por 279 euros

Probamos el Bq Aquaris X: esto es justo lo que necesitas si buscas un móvil asequible

Un móvil correcto que cumple todas las expectativas, pero cuya cámara sabe a poco en comparación con la de su hermano mayor, el X Pro

Foto: Bq Aquaris X. (Carmen Castellón)
Bq Aquaris X. (Carmen Castellón)

Bq presentó en marzo los que serán sus dos terminales estrella para este año: el Aquaris X y el Aquaris X Pro. La firma destacó la importancia de la cámara y desde entonces hemos querido toquetear los nuevos modelos. El Aquaris X se sitúa en la gama media: cuesta 279 euros, lo mismo que su principal rival, el Moto G5 Plus. La versión Pro tendrá dos versiones, de 359 y 399 euros, según el almacenamiento.

En Teknautas hemos probado el Aquaris X, el único que de momento ha salido a la venta. Su hermano mayor, el X Pro, no verá la luz hasta la primera semana de junio. ¡Veamos qué tal!

La primera sorpresa que guarda el Aquaris X llega nada más abrir la caja: ¡viene con adaptador de corriente! La política de Bq ha sido hasta ahora la de no incluir esta pieza, aludiendo que todos tenemos varios cogiendo polvo en casa (cierto). Esta vez han hecho una excepción y para bien: se trata de un adaptador de carga rápida (QuickCharge 3.0) que se agradece mucho. Según el manual, la carga completa tarda dos horas, pero a nosotros nos ha sorprendido que en una hora puede 'llenar el depósito' casi al completo. Además, la batería de 3.100 mAh ha llegado siempre sin problemas hasta el final del día, a pesar de toda la caña que le hemos metido. La conexión, por cierto, es USB-c.

El 'smartphone' de Bq es muy similar al Moto G5 Plus e idéntico en precio, aunque la cámara de este último es mejor

Bq mantiene con el Aquaris X un diseño similar al de modelos anteriores como los X5, sus 'antepasados directos'. Es un diseño con mucha personalidad que nos encanta: el policarbonato con acabado en negro mate combina a la perfección con el borde metálico. Este acabado mate hacen que estos 'smartphones' sean muy sufridos y resistan las temidas huellas que nuestros grasosos dedos dejan allá donde tocan. Es plástico, pero tiene más clase que otros 'smartphones' más caros. En comparación, es probable que el cristal trasero del modelo X Pro sea todo lo contrario: bonito, pero nada práctico.

La pantalla es de 5,2'', por lo que el dispositivo resulta manejable sin problemas (en nuestra muy subjetiva opinión y la de nuestras manos). La resolución es de 1080 x 1920 y muestra imágenes de gran calidad con un buen contraste de colores. Nada que objetar por aquí.

Bq Aquaris X. (Carmen Castellón)
Bq Aquaris X. (Carmen Castellón)

Pasemos al interior que, tanto en móviles como en personas, es lo importante. La configuración del terminal es rápida e incluye una novedad que no habíamos visto en otros modelos de Bq: la posibilidad de importar nuestros datos desde un perfil de Apple. Se agradece. El Aquaris X lleva un chip Snapdragon 626 de Qualcomm, con un núcleo a 2,2 GHz del que Bq asegura que goza de una "alta eficiencia energética". La memoria RAM es de 3GB (en comparación con los 4GB del X Pro). El sistema operativo que viene instalado es la última versión de Android, Nougat (7.1.1.), y el almacenamiento interno es de 32GB (que se quedan en unos 24GB reales).

La cámara no decepciona, pero sabe a poco si la comparamos con la del modelo X Pro que, sobre el papel, luce mucho más interesante

El resultado es satisfactorio dentro del rango de precios en el que nos encontramos. La navegación con Chrome no es siempre todo lo fluida que nos hubiera gustado, pero la carga de webs es rápida. Aun así, el explorador y algunas 'apps' como el reproductor de vídeo VLC se nos han 'colgado' en alguna ocasión y hemos tenido que reiniciarlos. La conclusión tras cuatro días de uso es siempre ambigua cuando hablamos de un dispositivo de gama media o baja. El Aquaris X nos deja un buen sabor de boca, pero la gran pregunta es siempre cómo funcionará en seis o 12 meses, una pregunta que no podemos contestar.

No nos hemos olvidado de lo que mi compañero Jaume Esteve y yo llamamos "la prueba del 'Hearthstone", consistente en probar este videojuego, que consume gran cantidad de recursos, y ver qué pasa. Prueba superada, con los 'lags' a los que nos tiene acostumbrada la aplicación en este tipo de terminales. Para asegurarnos, hemos llevado a cabo un test con la 'app' Antutu. El resultado: un rendimiento 'medio' para los videojuegos y una CPU 'medio-alta' que resiste "aplicaciones grandes y multitarea".

Ejemplos de fotos exteriores e interiores tomadas con el Aquaris X
Ejemplos de fotos exteriores e interiores tomadas con el Aquaris X

¿Aquaris X o Moto G5 Plus?

La cámara es el gran atractivo... del modelo X Pro. Este promete una cámara muy interesante: su apertura focal f/1.8 asegura fotos de calidad en condiciones de baja luminosidad (el archienemigo de la fotografía móvil) e incluye un sensor Samsung que la acerca a modelos más prémium. Esta es la gran diferencia (junto a los 4GB de RAM y una parte trasera de cristal) entre los dos móviles. La diferencia de precio entre el Aquaris X y el X Pro es de 40 euros, pero el superar la barrera de los 300 euros desanimará a más de uno.

El Aquaris X es un móvil solvente que nos deja un muy buen sabor de boca. Poco más se puede pedir por menos de 300 euros

Así que veamos qué tal se porta la cámara de este Aquaris X, mucho menos ambiciosa. Sobre el papel, tiene un sensor de Sony con una apertura f/2.0. El resto es lo habitual: vídeo 4K a 30 fps, fotos en RAW, modo nocturno, control manual... Los resultados solo podemos definirlos como correctos para un móvil de esta gama: no destaca ni para bien ni para mal.

Llegados a este punto, es hora de contestar a la única pregunta importante: ¿me compro el Bq Aquaris X? Aunque nos ha dejado satisfechos, es importante valorar las alternativas que existen en este rango de precios antes de tomar una decisión. Si nos quedamos por debajo de la barrera psicológica de los 300 euros encontramos como rival principal el Moto G5 Plus, tan parecido al de Bq que casi parece un clon (de mayor tamaño, eso sí) con una cámara superior. En Teknautas siempre hemos sido mucho de la marca de Lenovo, pero malas experiencias vividas durante los últimos meses harían que nos inclináramos por cambiar de aires y darle una oportunidad al Aquaris X.

Otra alternativa muy interesante y similar, sin superar los 300 euros de presupuesto, es el Huawei P10 Lite, al que vale la pena pegarle un ojo. Lo mismo podría decirse del HTC Desire 10 Pro. Si no nos importa gastar algo más, nuestro compañero Jaume Esteve probó el Samsung Galaxy A5 que, sin acercarse a los 400 euros del OnePlus 3T, ofrece un resultado difícil de mejorar.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios