la luna llena coincide con el perigeo

Superluna del 14 de noviembre: preguntas y respuestas sobre la más grande en 70 años

Esta noche, apaga las luces y mira al cielo para ver la mayor superluna en 70 años

Foto: Vista de la superluna en el cielo de Berlín, el 14 de noviembre de 2016. (EFE)
Vista de la superluna en el cielo de Berlín, el 14 de noviembre de 2016. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura5 min

Esta noche, apaga las luces y mira hacia el cielo. Busca la Luna, que de hecho no debería ser difícil de localizar: va a ser la más grande y brillante de las últimas 7 décadas y no volverá a alcanzar ese tamaño ni luminosidad hasta dentro de otros 28 años. 

[Fotogalería: así se ha visto en el mundo la superluna]

Esta noche, varios fenómenos astronómicos coincidirán para mostrarnos la reina de las superlunas, un fenómeno escaso que hará las delicias de los aficionados a mirar al cielo, pero que, como siempre, ha puesto nerviosos a los que creen (o predican, aunque no crean) en las catástrofes paranormales. 

¿Cómo de grande va a ser esta superluna?

Según los cálculos de los astrónomos, la superluna de esta noche será un 14% más grande de lo normal y un 30% más luminosa. Eso sí, el aumento será gradual, así que si eres de los que mira habitualmente al cielo, quizá no notes la diferencia respecto a los días anteriores. Si miras poco a la Luna, el espectáculo debería sorprenderte y hacerte sentir muy pequeñito.

(Instituto de Astrofísica de Canarias)
(Instituto de Astrofísica de Canarias)

¿Qué causa la superluna?

Esta noche habrá luna llena, el momento en el que nuestro satélite recibe la luz del Sol sin que la Tierra le dé ninguna sombra. Pero además, se encontrará en su perigeo, el punto de su órbita en el que está más cercana a nosotros. Y será el perigeo más perigeo de las últimas décadas. 

Porque aunque la Luna gire en torno a la Tierra, no lo hace en círculos perfectos con nosotros en su punto medio, sino que sigue una órbita elíptica que a veces la acerca a nosotros y otras veces la aleja. Pero además, esa órbita no es siempre la misma, ya que la Luna está afectada por la atracción gravitacional que la propia Luna, la Tierra y el Sol se ejercen entre sí. 

Cuando la noche de la superluna el satélite brille en el cielo, estará a 359.536 kilómetros de nosotros. En comparación, el apogeo de su órbita de este año (el momento en el que se encontró más lejos), tuvo lugar el 31 de octubre, y se encontraba a 406.667 kilómetros, casi 50.000 kilómetros más lejos. 

¿De verdad me sentiré tan pequeño?

Bueno, quizá no tanto. Tal y como se explica en este post de Microsiervos, darse cuenta del cambio a simple vista no será fácil. Primero porque, como decíamos, el cambio no ocurrirá de una noche a la siguiente, sino que será gradual. 

Superluna vs. microluna (NASA/Catalin Paduraru)
Superluna vs. microluna (NASA/Catalin Paduraru)

Pero además, porque la diferencia de tamaño en comparación con el tamaño absoluto del cielo que podemos ver sobre nosotros en un espacio abierto queda reducida a unas centésimas de grado: de 0,49 grados en su distancia máxima a los 0,56 grados en el momento más cercano. “Para poner esto en contexto, el cielo tiene 180 grados de lado a lado y la punta de tu meñique con el brazo tapa aproximadamente un grado”.

Para percibir la diferencia, lo mejor es poner juntas dos imágenes de una luna llena y de una superluna, o buscar una referencia, como un edificio, son el que establecer la comparación.

Cómo fotografiar la superluna

Para fotografiar la superluna, sirven los mismos consejos que ya dimos en Teknautas para captar la luna de sangre. Para empezar, dos muy obvios: te tocará trasnochar para captar las mejores imágenes, y serán mucho más espectaculares si te vas a un sitio apartado donde la contaminación del aire y la contaminación lumínica no te estropeen el espectáculo.

Para seguir, no necesitas una cámara reflex de 3.000 euros para conseguir buenas fotos de la luna. Puedes obtener resultados muy decentes con cámaras sencillas, pero te costará más con un móvil, ya que necesitas un buen objetivo. El experto en fotografía, Ramón Peco, nos daba unos consejos para presumir de Luna ante los amigos: como habrá que poner el zoom al máximo, es imprescindible contar con un trípode muy sólido para que no vibre la cámara y salga movida la foto. También es buena idea utilizar un retardo para el disparador (o un control remoto) para que la presión del dedo sobre el botón tampoco mueva la foto.

Por terminar, y puesto que la Luna es un objeto muy luminoso, según Peco es necesario “subexponer mucho” para que la imagen sea nítida. Esto puede conseguirse disminuyendo la apertura de diafragma o reduciendo la ISO. “La fotografía de la Luna te permite trabajar con una ISO de entre 100 y 200 y darle una medición de luz dos o tres pasos por debajo de lo que pide el fotómetro”, aclara.

¿Tiene una superluna efectos sobrenaturales?

No, claro que no. Cada vez que se produce un eclipse, una superluna, una luna sangrienta o cualquier otro tipo de fenómeno poco habitual falta tiempo para que aparezcan todo tipo de predicciones de que llega el fin del mundo, tsunamis, erupciones volcánicas, inundaciones, terremotos, caos y destrucción.

La gravedad de la Luna causa las mareas oceánicas, y también un movimiento similar, aunque muy leve, en las masas continentales

Todo esto puede tener su gracia, pero lo que no tiene es ninguna base científica. Como explica Luis Alfonso Gámez, la gravedad de la Luna causa las mareas oceánicas, y también un movimiento similar, aunque muy leve, en las masas continentales, que es mayor cuando hay luna nueva y luna llena, ya que entonces el satélite y el Sol están alineados en el mismo lado, o en lados opuestos de la Tierra. El efecto es una ligera tensión y un pequeño aumento de la actividad tectónica que resulta en un incremento de menos del 1% en los terremotos y de la respuesta volcánica.

Nada que lleve consigo el tan cacareado apocalipsis. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios