Desde 199 euros/mes, coche ilimitado

Cuidado, Uber: esta 'startup' española está creando el 'Netflix' de los coches de alquiler

Se llama Bipi y ya alquila coches con más facilidades de las que ofrece el sector tradicional. Ahora prepara un modelo de suscripción para ponérselo aún más sencillo a los que no tienen vehículo

Foto:

Mientras las ventas de coches suben mes tras mes en toda Europa (el pasado septiembre en España se alcanzó el mejor dato desde 2007), ya hay quienes ven una tendencia en las grandes ciudades: los jóvenes empiezan a valorar la posibilidad de no tener un vehículo en propiedad y los efectos se perciben en un bullicioso sector de la movilidad en el que ya hay opciones para (casi) todos los gustos.

Entre coches eléctricos, motos de alquiler por minutos y lujosos Uber, la española Bipi pone sobre la mesa su propuesta. Lanzada el pasado mes de marzo como un servicio de alquiler de coches a domicilio por llollo Mobility, la plataforma de aparcacoches para viajeros, se ha inspirado en Netflix y ahora prepara un servicio de suscripción para disfrutar de un coche de su flota donde, cuando y tantas veces como lo necesites.

“Hay tantas necesidades de movilidad que también existe el cliente que vive en Las Rozas y trabaja en el centro de Madrid, así que necesita el coche día a día para moverse”, plantea Hans Christ, CEO de Bipi, en declaraciones a Teknautas. Desde la ‘startup’ defienden la posibilidad de que incluso ese tipo de conductor prefiera no tener un coche en propiedad (“cada vez tiene menos sentido pagar un coche: parking, seguro, depreciación, tener un compromiso con el banco…”) y, por ello, trabajan ya en un modelo de negocio novedoso: como si de una plataforma de ‘streaming’ se tratase, los usuarios pagarán una suscripción mensual que les dará acceso a un vehículo de Bipi.

Mientras que un gigante como Porsche ha anunciado un servicio de suscripción en Estados Unidos que, a cambio de 2.000 dólares mensuales (poco más de 1.700 euros) dará acceso a los usuarios a un total de ocho modelos sin límite de kilometraje, Bipi propone algo similar con coches más modestos. “Es una forma de tener un coche sin las ataduras que existen actualmente”, explica el CEO de la compañía. “No tiene permanencia, incluye mantenimiento, cada tres meses se cambia el vehículo…”

Si bien el servicio de suscripción de Bipi aún tiene pendiente ver la luz, desde la compañía explican que habrá diversas modalidades, buscando la flexibilidad. Aunque todavía no se han determinado todas las opciones y precios, Christ nos adelanta que la suscripción más barata costará 199 euros mensuales.

Con esa modalidad, el usuario dispondría de 10 días (no necesariamente consecutivos) de acceso a uno de los vehículos de Bipi. “Cuando tengo necesidad de ir a algún sitio, lo pediría. Si pagara día por día, sin la suscripción, me saldría más caro; esta modalidad tiene sentido para el usuario que vive en el centro de la ciudad y no quiere tener un coche guardado en un parking sin utilizar”, concreta el CEO. Además, será la propia empresa la que lleve y recoja el vehículo donde decida el usuario.

Bipi trabaja ya en distintas modalidades de suscripción dependiendo del tipo de vehículo (Peugeot 208, BMW Serie 5, un Tesla Model S...)

Más allá del número de días que el usuario vaya a necesitar el coche a lo largo de un mes, Bipi trabaja ya en distintas modalidades de suscripción en base al tipo de vehículo que quiera conducir (ofreciendo hasta 10 tipos distintos, desde un Peugeot 208 hasta un BMW Serie 5 o un Tesla Model S) e incluso al número de conductores adheridos a la suscripción. Así, su CEO anuncia que dispondrán de una tarifa familiar para que todos los miembros de un hogar tengan acceso a distintos tipos de automóviles.

Ya en funcionamiento en Madrid, Barcelona y Málaga, el servicio de alquiler de coches a domicilio de Bipi ya prepara su despliegue en Valencia y, gracias a una reciente ronda de financiación de 2,5 millones de euros, trabaja ya en su expansión europea y la puesta en marcha del modelo de suscripción. Aunque de momento no tiene competencia en nuestro país, en otros lugares europeos Bipi podría verse las caras con otros servicios que ya plantean erigirse en el 'Netflix del transporte'.

Christ y Alejandro Vigaray, responsables de Bipi.
Christ y Alejandro Vigaray, responsables de Bipi.

En Holanda, Amber planea lanzar un servicio similar a mediados de 2018: previo pago de una cuota mensual, los usuarios podrán acceder a coches eléctricos con los que moverse por las ciudades de Eindhoven y Helmond. Mientras tanto, el emprendedor finlandés Sampo Hietanen trabaja en un modelo de suscripción que dé acceso a los ciudadanos a distintos medios de transporte (autobuses, taxis y bicicletas o coches de alquiler) pagando una tarifa plana.

“El tema de la suscripción funciona muy bien cuando es un servicio de consumo masivo y tienes mucho contenido, como Netflix”, analiza Christ. “Nosotros lo vemos como una forma de que alguien tenga acceso asegurado a un vehículo sin tener que pagar costes fijos mensuales y con total flexibilidad”.

Con sus planes de expansión y suscripción, Bipi tendrá que medirse a otros modelos de ‘carsharing’ como el de Emov o Car2Go, que tarifican por minutos y kilómetros recorridos. También tendrá que plantar cara al alquiler tradicional, que “es un sector muy poco transparente”, protesta Christ. “La experiencia del alquiler no es muy buena. No solo por el proceso, que es tedioso, sino porque luego aparecen costes escondidos”. La solución podría pasar por el modelo de Netflix: una suscripción y a conducir.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios