Dale otra oportunidad a tu 'smartphone'

Cómo hacer que tu viejo móvil tenga memoria para WhatsApp y lo que necesites

Aplicaciones más ligeras y un barrido digital por lo que ya no necesites son las claves para no tener que comprar un nuevo terminal

Foto: Ese viejo modelo de ‘smartphone’ que conseguiste por pasarte al contrato tiene larga vida. (Foto: Pixabay)
Ese viejo modelo de ‘smartphone’ que conseguiste por pasarte al contrato tiene larga vida. (Foto: Pixabay)

Seguro que te ha sucedido, sobre todo si tienes un ‘smartphone’ antiguo. Te llega un aviso de una nueva actualización de ‘apps’, abres la 'store' de turno y comienzas el proceso de descarga. Sin embargo, se interrumpe de repente por un nuevo aviso: no hay espacio suficiente de almacenamiento. O la RAM ya no da más de sí.

Te toca enfrentarte a un gran problema: si la actualización no se instala correctamente, la aplicación no funciona bien y se puede bloquear. Tampoco hay espacio para que se ejecuten bien los procesos ni para que en el futuro se puedan instalar actualizaciones. Por fortuna, tampoco hay que salir corriendo a la tienda para mirar un nuevo modelo de teléfono móvil; con una serie de trucos todavía podemos sacar provecho a nuestro viejo terminal.

Desinstalar ‘apps’ o borrar caché, necesario para que el móvil siga rindiendo. (Foto: William Hook | Flickr)
Desinstalar ‘apps’ o borrar caché, necesario para que el móvil siga rindiendo. (Foto: William Hook | Flickr)

La clave está en las versiones ‘lite’ de las ‘apps’. Dichas aplicaciones están pensadas para dispositivos con menor capacidad de almacenamiento y destacan por su poco peso y su escaso uso de recursos, tanto de datos como de capacidad de la batería, lo que también las hace ideales cuando viajamos y no tenemos cerca una conexión wifi o un enchufe. Eso sí, a cambio de usarlas hay ciertos cambios en los diseños o las características de la aplicación original que tendremos que aceptar.

Algunas de estas versiones ‘lite’ se crearon pensando en países con estructuras de internet débiles, pero nosotros las podemos usar también sin problemas. Es el caso, por ejemplo, de Skype Lite, que nació para la India y que también se puede descargar desde APK Mirror, una web que aloja aplicaciones no disponibles en la tienda oficial (y esta, fuera de los países para los que fue concebida, no lo está).

Skype Lite consume pocos datos, lo que se agradece para las videollamadas; es más, indica incluso la cantidad que se han gastado tras terminar una conversación. También presume de hacer un uso menor de la batería y de ejecutarse en terminales nuevos y viejos.

Otros ejemplos de este tipo de aplicaciones son Facebook Lite (Android) o Messenger Lite (Android). Con un diseño más sobrio tendrás acceso a todos los servicios tradicionales y, encima, no necesitarás descargar un Messenger Lite para acceder al chat con tus amigos: en Facebook Lite también se incluye la lista de conversaciones. Y si la opción de mensajes te da igual, siempre puedes iniciar sesión desde el navegador, con el fin de tener instalada una ‘app’ menos. La lista de recomendaciones sigue con otras redes sociales, como Twitter Lite.

En otras ocasiones no es necesario descargarse una ‘app’ más ligera. Por ejemplo, si accedemos a Instagram desde nuestro navegador móvil también podremos subir y compartir fotografías, algo que no se puede hacer desde la versión de navegador de un ordenador.

Los navegadores web también cuentan con opciones ‘light’, como Dolphin Browser para Android, iPhone y iPad. Si prefieres seguir con Chrome o Safari, borra su caché para liberar espacio.

Hay que deshacer la casa

También puede que no haya una versión ‘lite’ de nuestras ‘apps’ favoritas. Así, para tener más espacio disponible, hay que soltar lastre. Elimina las fotos o vídeos que no te interesen, sobre todo los memes que recibes por los grupos de WhatsApp: seguro que tienes esas carpetas llenas de más. Guarda todo eso en alguna nube, en una tarjeta microSD o envíalo a otro dispositivo a través de Bluetooth. Lo mismo sucede con la carpeta de descargas: échale un vistazo de vez en cuando para eliminar esos archivos que ya no necesitas.

Si hay alguna ‘app’ que ya no uses, desinstalala: ganarás un espacio extra muy apreciado. Algunas de ellas se pueden mover del teléfono a una tarjeta SD para liberar memoria, así que haz las comprobaciones necesarias antes de hacerlas desaparecer.

Puedes simplemente borrar los datos o la caché si es un servicio del que no puedes prescindir

Asimismo, es necesario controlar cuáles son las ‘apps’ que más espacio consumen. En iOS, nos dirigimos para ello a Ajustes->General->Uso y gestión del almacenamiento. En Android, en Ajustes->Almacenamiento o Aplicaciones. Tanto en una como en la otra, junto a cada ‘app’ aparece el espacio que ocupa. Puedes simplemente borrar los datos o la caché si es un servicio del que no puedes prescindir o, como decíamos antes, desinstalarla por completo para seguir aligerando peso.

En casos como el de Spotify, que implica descargar listas o canciones para los modos ‘offline’, elimina algunas de las que no suelas escuchar para que el dispositivo siga funcionando (o todas y resignate a escuchar música en ‘streaming’ y no sin conexión). Por último, si tienes muchos juegos, que suelen ocupar bastante espacio, considera prescindir de algunos.

Para limpiar la caché de las ‘apps’, se puede hacer manualmente y una a una desde el menú que las engloba, pero también hay aplicaciones, como CCleaner (Android) y AVG Cleaner (iOS y Android) que lo pueden gestionar de manera más mecánica. Ahora bien, igual no tienes espacio para instalarlas…

Una tarjeta microSD, la solución a muchos de tus problemas. (Foto: Daniel Sancho | Flickr)
Una tarjeta microSD, la solución a muchos de tus problemas. (Foto: Daniel Sancho | Flickr)

Por otra parte, hay aplicaciones que vienen por defecto en el móvil y no se pueden desinstalar, pero sí inhabilitar. Al hacerlo, puede que otras ‘apps’ instaladas no funcionen como es debido o que perdamos alguna información que teníamos guardada en ellas, por lo que valoremos esa acción antes de ejecutarla.

Y no solo hay que borrar cosas propias de un ‘smartphone’. Si tienes notas o SMS, elimínalos también. Y esos contactos que crees que no volverás a usar (por ejemplo, los de viejos ligues de Tinder y semejantes) también ocupan un espacio indeseado, así que nos podemos despedir de ellos.

Si nada de esto funciona, hay una última opción, pero muy drástica: formatear el dispositivo para tener una versión de fábrica

Si nada de esto funciona, hay una última opción, pero muy drástica: formatear el dispositivo para tener una versión de fábrica y con mucha memoria. Eso sí, tendrás que instalar de nuevo todas las ‘apps’ que de veras necesites y habrás perdido muchos archivos personales, por lo que haz una copia de seguridad del contenido antes de meterte en faena.

En definitiva, limpiando tu casa digital, quitarás el polvo binario que te impide seguir usando tu ‘smartphone’ y le darás una vida extra. Y si el problema no se soluciona (y mira que será difícil que no lo haga), entonces no quedará otra que pasar por la tienda para adquirir un móvil nuevo, porque las aplicaciones no van a ocupar menos espacio el día de mañana, sino todo lo contrario. Ojalá lleguen pronto los terminales de 1 TB de almacenamiento.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios