de samsung a lg pasando por sony, philips...

Las mejores (y más asequibles) 'smart TV' que deberías comprar para tu salón

¿Qué tamaño escojo? ¿Necesito una 4K? ¿Merece la pena dar el salto a una OLED? ¿Cuáles son las mejores en los distintos rangos de precio?

Foto: Foto: LG.
Foto: LG.

¿Piensas en cambiar de televisión? Si necesitas renovar tu pantalla, este es un buen momento para dar el salto ante la proliferación de paneles que incorporan sistema operativo y conexión a internet, y que permiten disfrutar de servicios de televisión a la carta o vía internet (desde Netflix hasta Movistar+). Pero son muchos los apartados que hay que tener en cuenta, más allá de que la televisión tenga wifi o una entrada para conectarla por red al 'router' de casa.

El tamaño, el tipo de pantalla y la inclusión de distintas tecnologías serán aspectos fundamentales que tengan un peaje sobre el precio final. En este apartado, siempre es importante tener en cuenta una máxima: las novedades conllevan un sobreprecio que te puedes ahorrar si optas por buenos modelos de años anteriores. En líneas generales, no es estrictamente necesario ir a por el último grito en televisión, a no ser que busques un producto muy concreto.

Dicho esto, esta serie de puntos deberían ser básicos a la hora de decidir qué quieres buscar en el mercado.

Esta es la televisión que necesitas

¿Qué pantalla escojo?

Hay que distinguir entre tres tipos de pantallas: LCD, LED y OLED. Podríamos hablar también de plasma, pero casi no se fabrican, así que las dejaremos de lado. Volviendo a los diferentes tipos, la diferencia radica en el tipo de iluminación. Las LCD, más baratas, cuentan con luz fluorescente que bloquea los píxeles de la pantalla. La tecnología detrás de las LED es similar, aunque cambia el modo de iluminación por una bombilla de este estilo, más eficiente desde un punto de vista energético.

Una pantalla QLED de Samsung se muestra al público en el pasado CES de Las Vegas. (Reuters)
Una pantalla QLED de Samsung se muestra al público en el pasado CES de Las Vegas. (Reuters)

Las OLED iluminan los píxeles de manera individual, lo que permite obtener unos mejores contrastes y los negros más puros. En este último punto, es importante hablar de la tecnología QLED que Samsung ha instalado en sus últimas pantallas. Aunque el nombre pueda llevar a engaño, está más cerca del funcionamiento de una pantalla LED o LCD, ya que cuenta con una fuente de iluminación para todo el panel. ¿La diferencia? Que los píxeles se pueden iluminar de manera individual, lo que permite conseguir resultados similares a una OLED.

Dicho esto, el tipo de pantalla te permite comenzar a hacer una criba en cuanto a precios: puedes encontrar LCD y LED en casi cualquier rango de precios, mientras que las OLED son más caras aunque empiezan a entrar en un terreno más accesible (como esta de 55" Full HD que cuesta 1.239 euros), mientras que las QLED no bajan, por el momento, de 2.000 euros.

Tamaño: ¿de verdad necesitas ese muerto en el salon?

En el caso de una televisión, el tamaño importa. Pero no porque cuanto más grande, mejor vamos a ver la imagen, sino porque tenemos que ser conscientes de la distancia a la que nos vamos a sentar para hacernos con una que nos permita disfrutarla en todo su esplendor.

Como puedes ver en este gráfico, no sirve de nada hacerse con un panel 4K de 80" si nos vamos a sentar a un metro y medio de la pantalla. Toma medidas de tu salón y actúa en consecuencia, ya que de poco te va a servir tener un mamotreto en la sala si no lo vas a poder disfrutar en condiciones.

¿Tiene sentido una pantalla curva?

Pasado el furor inicial, el veredicto parece claro: a no ser que estés enamorado de este tipo de tecnología, puedes pasar de ella. Sí es cierto que están ganando popularidad en un ámbito muy concreto, los monitores de ordenador. ¿Por qué? La respuesta a esta pregunta ofrece algunas de las claves por las que esta pantalla puede ser ventajosa.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Una pantalla curva proporciona mayor inmersión y un mayor ángulo de visión aunque, por el camino, obliga a estar centrado para disfrutar de la experiencia y se necesita, según los expertos en la materia, un tamaño de 70" para poder disfrutarla en condiciones.

¿Me tiro a por una 4K?

Hace un par de años, la respuesta a esa pregunta habría sido un no rotundo. Hoy todavía escasean los contenidos, aunque las plataformas de televisión de pago están comenzando a apostar por el 4K además de servicios como Netflix o Amazon, que ya tienen contenidos en esta resolución.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Pero más importante es el hecho de que los precios para paneles 4K se han rebajado, de manera que se pueden encontrar pantallas a precios asequibles como esta Samsung curva de 40" por 465 euros.

¿Y si me gasto un poco más y me paso a una OLED?

Por el momento, LG es la única marca que apuesta por los paneles OLED, y aunque el precio ha bajado y hay alguno razonable, todavía es un producto caro. En este enlace puedes echar un ojo a todos los que se venden en Amazon y verás que el más económico está por encima de los 1.200 euros y que si quieres uno que además sea 4K, tendrás que rascarte aún más el bolsillo y gastarte 1.900 euros.

Las OLED de LG muestran los colores más vivos en pantalla.
Las OLED de LG muestran los colores más vivos en pantalla.

¿Por qué querrías hacerte con una OLED? Supuestamente, son las pantallas con el mejor contraste de colores y las que muestran los negros más puros, aspecto este último que habla de la calidad de una pantalla.

¿Por qué todo el mundo habla de HDR?

Es el siguiente gran adelanto que vamos a ver integrado en las televisiones. Las siglas de High Dynamic Range, o alto rango dinámico, se han utilizado en fotografía desde hace años con un objetivo similar al que se va a emplear en estas pantallas.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

La idea detrás de esta tecnología es potenciar los colores para que sean más vivos y su representación en pantalla esté más cerca de la realidad. Así, obtenemos negros más negros, por ejemplo, todo ello porque el televisor amplía la gama de luz que emite en la imagen, por lo que se aprecian muchos más detalles que en un panel que no sea capaz de ejecutar esta maniobra.

Si no quieres gastarte el dinero en una OLED o una QLED, hacerte con un televisor HDR puede ser un paso intermedio interesante. Este Sony, sin ir más lejos, está por debajo de 1.000 euros. Eso sí, ten en cuenta que salvo videojuegos y alguna plataforma (YouTube, Netflix, Amazon), además de algún reproductor Blu-ray Ultra HD, pocas televisiones de gama baja están capacitadas para mostrar esta tecnología y sólo la vas a encontrar en aquellas que tienen precios más elevados.

¿Qué marca tiene el mejor sistema operativo?

Sony se ha llevado un puñado de elogios por su uso de Android en las últimas pantallas que ha lanzado al mercado. ¿La ventaja? Contar con un arma tan poderosa como la integración de Google Play en sus productos.

Android TV es la opción más solvente, hoy por hoy, en una televisión. (Google)
Android TV es la opción más solvente, hoy por hoy, en una televisión. (Google)

Samsung y LG mentienen la apuesta por Tizen (que también se puede controlar desde el móvil) y webOS, dos interfaces muy similares que, una vez desplegadas, se muestran como una barra en la parte inferior de la pantalla. Panasonic, con FirefoxOS, tiene una apuesta similar, aunque esta vez lo que verás en pantalla son unos grandes iconos circulares.

Más allá de estas diferencias cosméticas, todos los sistemas operativos tienen cubiertas las necesidades básicas (sí, vas a poder ver Netflix en ellos), aunque los paneles Sony con Android integrado cuentan con una ligera ventaja sobre el resto.

Ocho televisiones clasificadas según el precio

Porque el precio también es un factor a tener en cuenta, estas pantallas están clasificadas en función de unos criterios muy básicos. Hemos escogido varias que se amoldan a lo que podríamos clasificar como gama baja, media o alta en función del desembolso que tengas pensado efectuar.

Por debajo de 500 euros

Esta Hisense HA40M3300 está en la frontera, ya que cuesta 485 euros, pero ofrece resolución 4K en un panel de 40 pulgadas y ya viene con Netflix integrado, aunque no esperes grandes florituras desde el punto de vista del 'software', una constante en la gama baja.

Foto: Philips.
Foto: Philips.

Por el contrario, si buscas una televisión con un tamaño más generoso, puedes optar por esta Philips de la serie 6000 que se va a 49 pulgadas y también tiene resolución 4K. Desde el punto de vista del 'software', puedes encontrar una amplia gama de 'apps' para completar la oferta televisiva.

Entre 500 y 1.000 euros

La Samsung UE40K6300AK no llega a contar con 4K, se queda en 1080p, pero a cambio ofrece toda la experiencia Tizen, que permite controlar el televisor a través del teléfono móvil, lo que siempre te puede salvar de un apuro, especialmente cuando tienes que introducir cuentas de usuario y contraseñas. Además, por algo más de 500 euros te puedes hacer con una pantalla curva de 40 pulgadas.

Pero si hay una pantalla que llama la atención en esta categoría es la LG 43UH661V, que por 508 euros ofrece resolución 4K, HDR y cuenta con webOS, características todas propias de televisores algo más caros. Todo, en un panel de 43". Viene equipada con webOS 3.1, una versión del sistema operativo que permite la multipantalla o el control de otros electrodomésticos de LG desde la televisión.

Foto: LG.
Foto: LG.

Por último, esta Hisense de 55 pulgadas viene con resolución 4K, también soporta contenidos en HDR. Su precio, 655 euros, es algo superior al de los modelos anteriores aunque es importante reseñar que el aumento de tamaño también es considerable.

Por encima de 1.000 euros

La Sony KD-55XE9305 viene con HDR incluido, lo que implica que los colores que muestra pueden tratar de medirse con los de una OLED. Además, la televisión incorpora botones para Netflix y Google Play en el mando e incluso un micrófono que debería permitir accionar la televisión por voz cuando el asistente de voz de Google se integre en la versión televisiva de Android.

Foto: LG.
Foto: LG.

Si quieres hacerte con una OLED, la LG OLED55B6V ofrece esta tecnología en resolución 4K y, además, no se dispara de precio. Es cierto que 1.900 euros es una cifra que no está al alcance de todos los bolsillos, pero supone una rebaja considerable respecto a lo que habían costado estas pantallas en los últimos años. De nuevo, webOS viene integrado en este panel, con lo que también podremos controlar la pantalla a través del teléfono móvil.

Por último, esta Samsung UE65KS9500 es bastante cara (3.200 euros), pero si quieres optar por una de las mejores pantallas del año pasado, deberías tenerla en cuenta. Viene equipada con tecnología HDR y es capaz de ofrecer una intensidad de 1.400 nits. Tizen sigue siendo la opción de cabecera de Samsung, lo que le puede restar algunas opciones respecto a televisores con Android TV incorporado. ¿La pega? Que sea curva no la hace apta para todos los gustos.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios