Con un manifiesto 'de derechas'

Un ingeniero 'machista' incendia Google desde dentro (y lo despiden de inmediato)

Este domingo salió a la luz un manifiesto publicado por un empleado del gigante de internet en el que pedía a la empresa cambiar su política de igualdad levantando una gran polémica

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

"Tenemos que dejar de asumir que las diferencias de género implican sexismo". Con frases como esta, un manifiesto interno de Google creado por uno de sus ingenieros (que este domingo publicó Gizmodo) ha hecho explotar las críticas contra el gigante de internet. En este documento, de unas diez páginas, se pide a la empresa que cambie toda su política de integración e igualdad pues es un gran error igualar a hombres y mujeres. La respuesta de la compañía no se ha hecho esperar y el CEO de la empresa, Sundar Pichai, ha decidido, personalmente, despedirle por "promover los estereotipos dañinos de género en nuestro lugar de trabajo".

Natalia Lázaro PrevostNatalia Lázaro Prevost

La contundente respuesta se debe a que bajo el título 'La burbuja ideológica de Google', el autor defiende una serie de premisas pidiendo a Google que rompa con su ideología “izquierdista” pues este pensamiento no le permite ver las diferencias “naturales” entre hombres y mujeres y el error que cometen al igualar ambos géneros.

“Simplemente estoy afirmando que la distribución de las preferencias y habilidades de hombres y mujeres difieren en parte debido a causas biológicas y que estas diferencias pueden explicar por qué vemos menos representación femenina en puestos relacionados con la tecnología y el liderazgo”, explicaba el trabajador, que terminó sus conclusiones asegurando que las mujeres no están capacitadas para realizar el mismo trabajo que los hombres (puedes leer aquí el texto completo de este ingeniero, y aquí en español).

Google en un principio decicidió interceder a través de Danielle Brown, nombrada hace menos de un mes vicepresidenta de diversidad, integridad y gobernanza, pero su respuesta no convenció a muchos. Por un lado Brown, en una carta enviada a sus empleados que también se ha filtrado a la prensa, aseguró que en Google ”somos claros en nuestra creencia de que la diversidad y la inclusión son fundamentales para nuestro éxito como compañía". Pero también defendío la libertad de los trabajadores para expresarse libremente.

Logicamente, la empresa apoyó las palabras de su driectiva, pero tras la polémica que surgió alrededor de lo sucedido, el propio Pichai apareció en escena y decidió cerrar este tema, aunque en las redes sociales se han podido leer muchos mensajes apoyando al trabajador.

¿Libertad de expresión?

Mientras dejaba clara su apuesta por la igualdad, Brown defendía la libertad de expresión de los empleados en su entorno laboral, algo que parece que no gustó tanto a sus jefes. “Parte de la construcción de un ambiente abierto e inclusivo significa fomentar una cultura en la que aquellos con puntos de vista diferentes, incluyendo opiniones políticas, se sientan seguros compartiendo sus opiniones”, concluía la directiva.

En ningún momento habló de despidos ni de tomar medidas contra el trabajador, sólo de problemas internos que ella iría tratando con todos los trabajadores. “Sé que esta conversación no termina con mi correo electrónico. Espero seguir escuchando vuestras opiniones mientras me instalo y me encuentro con el resto de compañeros de la compañía”.

Sin embargo, parece que las capas más altas de la compañía no tenían ganas de seguir con esta polémica ni ganarse el título de empresa 'machista', y han decidido cortar por lo sano. "Sugerir que alguno de nuestros compañeros es menos adecuado para su puesto que otros por sus rasgos biológicos es contrario a nuestros valores básicos y nuestro Código de Conducta", explicaba el CEO en un mensaje a sus empleados para contar el despido de su compañero. "En nuestro código se establece que cada empleado debe hacer todo lo posible para crear una cultura de trabajo libre de acoso, intimidación, parcialidad y discriminación ilegal", concluye. (Puedes leer la carta de Pichai al completo aquí)

Sede de Google en Mountain View, en pleno Silicon Valley (California).
Sede de Google en Mountain View, en pleno Silicon Valley (California).

Su intervención ha aplacado algunas críticas pero ha provocado otras, e incluso ha levantado dudas sobre si es este informático un ‘lobo solitario’. Lo que parece bastante claro es que esta polémica ha llegado en un momento muy delicado para la empresa, y no han querido que se les fuera de las manos.

El medio estadounidense Motherboard, citando fuentes internas de la tencológica, ha asegurado que lejos de ser un hecho aislado, la opinión de este ingeniero ha tenido bastantes apoyos. "Honestamente, hay más personas de acuerdo con él de las que me gustaría", apunta una de estas fuentes.

¿Es Google ‘machista’?

Hace justo dos meses, en junio, Google recibió una multa estatal por negarse a entregar un informe con todos los datos sobre igualdad en el entorno laboral. El buscador más grande de internet se excusó asegurando que no le había dado tiempo a preparar el estudio, que admitía la multa y la pagaría.

En el entorno más técnico, las mujeres solo serían el 12% de la plantilla

Su excusa, lógicamente, levantó bastante polémica, ya que pese a decir que no tienen los datos que le pedía el Estado, diversas fuentes aseguran que en su sede de Silicon Valley, el lugar donde dicen que se construye el futuro, solo un 30% de los trabajadores son mujeres y la mayoría ocupan puestos relacionados con el marketing y la comunicación. En los sectores más técnicos, las mujeres solo serían el 12% de la plantilla.

Esta serie de polémicas han creado la idea de que Google, lejos de ser la empresa igualitaria y progresista que se describe en sus estatutos, tiene un problema muy grave con el machismo. Para intentar aplacar las críticas se apostó por Danielle Brown, pero menos de dos semanas después de llegar a la compañía ya se ha visto obligada a lidiar con un auténtico problemón en el que además ha sido reprobada por su jefe que ha apostado por una medida mucho más contundente. Y no solo es Google. Uber o Facebook son otras de las grandes tecnológicas que han tenido problemas (especialmente Uber) en este frente. La sombra del machismo persigue, otra vez, a Silicon Valley.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios