el precio no lo es todo

HP, Apple, Asus... Todo lo que tienes que saber antes de comprar un portátil

Comprar un portátil es mucho más que ir a una tienda y decantarse por el que esté en oferta: antes hay que tener en cuenta decenas de factores técnicos y de uso. ¿Cuáles son?

Foto:

El mercado de los ordenadores portátiles se encuentra en plena ebullición tras las recientes presentaciones de dispositivos de Microsoft y Apple (el Surface Book i7 y los renovados MacBook Pro, respectivamente) y, quizás, lo más lógico sea esperarse unos meses a comprar uno nuevo. Pero tanto si prefieres aguantar como lanzarte ahora mismo a hacerte con uno, hay una serie de factores a considerar para comprar el mejor equipo en relación calidad-precio y que, sobre todo, se ajuste a tus necesidades. ¿Qué debes tener en cuenta? Allá vamos.

Procesador y memoria RAM

Son dos componentes fundamentales de tu portátil (de cualquier ordenador, en realidad), y de poco sirve que uno sea potente si el otro no lo es. El procesador es el cerebro del equipo y, como tal, el que hace que rinda más o menos: ejecuta las órdenes y coordina los distintos componentes que rodean al portátil. Cuanto más potente sea, más operaciones podrá llevar a cabo.

Por otra parte, es importante saber que, cuanto mayor sea la potencia del procesador, más energía consumirá. Algo que para un ordenador de sobremesa no es esencial, se convierte en un aspecto muy a tener en cuenta en el caso de los portátiles (a menos que no pretendas usarlo lejos de una toma de corriente).

A la hora de elegir un portátil no todo es tan sencillo como apostar por la memoria RAM con más gigas: la refrigeración del sistema también importa

Teniendo esto en cuenta, la gama de procesadores entre los que puedes elegir es lo suficientemente amplia como para que alguno se ajuste perfectamente a tus necesidades: los de gama baja como Intel Atom o Celeron, los i3 y los i5 para los que busquen algo de gama media y los i7 para los que quieran exprimir su portátil con juegos o aplicaciones que requieran de mucha potencia (como edición de vídeo).

Mientras tanto, la memoria RAM es la que permite que toda esa potencia del procesador sirva para algo: en función de su capacidad, el ordenador podrá llevar a cabo más o menos acciones de forma simultánea sin interrupciones. No obstante, a la hora de elegir un portátil no todo es tan sencillo como apostar por la memoria RAM con más gigas. Primero, porque su precio sube a medida que aumenta su capacidad y, segundo, porque cuantos más gigas, más calor genera la memoria RAM, algo que no le viene nada bien a las ya de por sí poco ventiladas tripas de un ordenador portátil.

La pantalla

Que sea la pantalla de un portátil no implica que haya que renunciar al tamaño o a la calidad en la imagen. Aquí también hay para todos los gustos y todo depende de qué aspectos valores más en tu futuro equipo. Si es para trabajar a ratos y navegar y lo importante para ti es poder llevarlo a todas partes sin terminar con la espalda dolorida, los equipos de entre 11 y 12 pulgadas son la mejor opción.

El nuevo portátil Surface Book i7 de Microsoft. (Reuters)
El nuevo portátil Surface Book i7 de Microsoft. (Reuters)

Sin embargo, puede que no sean ideales en caso de que tengas pensado trabajar durante muchas horas seguidas ante el portátil. En ese caso, la solución está en pantallas de entre 13 y 15 pulgadas. Por último, los diseñadores gráficos y los ‘gamers’ solo querrán portátiles con pantallas de 17 o 18 pulgadas en las que, además, la resolución acompañe al tamaño: ya hay algunos equipos que ofrecen 4K, una garantía para exprimir el portátil durante bastantes años en lo gráfico.

Pero no solo de tamaño y resolución vive el comprador de ordenadores portátiles. En pleno 2016, con la tecnología táctil y los convertibles en pleno auge, poder interactuar directamente con la pantalla es otro elemento a tener en cuenta. ¿Por qué comprar un ordenador y una tableta cuando puedes tener los dos en un solo dispositivo?

Batería

La razón de ser de un ordenador portátil no debe ser dejada de lado: a menos que pretendas usarlo como un equipo de sobremesa, la duración de la batería es esencial para poder utilizarlo en viajes largos o en mitad de un parque si lo necesitas. No obstante, esas baterías que duran días y días son tan utópicas como en el caso de los teléfonos móviles.

Lo ideal es buscar un punto intermedio entre un portátil inútil y un sueño hecho batería. Siete horas es el objetivo ideal a conseguir

Así, lo ideal es buscar un punto intermedio entre un portátil inútil y un sueño hecho batería. Disfrutar de una autonomía de unas 7 horas cubriría las necesidades de casi una jornada laboral lejos de un enchufe, lo que en principio debería ser más que suficiente para sobrevivir.

Para trabajar y navegar

Una vez repasados los aspectos fundamentales a la hora de comprar un portátil, toca pasar a la acción y analizar las principales opciones que ofrece el mercado a día de hoy. No obstante, es importante tener en cuenta que, más allá de estas posibilidades que mencionamos, existe un ingente abanico de posibilidades compuesto por miles de portátiles cuyos precios cambian cada día y en función de cada tienda.

Para empezar, aquellos que busquen en un portátil algo básico con lo que poder trabajar y navegar sin importar dónde estén deberán centrarse en dos aspectos: la pantalla (pequeña o grande, en función del propósito exacto) y la duración de la batería. Así, en esta categoría se encuentran los equipos más económicos, con procesadores de gama media y baja y memorias RAM con lo justo y necesario.

Es el caso de modelos como el HP 250 G4, disponible a partir de 400 euros. Su pantalla de 15,6 pulgadas y sus 4 gigas de RAM hacen de él un equipo competente con un procesador Intel Celeron básico que cubrirá las necesidades de un usuario que necesite el navegador, el paquete ofimático y poco más. No obstante, aún es posible gastar menos. Sucede, por ejemplo, con el Toshiba Satellite CL10-C-102 que, con el mismo procesador, presenta una ventaja para los que quieran viajar con su ordenador: la pantalla es de solo 11,6 pulgadas. Las cinco horas de duración de su batería y los 225 euros de su precio lo convierten en una de las estrellas de la gama más básica.

El Toshiba Satellite CL10-C-102
El Toshiba Satellite CL10-C-102

Subir un peldaño en lo que al procesador se refiere, para poder llevar a cabo más tareas, tampoco tiene que implicar un desembolso mucho mayor. Con unas características similares a las de los dos equipos anteriores (15,6 pulgadas y 4 gigas de RAM) pero con un Intel i3, el Lenovo Ideapad 100-15IBD se convierte en una opción no mucho más cara que puede aportar un extra de rendimiento. Con sus algo menos de 420 euros hace de frontera con la siguiente gama de portátiles.

A partir de 500 euros, es posible hacerse con un equipo de calidad que, sin ser apto para ‘gamers’ o profesionales muy exigentes, ofrecen mucho más rendimiento: mejores procesadores, una memoria RAM con más capacidad y, sobre todo, mejora en la pantalla. Es lo que puedes encontrar, por ejemplo, en la evolución del anterior Lenovo, el Ideapad 300-15ISK, con unas características calcadas pero con un Intel i7 haciendo las veces de cerebro del equipo por 600 euros.

En esta misma horquilla de precio se encuentra un equipo que, por características, bien podría ser de gama baja, pero que ofrece una ventaja a tener en cuenta: su pantalla es táctil. Se trata del Dell Inspiron 13 7359 que, con un decente Intel i3 y 4 gigas de RAM tiene 13,3 pulgadas de interacción táctil que hará las delicias de los que deseen manosear bien este ordenador convertible. El precio, eso sí, obliga a analizar si realmente es necesario tener una pantalla táctil: 700 euros.

Profesionales

Por su parte, hay profesionales a los que su trabajo les requiere disponer de un equipo mejor en varios aspectos, sin renunciar a llevar la máquina consigo a todas partes. Una mejor pantalla, un buen procesador o una memoria RAM con la que ejecutar muchas acciones simultáneas a gran velocidad son imprescindibles para muchos. Eso sí, tendrán que rascarse un poco más el bolsillo.

El LG Gram
El LG Gram

Los ‘ultrabook’ son la solución perfecta para unos y otros: entre ellos se encuentran algunos ordenadores de gama alta populares y, además, también hay modelos que encajarán a la perfección con las necesidades de los usuarios que buscan un equipo ligero. Al fin y al cabo, tiene varias ventajas fundamentales: pesan poco, son finos y su memoria SSD permite un arranque casi instantáneo.

El Intel i5 del LG Gram y su precio, algo menos de 1.000 euros, lo convierten en una de las mejores opciones de esta gama. Sus 14 pulgadas son el compañero de viaje ideal, ya que pesa menos de un kilo. Todo ello, claro, sin tener en cuenta el esperado Macbook Pro que verá la luz con un precio nada popular: 1.700 euros que hacen que lo de Apple no sea la mejor opción para los que quieren un portátil solo para trabajar y navegar sin exigencias.

Antes de que llegue lo próximo de la manzana mordida, el Dell Inspiron 15 5559 (i7) es una opción potente si el sistema operativo no es un problema para ti: Intel i7 como procesador y 16 gigas de RAM justifican sus 1.000 euros de precio.

Para vosotros, jugadores

Por mucho menos, es posible encontrar portátiles que se ajusten a las necesidades (y al bolsillo) de los que quieran jugar sin tener que alcanzar las cuatro cifras en la factura. Un ejemplo de ello es el HP Pavilion 15-BC005NS, al que no le falta detalle: un procesador Intel i7 con 8 gigas de RAM, una modesta pantalla de 15,6 pulgadas y una resolución de 1920 x 1080. Lo mejor, sin duda, es que solo cuesta 780 euros.

El HP Pavillion 15
El HP Pavillion 15

Otra opción que, a día de hoy, se encuentra en el mercado es el Asus GL752VW-T4065D, ligeramente mejor (y más caro) que el HP: 999 euros para un Intel i7 con 16 gigas de memoria RAM que permitirán ejecutar cualquier juego y disfrutar de sus más de 17 pulgadas y su resolución de 1920 x 1080.

A partir de ahí, las mejoras llegan de la mano de la pantalla, para sacarle el máximo provecho a la tarjeta gráfica. En ese campo, la compañía china MSI se lleva la palma con algunos de sus caros equipos: el GS63VR 6RF-032ES, por ejemplo, cuesta 2.000 euros y tiene una resolución de 3840 x 2160 acompañada por un Intel i7 y 16 gigas de RAM que, no obstante, no lo convierten en el mejor (ni en el más caro). Le gana el MSI GT83VR, que permite jugar en 4K. Al menos, si tienes casi 5.000 euros para gastarte en un portátil.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios