Móviles: 7 días con el Galaxy S9 Plus: este es el mejor Android que puedes encontrar (de momento)
ojito que vienen curvas

7 días con el Galaxy S9 Plus: este es el mejor Android que puedes encontrar (de momento)

Samsung ha apostado por una nueva cámara doble, un diseño conocido y un procesador potente para encumbrar el mercado. Todo para triunfar en un año que se antoja competitivo

Foto: El S9 Plus es el mejor Android que puedes encontrar por el momento. (E. Villarino)
El S9 Plus es el mejor Android que puedes encontrar por el momento. (E. Villarino)

Cuando uno se acostumbra a tener los pies en el primer escalón del podio del mundial de constructores móviles año sí y año también tiene varios frentes abiertos. El primero, vigilar los constantes ataques que le lancen los inquilinos del segundo y tercer cajón. Pero también se tiene que acostumbrar a su propia competencia. Y es lo que le pasa a Samsung. Tiene el enemigo en casa. No está inmerso únicamente en el constante acoso y derribo contra Apple o la guerra intestina de Android con Huawei como principal contendiente.

Tiene que gestionar también lo alto que cotiza el 'hype' de su propia parroquia y, en general, de todo el sector. El Galaxy S9 Plus fue el ganador indiscutible del pasado Mobile World Congress. Es uno de esos móviles que a uno le apetece probar desde que lo presentan. Y tras pasar siete días con él entre manos puedo decir que es uno de los aspirantes más validos al trono de Android del año. Eso sí, que nadie lance campanas al vuelo. ¿Por qué? Simplemente porque vienen curvas. 2018 se presenta como un curso tremendamente competitivo para un Galaxy S9 Plus continuista que fía gran parte de la actualización a una cámara doble.

Si funciona, no lo toques (aún)

Si funciona, no lo toques. De momento. Ese es el mantra que Samsung ya ejecutó con el S7 Edge. Introdujo ligeros retoques respecto a los modelos de un año anterior, ya que el aspecto exterior todavía tenía tirón. El S8 supuso un gran salto en el diseño gracias a las pantallas infinitas y la factoría surcoreana ha estirado ese chicle. El armazón exterior es prácticamente idéntico. Mejoran un poco en los bordes superior e inferior de la parte frontal pero no supone una revolución. Es al gin y al cabo un aspecto muy familiar.

El S9 Plus. (E. Villarino)
El S9 Plus. (E. Villarino)

La mejor decisión que han tomado es enmendar la dichosa alineación horizontal de la cámara y el sensor de huellas que introdujeron en el anterior modelo y también en el Note 8. Era una elección cuestionable, que acababa haciendo que posases el dedazo en la lente una y otra vez. Ahora estos elementos se han colocado en una misma línea vertical. También corres el riesgo de tocar la lente pero lo cierto es que la posición es mucho más natural.

Huellas, huellas y más huellas. Cristal templado. Aluminio para los bordes. Poco que contar a estas alturas de la película. Acabas deseando a gritos una funda. ¿El diseño pierde presencia? Por supuesto. Pero afean mucho más las marcas del uso diario, especialmente si tienes dedos grasos.

El Galaxy S9 Plus repite el formato de la pantalla curvada a los lados. Desde el principio se ha dotado de funcionalidades como menús laterales que se despliegan con apps y contactos frecuentes. Pero al final es lo que es: un precioso huevo de Fabergé. Un elemento estético al que no hay que buscarle más funcionalidad que la de reforzar el concepto de pantalla infinita.

Pantalla: roza la excelencia

Parte inferior del S9 Plus. (E. Villarino)
Parte inferior del S9 Plus. (E. Villarino)

Aquí es donde Samsung se muestra fuerte. Siempre lo ha hecho. Una vez la del Galaxy S9 Plus, como en su momento el Note 8, es una de las mejores pantallas (sino la mejor) del mercado. Se trata de un generoso panel Super AMOLED de 6,2 pulgadas, que cubre el 84,2% de la frontal, un poco más que el S8 Plus debido al disimulado tijeretazo dado a los marcos. La resolución se fija en 1440 por 2960 píxeles, que al reparto salen a 529 píxeles por cada pulgada. Además es compatible con HDR 10.

La del S9 Plus probablemente sea la mejor pantalla que a día de hoy puedes ver en un móvil

Pero narices, vayamos a lo importante... ¿Se ve bien? Sí. Sin ninguna duda. El brillo máximo (con picos de hasta 1.130 nits) que alcanza es más que suficiente para gestionarse en situaciones de luz exterior donde otros como el Pixel 2 XL o el LG V30 sufren. Y tres cuartas partes de lo mismo con los ángulos de visión.

La crítica que se suela hacer a estos paneles es que saturan. Todo depende de los ojos con los que se mire. En este caso la pantalla. La del S9 Plus reproduce unos tonos ciertamente vivos y se vea por donde se vea la reproducción es impecable.

La genialidad del sonido

Vista frontal del S9 Plus. (E. Villarino)
Vista frontal del S9 Plus. (E. Villarino)

"¿Esto está saliendo del móvil?", me preguntó un buen amigo el otro día poniendo una canción de YouTube en el Galaxy S9 Plus. Se oía atípicamente bien. Todo gracias a los altavoces estéreo que incluye este dispositivo.

Uno de ellos está situado en la frontal. Concretamente en la zona superior. El otro está en uno de los 'cantos' del terminal. En el borde inferior, donde comparte espacio con el puerto USB Tipo C y el conector jack de 3.5 milímetros. Estos altavoces son compatibles con Dolby Atmos y son un 30% más potentes que la generación anterior. El sonido es de los mejores que se puede encontrar en móvil a día de hoy.

Otro punto a favor en mi opinión es haber mantenido el puerto para los auriculares a diferencia de lo que han hecho Apple o Google. El Galaxy S9 y el S9 Plus viene acompañados de auriculares AKG, firma que adquirió Samsung, que aunque no son los mejores del mercado si son mucho más eficientes que los que estamos acostumbrados a recibir de serie con los terminales. Consiguen ofrecer una buena calidad de sonido y bastante aislamiento acústico.

¿La cámara?

Antes de entrar a tratar aspectos como el rendimiento o la batería, hablemos de la cámara. Es el eje central de este lanzamiento. Carteles, convocatorias, vídeos... En todos los lados anunciaban que iban a reimaginar este apartado. No es que hayan reinventado la rueda pero si han traído una propuesta interesante. La serie Galaxy de Samsung por fin tiene doble sensor en la parte trasera, algo que vimos ya en el Note 8.

En el eterno debate entre el 'software' y el 'hardware' los coreanos han apostado por la mecánica para la construcción de la mayor novedad de esta cámara.

La cámara dual llega al Galaxy S9 Plus, no al S9. (E. Villarino)
La cámara dual llega al Galaxy S9 Plus, no al S9. (E. Villarino)

Los sensores (ambos con estabilizador óptico de imagen) de 12 megapíxeles llegan con una lente gran angular de 26 milímetros y una telefoto de 52 milímetros, respectivamente. La primera de ellas llega equipada con lo que han bautizado como “apertura variable” de f/1.5 a f/2.4. Este valor influye en la nitidez y la luz que es capaz de captar. Cuanto más bajo es este indicador, más luminosidad capta. Pues bien en vez de colocar un valor fijo y echarse en brazos exclusivamente de un algoritmo de procesamiento, han creado una solución mecánica que funciona, en cierta manera, como el ojo humano. Se abre cuando necesita más luz y se cierra cuando tiene suficiente.

Y se hizo la luz...

Hasta aquí la teoría. En la práctica es cierto que el Galaxy S9 Plus capta muchísima luz en situaciones en las que otros flojean, con un ruido y una distorsión mucho menor. Sin embargo, en determinados escenarios hay que tener cuidado -escenarios nocturnos con múltiples puntos de luz y mucho contraste entre las zonas- y no limitarnos a disparar automáticamente, que al final es lo que hace una gran parte de los usuarios (no diremos el 90%, para no pillarnos los dedos).

En algunas situaciones conviene enfocar y regular ligeramente la exposición (simplemente hace falta deslizar el indicador de la 'bombillita') para no encontrarnos un cielo nocturno quemado, donde el azul oscuro casi negro se convierta en un área abigarrada de tonalidades grises y aturquesadas. Controlando estos detalles se puede conseguir grandes resultados y muy naturales. Y con muy poco ruido gracias al proceso de multicaptura que ejecuta. Si ya eres de los que te gusta meter mano al modo 'pro' puedes conseguir imágenes muy buenas.

Aquí os dejamos una muestra de lo que se puede conseguir en escenarios con poca luz:

Enfoque dinámico

Modo retrato con el S9 Plus. (M.Mcloughlin)
Modo retrato con el S9 Plus. (M.Mcloughlin)

En el caso del Galaxy S9 Plus nos encontramos doble cámara, no así en el S9 (de 5,8 pulgadas) que cuenta con una única lente. El sensor dual nos permite dispone de zoom óptico de dos aumentos y jugar con la profundidad para conseguir el efecto 'bokeh'. Es lo que han empaquetado bajo el epígrafe 'Enfoque dinámico'.

A la hora de tomar un retrato nos deja regular el desenfoque en directo o editarlo posteriormente. También seleccionar un encuadre más cerrado o más abierto sólo con una toma. La verdad es que este modo queda lejos del Pixel de Google (el rey indudable de esta categoría) pero puede competir sin problemas con cualquier otro teléfono de la gama alta siempre que tenga una buena iluminación. Sobre la cámara delantera, decir que cuenta con 8 megapíxeles y f/1.7 de apertura.

Con poca luz, el S9 Plus sufre con el 'bokeh'. (M.Mcloughlin)
Con poca luz, el S9 Plus sufre con el 'bokeh'. (M.Mcloughlin)

Cámara súperlenta

El vídeo es otro de los grandes reclamos del Galaxy S9 Plus. Concretamente, el modo cámara súper lenta. Es capaz de tomar 940 'frames' por segundo. Esto convierte un clip de vídeo de 0,2 segundos en seis segundos. Gracias a la memoria integrada en una sola grabación se pueden introducir hasta 20 'ralentizaciones' de la imagen. (Nota: el ejemplo incluido en esta pieza ha sido comprimido por cuestiones técnicas y la calidad de imagen es inferior)

S9 Cámara lenta

Estos guarismos sólo los había alcanzado Sony. Ahora los japoneses lo han incluido en su Xperia XZ2 pero subiendo a calidad Full HD. En el caso del S9 Plus se queda con HD. Con luz natural, los resultados son muy buenos. Sin embargo, sufre -como le ocurre a otros sistemas- en escenas interiores o con baja luminosidad, sobre todo en interiores, nos encontramos con un parpadeo que afea en cierta manera el resultado final pero no que no le resta la más mínima espectacularidad.

Una carita triste por aquí

Los AR Emojis. (E. Villarino)
Los AR Emojis. (E. Villarino)

No ha pasado ni medio año desde que Apple se plantase con una caquita sonriente, como la del emoji, que imitaba nuestros gestos. Era septiembre del pasado curso y los animojis eran una de las funciones más coloridas del iPhone X. Pues ahora en marzo tenemos la respuesta de Samsung: 'AR Emojis'. Podemos debatir de lo divino y de lo humano y de las intenciones de uno y de otro. Pero lo que propone la firma asiática no son emojis. Son avatares.

El funcionamiento es sencillo. Uno se saca un selfie (sin gafas), indica si es hombre o mujer y tiene ya una recreación virtual suya, con una serie de gestos (18 predeterminados). También se puede grabar imitando el movimiento de sus labios o de sus ojos, entre otros gestos. Aunque el proceso es automático, seguramente le tengas que meter mano para que 'yo virtual' se parezca un poco al de verdad. Puedes caracterizar el pelo, ponerle gafas, cambiarle la ropa o la tonalidad de pelo...

En general, esta funcionalidad me recuerda a la ola de aplicaciones que surgió a raíz de los animojis de Apple, intentando imitar esta funcionalidad y que al final dejaban bastante que desear. Cuando uno prueba los 'AR Emojis' se queda con la sensación de que el resultado no es del todo fino:

El aspecto físico. No he encontrado la manera que se refleje la perilla correctamente. Lo que se me ha pintando en la cara han sido unos pocos pelos más propios de cuando tenía veinte años de edad. ¿Qué quieres que te diga? Que para quitarme diez años de una tacada ya tengo el modo 'ultra belleza' en los selfies que es lo más parecido a la fuente de la eterna juventud. Por no mencionar que en mi primer contacto la aplicación, esta decidió plantarme un moño en la cabeza. Que tengo buen pelo, pero no me da para peinarme así.

Los AR Emojis del S9 Plus. (M.Mcloughlin)
Los AR Emojis del S9 Plus. (M.Mcloughlin)

A la hora de seguir los movimientos también flojea. No son fieles. Intenté estrujar el ceño de la misma forma que suelo hacer cuando voy sin gafas e intento enfocar algo 'a pelo'. Agua. Probé a mover los labios de forma concéntrica. Otra más de agua. Lo emula ligeramente pero queda mucho margen de mejora para que el movimiento sea realista.

Lo que si hay que reconocer es que Samsung ha sido de mentalidad más abierta que los californianos. Los animojis de Apple sólo se pueden compartir desde un iPhone X con otro teléfono de la manzana. En cambio con los 'AR Emojis' del Galaxy S9 Plus puedes hacerlo con cualquier 'app' -y por tanto con cualquier teléfono- que soporte formato GIF. Ahora cabe decir también que independientemente del funcionamiento de unos y otros, esto dista mucho de merecer ser un argumento de peso que decante la balanza de compra.

Esto es otro caballo desbocado

Los marcos han sido ligeramente rebajados. (E. Villarino)
Los marcos han sido ligeramente rebajados. (E. Villarino)

Un caballo grande. Y desbocado. Así podemos referirnos al Exynos 9810 -un chip de ocho núcleos de fabricación propia- que monta este S9 Plus y su hermano pequeño. La diferencia viene en la configuración de la RAM. Mientras el modelo superior cuenta con 6GB, el menor dispone de 4GB. El modelo que hemos tenido para esta prueba ha sido el superior.

Y la experiencia ha sido francamente fluida.Tanto editando vídeos, como disparando, como saltando de una aplicación a otra... Cabe decir que cualquier cosa que no hubiese sido así sería algo impropio de un terminal de más de novecientos euros. En donde debe marcar las diferencias un buen procesador también es en el largo plazo, cuando el dispositivo acumule meses y meses de uso intenso.

De momento la mayoría de 'benchmarks' indican que no llegan a los resultados de los procesadores del iPhone 8 y el iPhone X, pero son los que más se acercan en potencia dentro del mundo Android. Y tiene pinta de que ningún terminal con este software que llegue a las tiendas este año va a igualar el rendimiento de este Exynos 9810.

Parte inferior del S9 Plus. (E. Villarino)
Parte inferior del S9 Plus. (E. Villarino)

La memoria interna es de 64 GB y se puede ampliar hasta 400 GB con tarjetas microSD. También tienes la posibilidad de tener dos SIM, pero a diferencia del Galaxy A8 2018, cuentas con una única bandeja con dos espacios. Es decir, o tienes dos tarjetas de línea o combinas SIM y microSD. No se puede tenerlo todo.

La autonomía. Son 3.500 mAh. Viendo las dimensiones del terminal y la pantalla se podría a aspirar a más capacidad, pero al final el diseño curvado y mantener la simetría en la parte frontal (desechando el notch) exige algún tipo de peaje. Si uno cuida el brillo, quita la funcionalidad 'Always On Display' y no es uno de esos que no sueltan el móvil en todo el día puedes pasar la jornada sin estrecheces lejos del enchufe. Por supuesto, si tienes que hacerlo cuentas con carga rápida.

Para concluir este apartado, dos apuntes. El primero, el sistema operativo. Android Oreo 8.0 con Touchwiz. En anteriores ocasiones ya hemos dicho en Teknautas que afortunadamente la capa de personalización de Samsung ha dejado de ser el campo de 'lags' de antaño y es cada vez menos intrusiva y mas atractiva. Entre aplicaciones propias, Samsung Health o Bixby, que cuenta otra vez con botón dedicado y nuevas funciones, aunque solo está disponible en inglés.

La segunda anotación, la biometría. Corre de la mano de lo que han llamado escaneo inteligente. Combinan reconocimiento facial y escáner de iris. Funciona relativamente bien y con pocos fallos. Sin embargo, el gesto para ponerlo frente a los ojos y la cara hace que me decante por el PIN o por la huella para ir más rápido.

¿Me lo compro?

El S9 Galaxy Plus en su color lila, edición especial de este año. (E. Villarino)
El S9 Galaxy Plus en su color lila, edición especial de este año. (E. Villarino)

Decía al principio que Samsung tiene el enemigo en casa en esta ocasión. Las comparativas son odiosas pero necesarias. Decir que el S9 Plus no es más que un S8 Plus con cámara doble es sacar una conclusión un tanto precipitada. Incluso arriesgada por una simplificación cercana a los postulados de la 'cuñadología'. Pero negar que la anterior generación cobra atractivo al ponerse en juego el Galaxy S9 Plus también sería tener una venda en los ojos. Ocurrió cuando hace dos años cuando apareció el Galaxy S7 y su versión Edge y la rebaja en el Galaxy S6 hizo que se convirtiese en una magnifica opción para los que no querían dejarse un dineral.

Si eres de los que ves que gastarse 950 euros en un móvil (que se pone a la venta el próximo 16 de marzo, aunque se puede precomprar) es algo digno de estudio psiquiátrico pero buscar una buena pantalla y te agrada este terminal, por 699 euros (en Amazon) puedes hacerte con el S8 Plus que, a pesar de tener ciertas diferencias, sigue siendo un magnífico terminal.

La actualización de S9 Plus también ha servido para aumentar al atractivo de su predecesor

El mayor riesgo es que el Samsung S9 Plus sea percibido como algo conocido. El diseño retocado pero muy familiar, una cámara doble mejorada pero que hizo su estreno en el Note 8, ...

Si te haces con el S9 Plus ten claro que vas a tener el mejor terminal que se ha visto hasta ahora en este 2018 entre manos. Puede que no sea el primero en todos y cada uno de los aspectos pero en conjunto es el Android más sobresaliente que a día de hoy puedes encontrar en el mercado. Sin embargo, también hay que decir que este título va a estar caro de mantener. Y es que en el horizonte se dibujan dispositivos como el Huawei P20, el LG G7 o el futuro Píxel 3 que, con toda seguridad, subirán y mucho el listón.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios