Metes basura, sacas basura

El fenómeno de las encuestas basura que está inundando internet de noticias falsas

Un titular llamativo y el estudio hecho a base de participantes pagados de una consultora: estas son los principales ingredientes de una receta que se repite cada vez más en internet

Foto:

La posverdad no es un patrimonio exclusivo del ámbito político e influir en unas elecciones no es su único objetivo. De hecho, a día de hoy, se produce un fenómeno aparentemente más inocuo que, en realidad, también causa estragos en el prestigio de los medios de comunicación: son muchos los que publican como noticias titulares atractivos que, en realidad, proceden de encuestas encargadas por una empresa a una plataforma y hechas por internautas anónimos a cambio de una recompensa.

“No habla muy bien del periodismo”, sentencia la periodista y experta en verificación de la información Myriam Redondo. “Las instituciones que impulsan esos estudios logran engañar a un gran medio y después van todos detrás”, resume Redondo para explicar y simplificar el principal motivo de uno de los males de la industria.

Cómo funciona

El proceso es sencillo. En primer lugar, una empresa encarga un estudio para testar uno de sus productos o, simplemente, para conocer las necesidades de una parte de la población en relación a los servicios que ofrece. “El objetivo principal del estudio es conocer el comportamiento del consumidor español en cuanto a la realización de botes entre amigos para pagar cuentas”, explica a Teknautas Mariela Pacheco, responsable de Elbote.es.

Desde esta plataforma, a través de la que es posible recaudar dinero entre amigos para los clásicos regalos y cenas, eligieron a Toluna para llevar a cabo el estudio. Esta es una de las muchas webs que llevan a cabo estudios de mercado para sus clientes recurriendo a internautas que, a cambio, reciben recompensas de todo tipo.

"Tengo diez cuentas distintas para rellenar encuestas y nadie se ha dado cuenta", explica uno de los jóvenes que hacen encuestas por dinero

“En España, por ejemplo, los puntos que se obtengan de contestar a las encuestas pueden canjearse en el área de premios por, entre otros: premios físicos (gafas, lámparas, bolsa térmica, etcétera), vales electrónicos de Amazon, Zalando, Media Markt, iTunes, Spotify, Nike Store, Adidas, Pull & Bear, Ikea, Fnac, Carrefour… y también vales solidarios o loterías y sorteos”, explica a este diario el director de Toluna en España, Carlos Hidalgo.

Ahí aparece el primer problema. Clara (nombre ficticio) es una de esas internautas que rellenan encuestas para sacar algo de dinero cada mes y señala uno de los motivos por los que los resultados de estos estudios no son tan fiables como para aparecer publicados en medios de comunicación: “Tengo diez cuentas distintas para rellenar encuestas y nadie se ha dado cuenta”, explica.

(Foto: StartupStockPhotos)
(Foto: StartupStockPhotos)

Más allá de esta singular personalidad múltiple que se produce en las plataformas de encuestas por recompensas, también hay que tener en cuenta que, puestos a mentir, los usuarios ponen bastante difícil que se llegue a conocer con exactitud cuál es su perfil. Suponiendo que todos digan la verdad (y no dispongan, como Clara, de varios perfiles), el propio Hidalgo reconoce que “suele haber un porcentaje más alto de gente joven en el panel, aunque éstos suelen tener una tasa de respuesta más baja que los de mayor edad”.

No obstante, esto no tiene por qué ser necesariamente un problema. “Si te interesa lo que piensa esa parte de la población, quizás si es científicamente válido”, argumenta el profesor de Estadística de la Universidad Carlos III de Madrid Raúl Jiménez.

¿Resultados reales?

Además, el número de encuestados y las conclusiones de los estudios resultan, como poco, llamativos. Desde Elbote.es explican que su estudio se llevó a cabo “con la participación de 510 internautas de diferentes regiones de España”. Esa muestra de la población española choca con uno de los resultados que presentaba la propia compañía y que asegura que “el 76% de los españoles hacen un bote para organizar regalos en grupo y fiestas”.

Ahí sí estaría produciéndose un notable error en lo que a la estadística se refiere. “El estudio tiene sesgo, porque es sobre los internautas que se dedican a hacer encuestas, ni siquiera es sobre los usuarios de internet en general”, explica Jiménez. Así, en la generalización de los resultados estaría otro de los muchos fallos de esta cadena de errores que termina con la publicación de una noticia.

Una vez obtenidos los resultados de esta pequeña encuesta y presentados en una atractiva nota de prensa, el cebo está preparado para que tanto blogs como medios de comunicación muerdan el anzuelo y presenten un atractivo titular (“Tres de cada cuatro españoles reconoce haber tenido problemas para recuperar el dinero adelantado al hacer un bote común”) que, en realidad, responde a las encuestas rellenadas desde medio millar de perfiles creados por un número indeterminado de internautas que buscan algo de dinero a través de este sistema.

Estos contenidos son lo que han sido siempre: mentiras o distorsiones de la realidad. La propaganda sigue valiendo

“Estos contenidos son lo que han sido siempre: mentiras o distorsiones de la realidad. Propaganda, que es una palabra muy vieja, sigue valiendo”, resume Redondo, quien también trata de explicar por qué este tipo de estudios terminan siendo publicados: “Se pueden extraer titulares muy llamativos a partir de estas informaciones. Si te llega un contenido ya hecho y bien empaquetado, es difícil rechazarlo”.

Y el caso de cómo gestionan 500 supuestos internautas españoles los botes con sus amigos no es único. De hecho, solo es un ejemplo. “Los riojanos prefieren los guisos tradicionales frente a la cocina creativa”, “Castellanoleoneses podrían ahorrar 500 euros en comida con una adecuada conservación de los alimentos, según un estudio” o “Los españoles gastan más de 60 euros al mes para estar en forma tras el verano" son solo algunos de los titulares publicados en medios de comunicación tras los que se encuentran investigaciones encargadas por empresas a supuestas consultoras que, en realidad, son webs de encuestas por recompensas.

(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

“Los filtros los debería establecer el propio medio”, recuerda Redondo, que también señala que en la prensa es habitual bajar la guardia ante algo que se presenta como un estudio, “sin darnos cuenta de que, a veces, no se está ofreciendo la cocina de esos datos y, por lo tanto, también nos la pueden colar: es como la letra pequeña en el etiquetado de los alimentos; tienes que fijarte, y casi nunca solemos hacerlo”.

No siempre ocurre lo mismo. Hidalgo señala desde Toluna que este tipo de encargos “no es necesariamente lo habitual y, de hecho, la mayoría de los estudios son para testar productos, ideas, campañas… No es, en general, la mayor aspiración de la media de nuestros clientes, pero sí, evidentemente, de algunas agencias de publicidad, de comunicación o medios”, sentencia.

Y ahí es cuando empieza a dibujarse el círculo vicioso: el proceso se repite una y otra vez y culmina con la publicación de una noticia replicada por agencias y medios, basada, en realidad, en una encuesta cero científica. “Se trata de eso, de un ‘periodismo batido’ donde no se ha puesto la atención suficiente ni en los componentes ni en el proceso”, explica Redondo. “Si no se tiene tiempo, sería mejor no publicar un contenido sospechoso antes que hacerlo sin verificar”, sentencia.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios