¿música gratis? ¿dónde hay que firmar?

¿Por qué pagar por Spotify? Cómo convertir YouTube en tu reproductor de cabecera

No solo de servicios de pago viven los amantes de la música: varias características de la plataforma de vídeo te permiten olvidar a las webs de 'streaming' de música

Foto:

Pagar por escuchar música a través de internet ha logrado instalarse, poco a poco, como un hábito más. No en vano, hacerlo presenta algunas ventajas (evitar la publicidad, entre otras) y no faltan opciones de calidad. Tanto el servicio prémium de Spotify como Apple Music o Google Play Music cuestan unos 10 euros al mes y parecen haber conquistado a un buen número de usuarios: la plataforma sueca supera ya los 100 millones, de los cuales más de 30 millones pagan por su suscripción, lo que supondría aproximadamente el doble de los que lo hacen por el servicio de música en ‘streaming’ de la manzana mordida.

Sin embargo, a día de hoy existen alternativas que permiten disfrutar de algunas de las características de estas plataformas sin tener que abonar una cantidad mensualmente. La clave para evitar el pago no es otra que usar YouTube. De hecho, algunas características del propio servicio de vídeo de Google permiten sustituir a Spotify y compañía. Por si fuera poco, algunas herramientas de terceros ponen de su parte para exprimir al máximo la música atesorada por el portal sin necesidad de gastar un euro.

YouTube, al rescate

A simple vista, YouTube no es la mejor alternativa a las plataformas de música en ‘streaming’. Crear listas de reproducción es incómodo: si lo utilizas desde el navegador, tienes que esperar a que termine un vídeo para buscar otro (aunque la ‘app’ sí permite moverse mientras el vídeo se reproduce en una miniatura). Por no hablar de los segundos de publicidad que se muestran antes de que comiencen muchos vídeos.

Pero una de sus principales ventajas es que apenas suele haber restricciones: si alguna canción no está en Spotify por decisión del artista (o su discográfica), en YouTube sí estará. Más allá de esto, la plataforma de la ‘gran G’ cuenta con herramientas como YouTube Mix, que facilitan su uso como reproductor de música: en base a lo que el usuario escucha a cada momento, el propio servicio propone una degustación musical del mismo artista, primero, y del mismo estilo musical. Además, estas listas de reproducción generadas por la propia plataforma se reproducen de forma aleatoria.

Algo similar se puede conseguir activando, simplemente, la reproducción automática de YouTube: todos esos vídeos que te sugiere la plataforma en una columna que se muestra a la derecha (en la versión web) irán sonando uno tras otro.

Además, otra opción de YouTube algo menos conocida que las anteriores son los 'temas': se trata de canales generados por la propia plataforma en los que se agrupa música de estilos determinados (hip hop, rock o pop, entre otros) o de artistas archiconocidos, como los Beatles. Basta suscribirse a uno de estos canales para estar al tanto de las novedades de cada estilo o, simplemente, acceder a los 'mix' que hay dentro de cada uno (u optar por la reproducción automática).

Buscando ayuda en el exterior

Las herramientas mencionadas, si bien son sencillas y de gran utilidad, solo permiten convertir YouTube en una buena radio que reproduzca canciones de un estilo o un artista de manera aleatoria. No alcanzan ni de lejos todo el potencial de Spotify. No obstante, algunas herramientas de terceros añaden los detalles necesarios para sustituir o complementar la oferta de las plataformas de pago.

Una de ellas es Stream Squid. Se trata de una plataforma con una estética bastante similar a Spotify que permite buscar cualquier vídeo de YouTube, agregarlo a una lista de reproducción y, mientras suena, buscar los demás temas que queramos escuchar sin tener que esperar a que el primero acabe.

Disponible también en formato ‘app’ para Android, la plataforma permite buscar música por géneros o disfrutar de radios temáticas (por época) al estilo Spotify. Todo ello, además, eliminando por completo la aparición de la molesta publicidad de YouTube.

Por si esta opción se queda corta, otra ‘app’ para Google Chrome (disponible también en versión móvil) puede ser el sustituto perfecto. Se trata de Listen Video, que imita el diseño de Spotify y permite escuchar toda la música de YouTube mientras se ve en un pequeño recuadro inferior el vídeo correspondiente. También se pueden crear listas y no hay publicidad antes ni después de los vídeos.

Es difícil encontrar un sustituto basado en YouTube que permita escuchar música sin conexión, como sí permite el modo 'offline' de Spotify

Más allá de copiar la estética de plataformas que ya existen y ofrecer un amplio abanico musical sin publicidad ni restricciones, otros servicios para dejar atrás a Spotify y compañía van un paso más allá. Es el caso de The Para.de, que aúna varios proveedores distintos en una sola web y permite crear listas de reproducción al gusto del consumidor (con un diseño, eso sí, que quizá deja algo que desear). Por si algún tema en concreto no está disponible en YouTube, esta plataforma recurre también a SoundCloud y Last.FM.

Aunque este tipo de herramientas tiene grandes ventajas, en especial su gratuidad, también presentan un claro inconveniente que justifica la inversión en una plataforma de pago como Spotify. Es difícil encontrar un sustituto basado en YouTube que permita escuchar música sin conexión, como sí hace el modo ‘offline’ de la aplicación sueca.

Si tu tarifa de datos no da mucho de sí o te preocupa la cobertura (por ejemplo, para un viaje en tren o en avión), la suscripción a Spotify, Apple Music o Google Play Music sigue siendo tu mejor baza.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios