¿QUién me lo iba a decir?

He probado el LG V30: la sorpresa que nadie esperaba entre los mejores del año

Los surcoreanos enmiendan los gatillazos del G6 y el G5 con un bonito teléfono todo pantalla de seis pulgadas y con una cámara que dará que hablar. Su mayor pecado, haber llegado tan tarde

Si el mundial de constructores móviles funcionase como un sorteo de la 'Champions' poco importaría las bolas del bombo de cabezas de serie. Que si el nuevo iPhone, que si el Note 8, el Mate 10 o el S8 Plus. Sin embargo, este año hay un invitado inesperado dentro de este pelotón destacado. LG. Es el típico participante que aspira a todo pero que luego acaba pinchando en cuartos, por seguir con los símiles futbolísticos. Este año parece dispuesto a enmedarlo todo con el V30.

No hay que olvidar el pasado reciente de LG. Tras tocar cumbre con el G2 y con el G3 (algo menos), el G4 pasó bastante desapercibido. El G5, aquella propuesta modular que el mercado condenó al ostracismo, fue un gatillazo mayúsculo. Y el G6, aunque apuntaba maneras, supo a poco. Llega el V30. Su predecesor, el V20, un terminal que tenía una pantalla secundaria en la parte superior, pasó de largo de España. Aterriza ahora, con algo de retraso, uno de los mejores terminales del año. Hemos convivido unos días con él y así ha sido nuestra relación.

Un gran diseño sorprendentemente ligero

Me ha ocurrido en varias ocasiones durante estos días. Me llevaba la mano al bolsillo de la chaqueta. ¿Me lo habría olvidado? Al otro. Error. Microinfarto. ¿Dónde está? Dirigía mi palma al pecho. Ahí estaba guardado. A pesar de sus seis pulgadas, se siente ligero. Muy muy ligero. Y se agradece. Sus 159 gramos están muy bien repartidos.

El diseño de este V30 es una suerte de G6 hormonado. Pero también estilizado. Se nota el aprendizaje de estos meses. Los bordes ahora son redondeados y no tan rectangulares. Aunque el teléfono sólo ha adelgazado 0,6 milímetros, parece mucho más fino que el modelo presentado en febrero.

LG se subió rápido al carro de las pantallas infinitas. Sólo fue después de Xiaomi y su Mi Mix, recientemente renovado. Ahora los márgenes han retrocedido aún más en la frontal. El panel ocupa el 81,3%. Se ha conseguido principalmente, apretando por arriba y por debajo, donde ya no está el logotipo de la compañía (que lo de hacer marca está muy bien pero existen zonas mejores).

El V30, de LG, uno de los mejores móviles del año. (Michael Mcloughlin)
El V30, de LG, uno de los mejores móviles del año. (Michael Mcloughlin)

El cristal templado que con el que se construye el terminal -con resistencia al agua y al polvo IP68- es ciertamente bonito. Llegará en dos colores por el momento: plateado y una especie de azul acero. Sin embargo, toca pagar el peaje de costumbre con esta materia prima: los dedazos. Ya es hora de que los fabricantes se apunten en su lista de tareas lo de encontrar una sustancia para atenuar realmente las marcas de uso diario. La gamuza que se incluye en el paquete es toda una declaración de intenciones. Quitando ese detalle -que al final sufren todos los que optan por esto- el teléfono cuenta con uno de los diseño uno de los más atractivos del año.

OLED... ¿y qué?

Si lo miras de frente impone. Es un señor panel. Su ligera curvatura le da un toque muy especial.Como decimos ha ganado presencia frente a los otros teléfonos 'toda pantalla' que ha ejecutado de una manera u otra la firma coreana (G6, Q6 y Pixel 2 XL). Se refuerza la sensación con la ligera curvatura de los laterales. Son seis pulgadas. La proporción de 18:9 es la escogida. El resultado, un móvil ligeramente menos alargado que el Note 8. Igual es el momento de decir, que si no te gustan los 'smartphones' grandes, el V30 probablemente no sea el tuyo.

El V30, de LG, uno de los mejores móviles del año. (Michael Mcloughlin)
El V30, de LG, uno de los mejores móviles del año. (Michael Mcloughlin)

Tenía ganas de probar la pantalla de LG. Es OLED. Puedes llamarlo interés o morbo después de todo lo ocurrido con Google y el Pixel 2 XL. Para los que no lo sepan, la firma coreana, en realidad, es un conglomerado de empresas. Una de ellas es 'LG Display', uno de los principales proveedores de paneles OLED de toda la industria, especialmente de teles.

LG y Samsung son los mejores haciendo pantallas a día de hoy... 'Marca Corea del Sur'

Ahora con la llegada de este material a los móviles también han empezado a suministrar a fabricantes. Recibió el encargo de los de Mountain View pero también fueron 'reclutados' por Apple cuando su primer proveedor, Samsung, simplemente no daba a basto. Un pico de trabajos que ha tenido algo que ver en la atípica fecha de estreno del V30, más de tres meses después de su presentación en Berlín.

Una pantalla fuera de toda duda, a pesar de todo

Las OLED tienen sus pro y sus contras frente a las LCD. Al tratarse de un material orgánico, puede sufrir 'quemaduras'. Puede correr el riesgo de que una imagen que se ha reproducido durante mucho tiempo deje un pequeño rastro durante un tiempo. Nada de eso en estos días. El tono azulado al inclinar el teléfono está presente como en el iPhone X y , en mayor medida, en el Pixel 2 XL. Pero nada que ver con este último caso.

El V30, de LG, uno de los mejores móviles del año. (Michael Mcloughlin)
El V30, de LG, uno de los mejores móviles del año. (Michael Mcloughlin)

Es una buena pantalla, de las mejores del mercado. Un logro conseguido a merced de una resolución de 1440 x 2880 pixeles, lo que supone, en el reparto, un total de 537 píxeles por pulgada. El brillo en exteriores es más que suficiente para momentos exigentes. Y los ángulos de visión también. Repito, una muy buena pantalla. Hay que ver cómo reacciona con el paso de los meses y si sufre la oxidación de la que se quejan los detractores del OLED.

El V30, de LG, uno de los mejores móviles del año. (Michael Mcloughlin)
El V30, de LG, uno de los mejores móviles del año. (Michael Mcloughlin)

Una cámara muy completa

Antes de hablar del motor y el rendimiento, quiero detenerme en la cámara, un año más, uno de los aspectos en el que más énfasis han puesto desde LG. En el G4 ya hablaron de un modo manual 'profesional', el G5 rescató lo de la doble lente -una idea de HTC que cayó en el olvido-, fórmula que repitió en el G6 y que ahora vuelve una vez más en el V30.

LG repite la fórmula: lente estándar y lente gran angular. Es una apuesta única

Puede ser de tu gusto o no, pero LG tiene una configuración única en el mundo de las lentes duales. Combina una lente estándar con un gran angular, que permite abrir el campo muchísimo más y tomar fotos mucho más panorámicas, mejorando además, el efecto de distorsión en los bordes. Huawei y Nokia apuestan por combinar un sensor monocromo con uno RGB mientras que en Apple, Xiaomi o Samsung combinan una lente angular y un teleobjetivo.

Aquí tenéis un ejemplo, tomando la foto, desde el mismo punto, lo que ofrece cada lente del V30:

Vista con la lente gran angular. (M.MC)
Vista con la lente gran angular. (M.MC)

Vista con la lente estándar. (M.MC)
Vista con la lente estándar. (M.MC)

Lentes de cristal. Al hacer uso de este material permiten capturar más luz. Por lo demás, tenemos un terminal que cuenta como decimos con un sensor de 16 megapíxeles y f/1.6 de apertura así como otro (el gran angular) de 13 megapíxeles y f/1.9. A destacar varios puntos:

A. No cuenta con 'modo retrato'. Sin embargo, se puede jugar con la profundidad de campo en el modo manual y obtener la distorsión, aunque no permitirá tantas posibilidades con el encuadre o el efecto del fondo. LG ya es hora que metas un algoritmo con esto.

Efecto 'bokeh' conseguido con el modo manual. (M.MC)
Efecto 'bokeh' conseguido con el modo manual. (M.MC)

B. Es probablemente una de las aplicaciones de cámara que más opciones permite. A destacar su modo manual, que ahora llega con Giphy Lens, que permite tomar 'automáticamente' los valores de distintas fotos tomadas por profesionales.

Aquí tenéis un ejemplo de una foto en el interior tomada con el modo automático y tomada con los ajustes de uno de las fotos de interiores que me sugería la aplicación.

Con modo automático.
Con modo automático.

Con los ajustes de otra escena.
Con los ajustes de otra escena.

C. El desempeño en macros y en contraluz es bastante bueno. Especialmente en estas situaciones, cuando el HDR consigue un punto bastante equilibrado sin sobresaturar en exceso el color.

Captura con HDR. (M.MC)
Captura con HDR. (M.MC)
Macro con el V30. (M.MC)
Macro con el V30. (M.MC)

D. De noche cumple bastante bien, aunque falta cierta finura en la defnición a la captura y se echa un poco en falta mayor rapidez en el disparo.

Fotografía nocturna V30.
Fotografía nocturna V30.

E. La cámara frontal me genera sensaciones encontradas. Me parece genial un enfoque panorámico para fotos de grupo pero el acabado y el procesado de las fotos queda un paso por detrás de su competencia.

El vídeo es la nueva fotografía

Sin embargo, está vez toca hablar del vídeo. Se han trabajado y mucho esta opción que graba, por descontado, en 4K. En LG están convencidos que ya es hora de empezar a dotar a los móviles de opciones de grabación que permitan un resultado cada vez más fino, como ocurrió con la fotografía. Aquí han incorporado a su cámara dos opciones muy interesantes.

- 'Point zoom'. Permite escoger un punto concreto de la escena y hacer zoom, en lugar de ir al centro, como ha sido habitual hasta ahora. Se hace con un control manual, que tiene un manejo bastante suave.

- Filtros de vídeo. Tiene quince preestablecidos, que te permitirá grabar con ajustes y retoques muy logrados dependiendo el aire o formato que quieras darle a tu vídeo.

Motor, autonomía y software

Cuenta con un motor fuera de toda duda. Es el Snadragon 835, procesador de ocho núcleos, que viene jalonado con un GPU Adreno 540 y 4 GB de RAM. Todo ha ido super fluido y sin ningún problema. Llegará en dos versiones: una de 64 GB y otra de 128. Memoria interna más que suficiente y ampliable en caso de que quieras más almacenaje.

El 'hardware' interior y la batería están fuera de toda duda. Un corazón de alta gama

Apuesta por una batería de 3.300 mAh. En general, el rendimiento del teléfono es equilibrado y su gestión de la energía también. Fácil tenerlo un día (la 24 horas completas y algo más) lejos del enchufe. Independientemente de que seas un usuario intenso, lo conseguirás. La carga rápida ofrece la mitad de la batería en poco más de media hora (tiempos entre 34 y 36 minutos para lograrlo en estas pruebas) y es compatible con carga inalámbrica, pero esta opción ha sido bastante lenta. Personalmente, me da igual porque soy un gran agnóstico de la carga inalámbrica. Mejor el cable que, por descontado, es USB Tipo C.

Sin Android Oreo...¿en serio?

El software. Un reproche esencial que hay que hacer a LG es que no llegue con Android Oreo. El V20 fue el primer móvil en salir al mercado con Nougat de serie. Ahora han tenido tiempo de sobra para actualizar a Android 8.0, en lugar de lanzarlo al mercado con Android 7.1.2. En general se trata de una capa de personalización que no es excesivamente intrusiva y que funciona, en líneas generales, sin grandes problemas. Mención especial para la barra flotante, que te permitirá desplegar desde los laterales un menú con varios accesos directos. Mejor esto que una pantalla secundaria.

El V30, de LG, uno de los mejores móviles del año. (Michael Mcloughlin)
El V30, de LG, uno de los mejores móviles del año. (Michael Mcloughlin)

Destacar también el sonido. LG tradicionalmente había trabajado bastante con Harman Kardon, propiedad ahora de su enemigo patrio, Samsung. Sin embargo, los coreanos no han tardado encontrar una nueva alianza, en este caso con los daneses de B&O.

Llegar tan tarde y hacerlo sin Android Oreo...¿el buzón de reclamaciones, por favor?

Bravo por mantener el conector jack y subrayar las opciones de equalización automática y su equilibrado Quad DAC, que ofrece una gran calidad a la hora de escuchar música con auriculares. Los diferentes perfiles de sonido y la adaptación automática está bien conseguida. Los cascos que vienen en el pack son una auténtica delicia, tanto en diseño como en sonido, teniendo en cuenta el trabajo de otros fabricantes.

En la cumbre pero...

LG siempre apunta alto pero, una razón u otra, siempre se quedaba corto. Creo que es el teléfono que mejor sabor de boca me deja desde el G2. El V30 es el mejor 'smartphone' que ha hecho la factoría asiática en toda su existencia. Eso es algo innegable. Sin embargo, le queda aún trabajo por delante. No son grandes deficiencias pero al pastel le falta la guinda. El precio es uno de los grandes aspectos que debería replantear. 899 euros de partida. Es una franja complicada de competir. Y más aún cuando llegas tremendamente tarde. Que hayan pasado tres meses desde su presentación hasta su lanzamiento en España le pasará factura.

El V30, de LG, uno de los mejores móviles del año. (Michael Mcloughlin)
El V30, de LG, uno de los mejores móviles del año. (Michael Mcloughlin)

Por ese coste, el consumidor tiende a irse a marcas mucho más establecidas en el imaginario colectivo y con más visibilidad como son Samsung o Apple. El Note 8 ya ha bajado su precio y el iPhone 8 Plus es apenas veinte euros más caro. Llega el 15 de diciembre. Demasiado tarde, con las rebajas a la vuelta de la esquina y el Mobile World Congress demasiado cerca.

¿Es el teléfono para tí? Si eres de lo que valoras mucho la calidad de vídeo y las opciones de grabación, por supuesto. El sonido también juega a su favor. Esos son sus dos grandes argumentos para tratar de rascar algo sobre la bocina.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios