referencia tecnológica del sur de europa

La DUI dinamita el sueño del 'hub' de startups en BCN: "Nos vamos a tener que ir"

Barcelona ha luchado en la última década por convertirse en un 'hub' europeo de 'startups'. Ahora inversores y emprendedores temen la declaración unilateral de independencia (DUI)

Foto: Vista de la Torre Agbar, en Barcelona. (Reuters)
Vista de la Torre Agbar, en Barcelona. (Reuters)

Gas Natural, Banco Sabadell, Abertis o Cellnex. Ya son cerca de una veintena de gigantes de la economía catalana los que han movido sus cimientos en los últimos días. Han sido mudanzas sonadas hacia otros puntos de la geografía española, en movimientos para protegerse de los efectos de una eventual declaración unilateral de independencia (DUI). Si esta finalmente ocurre, no serán las únicas afectadas.

Existe otra 'mayoría silenciosa', en este caso, empresarial. Son cientos de 'startups' que en la última década han consolidado a Barcelona como uno de los grandes centros neurálgicos de la industria tecnológica al sur de Europa, atrayendo una cantidad ingente de talento a la ciudad apuntalándola como una referencia en condiciones de competir con ciudades como Londres o Berlín.

Un largo trabajo que le ha servido, entre otras cosas, para mantener el cetro del Mobile World Congress, que se lleva celebrando desde 2006 allí. Y que debería seguir haciéndolo hasta 2023 en virtud de lo acordado con la GSMA, que ha resistido los cantos de sirena de otras grandes urbes continentales.

Barcelona, en el 'top 5' europeo

La revista Wired, una especie de 'Biblia' de la tecnología y la innovación, la situaba en su último número como uno de los puntos calientes para el emprendimiento en este curso y ponía como casos de éxito Glovo, Ulabox o Coverfy, entre otros.

Barcelona en el 'top 5' de 'hubs' europeos. (Reuters)
Barcelona en el 'top 5' de 'hubs' europeos. (Reuters)

Sólo el pasado año, Barcelona captó el 53% de los fondos destinados a 'startups' en España, según el informe 'Startup Ecosystem Overview', elaborado por MWCapital. Fueron un total de 282 millones de euros, cantidad muy distanciada de Madrid, segunda, con 173 millones. Unos guarismos que le colocaron, a nivel europeo, como quinta ciudad, solo detrás de Ámsterdam, Berlín, París y, coronando el ránking, Londres.

Pero… ¿puede el proceso 'indepe' dar al traste el sueño del 'hub' tecnológico de Barcelona? ¿qué consecuencias traería una declaración unilateral de independencia?

Casi ninguna de las compañías quiere salir a la palestra. Contactados por Teknautas, la mayoría despachan públicamente el asunto con un “Preferimos no pronunciarnos sobre esto” o emplazan a una conversación dentro de unas semanas. En privado, sin embargo, reconocen que prefieren no entrar en polémicas pero muestran sus preocupaciones sobre el acceso al crédito, ayudas comunitarias o los procesos de selección. El ambiente es de tensa calma. Se esperan acontecimientos. Muchos se aferran a la naturaleza global de sus productos para evitar caer en este debate.

Repercusión internacional

Imagen del último Mobile World Congress de Barcelona. (Reuters)
Imagen del último Mobile World Congress de Barcelona. (Reuters)

“Acabo de volver de Nueva York y me ha sorprendido que todo el mundo me preguntase por el tema. En entrevistas, reuniones... ”, explica Vicente Arias, cofundador de la 'startup' Coverfy, uno de los que decide mojarse con este tema. Se marchó a Estados Unidos el pasado 26 de septiembre y ha vuelto esta semana. “Viví en la distancia el día de la votación pero hablando todo el rato con gente de la oficina y la familia”, aclara. Le sorprendió la dimensión que adquirió el asunto. “Incluso hasta en la FOX hablaban del tema cuando tenían otras noticias de impacto como el tiroteo de Las Vegas. Me sorprendió tanta presencia en los medios del país”.

“Creo que va a afectar a la imagen no sólo de Cataluña, sino de otras partes de España”, remacha. “Los inversores, al menos allí en EEUU, están empezando a mirar la situación con cierto recelo. Creo que podemos perder posiciones frente a ciudades como Berlín, Dublín o París”.

Creo que va afectar a otras zonas de España. Los inversores en EE UU observan con recelo la situación

Coverfy acaba de levantar 3,5 millones de euros en una nueva ronda de financiación. “Yo he tenido suerte porque el sector de las 'insurtech' (tecnologías aplicadas a los seguros) ahora mismo levanta una gran expectación. Pero creo que si mi actividad fuese otra me hubiese costado más”, asegura.

Verse es otra de esas 'startups' de relumbrón asentadas en la Ciudad Condal. Es una especie de Paypal español. Basta con escoger en el móvil el contacto del móvil o el Facebook. Levantaron en mayo 20 millones de dólares de tres fondos 'yankies'. Casi nada, teniendo en cuenta que son tres veinteañeros los que están detrás de la idea.

“De momento no hemos notado problemas en lo que se refiere a la captación de talento ni nuestros inversores se muestran muy preocupados por esto”, explica con tono prudente Alex Lopera, uno de los fundadores. “Sin embargo, hace unos días, uno de nuestros consejeros, que es de EEUU, prefirió aplazar su viaje y no participar en el Consejo de Administración convocado por la situación que se estaba generando”.

Lopera mantiene, como en la mayor parte de los casos, una postura muy neutra. Eso sí, reconoce que hay cosas que le despiertan cierta inquietud. “No hay que olvidar que somos una empresa con base financiera de pagos móviles. Y de cara a las licencias es un sector ampliamente reglado”.

El dilema de las regulaciones

Las 'fintech' es una sector ampliamente regulado. (Reuters)
Las 'fintech' es una sector ampliamente regulado. (Reuters)

Y es que la regulación apunta a ser uno de los principales escollos en una hipotética Cataluña independiente. Especialmente para sectores como las 'fintech', cuyas normas están medidas al milímetro por instituciones nacionales e internacionales. “Nos vamos a tener que ir”, reconoce el fundador de una empresa dedicada a esta actividad, que prefiere mantener su identidad al margen y la de su empresa.

“No es un motivo ideológico ni político, es un problema legal -, prosigue-. Tengo licencia para operar en territorio nacional. Si Cataluña se independiza deja de serlo. Y yo no puedo parar mi actividad. Me marcharía. Y seguro que no soy el único”.

“Tenía a una persona muy buena para ficharla. Estaba todo apalabrado y cerrado. Sin embargo, me ha dicho que prefiere paralizar. Y me ha dejado caer que es por todo este asunto del independencia”, remacha otro de los empresarios contactados por Teknautas. “Es de Madrid. Eso es lo que me sorprende. Si me cuesta fichar a gente de aquí, mucho más difícil de otros países”, lamenta.

Recuperar la imagen

La torre Agbar, uno de los símbolos de Barcelona. (Efe)
La torre Agbar, uno de los símbolos de Barcelona. (Efe)

“Muchas veces pensamos que las 'startups' viven aisladas del mundo, como si fueran niños burbuja”, analiza Luis Martín Cabiedes, un reconocido inversor español con varias décadas de experiencia y con éxitos, entre otros, como Blablacar. “Son parte del sistema económico. Obviamente todo lo que afecta al sistema financiero de manera radicalmente afectará a estas empresas”, afirma en una conversación con Teknautas.

Martín Cabiedes tiene “fe ciega” en el futuro de Barcelona como motor de innovación pero cree que hay tareas por hacer de cara a la “captación de talento” o de “nuevas empresas de base tecnológica”. Reconoce que los colegas inversores con los que se reúne le preguntan con mucho interés sobre la situación. “Tenemos que recuperar una imagen. El dinero es cobarde y busca estabilidad”, sostiene este inversor, que dice que lo que se vive ahora en Cataluña "debe volver a ser un problema político y no ciudadano". "La gran tarea es esa. Volver a mostrar una fotografía de ciudad abierta, cosmopolita, llena de 'startups'. Y sobre todo no dramatizar en exceso".

Este madrileño afincando en la Ciudad Condal cree casi imposible un éxodo masivo de empresas producido por un efecto llamada de la marca de entidades como el Sabadell o La Caixa. “Son otro mundo. Son empresas muy reguladas, con obligaciones específicas. Dependen del Banco de España y tiene que ir casi cada noche a financiarse".

Fe en el futuro de Barcelona

La fe de Cabiedes es compartida plenamente por Iñaki Arrola: "En el largo plazo Barcelona, pase lo que pase, será una plaza de referencia". ¿Y en el corto? Esa es otra historia para este inversor de capital riesgo, fundador del fondo K Fund, que participa en seis empresas radicadas en Cataluña. “Se vivirán baches, por supuesto”.

imagen del distrito barcelonés de la innovación 22@. (Grupo Castellví)
imagen del distrito barcelonés de la innovación 22@. (Grupo Castellví)

¿Qué es el corto y el largo plazo? Imposible saberlo. “Todo depende de la DUI que nos encontremos. Si es algo simbólico creo que en un tiempo razonable se podría superar”, añade. Evita entrar en conjuras y “tirar de la bola de cristal” pero Arrola cree que en un caso extremo -como una Cataluña independiente- el trabajo acumulado de estos años no estaría hecho en balde.

Algunos inversores locales reconocen que el corto plazo habrá problemas, pero confían en Barcelona como destino tecnológico

“Si nos encontramos en un estado independiente que se enfrenta a una devaluación de moneda y otros contratiempos, obviamente las 'startups' atravesarán dificultades pero eso no significa que se vaya a hundir el ecosistema. A la larga, insisto, se seguirá haciendo negocio”.

Arrola reconoce que hay cierto nerviosismo, dado lo inédito de la situación. “Hemos tanteado el ambiente y, en mayor o menor grado, hay incertidumbre en las compañías por lo que va a pasar. Pero de la misma manera que el resto de sectores de la sociedad. No es agradable para nadie”.

“No creo que haya dudas, creo que hay muchas más preguntas. Barcelona se había posicionado como un destino muy atractiva para la innovación y creo que lo sigue siendo. Pero si esto se enquista el prestigio puede caer”, explica Tomás Díez, director del FabLab de la capital catalana, creado a imagen y semejanza de los que el MIT impulsó allá por el año 2000. De origen venezolano, lleva once años instalado en la ciudad impulsando desde este espacio tendencias como la impresión 3D o las 'smart cities'.

El miedo económico y la estigmatización

Vista del FabLab de Barcelona. (IAAC)
Vista del FabLab de Barcelona. (IAAC)

“Fuera no hay una imagen clara de lo qué pasa ni de lo qué va a pasar. Afortunadamente, no hemos llegado a un punto de estigmatización de lo que está ocurriendo en España”, añade Díez. “Creo que ambos bandos han jugado la estrategia del miedo económico, pero hay un punto de retorno”.

El peligro, para este arquitecto y urbanista, es que ese miedo “se descontrole” y acabe impactando en el ánimo de los inversores o del que “pensaba instalarse en Barcelona”. “Pero repito, creo que existe todavía la sensación de que se va a solucionar y la calidad de esta ciudad es indudable”.

Hablar de innovación con fronteras de hace 200 años es como probar el software del futuro en el hardware del pasado

Si no hay diálogo, sin acuerdos mínimos y con una independencia unilateral, esa aspiración de Barcelona se puede ver afectada”, Díez, firme defensor de la “descentralización”, algo que considera que “sería muy positivo” para el proyecto de la capital catalana.

El FabLab está regido por el IAAC, una referencia a nivel internacional en arquitectura y urbanismo situada en Barcelona. Su directora académica, Areti Markapoulou, lanza un mensaje de calma y engloba las tensiones que vive Cataluña en una situación global donde también se coloca el 'Brexit'.

“Hay muchísima inquietud, pero desde el plano de la innovación también se pueden abrir ventanas en estos periodos”, añade. Confía en que la situación se desatasque y el debate vuelva a centrarse en encontrar soluciones para las ciudades y quienes las habitan. “Estamos en la época de que todo el mundo está hiperconectado. Eso sí, cuesta hablar de innovación con fronteras de hace 200 años. Eso sería como probar el software del futuro en el 'hardware' del pasado”.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios