ya a la venta a partir de 729 euros

El nuevo iPad Pro y el iPad 'barato', frente a frente: ¿merece la pena pagar 300 € más?

La segunda versión de la tableta tiene más pantalla, pero no se podrá explotar a fondo hasta que iOS 11 se estrene, a finales de verano

Foto: El nuevo iPad Pro (izquierda), el iPad 'barato' (centro) y el iPad Pro de 9,7 (derecha). (Carmen Castellón)
El nuevo iPad Pro (izquierda), el iPad 'barato' (centro) y el iPad Pro de 9,7" (derecha). (Carmen Castellón)

No ha llegado del futuro, pero ha aterrizado antes de tiempo. El nuevo iPad Pro de 10,5", la nueva variante de la tableta que ha aumentado la pantalla aunque mantiene casi las mismas dimensiones que su antecesora de 9,7", ya está entre nosotros. Y es un adelantado a su tiempo. Apple pretende aportar valor a un equipo que había quedado eclipsado ante la aparición del último iPad 'barato', de 399 euros, y que se ha convertido en una de las mejores tabletas ahora mismo en mercado. El iPad Pro pretende diferenciarse pero, para saberlo a ciencia cierta, deberemos esperar hasta la aparición de iOS 11, centrada en aumentar la productividad del equipo.

TeknautasTeknautas

La llegada de un 'dock', la posibilidad de arrastrar e insertar objetos de una aplicación a otra, la implantación de una aplicación que permita la gestión de ficheros... Son muchas las mejoras que iOS 11 va a introducir en el iPad. Mejoras que difuminan cada vez más la línea entre macOS e iOS y que deberían acercar la tableta a ese dispositivo para la productividad en que Apple pretende convertirla.

No en vano, la Surface Pro de Microsoft entendió desde el primer momento que la mejor manera de hacerse con el entorno profesional era con un equipo que tuviera de serie el mismo 'software' que esos profesionales utilizan en su día a día: Windows 10. iOS 11 todavía está lejos de macOS, pero por lo visto en la pasada WWDC, sí que significa un cambio de filosofía respecto a entregas anteriores para satisfacer a esos usuarios que todavía están acostumbrados a trabajar con un ordenador convencional entre manos.

iPad Pro. (Carmen Castellón)
iPad Pro. (Carmen Castellón)

Todavía quedan unos meses para iOS 11 (aunque se espera que la primera beta para el público esté disponible a partir de este mes de julio), pero el iPad Pro tiene algunas mejoras que ya se pueden analizar sin necesidad de que el sistema operativo evolucione. Quizás el cambio más llamativo sea el aumento del tamaño de la pantalla, aunque este no venga acompañado de un gran cambio en las medidas del equipo.

El nuevo iPad Pro tiene un 'display' de 10,5 pulgadas (el mayor mantiene las 12,9" con las que se presentó en sociedad), pero apenas varía en tamaño gracias al recorte en los marcos al que le ha sometido Apple. El cambio es especialmente notable en los laterales, ya que la simetría en las zonas superior e inferior (influenciada por la presencia del botón 'home') todavía se come un buen espacio. Es un paso más en la reducción de marcos (basta compararlo con los primeros iPad para reconocer el camino andado), pero con equipos como el Galaxy S8 o el LG G6 en el mercado, resulta complicado admirarse. ¿Reserva Apple esa sorpresa para el nuevo iPhone? Todo indica que sí, aunque no tendremos respuesta a esa pregunta hasta los primeros días de septiembre, cuando el nuevo iPhone dé la cara.

El nuevo iPad Pro ha reducido los bordes, aunque todavía los mantiene. Habrá que esperar al próximo iPhone para ver un producto de Apple sin marcos

Otro de los aspectos que más llaman la atención en la pantalla de los nuevos iPad Pro es su comportamiento. No hablamos de un cambio que salte a la vista sino que se aprecia en cuanto se empieza a utilizar. Nos referimos a la tasa de refresco, que ha aumentado hasta los 120 hercios, el doble que el modelo anterior y el doble de lo que ofrecen la mayoría de competidores. El resultado es una experiencia más fluida tanto a la hora de moverse por las aplicaciones como en el comportamiento de la tableta al abrir y cerrar 'apps' o las transiciones entre ellas.

Llegados al punto en que las diferencias entre móviles y tabletas cada vez son más exiguas, donde los sistemas operativos que las mueven añaden cada vez menores cambios (iOS 11 en iPad será una de esas pocas excepciones), la diferencia entre productos se encuentra en los matices. Apple, famosa entre otras cosas por esa atención a los detalles, logra que la primera vez que veas cómo se mueve esa pantalla te preguntes qué está pasando. Porque algo está pasando.

Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

A la tecnología le han puesto un nombre, ProMotion, y Apple asegura que es capaz de regular esa tasa de refresco para garantizar la mejor experiencia en cada momento y para alargar la vida de la batería. El iPad Pro ajusta esa tasa cuando se está viendo un vídeo y también lo puede hacer cuando se está leyendo un texto.

Una de las ventajas del ligero aumento de tamaño es que la funda de la tableta con teclado incorporado también se beneficia de ese mayor espacio. Uno de los problemas que presentaba el iPad de 9,7" era un teclado tan apelotonado que era común cometer errores a la hora de escribir en él, una experiencia que no se daba en el modelo de 12,9", dada la gran extensión de la que se podía aprovechar. Con ese ligero espacio adicional, teclear en el iPad Pro es algo más cómodo y acerca esa promesa de Apple de poder utilizarlo como un equipo para el día a día. ¿El problema? Los 179 euros que cuesta suponen un desembolso adicional para una tableta que, en su versión más barata, se va a los 729 euros.

El nuevo iPad Pro contra el nuevo iPad (a secas)

Una de las preguntas que te puedes hacer estriba en las diferencias entre este equipo y el iPad de 399 euros que Apple puso a la venta unos meses atrás. La primera diferencia está en el tamaño: el iPad solo está en 9,7", mientras que el Pro se puede encontrar en 10,5" y 12,9". Y grábate esto a fuego: las diferencias entre ambos modelos del Pro radican en el tamaño, ya que el resto de componentes son iguales salvo algunos pequeños cambios, como una mayor batería en el modelo de 12,9".

A simple vista, las diferencias son casi imperceptibles. El nuevo iPad Pro es ligeramente más grande que el iPad de 399 y el Pro de 9,7". (Carmen Castellón)
A simple vista, las diferencias son casi imperceptibles. El nuevo iPad Pro es ligeramente más grande que el iPad de 399 y el Pro de 9,7". (Carmen Castellón)

El modelo de 9,7" no cuenta con adaptador para añadir la funda con el teclado, no soporta el Apple Pencil ni tiene una pantalla capaz de refrescarse a 120 hercios o con tecnología 'true tone' para cambiar la temperatura del color en función. La densidad de píxeles por pulgada es prácticamente idéntica (264 frente a los 265 de los modelos Pro) y desde un punto de vista de potencia de procesado es un equipo algo inferior, ya que monta el chip A9, por el A10X del Pro. En cuestión de almacenamiento, los iPad ofrecen 32GB o 128GB, mientras que los Pro tienen discos duros de 64GB, 256GB y 512GB.

La mayor diferencia radica en el momento de pasar por caja. El iPad se puede comprar a partir de 399 euros, mientras que el Pro de 10,5" está disponible a partir de 749 euros y el modelo más económico de 12,9" se va a 899 euros. Y es en este punto, y con esta información en la mano, cuando te tienes que hacer la siguiente pregunta.

¿Me lo compro?

Los nuevos iPad Pro son equipos peculiares. Son las mejores tabletas que se pueden encontrar en el mercado en la actualidad, pero para saber exactamente de qué son capaces es necesario esperar unos meses. Son esa promesa brasileña que todavía tiene que demostrar en un gran club de Europa su valía. Hace un par de meses, publicamos nuestras impresiones con el nuevo iPad y fuimos claros: ganaba al modelo Pro por goleada salvo entre ese pequeño porcentaje de usuarios que pudieran exprimir la tableta en el entorno profesional.

Foto: Carmen Castellón.
Foto: Carmen Castellón.

Con los nuevos iPad Pro, y sobre todo con iOS 11, la situación cambia ligeramente. La situación no ha cambiado a grandes rasgos, pero las opciones de productividad que propone la actualización del sistema operativo lo hacen más proclive a ese uso profesional. Sin haber probado iOS 11, es muy complicado emitir un juicio en ese sentido, pero Apple ha tomado nota para dotar a la tableta de más herramientas que la hagan interesante para tu día a día en el trabajo.

¿Justifica eso los más de 300 euros de diferencia entre un modelo y otro? A estas alturas, seguimos pensando que es complicado justificar el gasto, por muy bonito que luzca el nuevo iPad Pro. Si iOS 11 cambia nuestro punto de vista, es un juicio que podremos emitir en cuanto las primeras betas públicas salgan a la luz.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios