ALGUNOS MODELOS PODRÍAN LLEGAR EN 2018

Reserva hoy tu coche volador y... ¡empieza a conducirlo dentro de un año!

Aún no está claro cuándo correrán los vehículos autónomos por nuestras carreteras, pero gigantes como Uber o Toyota trabajan para ver automóviles volando en menos de tres años

Foto: Vista de un 'render' del Aeromobil, un modelo eslovaco que costará 1,2 millones de dólares. (EC)
Vista de un 'render' del Aeromobil, un modelo eslovaco que costará 1,2 millones de dólares. (EC)

No está muy claro cuándo veremos a los coches autónomos corriendo en masa por nuestras carreteras. Las previsiones más optimistas dicen que podían estar a la venta en 2018 si California sienta las bases para su circulación. Ahí empezaría un goteo ligero de avances que se podría prolongar hasta una década teniendo en cuenta que empresas como Ford no lanzarán sus modelos hasta 2025. Para ese momento es probable que hayamos visto coches surcar los cielos. Sí, coches voladores. No, no es ciencia ficción. Lo que hace una década parecía poco más que una utopía inalcanzable, hoy, gracias a los avances tecnológicos, está más cerca que nunca. En poco menos de tres años podría ser una realidad.

Reino Unido, Israel, Estados Unidos, Francia, Japón, Alemania, Eslovaquia... Hay más de una treintena de empresas de medio mundo involucradas en diferentes ideas, prototipos y proyectos. Y muchas de ellas ya han ejecutado sus primeros test exitosos. No hablamos sólo de pequeñas 'startups', hablamos de gigantes como Uber o Toyota. Hay algún fabricante que asegura que a lo largo de 2018 podrían comenzar las primeras entregas de su primer modelo. El coche volador está más cerca de lo que pensabas. Mucho más.

Lo último: la llama de Tokio 2020

Planos del Skydrive, que podría estrenarse en los Juegos Olímpicos de Tokio. (Skydrive)
Planos del Skydrive, que podría estrenarse en los Juegos Olímpicos de Tokio. (Skydrive)

Japón quiere aprovechar los Juegos Olímpicos de Tokio para volver a situarse a ojos del mundo entero como un referente mundial en el mundo de la tecnología. Ya lo hizo hace 53 años, en 1954, cuando la capital nipona acogió por primera el evento más importante del deporte a nivel mundial. En 2020 incluirá un buen número de avances digitales en gestión, en ingeniería, en arquitectura... pero probablemente lo más esperado sea la ceremonía de encendido del pebetero.

Si en el imaginario colectivo sobrevive la escena a día de hoy de una flecha prendida cruzando el estadio de Montjuic del año 92, imaginen lo que puede durar el recuerdo de un coche volador portando la llama olímpica. Ese es el objetivo de Cartivator, el proyecto que pretende estar listo para dentro de tres años. Se llamará 'Skydrive' y la idea ya ha recaudado cerca de 26.000 euros con campañas de crowdfunding para construir el primer prototipo, que ya se está cocinando.

'Skydrive' pretende estrenarse en los Juegos de Tokio llevando la llama olímpica por los aires

Según detalla en la página web de la empresa, será un modelo monoplaza de 2,9 metros de largo, por 1,30 de ancho y 1,10 del alto. Medidas que hacen que el piloto que lo conduzca tendrá que ir casi tumbado. Aseguran que es el más pequeño del mundo. Contará con cuatro motores y cuatro helices a los lados para poder despegar desde cualquier lugar. La primera meta del proyecto es crear una unidad plenamente funcional para 2020 y luego empezar la producción de nuevos modelos. Esperan que en un futuro, 'Skydrive' alcance una velocidad media de 100 kilómetros cuando vaya en el aire y 150 kilómetros cuando circule por tierra. Eso sí, los responsables de este ingenio -un grupo de reputados ingenieros nipones- auguran que no será "hasta 2050" cuando este tipo de utilitario sea masivo en el día a día de las personas.

1917, el origen del sueño

Imagen del coche volador que se ideó en 1917. (Wikimedia)
Imagen del coche volador que se ideó en 1917. (Wikimedia)

El sueño de los coches voladores es más antiguo de lo que nadie pueda imaginar. Algunas de las empresas que ahora pueden alumbrar la primera generación de estos vehículos llevan una década trabajando, pero la humanidad lleva más tiempo dándo vueltas a eso de ponerle alas al automóvil. Concretamente, desde 1917. Hace un siglo. Han pasado justo cien años desde que Glenn Curtiss diese forma a su coche de morro afilado, equipado con una hélice y un enorme alerón. No consiguió remontar el vuelo, aunque sí logró realizar saltos de larga distancia.

Hace cien años se inventó el primer prototipo de coche volador. Hasta Henry Ford intentó imitarlo


A Curtiss le siguieron otros visionarios. El propio Henry Ford fue uno de ellos. Lanzó un pequeño avión capaz de circular también por carreteras. No era un coche, pero lo concibió para fabricarse y mantenerse como tal, aunque con un sólo asiento. Lo llamo 'Skyfliver'. Dos años después del comienzo del desarrollo en 1926 fue cancelado fulminantemente. ¿El motivo? Que el piloto se mató en un vuelo de prueba intentando batir el récord de distancia anterior.

El que más cerca estuvo de lograrlo fue Waldo Waterman, que se asoció con Curtiss. Creó un aparato a caballo entre el coche y el avión que era capaz de volar a 180 kilómetros por hora en el aire y a 90 por el suelo. Sin embargo, tenía 11 metros de envergadura y 6,25 de longitud, lo que lo hacía parecerse más a una avioneta, que difícilmente se podría mover por cualquier ciudad.

Uber 'separa' los pies del suelo: Dubai y Dallas

Así serán los puntos de despegue de Uber en Dubai. (Uber)
Así serán los puntos de despegue de Uber en Dubai. (Uber)

A pesar de tener varios frentes abiertos en varios lugares del mundo -no hay que olvidar la crisis 'londinense' de Uber- la compañía nunca ha dejado de mirar al futuro. Tiene entre manos 'Uberpool', un sistema para que los usuarios puedan compartir sus trayectos y ahorrar coste sin conocerse. Es uno de los actores que más ha impulsado el coche autónomo. Y parece que también, en 2020, aquellos que usen la aplicación en lugares como Dubai y Dallas se encontrarán la opción de pedir un UberAir.

La elección de la flamante ciudad de Oriente Medio tiene una razón: la exposición universal que se celebrará allí ese curso. Uber se ha asociado a cinco empresas diferentes para construir los prototipos. El que más enteros parece haber ganado, el de una firma brasileña, Aurora Science. Un modelo que daría capacidad a 4 u 8 pasajeros, basado en un vehículo militar del ejercito yanki. Esperan tener medio centenar listo para 2020.

Hasta el momento, lo más similar que se había planteado Uber era 'Uber choper', un matrimonio con Airbus para dotarse de una pequeña flota de helicópteros en la ciudad de Las Vegas. Sin embargo, el ruido, el control de los mismos o el encaje para trayectos cortos fueron los motivos para no exportar esto a otras ciudades. En un futuro, Uber pretende que los coches despeguen y aterricen en diferentes puntos de las ciudades conocidos como Vertiports, donde también se podrá recargar su batería.

Reúne 500.000 euros y reserva tu automóvil aéreo

Vista del modelo de PAL-V.
Vista del modelo de PAL-V.

Si no puedes esperar a 2020 y puedes reunir 499.000 euros para el próximo año, quizás puedas conducir tu propio coche volador. Imagina que vas por la sierra de Guadarrama, te apartas en un pequeño aeródromo, aprietas un botón y unas hélices te propulsan al cielo. PAL-V quiere ser la primera empresa en tener licencia comercial para vender sus coches y ya permite reservar su Liberty Pioner Edition en su página web. Aseguran que las entregas comenzarán en 2018.

PAL-V asegura que su coche se estrenará a finales de 2018: necesitarás carnet de conducir y licencia para pilotar avionetas

La conversión de coche a 'avión' tarda unos diez minutos, tiempo que se emplea en despegar el mástil de la hélice. Su tanque es de cien litros y tiene una autonomía de 500 kilómetros. Los padres de la idea aseguran que este 'cochecóptero' cumple con todas las normas de circulación terrestres y aéreas de Europa y EE UU. Esto quiere decir que para manejarlo necesitas el carnet de conducir y el de piloto. Si te parece caro puedes optar por la versión Sport, más asequible. 'Sólo' por 299.000 euros. ¿La diferencia? No podrás personalizar el interior a tu gusto y tendrás que esperar un poco más.

Otra imagen del Aeromobil. (Aeromobil)
Otra imagen del Aeromobil. (Aeromobil)

Una empresa eslovaca, Aeromobil, también ha ofrecido la posibilidad de 'precomprar' sus coches voladores. El Aeromobil 4.0 entrará en producción en los próximos meses y esperan poder entregarlos en 2020. Se trata de un vehículo biplaza que podrá utilizar pequeñas pistas, aeropuertos u otras instalaciones autorizadas para levantar el vuelo.

Mide 5,9 metros de largo y 2,2 de ancho, mientras que en 'modo avión' su envergadura es de 8,8 metros. Su peso, 700 kilogramos. Su autonomía es mayor: con 90 litros de gasolina podrá recorrer, 700 kilómetros por aire y 750 por tierra. Su coste, también superior. Cada unidad costará entre 1,2 y 1,5 millones de euros. Un superlujo al alcance de muy pocos.

Airbus: un coche volador por módulos

Airbus, el gigante de la aviación, quiere ahora apropiarse del espacio aéreo municipal, algo muy poco utilizado, tal y como comentan alguno de sus pesos pesados. Por eso han creado, junto a otros socios Pop.Up, una empresa para dar formar a un vehículo modular. Contaría con una cabina central desmontable que permitiría adherir esta cápsula a un motor tipo drone para volar o una base con ruedas para circular por carretera.

Vista de la propuesta de Airbus e Italdesign. (Italdesing)
Vista de la propuesta de Airbus e Italdesign. (Italdesing)

Sin embargo, Airbus no concibe esto como un vehículo para la venta. La compañía lo imagina formando parte de redes de 'renting' como los servicios de 'car sharing' como Car2Go, cuya popularidad está al alza en ciudades como Madrid, donde distintas compañías han imitado su modelo como motocicletas. Pop.Up funcionaría a través de una app, en la que se marcaría el trayecto y el sistema te ofrecería indicaciones para realizar el viaje de la forma más conveniente.

¿No te gustan? Espera a estos otros modelos

Como decíamos, hay muchas empresas involucradas en la carrera del coche volador. Si no te han gustado los anteriores, igual deberías esperar a otros tantos de los proyectos que verán la luz en los próximos años. Neva Aerospace, una firma británica, está diseñando uno megadrone con cuatro turbinas eléctricas, colocadas en las esquinas, que sería capaz de llevar a una persona. Está pensando para trayectos dentro de las ciudades, porque la autonomía prevista sería de unas 25 millas.

Siéntete como el Duende Verde. (Kitty)
Siéntete como el Duende Verde. (Kitty)

Larry Page, cofundador de Google, ha participado en la financiación de Kitty Hawk, que trabajan en un prototipo de aerodeslizador cuyo aspecto recuerda y mucho, al del vehículo que el Duende Verde utilizaba en sus luchas intestinas contra Spiderman. De momento, estas empresas no han mostrado vídeos ni han dado fechas. Hay que esperar a que lleguen Uber o Cartivator para verlos en acción. El otro gran obstáculo es la regulación. Es con lo que han chocado otras revoluciones como el coche autónomo. De momento, los primeros que lleguen al mercado se limitan a cumplir las leyes terrestres y aéreas. Habrá que ver si son suficiente.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios