ‘Recibidos’ u otra carpeta.

Si tienes más de 10 o 15 páginas web abiertas en la misma ventana del navegador y te cargas una importante, también la puedes recuperar

En caso de que no lo encuentres, hay otra opción. El equipo de Gmail tiene un formulario en el que puedes explicar tu problema; sin embargo, este servicio está más orientado a aquellas cuentas que han sido atacadas y han visto desaparecer correos o archivos, por lo que quizá no recibas solución; o, aunque haya sido ese tu caso, no puedan encontrar tu correspondencia digital.

En el caso de Outlook, existe algo parecido tras la carpeta ‘Elementos eliminados’: el acceso ‘Elementos recuperables’. Si se ha eliminado algún mensaje de la primera, quizá se pueda obtener de la segunda, a la que se accede clicando con el botón derecho en aquella y seleccionando ‘Recuperar elementos eliminados’. Si es la versión web, Outlook.com (el viejo Hotmail.com), nos vamos a la carpeta ‘Elementos eliminados’ y pinchamos en ‘Recuperar elementos eliminados de esta carpeta’. Sin embargo, tal vez no pueda recuperar elementos muy antiguos.

Los servicios de correo electrónico suelen tener una papelera a la que van los elementos eliminados, y a veces se puede recuperar el contenido que desaparece de esta. (Imagen: Pixabay)
Los servicios de correo electrónico suelen tener una papelera a la que van los elementos eliminados, y a veces se puede recuperar el contenido que desaparece de esta. (Imagen: Pixabay)

Larga vida a las pestañas

Tienes más de 10 o 15 páginas web abiertas en la misma ventana del navegador y para acabar con el síndrome de Diógenes empiezas a cerrarlas…, pero te cargas una importante. Como con los archivos o el historial, también es posible recuperarlas.

La primera opción es muy simple. Si estamos usando Chrome, Firefox, Internet Explorer/Microsoft Edge u Opera, pulsando Control+Maýuscula+T podemos recuperar la última o últimas cerradas, en orden de desaparición. Puede que la información que estuvieras manejando en ellas (rellenar un formulario, por ejemplo) haya desaparecido. En caso de que esto no funcione (por ejemplo, si has cerrado toda la ventana), siempre te queda la opción de recuperarlas buscando en el historial de navegación (Control+H).

Como ves, casi todo lo que haces en un ordenador se puede recuperar, aunque a veces dentro de unos plazos y no siempre con garantías de éxito. Por si acaso, piénsatelo dos veces antes de borrar, aunque ya sabes que el salvamento digital es favorable a tus intereses.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios