Es noticia
Menú
Una semana con el portátil más delgado del mundo: esta joya es una decepción
  1. Tecnología
Acer swift 7, A la venta por 1.070 euros

Una semana con el portátil más delgado del mundo: esta joya es una decepción

El fabricante taiwanés le aprieta la tuerca a Apple y HP en la lucha por hacer el portátil más delgado y de mejor rendimiento del planeta con algunas ideas interesantes

Foto: (Carmen Castellón)
(Carmen Castellón)

Los fabricantes de portátiles llevan meses enzarzados en una batalla que, puede parecer absurda, pero en última instancia es una bendición para aquellas personas que viajamos con el portátil a todas partes. La llegada de los ultrabooks más finos del mercado, siempre con el sambenito de ser "el más delgado del mundo", han provocado el florecimiento de equipos muy ligeros, muy delgados y muy capaces para el día a día. No pretendas jugar con ellos a un 'Call of Duty' pero su rendimiento está a la altura de un precio quizá todavía algo elevado. En esa línea se encuentra el Acer Swift 7, a la venta por 1.070 euros, que es un equipo con luces pero también con sombras que no nos ha acabado de convencer.

Acer lo presentó en la pasada feria IFA de Berlín, en la que se encargó de arrebatar a HP el logro de contar con el portátil más fino del mercado. En su menor expresión, el Swift 7 tiene un grosor de 9,98 milímetros, lo que le sitúa algo por debajo de los 10,4 que tenía el HP Spectre, y pesa solo 1,1 kilos. En comparación, el iPad Pro de 12,9" pesa 712 gramos, por lo que el Swift todavía queda algo lejos de ese registro, pero se puede manejar perfectamente de un lado a otro sin que se convierta en un lastre.

Una de las mayores vitudes del Siwft 7 radica en ese apartado. Es un equipo que, en la mayoría de sus aspectos, no ha comprometido el rendimiento a cambio del tamaño o el peso, aunque sí que hay algunos puntos que lastran la experiencia global. Sus acabados por ejemplo, te ofrecen una de cal y una de arena. Si bien sus acabados en negro y dorado apagado son algo más elegantes que los del Spectre (que en Teknautas bautizamos como la máquina de cabecera de los millonarios árabes), no hay que dejar pasar un hecho: la tapa del equipo se llena de huellas con una facilidad pasmosa.

En el interior también nos encontramos con esa dualidad. El trackpad del Swift es uno de los mejores que nos hemos echado a la cara en el entorno PC. De forma rectangular, es lo suficientemente generoso como para moverse con él sin ningún tripo de trabas. Pero cuando alzas los ojos, ves la pantalla y te topas con esos enormes marcos, te preguntas dónde han quedado otras propuestas, como la del Dell XPS 13, que prácticamente eliminan los bordes y convierten la pantalla en eso, una pantalla.

En el teclado está uno de los mayores argumentos en contra del Swift 7: no está retroiluminado. Una decisión que cuesta entender a estas alturas, cuando no hay ordenador de gama alta que no lo incluya. De un ordenador cuyo precio ronda los mil euros se espera que los pequeños detalles vengan incluidos de fábrica.

Corto de batería para un día habitual

Si echamos un vistazo al interior del Swift 7 nos encontramos, de nuevo, con buenas y malas noticias. Que venga equipado con un Core i5, 8GB de RAM y 256 de almacenamiento SSD son datos que te alegran el día. Es un equipo muy apto para el día a día en un entorno profesional que no requiera de soluciones específicas, como pueden ser el diseño gráfico o la edición de vídeo. No olvidemos que viene con una gráfica integrada, lo que supone que su rendimiento no se va a asemejar al de un portátil más convencional o al que puedes encontrar en una torre.

Pero hay un hecho interesante en la elección del procesador. El hecho de que se trate de un componente de la familia Core M implica que se trata de una pieza que busca la máxima eficiencia energética produciendo el menor calor posible. Esto significa, para el bien de nuestros oídos, que el Swift 7 es un equipo muy silencioso que, sólo en momentos puntuales, se calienta en la zona de las baterías, justo encima del teclado.

En la batería es donde hemos encontrado algunas dudas. El Swift 7 te va a durar sus ocho horas siempre que no le des un uso medianamente intensivo. Y aunque en la práctica, en Teknautas no hacemos un uso intensivo de un ordenador en una jornada de trabajo, hemos tenido problemas para llegar a esas ocho horas, lo que puede suponer un problema para determinado tip ode usuario que se hace con el equipo por su ligereza y versatilidad y que no quiere tener que preocuparse por estar varias horas sin acceso a una toma de corriente.

Demasiadas pequeñas motas

Sobre el papel, el Swfit 7 es un equipo muy sólido. Por diseño puede presumir de tamaño, delgadez y ligereza pero es en los pequeños detalles donde pierde parte del encanto para un equipo que cuesta mil euros. Tanto que puede llegar a ser decepcionante.

Pueden parecer detalles menores, como la ausencia de un teclado retroiluminado o una batería que se queda algo corta. Tampoco hay que olvidarse de los dos puertos USB-C que monta (los mismos que el HP Spectre, sí, aunque con varios meses de diferencia entre ambos) y que le dejan por detrás del MacBook Pro, que suma hasta cuatro puertos.

El equipo es más barato que un HP Spectre (que ahora mismo está alrededor de los 1.300 euros), pero sus mil euros le siguen colocando por encima de opciones más económicas y que sacrifican diseño y dimensiones a cambio de prestaciones y costes, por lo que la pregunta, a fin de cuentas, parece clara: ¿hasta qué punto estás dispuesto a sacrificar unos por otros?

Si te enamoran las líneas del Swift 7 pero tu bolsillo no se puede permitir un Spectre, hazte con él. En el resto de casos, parece más adecuado optar por la opción cara (ya sea un HP o uno de los últimos MacBook Pro) o buscar soluciones algo más baratas, a costa del tamaño y el peso, pero que además ofrecen las mismas o mejores prestaciones.

Los fabricantes de portátiles llevan meses enzarzados en una batalla que, puede parecer absurda, pero en última instancia es una bendición para aquellas personas que viajamos con el portátil a todas partes. La llegada de los ultrabooks más finos del mercado, siempre con el sambenito de ser "el más delgado del mundo", han provocado el florecimiento de equipos muy ligeros, muy delgados y muy capaces para el día a día. No pretendas jugar con ellos a un 'Call of Duty' pero su rendimiento está a la altura de un precio quizá todavía algo elevado. En esa línea se encuentra el Acer Swift 7, a la venta por 1.070 euros, que es un equipo con luces pero también con sombras que no nos ha acabado de convencer.

El redactor recomienda