aunque venden más, no les sale rentable

Los emprendedores que no quieren ni oír hablar de Amazon: "Al final te devora"

Estos vendedores critican cómo la plataforma les presiona para que bajen el precio de sus productos y no les quede apenas margen, aunque aumenten significativamente sus ventas

Foto: El gigante del comercio electrónico subirá los precios de su servicio de logística a partir de finales de abril. (Wikipedia)
El gigante del comercio electrónico subirá los precios de su servicio de logística a partir de finales de abril. (Wikipedia)

"Amazon no es rentable". Un año le bastó a Gerardo García, CEO de Masnopago, una tienda online de artículos de peluquería con sede en Granada, para darse cuenta de que Amazon no era la solución que estaba buscando para que su empresa creciera. Al contrario. Vendían mucho más y hasta consiguieron duplicar los pedidos, pero el margen que les quedaba era ínfimo. "Ganaba un euro por paquete. ¿Y qué hace una empresa ganando un euro por paquete?", se queja a Teknautas.

No es lo único que ha llevado a García a hablar de Amazon como "un gran parásito que te hace volar pero que al final te devora". El gigante de las ventas 'online' presiona continuamente a estos comerciantes para que bajen el precio en su plataforma, no les permite fidelizar a sus clientes y a menudo les obliga a aceptar cualquier devolución y en cualquier estado, incluso cuando el cliente no lleva la razón.

Algo que ha vivido muy de cerca una vendedora de productos infantiles que prefiere preservar su anonimato. No quiere que su relación con los proveedores se vea perjudicada por contarnos su experiencia. "Este mundo es muy pequeño y nunca se sabe lo que puede pasar", afirma María (nombre ficticio). Ella también se queja de que Amazon les "anima a rebajar los precios hasta extremos ridículos" y a utilizar su servicio de logística para "que dependas totalmente de ellos y luego apretarte totalmente las tuercas".

"Hace unas semanas, coge Amazon y dice que sube un 40% los precios de su gestión logística", ejemplifica. Un cambio que se hará efectivo a partir del 26 de abril y que conllevará que, por ejemplo, la tarifa para el paquete de tamaño estándar pase de costar 2,28 a 3,19 euros. También se van a incrementar las tarifas (únicas y mensuales) por almacenamiento de inventario y se eliminará la gestión logística gratuita en pedidos por un importe superior o igual a 300 euros. "Está claro que Amazon está haciendo 'dumping' con su servicio de logística", denuncia esta vendedora.

Está claro que Amazon está haciendo 'dumping' con su servicio de logística

Son solo algunos de los obstáculos que se encuentran estos emprendedores, que han llegado a ver a Amazon como un gigante que engulle a los pequeños sin piedad. "Como Saturno devorando a su hijo en el cuadro de Goya", compara García.

De ser una solución para aumentar las ventas a perder dinero

García comenzó con su 'e-commerce' de productos de peluquería y estética en septiembre de 2011. Curiosamente, por las mismas fechas que se lanzaba la versión española de la tienda 'online' de Jeff Bezos. Amazon comenzó vendiendo libros y electrónica, pero poco a poco fue incorporando más y más sectores hasta convertirse en el 'marketplace' con todo lo que puedas imaginar que hoy conocemos.

Fue en agosto de 2015 cuando García decidió probar suerte con la plataforma. "Había llegado un momento en que parecía que con nuestra tienda 'online' habíamos tocado techo y no podíamos crecer más: metíamos más productos y hacíamos más publicidad, pero no vendíamos más", recuerda García. Y vieron la tienda de Bezos como una buena solución.

García y su socia Elena Leyva pasaron dos meses, hasta octubre, subiendo casi un centenar de referencias a Amazon (descripciones, fotos, precios…). "Aunque teníamos 3.500 referencias en nuestra tienda, decidimos no subirlas todas. Y menos mal que no lo hicimos", apunta el comerciante.

Gerardo García y su socia Elena Leyva en un evento de AJE Granada. (Masnopago)
Gerardo García y su socia Elena Leyva en un evento de AJE Granada. (Masnopago)

Pronto vieron cómo las ventas comenzaban a subir como la espuma. "Si, por ejemplo, con Masnopago sacábamos 200 pedidos al mes, con Amazon sacábamos 400", recuerda. Sin embargo, no les resultaba rentable. "Puedes vender exponencialmente y que tus ventas se disparen, pero tus gastos se van a disparar también exponencialmente. A nosotros, en nuestro caso, no nos merece la pena".

García nos lo muestra a través de un ejercicio práctico. Por uno de sus productos, él paga al proveedor 38,45 euros, IVA incluido. En Amazon, el producto se pone a la venta a 55,90 euros IVA incluido (49,95 euros más 5,95 euros en concepto de gastos de envío). Con ese precio, Amazon le cobra una comisión del 15%, que equivaldría en este caso a 8,39 euros.

Por otro lado, García afirma que el propio envío le sale por esos mismos 5,95 euros que repercute al cliente (entre lo que cobra la empresa de reparto y los gastos que implica la gestión). Por tanto, su beneficio antes de impuestos sería de unos 3 euros. Tras la declaración de IVA, esa ganancia por unidad se reduce a poco más de 1 euro, una cantidad irrisoria al lado de los más de 8 euros que se ha embolsado Amazon por la venta de su producto.

"Imagínate que muevo 100 pedidos igual que este, con todo lo que eso conlleva, y ganaría solo 100 euros", se queja. "Ya solo el rato de hacer la factura estoy palmando pasta", dice este vendedor que desde agosto de 2016 ya no vende a través de Amazon.

La ley del precio más bajo

Las elevadas comisiones que cobra Amazon no son lo único que García ve como un problema. "Lo peor es que hay otra empresa que lo está vendiendo más barato, y si yo lo vendo más barato voy a pérdidas", explica. En un mercado globalizado, tiene que competir con vendedores de países extranjeros que no tienen los mismos impuestos ni las mismas condiciones laborales. "Incluso, muchas veces, los clientes creen que los engañamos y no se dan cuenta de que igual se lo están vendiendo desde un paraíso fiscal o donde trabajan niños explotados", critica.

Un pantallazo de los precios de Masnopago y las sugerencias de Amazon. (Gerardo García)
Un pantallazo de los precios de Masnopago y las sugerencias de Amazon. (Gerardo García)

Esa misma competencia feroz la ha padecido María con sus productos infantiles en Amazon. Ella vende desde finales de 2014 y, tras un arduo trabajo de posicionamiento dentro de la plataforma, consiguió situar uno de sus artículos como el más vendido de su categoría. ¿Qué ocurrió entonces? Que otros se dieron cuenta de su éxito y comenzaron a comprar a su mismo proveedor para vender idénticos productos a través de Amazon.

"Mi proveedor aceptaba todas las peticiones de compra que le llegaban sin ningún tipo de filtro, tiburones que desconocen el sector y se dedican a comprar éxitos para luego venderlos en Amazon", explica. Así, un producto que antes costaba 47 euros comenzó a venderse a 34 euros, dejando sin margen a los pequeños para competir. "Lo peor de todo es que Amazon mandaba mensajes del tipo '¡Felicidades! Estás vendiendo un producto de mucho éxito en su categoría; por favor, considera rebajar el producto' y te ofrece descuentos en comisiones, pero aun así te deja sin margen", explica.

(Reuters)
(Reuters)

Ante esta situación, María se quejó en repetidas ocasiones a su proveedor, que en los últimos meses se ha limitado a mandar una circular a sus clientes instando a que se respeten los precios del mercado. Sin embargo, María ha visto cómo se sigue vendiendo ese producto a 34 euros a través de Amazon. Incluso la plataforma lo ofrece a un precio más bajo del recomendado. "El proveedor me afirmó que se habían reunido con Amazon, aunque yo sé que la plataforma no se suele reunir con sus proveedores, pero bueno, lo peor es que todo sigue igual", explica.

Para su fortuna, María acaba de cerrar un acuerdo con otro profesional para importar una marca nueva que "no quiere vender en Amazon", así que, a partir de otoño, dejará definitivamente la plataforma.

Consultada por este diario, Amazon evita entrar en detalles, pero explica que "miles de empresas españolas venden cada día a través del Marketplace de Amazon y generan miles de empleos. Estas empresas en su conjunto, y solo el año pasado, registraron más de 250 millones en ventas en el resto de Europa y dieron empleo a más de 10.000 personas. Las ventas registradas por las 'pymes' españolas durante Prime Day de 2017 aumentaron más de un 60% y en el pasado Blackfriday participaron de nuevo centenares de pequeñas y medianas empresas".

Una plataforma que necesita de mucho trabajo

Cuando una marca o vendedor independiente desea vender directamente a los clientes a través de Amazon, lo primero que debe hacer es registrarse como vendedor para acceder a su Seller Central. A partir de ahí, podrá elegir entre dos planes de venta. Ser vendedor individual y pagar solo por lo vendido (0,99 euros por cierre de compra) o unirte a la opción pro y pagar una cuota mensual de 39 euros (sin IVA). En ambos casos, además, tendrás que pagar la comisión correspondiente según el tipo de producto: que va desde el 45% para los accesorios de los dispositivos Amazon hasta el 20% para joyería o el 15% para juguetes, juegos y la mayoría de categorías.

Aunque, sin duda, la tarea más ardua es la subida del inventario. Aquí fue donde María vio su fortaleza como experta en la venta por internet. "Cuando entré en Amazon, me di cuenta que muchas fichas no estaban bien, los diferentes modelos y colores no estaban unificados, así que me dediqué a hacerlo muy bien para dar una mejor información al cliente", explica. Gracias a ello, con un trabajo de años, logró posicionar su marca entre las primeras.

Conseguir buenos resultados en Amazon conlleva esfuerzo e inversión económica. (Pexels)
Conseguir buenos resultados en Amazon conlleva esfuerzo e inversión económica. (Pexels)

Aunque Amazon tampoco se lo puso fácil. "Las fichas de producto, por ejemplo, dan un montón de problemas a la hora de importarlas, a veces no aparecen las tildes o no hay eñes", explica. "Esto que puede parecer una tontería es importante porque una ficha de producto que está mal redactada, o que no tiene tildes ni eñes, a un consumidor español le da desconfianza", detalla. Esto se debe, según María, a que Amazon tiene unos "sistemas antediluvianos de los años 90 que utilizan estándar ISO 8859-1, un estándar de alfabeto que lo desordena todo".

Además, considera que es una empresa "muy poco eficiente". "Tienen un montón de gente sin formación atendiendo a los vendedores para resolver este tipo de problemas, que están en Irlanda, que en muchos casos ni siquiera son hispanohablantes, e intentas ponerte de acuerdo con ellos y no se enteran de lo que les pides", relata.

Otro de los retos del vendedor de Amazon es hacerse con la conocida Buy Box. Esto significa que, tras la búsqueda del cliente, sus productos aparecerán mejor posicionados. Aunque se desconoce cómo funciona exactamente el complejo algoritmo de Amazon, sí se sabe que influyen variables como el precio, la disponibilidad de 'stock', la valoración de los clientes o la antigüedad del vendedor. "Ahí nos echan a todos a pelear", sentencia García.

A esto se unen los beneficios que Amazon ofrece a quienes pagan por publicidad dentro de la plataforma. Pasando por caja, los artículos pueden aparecer como productos patrocinados (y mejor posicionados) o como anuncios destacados. Algo que hace que todavía sea mucho más difícil competir si no inviertes dinero.

Ni clientes fieles ni devoluciones correctas

Otro de los problemas que refiere García es que con Amazon es imposible fidelizar a un comprador. "El 95% de los clientes piensan que están comprando en Amazon y no entienden ni quieren entender que es un 'marketplace' donde venden miles de pequeñas empresas", explica el comerciante.

Tampoco tienes control sobre las devoluciones ante cualquier queja (fundamentada o no) del cliente. "Yo he llegado a dar devoluciones seis meses después, por ejemplo", recuerda María. "Desgraciadamente, detrás de una devolución 'maravillosa' hay un vendedor cabreado que se preocupa de destacarse un poco en la calidad del servicio y acaba dando una devolución", se lamenta.

El fundador de Amazon, Jeff Bezos. (EFE)
El fundador de Amazon, Jeff Bezos. (EFE)

Incluso, en ocasiones, se ven estafados y en las cajas de vuelta hay otro producto o está completamente vacía. Una práctica que algunos vendedores ya denunciaban en Teknautas en 2016 y que todavía a día de hoy se sigue produciendo.

Hay una vida mejor lejos de Amazon

Como bien demuestran estos dos emprendedores, se puede vender 'online' y vivir de ello sin depender de Amazon. Además, el comercio electrónico no es la única alternativa para lograr que tu negocio triunfe en estos tiempos en que los gigantes buscan monopolizarlo todo.

La diseñadora Saray Morales abrió hace dos años su propia tienda física de ropa y accesorios en el barrio madrileño de Lavapiés. La Positiva ofrece, según su creadora, prendas hechas a mano y de forma respetuosa de marcas pequeñas y jóvenes creadores. "La mayoría son españoles. Aunque también tengo algo de fuera, prefiero que sea de gente cercana", explica Morales.

Aunque su propuesta pretende ser una "alternativa a los gigantes", con "artículos diferentes y un trato cercano", no puede negar que sí le afecta su incidencia. "Ellos ofrecen precios mucho más bajos y eso hace que, al final, la gente se acostumbre a un tipo de precio y nos maleduquemos", explica. Aun así, Morales ha notado que, aunque todavía queda "mucha gente que pregunta por rebajas", aumentan los clientes concienciados.

"Cada vez hay más información. Antes en el sector textil, por ejemplo, no se sabía tanto sobre el tema de la contaminación, la explotación...", reflexiona. "Cuanto más consciente eres de las cosas menos puedes mirar para otro lado".

Saray Morales en su tienda La Positiva en Lavapiés, Madrid. (Thipi CC)
Saray Morales en su tienda La Positiva en Lavapiés, Madrid. (Thipi CC)

Desde la asociación Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria (REAS) también califican a Amazon como un "monstruo" debido a "su tendencia al monopolio, sus condiciones laborales basadas en subcontratas, su falta de transparencia y sus prácticas fiscales cuando menos dudosas". Para ellos es difícil imaginar la posibilidad de que en un modelo económico social y solidario existan empresas como la de Bezos.

Como alternativa, apuestan por "crear herramientas propias (como una propia web de comercio y un acuerdo con las diferentes empresas de mensajería de la economía social) y por circuitos de comercio de proximidad, con criterios de comercio responsable y de cuidados medioambientales". Un ejemplo es el Mercado Social de Madrid, una red de productores, distribuidores y consumidores que creen y apuestan por un comercio ético y responsable dentro de un modelo de cooperación e innovación social alejado del capitalismo hipercompetitivo que da vida a Amazon.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios