costará 199 euros

Olvídate del Nokia 3310: el Moto G5 es el móvil 'low-cost' que realmente quieres

El teléfono barato de Lenovo encoge y gana en prestaciones para convertirse en uno de los mejores productos de bajo coste que hemos visto en el Mobile World Congress

Foto: El G5 ha encogido respecto al modelo del año pasado. (J. E.)
El G5 ha encogido respecto al modelo del año pasado. (J. E.)

A Motorola, indiscutible líder de la gama baja, le ha salido un incómodo rival en los últimos años. Se llama Huawei, y a lomos de la gama Lite se ha hecho con una posición de privilegio dentro de uno de los segmentos más apetitosos del mercado: el de los teléfonos de menos de 200 euros. Por eso, el G5 de Moto y Lenovo es un intento por volver a liderar esa carrera. Y argumentos a favor no le faltan.

Parte de esa queja venía asociada al hecho de que el teléfono había crecido (hasta las 5,5 pulgadas) en una decisión que no tenía mucho sentido, cuando el usuario de gama baja prefiere sacrificar algunos aspectos propios de teléfonos más caros a cambio de contar con lo justo y necesario a un precio muy ajustado.

Lenovo parece haber tomado nota con el G5 y el G5 Plus, que este año vienen dispuestos a pelear con los Lite de Huawei al precio que sea. ¿Cómo? Hasta tres argumentos se pueden expresar a favor de los teléfonos que hemos podido probar en el Mobile World Congress: precio, acabado y rendimiento.

El acabado metálico del G5 le otorga una presencia de la que carecen otros móviles de precio similar. (J. E.)
El acabado metálico del G5 le otorga una presencia de la que carecen otros móviles de precio similar. (J. E.)

El modelo básico del G5 regresa a la frontera psicológica de los 200 euros. Y lo hará consciente de que el P8 Lite de Huawei ha logrado hacerse fuerte a un precio irrisorio (la versión de 2016 se puede conseguir por cerca de 160 euros), aunque con algunas características en las que puede adelantarle por la derecha.

¿Cuáles? El acabado es una de ellas. Lejos han quedado los tiempos en los que un iPhone 3GS con una carcasa de plástico en su zona trasera te obligaba a un desembolso de cientos de euros. La gama alta no tardó en pasarse al aluminio y otros metales, mientras que el plástico quedó desterrado para los terminales baratos. Ya no es el caso. El G5 ha encogido otra vez hasta las cinco pulgadas y viene en un acabado de aluminio propio de terminales más caros. En la mano, la sensación es la misma que se puede tener con un producto de la llamada gama media prémium (como un Galaxy A), pero con una diferencia considerable de cara al bolsillo del usuario.

(J. E.)
(J. E.)

Pero quizá más sorprendente ha sido la revelación de su rendimiento. Solo lo hemos tenido unos minutos entre las manos y resulta complicado emitir un juicio, pero el G5 sorprende, para bien, por lo fluido que se muestra tanto a la hora de mover aplicaciones como al navegar o al moverse entre diferentes programas.

A todo esto hay que unirle que la versión más asequible del G5 ha incorporado algunos elementos que solo estaban en la versión Plus aparecida el año pasado, como el sensor de huellas dactilares situado en la zona delantera. Y entre los añadidos que no se esperaban tan pronto en dispositivos de este calibre, se encuentra el asistente personal de Google, gracias a la versión 7.0 de Android, que vendrá instalada de fábrica. De nuevo, en España no lo podremos catar a no ser que configuremos el teléfono en inglés o que este haga acto de presencia antes del lanzamiento del teléfono.

(J. E.)
(J. E.)

En el frente de las especificaciones, seguimos hablando de teléfonos modestos. El G5 tiene una pantalla full HD, procesador Snapdragon 430, 2GB o 3GB de RAM en función del modelo y 16GB o 32GB de almacenamiento. La cámara trasera es de 13MP con apertura f2.0, mientras que la delantera se queda en 5MP y una apertura f2.2. ¿El Plus? Vendrá con una mejora en RAM y almacenamiento, y la cámara, aunque de 12MP, tendrá una apertura de f1.7.

¿Le bastará todo este material a Lenovo para volver a reinar en el ámbito de la gama baja? Por lo visto en un primer momento, las sensaciones son positivas. El Moto G5 es un teléfono con un aspecto robusto, que apunta buenas manera en lo relativo al rendimiento y que ha sabido dar un paso atrás para centrarse en aquellos aspectos más importantes. Y en un teléfono de gama baja, ser capaz de mantenerse por debajo de los 200 euros es muy importante.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios