Ordenadores: La letra pequeña de las tecnológicas para evitar que ahorres en tus reparaciones
TU GARANTÍA PUEDE PENDER DE UN HILO

La letra pequeña de las tecnológicas para evitar que ahorres en tus reparaciones

Las autoridades de EEUU dan un serio aviso a empresas del sector por anular la garantía al quitar el precinto o utilizar componentes de terceros. En España, la norma cambia radicalmente

Foto: Vista de un iPhone roto. (Reuters)
Vista de un iPhone roto. (Reuters)

El pasado jueves, la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (más conocidas por las siglas FCT) pasaba revista y leía la cartilla a varias empresas, principalmente tecnológicas, por el tema de anular garantías. El órgano rector de las prácticas comerciales en aquel país ponía en el punto de mira esas pegatinas que muchas veces incluyen ordenadores o videoconsolas y que amenazan a quien ose despegarlas con dar por finiquitado los derechos de compra. "Son ilegales", resolvía. Su posicionamiento también incluía a la costumbre de sancionar el uso de componentes de terceros en las reparaciones poniendo fin a la cobertura.

El aviso, que se saldó con una suerte de 'tarjeta amarilla' a seis compañías, supone un importante precedente en un sector, el de la electrónica de consumo, en el que estas prácticas son habituales. El asunto se zanjaba con un periodo de cortesía de 30 días para enmendar esta situación antes de que comiencen las posibles sanciones. La FTC se ha negado a revelar públicamente el nombre de los que han sido apercibidos, pero ha trascendido que incluyen firmas electrónicas, automovilísticas y del sector de videojuegos.

La pantalla del iPhone

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Una de las marcas más martilleadas por estos asuntos suele ser Apple. Concretamente con sus iPhone. El último capítulo afecta a iOS 11.3. Una actualización que ha dejado fuera de juego a los iPhone 8 con pantallas instaladas en servicios técnicos que no fuesen el de la marca o autorizados por la misma. Se desactiva la función táctil del panel. En el pasado también ocurrieron incidentes similares.

Las pantallas no cambiadas en Apple en el iPhone 7, por ejemplo, también dejaron de funcionaron aunque luego se solucionase con una nueva actualización. Con el iPhone 6 y el Touch ID, tres cuartas partes de lo mismo. En su día, con los cargadores no oficiales también introdujeron una solución de software que detectaba que no era el oficial o un accesorio autorizaba e impedía su uso.

Desde Facua explican que la gran parte de las reclamaciones tienen que ver con las garantías

"Es cierto que Apple suele estar en el centro de atención pero lo hacen muchísimas marcas", explica Rubén Sánchez, portavoz de la asociación de consumidores de Facua. "Las garantías de productos electrónicos es una de las cosas que más reclamaciones nos llegan". "Y obviamente, todos estas maniobras son para evitar que utilices servicios de terceros y tengas que pasar por caja", aclara.

"Tanto en Apple como en muchísimas otras marcas entienden que si lo manipula alguien que no sea de la casa se pueden producir daños por no manipularlo correctamente. Pero muchas veces utilizan esta excusa para achacarte una avería en la batería o en la cámara y no hacerse cargo. En serio, ¿qué sentido tiene?"; añade Sánchez.

"Un sinsentido"

A las marcas no les gusta que los usuarios manipulen sus terminales. (Reuters)
A las marcas no les gusta que los usuarios manipulen sus terminales. (Reuters)

Desde Facua valoran muy positivamente decisiones en la línea de la FTC. "Ojalá se tomase nota de cosas como estas en la UE y en España", añade su portavoz. Sánchez afirma con contundencia que lo de las pegatinas, por ejemplo, en ordenadores "es un auténtico disparate".

"Va todo dentro de la propia evolución tecnológica. En un año es algo completamente normal que yo necesite añadir RAM a mi PC y tenga los conocimientos suficientes para hacerlo. ¿Me vas a decir que si rompo la pegatina del precinto no tengo derecho a que si se me estropea otra pieza no me lo va a cubrir la garantía?". Esas son las cláusulas a las que ahora quieren poner fin en la FTC.

Los sellos como los de la PS$, ilegales según la FTC.
Los sellos como los de la PS$, ilegales según la FTC.

En el marco europeo, y por tanto en Europa, las garantías para productos electrónicos deben ser de dos años. Esto no significa que la cobertura sea igual el primer día que cuando han pasado 585 desde la compra.

En los seis primeros meses se entiende que los fallos se deben a un defecto de fábrica y es la empresa la que debe demostrar, en caso de duda, que la avería se debe a un mal fallo. "Pero, a partir de ese momento, todo cambia. En ese momento, te pueden exigir que tú demuestres que no sido por un mal uso", aclaran desde Facua. "Pero claro, en ocasiones esto es muy complicado, porque no tienes acceso a un peritaje ni a otra forma de demostrarlo".

Garantías: ten en cuenta...

Como decíamos, la normativa europea establece que los productos electrónicos nuevos deben tener dos años de garantía. Si es de segunda mano, vendedor y comprador, pueden descontar tiempo, pero nunca ser menor a doce meses. Sin embargo, existen muchos otros detalles a tener en cuenta. Además del plazo de seis meses, debemos saber que es la empresa vendedora la que debe responder por la garantía. Solo en caso de quiebra, se podría reclamar al distribuidor o al fabricante. 

Cuando haya defectos, el consumidor podrá optar por dos cosas. Sustitución o reparación. Durante el paso por el taller, la garantía queda suspendida y se reinicia cuando se devuelve el bien en cuestión, además la propia reparación tiene seis meses. Los costes relacionados con la misma (envíos, piezas, etc) debe ser gratuita y debe producirse en periodo de tiempo razonable. Obviamente, conviene revisar los términos bien. Si se nos cae el teléfono y se nos parte la pantalla es una cosa clara que te van a alegar que es por un mal uso y tendrás que apoquinar. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios