voluntad política vs tecnología

¿Papeletas, impresoras? Por qué Cataluña no usará el voto por internet en el referéndum

La Generalitat incluso llegó a presentar un proyecto para facilitar el voto por internet pero la idea nunca llegó a aprobarse. ¿Por qué? Las razones son técnicas (y políticas)

Foto: referéndum internet (EC)
referéndum internet (EC)

Seguro que tú también lo has pensado en algún momento. Viendo que la Guardia Civil requisaba las papeletas e investigaba las imprentas, ¿por qué el gobierno catalán no optó por hacer el referéndum vía internet? Hay razones políticas, pero sobre todo técnicas y de seguridad. ¿Cómo evitar un posible fraude? ¿Cómo asegurar al 100% la confidencialidad?

Lejos de ser una reflexión loca e imposible de realizar, lo cierto es que Cataluña estuvo bastante tiempo pensando en esta posibilidad. En octubre de 2016, la Generalitat lanzó un plan para crear una herramienta de voto electrónico que abría la opción de la elección 'online' con la idea de facilitar la participación, sobre todo, de los catalanes que vivían fuera de España. Y aseguró que estaría lista para el referéndum del 1-O.

Los desarrolladores fueron creando la herramienta, en un equipo coordinado por Juan Manuel Gómez (uno de los detenidos por la operación contra el referéndum), hasta que, en junio de 2017, el Parlament tumbó el proyecto. ¿El motivo? Se alegó, sobre todo, falta de seguridad en el sistema. Y nunca más se volvió a hablar del tema.

El hundimiento repentino de algo que había levantado tanta expectación llamó un poco la atención, e incluso se llegó a considerar como el primer fracaso de los independentistas, pero ¿era realmente una opción viable? ¿tenía sentido? Ingenieros y especialistas en seguridad informática apuntan que, aunque tanto legal como técnicamente se podría hacer, hay muchas razones por las que el gobierno catalán desechó la idea. Empezando por el peligro de no poder garantizar el voto secreto y efectivo y acabando por el objetivo de mostrar la movilización en las calles.

¿Una “aberración democrática”?

El primer problema que se encuentra cualquier país que quiere instalar el voto por internet es ¿cómo ofrecer las mismas garantías que el sistema por correo o presencial?

Para ello, lo mejor es buscar ejemplos fuera de España. El modelo de voto por internet ya se ha probado con bastantes garantías en otros lugares como Suiza o Noruega y los experimentos se siguen sucediendo. Aunque el mejor ejemplo en el mundo, como comenta Eduardo Robles, de nVotes, una empresa dedicada a investigar sobre las elecciones por internet, es el de Estonia.

En este país báltico, miembro de la UE, basan su sistema en su DNI electrónico con dos niveles de verificación protegidos por códigos de acceso que te llegan a casa a través de una carta certificada. "Cada código es único e intransferible. Para que sepas que tu ordenador no está hackeado debes introducir una de las series de números para realizar el voto y la máquina te debe devolver otra que ha de coincidir con lo que viene en tu carta", explica Robles a Teknautas.

Todo apunta a que sería un sistema bastante adaptable a Cataluña, pero el especialista en ciberseguridad Yago Jesús no está tan convencido. Además del problema que podría tener el gobierno para mandar esas cartas con los códigos de seguridad a sus ciudadanos, como se ha visto estos días, según este especialista, es casi imposible garantizar el voto efectivo por la red a día de hoy.

"De implementarse un sistema de este tipo en Cataluña sería una aberración democrática. Ahora mismo es imposible garantizar el derecho al voto a través de internet porque cualquier ordenador comprometido podría sufrir un ataque e invalidar la elección", explica el experto.

Él, que cuenta que en 2006 ya se hicieron pruebas en España para probar si se podía instalar un sistema de este tipo, asegura que ni los certificados digitales son del todo fiables. "Podría hacerse con el DNI electrónico que es casi inquebrantable, pero existiría el peligro de vulnerar el voto secreto del ciudadano", concluye.

También tiene una posición bastante escéptica ante este tema el abogado Carlos Sánchez-Almeida, de Bufet Almeida. "Ya hemos visto la cantidad de problemas que ha habido con votos falsos de ancianos, imagínate qué podría pasar si esos votos se mandasen desde cada casa".

El conocido abogado destaca que un sistema así podría facilitar la aparición de suplantaciones de identidad o prácticas similares. "Legalmente se puede hacer, pero en este momento no se puede garantizar el buen uso del mismo".

Desde nVote, Robles cree que tecnicamente sí sería posible y da una visión diferente. "La clave está en pensar en el tipo de voto en remoto que usamos ahora. ¿Podemos dar más garantías con el voto por internet que con el voto por correo? Nosotros creemos que sí".

¿Podemos dar más garantías con el voto por internet que con el voto por correo? Nosotros creemos que sí (Foto: EFE)
¿Podemos dar más garantías con el voto por internet que con el voto por correo? Nosotros creemos que sí (Foto: EFE)

Legal, pero "poco espectacular"

Técnicamente posible o no, en lo que coinciden los tres expertos consultados es en que el debate está más en la legalidad que en la tecnología. Sánchez-Almeida incluso va más allá y apunta a que la razón principal para no aprobar este mecanismo está en la voluntad política.

"El Govern si hubiese querido podría haber aprobado la ley para el voto electrónico igual que ha aprobado la ley del referéndum, pero perdería espectacularidad", explica el abogado. Él defiende que lo que la Generalitat busca el 1-O tiene que ver más con el conflicto y con la movilización que con una votación efectiva.

Lo que la Generalitat busca el 1-O tiene que ver más con el conflicto y con la movilización que con una votación efectiva

Si miramos atrás, en España el voto 'online' no nos resulta demasiado extraño y demuestra que hay espacio para aprobar una ley que acepte este método. La primera vez que se experimentó con este sistema en nuestro país fue en 2005, aprovechando el referéndum planteado para aprobar o rechazar la Constitución Europea, aunque el voto no era valido. Pero no fue la última.

La primera vez que se experimentó con este tipo de elección en el país fue en 2005, aprovechando el referéndum planteado para aprobar o rechazar la Constitución Europea.
La primera vez que se experimentó con este tipo de elección en el país fue en 2005, aprovechando el referéndum planteado para aprobar o rechazar la Constitución Europea.

Ahora hay ayuntamientos como el de Madrid que aprovechan esta vía de comunicación para consultas populares como decidir en qué se gastan parte del presupuesto de la ciudad. Es decir, espacio para crear una ley de este tipo existe, solo es decisión de los parlamentos aprobarla, o no.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios