He probado iOS 11 y es lo más cerca que Apple me ha tenido de trabajar con un iPad
  1. Tecnología
la beta pública, ya disponible

He probado iOS 11 y es lo más cerca que Apple me ha tenido de trabajar con un iPad

La nueva versión del sistema operativo para móviles y tabletas mejora, de largo, la experiencia de uso de las segundas, pero aún le falta un poquito para superar al PC

Foto: Una de las posibilidades que el iPad ofrece con iOS 11. (Apple)
Una de las posibilidades que el iPad ofrece con iOS 11. (Apple)

Desde que lo presentó en sociedad, allá por 2010, Steve Jobs se empeñó en vendernos el iPad como la herramienta que terminaría por enterrar el PC. Pasaron los años y los PC siguen entre nosotros aunque Apple volvió a la carga con el modelo Pro, una tableta que admitía un teclado y que, esta vez sí, acercaba el sueño de poder trabajar con ella. El último intento por hacerse con el profesional no es una pieza de 'hardware' sino de 'software': iOS 11, cuya beta pública estuvo semanas disponible y que ha sido lanzada oficialmente este 19 de septiembre, ha añadido una serie de novedades que pretenden convertirlo, esta vez sí, en el último clavo en el ataúd de los ordenadores convencionales. ¿Lo consigue? No, pero se queda cerca.

Foto:

Hace unas semanas que me he desplazado de retiro espiritual, lúdico, festivo o como quieran llamarlo al norte de España. Y con mi vetusto MacBook Air muerto por desgaste de la batería, me propuse hacer vida solo con un iPad Pro y el teclado desde el que escribo estas líneas. Para hacer la prueba, claro, me hice con la última beta pública de iOS 11 en la tableta, que se puede descargar sin mayores complicaciones, para responder a la pregunta del millón de dólares: ¿está el iPad preparado para suplir a un portátil? ¿Puedo convertirlo en mi herramienta definitiva de trabajo?

La respuesta es negativa, aunque tiene muchos matices. Podría decir que Apple se queda muy cerca de conseguirlo e incluso podría afirmar que para situaciones muy puntuales (viajes de trabajo de 24/48 horas, fines de semana fuera de casa) cumple sobradamente con su propósito. Quizá sea cuando necesitas tirar de aspectos más 'convencionales' cuando echas de menos un ordenador entre tus manos.

placeholder La coordinación con otros dispositivos y plataformas es uno de sus puntos fuertes. (Apple)
La coordinación con otros dispositivos y plataformas es uno de sus puntos fuertes. (Apple)

Vayamos por partes. La inclusión más importante de iOS 11 en iPad es una aplicación llamada Files y que no es otra cosa que el Finder de toda la vida: un gestor de archivos, petición que los usuarios de la tableta llevaban años pidiendo a gritos. Pero Files no funciona como un gestor al uso. Como si se tratara de un Chromebook, la ‘app’ gestiona archivos, sí, pero solo esos que se encuentran almacenados en la nube. La buena noticia aquí es que, además de iCloud, podemos trabajar con archivos que tengamos almacenados en Dropbox, Drive o Box, lo que amplía la oferta de plataformas desde la que gestionar archivos.

Además de Files, el iPad de iOS 11 cuenta con un 'dock', al estilo de Mac, en el que tenemos nuestras aplicaciones más utilizadas más algunas sugerencias. El 'dock' viene a suplir la barra inferior con las 'apps' fijas, pero esta sustitución no es solo cosmética, ya que podemos acceder a ella desde cualquier aplicación (basta con hacer un tímido gesto hacia arriba desde la zona inferior) para tenerlo delante. ¿Por qué es útil? Porque desde el 'dock' podemos lanzar ahora las 'apps' que queramos usar a pantalla partida que ahora se pueden utilizar así o incluso como una columna flotante que podemos situar a izquierda o derecha del 'display'.

El mismo gesto que abre el 'dock' es el que nos lleva al nuevo centro de control del iPad. Basta con hacer el mismo gesto pero llevar el dedo un poco más arriba para tener una visión general de todas las 'apps' con las que trabajamos así como de otros aspectos, ya sea la wifi a la que estamos conectados, la música que escuchamos, el brillo o el bluetooth.

Además de Files, el iPad de iOS 11 cuenta con un 'dock', al estilo de Mac, en el que tenemos nuestras aplicaciones más utilizadas

Con estas tres variables se puede resumir la mayoría de cambios introducidos por Apple para mejorar esa experiencia profesional. Me he dejado a propósito el llamado 'drag & drop', que permite seleccionar texto de una 'app' para pegarla en otra, ya que en esta primera prueba no me ha sido de utilidad. Para tratar de ponerle las cosas un poco difíciles a la tableta, he escrito este texto en Google Docs y me he llevado un chasco al ver que no me era posible pegar un texto sacado de una noticia cualquiera de Teknautas. La prueba, eso sí, funciona a las mil maravillas con las aplicaciones de Apple, lo que me obliga a plantearme si no debería dar el salto a Pages en la tableta para poder exprimir del todo sus funciones.

Olvida lo físico, entrégate a la nube

Tras unos días trasteando con iOS 11, mi primera sensación es que es un gran paso adelante en la pugna que Apple mantiene con la Surface de Microsoft para convertirse en un equipo profesional, aunque mi sensación es que su gran rival todavía le saca algún cuerpo de ventaja. No hay que olvidar que, en el fondo, la Surface se acerca más a un ordenador disfrazado de tableta que lo que pretende ser el iPad Pro, una tableta disfrazada de ordenador.

Pero si algo me ha quedado claro en esta primera prueba es que Apple quiere que olvides el mundo físico a la hora de trabajar con un iPad Pro. El problema es que lanzarse a esta aventura requiere que tengas toda la información sensible en la nube, y el problema en muchos entornos profesionales, y El Confidencial no es una excepción, es que los archivos con los que trabajamos están almacenados en nuestros ordenadores convencionales, con sus discos duros convencionales y su desapego a la nube.

placeholder La pantalla dividida y la función 'drag and drop'. (Apple)
La pantalla dividida y la función 'drag and drop'. (Apple)

Dicho con otras palabras, puedes dar un salto al entorno profesional con iOS 11 si te entregas por completo al almacenamiento de archivos en la nube. Y quizá durante los primeros días la tentación de regresar a un ordenador sea elevada, pero en última instancia el trabajo se saca adelante.

Y se saca también gracias a que el nuevo modelo de 10,5 pulgadas ha ampliado el tamaño lo justo para que el teclado sea más cómodo que en su hermano de 9,7 pulgadas. Hablamos de una diferencia mínima, probablemente de milímetros, pero en mi caso recuerdo que la experiencia de teclear con el antiguo modelo era bastante más farragosa que la actual, en que apenas cometo erratas.

Cambios en fotos y la Appstore

Podríamos hablar más a fondo de iOS 11, aunque en este primer acercamiento hemos querido centrarnos en el apartado profesional. Quizás el mayor cambio, y para bien, sea el resideño de la Appstore, que ahora no solo recomienda aplicaciones sino que es capaz de explicar historias sobre ellas con mayor profundidad que la descripción de turno. El nuevo contenido es escaso, así que habrá que esperar a que el sistema operativo entre en pleno funcionamiento para valorarlo en su justa medida.

Quizás el mayor cambio, y para bien, sea el resideño de la Appstore

Donde apenas hemos encontrado diferencias es en la gestión de las fotografías. Sí, es cierto que ahora las 'live pictures' se pueden editar de múltiples maneras pero, seamos sinceros, poca gente está explotando ese formato.

Así, tras una primera prueba, iOS 11 tiene toda la pinta de ser una actualización que, por una vez, se aleje de lo que ha sido habitual en Apple: la prioridad, este año, recae por completo sobre el iPad. Y los resultados son prometedores.

IPad
El redactor recomienda