Lucha contra la obsolescencia

Los informáticos que te enseñan a reparar tus 'gadgets' para ahorrar en tecnología

The Restart Project busca una vida más larga para ‘gadgets’ y electrodomésticos y con ella evitar llevar más chatarra tecnológica y emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Foto:  Dos personas arreglan juntas un aparato electrónico en un taller de The Restart Project. (Imagen: The Restart Project | Facebook)
Dos personas arreglan juntas un aparato electrónico en un taller de The Restart Project. (Imagen: The Restart Project | Facebook)

5.650 aparatos han llegado a sus talleres, 3.120 con opciones de arreglo; de ellos, 1.464 pudieron resucitar y 1.066 habían muerto sin opción a revivir. Para todo ello se han empleado 11.271 horas de voluntariado. Son algunas de las cifras de The Restart Project, una "'startup' social'", como ellos lo denominan, que busca combatir la obsolescencia programada y cuidar el medioambiente evitando que tiremos a la basura los aparatos tecnológicos que se han estropeado.

Janet Gunter es la cofundadora de The Restart Project y forma parte del equipo de Londres, donde está la sede central. En 2012, trabajaba en proyectos de cooperación del tercer mundo con un amigo, Ugo Vallauri, quien terminaría siendo su cofundador. "Empezamos a hablar sobre cómo los problemas de los residuos están aquí, en lugares en los que la gente puede permitirse reemplazar siempre sus dispositivos”, cuenta a Teknautas. Vieron que las personas de otros continentes usaban sus aparatos durante más tiempo, había más cultura de la reutilización, y eso les inspiró para montar The Restart Project.

El objetivo desde entonces es unir a gente que quiere arreglar sus propios aparatos con otros que quieren compartir sus habilidades de manitas. Porque la cuestión no es ponerles a punto los aparatos, sino enseñarles a hacerlo y conseguirlo juntos. No es una tienda de reparaciones gratuita, en la que llegas, dejas tu aparato, te marchas y al tiempo lo recoges como nuevo. "Tienes que estar interesado y querer aprender algo", resume Gunter.

Se financian mediante donaciones: "No queremos que el dinero sea un obstáculo para los eventos de aprendizaje". Lo recaudado sirve para comprar materiales que necesiten, aunque los dueños de los aparatos suelen llevar las piezas de repuesto, si son necesarias. Ha tenido también “pequeñas subvenciones” públicas para algunos proyectos, como organizar eventos extra, pero ha sido algo puntual.

Un teléfono puede tener un reemplazo fácil de pantalla, pero es muy difícil cambiar la batería

"Lo interesante es que hay mucha gente que quiere compartir sus habilidades para arreglar", se alegra Gunter. Los voluntarios técnicos, llamados 'restarters', tienen todo tipo de perfiles: ingenieros, entusiastas del DIY ('do it yourself', hazlo tú mismo) que quieren compartir sus trucos o sabiduría…

Junto a pequeños electrodomésticos y portátiles, con sus accesorios o periféricos, los teléfonos móviles son los aparatos más solicitados para darles una nueva vida. Cada uno de ellos es un mundo: "Un teléfono puede tener un reemplazo fácil de pantalla, pero es muy difícil cambiar la batería".

It's a hugely popular #RestartParty in Kilburn this evening. We've already helped 28 people, thanks to the 10 Restarters at Abbey Community Centre

Una publicación compartida de The Restart Project (@restartproject) el

Las actualización de 'software' para mantener seguros los 'smartphones' es otro de los quebraderos de cabeza de las personas que acuden al servicio, sobre todo con teléfonos Android. "La gente no sabe cómo hacer un reseteo de fábrica" o se quedan sin memoria y hay que ayudarlos.

Aunque esos aparatos son los que más problemas plantean, es más probable que otros, como juguetes, auriculares o lámparas, terminen arreglados y listos para comenzar una nueva vida. Si bien se centran en arreglar aparatos eléctricos y electrónicos, también promueven otro tipo de reparaciones, como las de bicicletas.

Louis and Philip working on a special LED lamp/alarm clock #Westminster #RestartParty

Una publicación compartida de The Restart Project (@restartproject) el

Teléfonos y tostadoras en Barcelona

The Restart Project está presente en muchas ciudades de Reino Unido pero también de otros países europeos, como en Barcelona. Andrea Bastida es ambientalista dedicada a la gestión de residuos eléctricos y una de las organizadoras de Restarters Barcelona. Centró su trabajo final de carrera en la recuperación de los materiales de teléfonos móviles y conoció el proyecto cuando trabajaba desde España para una iniciativa de reciclaje en Ghana.

Fue su coordinador quien le comentó la idea. "Sabía que en Barcelona estábamos distinta gente a la que nos interesaba echar para adelante algo parecido", relata Bastida a Teknautas. Él los puso en contacto y llevan trabajando más de dos años, desde julio de 2015.

El grupo de Barcelona se divide en organizadores y reparadores voluntarios. Cuentan con una bolsa de diez 'restarters'. "La mayoría de reparadores lo hacen por 'hobby', que simplemente en su tiempo libre se dedican a reparar, son manitas y les gusta. Otros son realmente reparadores, técnicos de taller. Entre los organizadores hay de todo, ingenieros, diseñadores y ambientólogos".

Un taller organizado por Restarters Barcelona. (Imagen: cedida por Andrea Bastida)
Un taller organizado por Restarters Barcelona. (Imagen: cedida por Andrea Bastida)

En la Ciudad Condal, The Restart Project no tiene un local fijo. "Lo que hacemos es buscar distintos locales por Barcelona para organizar los talleres", porque el objetivo no es ofrecer un centro de reparación sino, de nuevo, ser educadores. "Enseñar a la gente que ellos mismos pueden abrir su ordenador, su secador… lo que sea, y ver cómo arreglarlo, que pueden probarlo. No es una caja negra que va a explotar cuando la abras, que a veces da mucho miedo. Ellos pueden hacerlo".

La gente se inscribe a través de un formulario web, explicando qué tipo de aparato llevan para ver si los reparadores van a estar disponibles en esa sesión. "Básicamente, quien manipula el aparato es el ciudadano que viene, y el reparador le va indicando". También han organizado talleres fuera de la capital catalana, en lugares como Sabadell.

El público que acude a sus talleres está "muy concienciado"

Los desplazamientos, material impreso y otros costes comunes salen de su bolsillo. "Lo que hacemos es poner una hucha en las sesiones para pagar el 'parking' a los reparadores, aunque sea". Según sus datos, hasta marzo de 2017 han organizado 12 'restart parties' a las que se han llevado 108 aparatos. De ellos, se han arreglado 47, a 22 les faltaba una pieza de recambio y 30 han sido imposibles de reparar. Incluso para 2 de ellos faltó tiempo para comprobar si hubieran podido tener un nuevo uso.

Bastida ha observado que el público que acude a sus talleres está "muy concienciado": "Tiene muy claras las ideas en este ámbito, en las posibilidades de la reparación, en la importancia de preservar el medioambiente, con lo cual no hace falta hacer mucho cambio de mentalidad".

Lo que cuesta es llegar a ese público que desconoce todo este mundo "porque no le ha llegado información. Este público sigue allí sin estar al corriente de la mentalidad nueva, del cambio de chip". Mientras tanto, hay organizaciones y colegios que los buscan para organizar talleres.

Los móviles que duran y duran

The Restart Project es también un proyecto de denuncia sobre las emisiones de carbono que conlleva la fabricación de dispositivos electrónicos. Según sus datos, basados en estadísticas del Banco Mundial, se vendieron 1.900 millones de teléfonos móviles en 2015, aproximadamente 60 por segundo, y cuya fabricación equivale a las emisiones de carbono de toda Austria (7.778 kilos ‘per capita’ en 2011).

Por ello, el equipo alienta a dar toda la vida útil posible a los 'smartphones'. Afirman que si a los móviles comprados se les diera un tercio más de duración de la que habitualmente se les da, se evitarían emisiones equivalentes a las que produce Singapur en un año (8.724 kilos ‘per capita’ en 2011).

Combatir la obsolescencia programada y reducir la emisión de dióxido de carbono en la atmósfera están entre los objetivos de The Restart Project. (Imagen: cedida por Andrea Bastida)
Combatir la obsolescencia programada y reducir la emisión de dióxido de carbono en la atmósfera están entre los objetivos de The Restart Project. (Imagen: cedida por Andrea Bastida)

De acuerdo a los datos del proyecto, en las ‘restart parties’ celebradas en todo el mundo se han salvado de la basura 7.821 kilos de material y se ha evitado la emisión de más de 144.000 kilos de dióxido de carbono, el equivalente a conducir más de 1,2 millones de kilómetros o fabricar 24 coches.

Restarters Barcelona asegura que en 13 eventos organizados por ellos se han evitado 145 kilos de desperdicios y 1.940 kilos de emisiones de CO2 a la atmósfera, lo que se hubiese gastado en fabricar 19 sofás (cada uno equivale a unos 100 kilos de CO2).

Para seguir mejorando las estadísticas, ellos seguirán reciclando móviles y todo tipo de pequeños electrodomésticos, y mejor aún: enseñando a hacerlo. Además, están trabajando en una base de datos en la que recopilar los problemas más usuales para el resto de la comunidad. Solo hay que buscar el taller más cercano a nuestra casa y acudir con nuestra duda en forma de aparato. Y si somos unos manitas, también podremos contribuir a que otros muchos aprendan a arreglar sus artilugios tecnológicos.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios