vuelve el asesino silencioso

OnePlus 5T, a prueba: este móvil demuestra que el precio del iPhone X es un disparate

499 euros. Es el 'smartphone' de gama alta mejor posicionado en la guerra de la calidad-precio. Autonomía, cámara dual, un 'hardware' sobresaliente y Face ID son sus reclamos

Vaya por delante que el iPhone X me parece un gran teléfono. Con algunos fallos, pero con grandes y variados aciertos. De lo mejor de la temporada, sin lugar a dudas. Pero el kilo de manzana sale caro en este 2017. Desde el principio, cuando resonó el pasado 12 de septiembre en el 'Steve Jobs Teather', la cifra me pareció casi pornográfica. 1.150 euros por un modelo de 64 GB. 1.339 por el de 256 GB. Llevo semanas intentando comprender si los méritos del terminal son suficientes como para hollar dicha cima. Un precio que me parece un disparate a día de hoy. Un sentimiento reforzado tras probar 10 días el OnePlus 5T.

No creo ni mucho menos que estén al mismo nivel. Uno se mueve en la cumbre de la llamada gama alta —los ‘pepinazos’ del mercado, para entendernos— y el otro se sitúa, por así decirlo, nada más atravesar las puertas de esta categoría. El OnePlus 5T cuesta 499 euros. Eso, el modelo de 64 GB. El de 128 GB sube hasta 559. Obviamente, no pueden costar lo mismo. Pero tras la convivencia con este modelo, no encuentro argumentos para sostener una diferencia de casi 700 euros entre ambos.

iPhone 7 Plus y OnePlus 5, primos lejanos

Vista de la parte trasera del OnePlus 5T. (C. Castellón)
Vista de la parte trasera del OnePlus 5T. (C. Castellón)

El OnePlus 5T sigue el diseño marcado por su predecesor, visto en la primera mitad de año. El aluminio anodizado cubre su curvada silueta. Es un armazón cómodo de agarrar por la curvatura que le han impreso a esta. A pesar de sus seis pulgadas. Se siente seguro con sus 162 gramos y 7,8 milímetros de grosor. Y se siente más pequeño en la mano, por eso de apurar los marcos hasta el final.

Una decisión que ha condicionado el único cambio significativo en la espalda del teléfono: el lector de huellas. Ahora se sitúa en el centro, justo encima del logo. Un sitio relativamente cómodo y por el que ya apostaron otros como LG o Huawei anteriormente.

El optar por la pantalla sin marcos no ha supuesto peaje en el tamaño del terminal

Sin embargo, este dispositivo resultará muy familiar a mucha gente. Sí. Tiene un parecido innegable con el iPhone 7 Plus por la disposición y diseño de la cámara dual, las curvas, el tacto e incluso las gomas que surcan diferentes partes del esqueleto por el tema de las antenas y la cobertura. Se han copiado bastantes elementos. No hay que negarlo. Pero independientemente de esto, han conseguido tener cierto carácter propio.

'Todo pantalla'. Otro más

Vista de la parte inferior de la frontal del OnePlus 5T. (C. Castellón)
Vista de la parte inferior de la frontal del OnePlus 5T. (C. Castellón)

Es una de las grandes novedades del OnePlus 5T. Han remozado su pantalla. Y la han estirado al máximo. Tanto en los bordes, donde el trabajo es notable, como en la parte inferior y superior, ligeramente superior por la inclusión del altavoz y la cámara frontal.

De esta manera se une a una familia —la de las pantallas infinitas— que en esta segunda mitad de año se ha alimentado con varios modelos. El aspecto de la pantalla de este dispositivo —que ocupa un 80% de la parte frontal— se asemeja más a la línea marcada por el Mate 10, el Note 8 o el V30. La verdad es que hay que reconocer que en este apartado el que más personalidad tiene es Apple con su 'notch'.

(Montaje: E. Villarino)
(Montaje: E. Villarino)

El trabajo con los marcos es notable. La evolución frente al modelo anterior se nota a simple vista. Hay un 7% más de pantalla en la parte frontal. Y se gana media pulgada más de panel AMOLED solo aumentando la longitud del terminal 1,9 milímetros y 0,9 la anchura. Aquí se puede ver una comparativa en las formas de esta generación y la previa.

(E. Villarino)
(E. Villarino)

La pantalla tiene, como decía, seis pulgadas de diagonal y formato 18:9. Obviamente, no podemos pedirle una pantalla Quad HD. Ofrece una resolución Full HD (1080 por 1920 píxeles) que ofrece con una densidad de pantalla con 401 píxeles por pulgada. Si estás acostumbrado a una pantalla de calidad superior, obviamente, notarás diferencias en la calidad de ciertos contenidos.

Sin embargo, en líneas generales, el panel ofrece un resultado correcto. Lo esperable. Tanto el calibrado como la representación de color están bastante correctos. Responde bastante bien en situaciones de luz frontal y exteriores. Además, ofrece la posibilidad de regular la temperatura de color.

Face ID: efectivo pero desnatado

La otra gran novedad de esta nueva entrega de OnePlus. Y probablemente la que más polémica ha generado. Ofrece reconocimiento facial, como el iPhone X y su Face ID. La verdad es que funciona a las mil maravillas. Con gafas o sin ellas. Basta con apuntar a la cara. Es instantáneo. En un primer momento, pensé que no estaba activado. Pero sí. El mayor problema ha sido con gafas de sol, en las que había que alejar y acercar el teléfono para reconocer. En otras situaciones, como con la capucha de una sudadera, sin ningún problema.

No falta mirar directamente a la cámara frontal. Una de las quejas que se le pueden poner es que hay que dar al botón de desbloqueo, no reconoce como en el caso del iPhone X el giro de muñeca. El sistema del OnePlus 5T —que analiza 100 puntos de referencia del rostro— es rapidísimo, aunque al ser menos complejo que el del iPhone X no ofrece una mayor seguridad. No tiene en cuenta la profundidad, entre otros valores, como el terminal de Apple.

Hay usuarios que han reportado que han sido capaces de desbloquearlo con una foto. Yo en las pruebas (en la tableta e impresa) no lo he conseguido. Es una comodidad obvia y muy útil, que a buen seguro muchísimos utilizarán por su rapidez. Pero su sencillez y sus carencias en el campo de la seguridad han hecho que la propia marca lo haya desechado para pagos móviles. Por eso a uno le sabe a poco. Por eso, el lector de huellas. No resta, todo suma en este caso. Hubiese sido un error garrafal fiar a un sistema tan tierno toda la biometría.

¡Cuidado Google!: rendimiento y Android

El OnePlus 5T, con una de sus características fundas. (C. Castellón)
El OnePlus 5T, con una de sus características fundas. (C. Castellón)

El motor del OnePlus 5T está fuera de toda duda. Un Snadragon 835, el mejor chip que tiene actualmente Qualcomm en su catálogo. Este procesador viene jalonado con seis u ocho gigas de RAM (dos están dedicados a la cámara), dependiendo de si escogemos la versión de 64 o 128 GB de memoria interna. Todo fluye genial. Sobresaliente el 'hardware' interno. No hay duda.

Oxygen OS, aunque viene construido sobre Android Nougat —el modelo 3 T ya ha empezado a recibir Oreo— se siente fluido, sin tirones y sin ser el campo de parones y 'bugs' que llegó a ser en el pasado.

Oxygen OS, construido sobre Android Nougat, fluye genial. No es el campo de 'bugs' del pasado

Personalmente, es una de las capas de personalización —la opción que tienen los fabricantes para hacer suyo Android— más atractivas del mercado y menos intrusivas a día de hoy. Hay que esperar, además de la actualización a Oreo, un parche para arreglar la vulnerabilidad que supone dejar 'apps' destinadas a desarrolladores en las versiones comerciales, algo que estará disponible en los próximos días.

Sobre la autonomía, decir que no hay diferencias respecto a su predecesor. Tiene 3.300 mAh. Y da de sobra para un día y pico. Ademas, incluye su propio sistema de carga rápida —Dash Charge 2.0—, que en media hora te ofrece casi el 60% de la batería, más que de sobra para aguantar una jornada sin estrecheces.

Cámara: buena pero no perfecta

La cámara trasera incluye ahora dos sensores de 16 y 20 megapíxeles con una distancia focal en ambos casosde 27,22 mm y apertura de f/1.7 (una configuración con la que pretenden mejorar en imágenes escasas de luz). Una ecuación cuanto menos peculiar. Única en el mercado. Dos sensores RGB sin 'tele' ni 'gran angular' o distinta distancia focal. El vídeo soporta grabación en 4K hasta 30 fps. La frontal, por su parte, es de 16 megapíxeles.

La cámara dual del OnePlus 5T cuenta con dos sensores, de 16 y 20 mpx, respectivamente


Es una gran cámara, pero podría ser mejor. Se echa en falta el estabilizador cuando se dispara rápido. Sin embargo, funciona muy bien tanto durante el día como por la noche. El mayor 'pero' está en el efecto retrato: sufre, dependiendo del escenario, para medir bien las distancias. Queda margen de mejora en las próximas ediciones. Aquí os dejamos algunos ejemplos de fotos tomadas con el OnePlus 5T.

Foto tomada con el OnePlus 5T.
Foto tomada con el OnePlus 5T.

Dos aumentos. Foto tomada con el OnePlus 5T.
Dos aumentos. Foto tomada con el OnePlus 5T.

Buen desempeño nocturno. Foto tomada con el OnePus 5T.
Buen desempeño nocturno. Foto tomada con el OnePus 5T.

Modo retrato. Foto tomada con el OnePlus 5T.
Modo retrato. Foto tomada con el OnePlus 5T.

Modo retrato. Foto tomada con el OnePlus 5T.
Modo retrato. Foto tomada con el OnePlus 5T.

Un precio sonrojante... para otros

El perfil del OnePlus 5T. (C. Castellón)
El perfil del OnePlus 5T. (C. Castellón)

Aunque OnePlus también ha sufrido la escalada de precios que han experimentado otros fabricantes, sus precios distan mucho de la evolución de algunos de los modelos más importantes de la llamada gama alta. Aquí podemos comparar la evolución desde 2014.

El OnePlus 5T viene a demostrar que se puede hacer un muy buen teléfono sin descabalgar los precios en mitad de la fiebre 'mileurista' decretada por modelos como el Note 8, el Pixel 2 XL o el iPhone X.

De lo mejor del año, con sus virtudes y sus errores

El OnePlus 5T ofrece versiones a partir de 499. (C. Castellón)
El OnePlus 5T ofrece versiones a partir de 499. (C. Castellón)

El OnePlus 5T, en mi opinión, es de lo mejorcito del año. Juega su baza a la erótica del precio. Lícito y, sobre todo, muy oportuno, visto lo ocurrido en los últimos meses. Sin embargo, eso no le obliga a sacrificar funciones de cara al usuario medio, como la pantalla infinita o una cámara que se maneja muy bien de noche. Por pedir, se le podría pedir un reconocimiento facial mucho más profundo o un panel con más resolución. Claro que habrá gente dispuesta a pagar 1.159 euros —o 1.350 en el caso del de 256 GB— por un móvil. Si no fuese así, ni Apple ni nadie lo sacaría.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios