Menos de 1.000 euros por un robot profesional

La idea murciana para explorar el fondo del océano: drones submarinos 'low cost'

NIDO Robotics acaba de lanzar su Sibiu Nano, un ROV con el que quiere convertir los drones subacuáticos en un producto para todos los públicos

Foto: Sibiu Nano. (NIDO Robotics)
Sibiu Nano. (NIDO Robotics)

Roy Torgersen estaba navegando por Papúa Nueva Guinea en 2012 buscando un avión de la II Guerra Mundial hundido en el Pacífico cuando algo le llamó la atención. Entre inmersión e inmersión de los buceadores que analizaban las profundidades buscando la aeronave, se perdía un tiempo genial que con la ayuda de algunas máquinas podía aprovecharse. O dicho de otra manera, había una oportunidad de negocio que no iba a dejar pasar. Así que este murciano de casi 40 años y capitán de navío mercante decidió volver a su tierra y crear una empresa de robótica dedicada a ayudar a los marinos a optimizar sus recursos.

"Montamos NIDO Robotics en 2016 con la idea de comercializar todo tipo de materiales y máquinas subacuáticas que ayudasen a las empresas a mejorar su forma de trabajo y hacerla más eficiente y menos costosa", explica Torgersen en conversación con Teknautas. Empezaron simplemente distribuyendo y enseñando a manejar estos equipos, pero pronto se dieron cuenta de que había un nicho mucho más jugoso por explotar, y es que en el sector de los drones subacuáticos aún faltaba un término clave, el 'low cost'. "Vimos que muchas empresas no se querían arriesgar a gastar los más de 5.000 o 6.000 euros que valían los robots y pensamos que con las mejoras tecnológicas actuales podíamos crear un producto muy atractivo bajando sensiblemente el precio".

Tras crear otros robots como el Sibiu Pro, Torgersen y su equipo (ahora mismo, la empresa la forman unas 12 personas) se pusieron manos a la obra con el bajo coste y ahora, dos años después de estrenarse como empresa, lanzan el Sibiu Nano. "El primer robot subacuático diseñado para trabajos de inspección, ciencia, exploración y diversión", según sus diseñadores. Un ROV (así se conoce a estas máquinas subacuáticas manejadas por control remoto) que se basa en tres conceptos: el bajo coste (ronda los 700 euros si lo compras desmontado), la sencillez (lo puede ensamblar y manejar casi cualquier usuario sin demasiados problemas) y el pequeño tamaño (pesa cinco kilos y mide 38 cm x 27 cm x 26 cm).

Sigue siendo una herramienta algo prohibitiva para el consumidor medio que gusta de las imágenes submarinas y de la exploración 'amateur', pero para pequeñas empresas y especialistas en buceo, según cuenta Torgersen, puede ser un dispositivo muy interesante. "Sabemos que puede tener un diseño y unas prestaciones bastante estándar a día de hoy, pero creemos que es un equipo que cumple con los requisitos que reclaman la mayoría de usuarios que compran un objeto de este tipo", explica el CEO de NIDO.

Justamente para medir este interés y posible volumen de negocio, han lanzado un 'crowdfunding' flexible en Indiegogo con 20.000 euros como meta que también sirve como tienda improvisada. En apenas siete días han recaudado más de 10.000 euros. "Queríamos medir el interés y la acogida ha sido muy buena. Hay muchísimos encargos y esperamos poder empezar a repartir los robots a partir de junio", comenta Torgersen.

Versatilidad ante todo

Para llevar a cabo los trabajos para los que, en principio, está destinado, el robot murciano cuenta con seis propulsores, un sistema de retención de profundidad automática, control automático de rumbo, un rango de operación máxima de hasta 100 metros de profundidad, una batería intercambiable con cargas de un día de duración o una cámara Full HD de retransmisión en vivo.

Sibiu Nano.
Sibiu Nano.

Como comentan sus creadores, son medidas estándar y el aspecto es algo sencillo para el público muy profesionalizado o que busque un artilugio que le ayude en mar abierto con fuertes corrientes, pero para un uso en aguas tranquilas, puertos o simplemente un uso lúdico, puede ser una gran ayuda. "Creemos que puede incluso abrir el camino a nuevos negocios, como ya se ha visto en los drones aéreos", comenta Torgersen. Ellos hasta lo han usado para analizar la degradación del Mar Menor.

¿El secreto? En los accesorios

Siguiendo el plan de otros negocios, como las impresoras o las propias cuchillas de afeitar, uno de los secretos del éxito de este Sibiu Nano se encuentra en los accesorios. Y es que la idea de sus creadores es que tras comprar el robot estándar cada uno vaya ajustándolo a sus necesidades con los componentes externos que vaya adquiriendo. Su sencillez y su aspecto desmontable hacen que sea mucho más atractivo para los clientes el hacerse con periféricos que les ayuden a personalizar su dispositivo.

Luces led del Sibiu Nano.
Luces led del Sibiu Nano.

De momento, ya cuentan con extras como luces led (desde 199 euros), estuches, bobinas de cable (desde 99 euros), cámaras para situaciones de poca luz (desde 44 euros) o sensores químicos para registrar todo tipo de componentes que pueda tener el agua. ¿El objetivo? Conseguir, además de ser más rentables, tener una versatilidad que haga del Nano un utensilio sin límites. "Queremos crear un ROV tan profesional como manejable que llegue a todos los públicos", comentan desde la compañía.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios