en 17 países de todo el mundo

Los robots españoles que luchan contra el terrorismo y las minas antipersona

El terrorismo que hemos sufrido en nuestro país ha dado pie a que la robótica de desactivación de explosivos española sea líder y referencia en todo el mundo

Foto: (Proytecsa)
(Proytecsa)

No son los robots que más miradas atraen en las clásicas ferias: no tienen aspecto humano, no resultan adorables y no auguran un futuro en el que los humanos esquivemos tareas cotidianas engorrosas. Pero a día de hoy son los que más vidas salvan gracias a su capacidad de detectar y desactivar bombas. Muchos de ellos tienen un origen español.

“España es líder en la robótica dedicada a desactivación de explosivos desde hace más de 10 años”, explica el CEO de Proytecsa, Rafael de Solís, a Teknautas. Esta compañía española es ahora una de las principales empresas de un singular sector que movió 1.200 millones de euros el pasado año y del que se espera una facturación de más de 5.000 millones para dentro de dos años.

Con ETA, el GRAPO y el 11-M, España ha tenido que desarrollar un altísimo grado de especialización en la lucha contra artefactos explosivos

En 1988, la banda terrorista ETA asesinó a ocho personas empleando seis artefactos explosivos. Lo hizo tras haber cometido un año antes el que, hasta 2004, era el atentado más sangriento de la historia de España: el del Hipercor de Barcelona, que costó la vida a 21 personas y se saldó con otras 45 heridas.

Fue entonces cuando nació Proytecsa, que hace tres décadas era algo bien distinto. “Empezó en 1988 en Binéfar, Huesca, con el objetivo de desarrollar diversos sistemas de control de accesos para evitar atracos en las sucursales bancarias”, recuerda De Solís. No fue hasta el año 2002 cuando la empresa se abrió paso en el sector de la robótica de desactivación de explosivos.

La evolución de ETA les llevó a dar el paso. “ETA se especializó en la amenaza de bombas en vehículos”, rememora De Solís. “Esto requirió de nuevos tipos de robots de desactivación que no existían en aquel momento, ya que se necesitaba de una mayor capacidad para levantar grandes pesos y poder sacar los explosivos del interior del vehículo una vez desactivados, sin que tuviera que acercarse el técnico [TEDAX]”, explica el CEO de la compañía, que también es la responsable del sistema de vallado de los 12 kilómetros de la frontera de Melilla y de las vallas de protección en las líneas del AVE.

(Proytecsa)
(Proytecsa)

En 2012, la Policía Nacional especificó un nuevo tipo de robot, los 'aunav', que la empresa aragonesa se encargó de desarrollar. Ahora prestan servicio en 17 países como India, Egipto, Arabia Saudí o la República de Mauricio. Como recuerda el propio De Solís, los atentados con bomba son una amenaza global: “En 2015, último año del que se tienen estadísticas completas, hubo en el mundo 43.786 víctimas de atentados con bombas, de los cuales un 76% eran civiles y con un total de 64 países afectados”.

España es líder en la robótica dedicada a desactivación de explosivos desde hace más de 10 años

“Con ETA, el GRAPO y los atentados del 11-M, España ha tenido que desarrollar un altísimo grado de especialización en la lucha contraterrorista frente a artefactos explosivos”, detalla De Solís.

En los últimos años, la empresa se ha especializado en robots de más de 150 kilos (un sector al que apenas se dedican unas 10 compañías en todo el mundo), que tienen como reto combinar la gran fuerza de sus brazos hidráulicos con la enorme precisión necesaria para la desactivación de bombas. Su aunav.NEXT, por ejemplo, cuenta con dos brazos capaces de abrir mochilas y contenedores. Mientras, otros modelos como el aunav.EOD, desarrollado en colaboración con la Policía Nacional para su uso por los TEDAX españoles, pueden levantar más de 250 kilos y arrastrar hasta 800.

Luchando contra las minas antipersona

La industria robótica antiterrorista con sello español no se centra únicamente en explosivos colocados en coches y mochilas. Un equipo de investigadores del Centro de Automática y Robótica CAR (CSIC-UPM), compuesto por el profesor Manuel Armada y los doctores Roemi Fernández y Héctor Montes, ha desarrollado un robot capaz de detectar y delimitar con exactitud el área en el que hay minas antipersona.

Podemos eliminar falsas alarmas y saber qué tipo de mina hay; además, gracias a las patas, puede evitar la mina detectada

El robot nació hace dos años, en el marco del proyecto europeo TiramisuI, en el que 25 organismos (universidades, empresas y centros de investigación) de una docena de países colaboraron para implementar “la tecnología necesaria para la localización y desactivación de minas antipersona y explosivos remanentes de guerra”, tal y como explica Armada a Teknautas.

El trabajo del equipo español consistió en la creación de un robot de seis patas que permitiría esquivar más de un problema vinculado con la desactivación de minas antipersona. Estos artefactos explosivos entrañan un sinfín de riesgos: son baratos de fabricar, existen cientos de modelos distintos, “porque es la imaginación la que pone el límite”, hay más de 100 millones repartidos por todo el mundo y lo ideal es retirarlos sin hacerlos estallar para que los restos de explosivo no contaminen la tierra hasta dejarla inservible. Sin embargo, el hexópodo creado por Armada, que ya ha sido probado en Camboya y Croacia, es capaz de eliminar unos cuantos. “Al andar sobre patas, tiene la ventaja de que no es tan intrusivo como un sistema con orugas o ruedas”, argumenta el profesor del CSIC.

Para hacer su trabajo, este robot de padres españoles se sirve de un puñado de sensores. En primer lugar, se sitúa frente a un área detectada por un satélite como peligrosa y, con su detector, va buscando el sitio exacto en el que hay una mina. “Marcamos la zona y luego hace un escaneado más fino”, explica Armada. “De esta forma, podemos eliminar falsas alarmas o incluso saber qué tipo de mina hay; además, gracias a las patas, puede seguir buscando evitando la mina detectada”. Todo ello, de forma automática. Una vez detectada, ya es un equipo humano el que acude a retirar, con las precauciones necesarias y tratando de no contaminar la zona, el artefacto en cuestión.

Mientras este robot patrio ayuda a limpiar de minas algunos territorios, y a la vez que los robots de Proytecsa luchan contra el terrorismo o protegen infraestructuras críticas como pozos petrolíferos y centrales nucleares, los retos van evolucionando. “Hoy en día, la amenaza terrorista busca causar el mayor número de bajas entre la población, con lo que no hay llamadas de aviso”, recuerda De Solís. “Los robots siguen siendo imprescindibles, pero tienen que ser capaces de llevar los sensores necesarios para detectar a distancia sustancias explosivas y amenazas nucleares, radiológicas, biológicas y químicas”.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios