por cámara, prestaciones y precio

No te gastes 760 euros en un Pixel: estas son las mejores alternativas al móvil de Google

Google ha presentado esta semana su nueva generación de 'smartphones', que deja atrás la denominación Nexus para adoptar la de Pixel. Su precio puede desanimar a muchos

Foto: Evento de Google.
Evento de Google.

Google ha presentado esta semana su nueva generación de 'smartphones', que deja atrás la denominación Nexus para adoptar la de Pixel, y con la que parece haberse tomado en serio el negocio de hacer teléfonos, empezando por su precio. Lo nuevo de Google llega a precio de iPhone, en torno a 759 euros. Una cantidad algo excesiva para un terminal que, de momento, solo saldrá a la venta en Estados Unidos y Reino Unido. 

Por suerte, lo que no faltan son alternativas dentro del ecosistema de Android con las que encontrar un teléfono similar en prestaciones y a un precio algo (en ocasiones, bastante) inferior. Estos son algunos de ellos.

Samsung Galaxy S7 (541 euros)

Fue el último gran lanzamiento de Samsung antes del chasco del explosivo Note 7, y aunque en el frenético mundo de la telefonía unos meses parezcan una eternidad, sigue siendo una opción más que interesante con la ventaja de que su precio ha bajado desde entonces

Samsung Galaxy S7 y S7 Edge.
Samsung Galaxy S7 y S7 Edge.

El diseño se mantiene respecto a su versión anterior, con una cubierta trasera de cristal, cuerpo de aluminio y pantalla superAMOLED. A diferencia del Pixel, que presume de no tener joroba en la cámara de fotos, el Galaxy S7 sí tiene una, pero es mínima: 0,4 milímetros de protuberancia. En cambio, el S7 sí promete resistencia al agua, algo que el Pixel no trae consigo y que algunos ya consideran inexcusable con ese precio. 

En ambos casos, los fabricantes quisieron que todos mirásemos a la cámara. Google asegura que la de su nuevo terminal, con 12,3 megapíxeles, aperfura f2.0 y 'flash' de doble led, es la mejor puntuada jamás para una lente de este tipo. Samsung también presumió de cámara al lanzar el S7. En ella redujo los píxeles a 12 para apostar por la calidad en vez de la cantidad, y la apertura quedó en f1.7. Según la compañía, lograba unas fotos un 95% más brillantes. 

HTC 10 (569 euros)

La firma taiwanesa presentó este terminal en primavera con el objetivo de redefinir el concepto de 'smartphone de gama alta'. Con un Snapdragon 820, 4 GB de RAM y 32 o 64 GB de almacenamiento, sus especificaciones igualan o están muy cerca de las del Pixel (Snapdragon 821, 4 GB de RAM y 32 o 128 GB de almacenamiento). Lanzado por 799 euros en su momento, ya se puede adquirir con una rebaja de más de 200 euros.

No te gastes 760 euros en un Pixel: estas son las mejores alternativas al móvil de Google

De hecho, HTC ha sido el fabricante del nuevo teléfono de Google, por lo que algunos ya lo han bautizado como un 'HTC 10,5'. Es precisamente la misma cámara del HTC 10 la que lleva el Pixel. 

OnePlus 3 (483 euros)

La marca china se hizo un hueco en el mercado manejando como nadie la expectación y la economía de la escasez al vender sus teléfonos solo a través de una invitación previa. Eso hizo que el lanzamiento de su último teléfono, el OnePlus 3, fuese uno de los más esperados, y eso que en este no hacía falta invitación. Con un chip Snapdragon 820, 6 GB de RAM y hasta 64 de almacenamiento, el resultado no decepcionó.

El panel frontal cuenta con una pantalla FHD Optic AMOLED de 5,5 pulgadas y con un finísimo bisel de 0,75 milímetros, e incluye un sensor de huellas digitales. Y en la cámara, la china no se quedó atrás: 16 megapíxeles, una lente muy luminosa de f2.0 y un doble sistema de estabilización para aportar nitidez a las imágenes. 

Huawei P9 (440 euros)

Huawei se alió con la compañía fotográfica Leica a la hora de fabricar su último gran 'smartphone', que conocimos en abril por unos 600 euros y en el que ahora te puedes ahorrar más de 150 euros. Eso hizo que destacase por su cámara de fotos, que era doble para permitir al usuario mayor control, ajustes y retoques. Huawei presumió de avances como el permitir un ajuste manual de la profundidad de campo. 

Al igual que el Pixel, el P9 incorpora un sensor de huellas dactilares que se encuentra en la carcasa posterior, donde de forma natural descansan la mayoría de los dedos de la mano, en vez de colocarlo en el lugar el pulgar, en la zona inferior de la pantalla. Una pantalla, por cierto, que ya en su lanzamiento quedaba algo por detrás de las que ofrecían sus equivalentes en el tiempo del Galaxy (el S7) y del iPhone (el 6). 

Según las pruebas de rendimiento que llevamos a cabo en Teknautas, ningún aspecto en concreto sobresalía de forma destacable en este teléfono, pero en conjunto se trata de un móvil notable a un precio razonable. 

Moto Z (639 euros)

Con la intermitente promesa de la telefonía modular hemos topado. Motorola presentaba en julio el Moto Z, un teléfono que permite la conexión de varios accesorios para incrementar o incorporar algunas de sus funciones como sonido, imagen o capacidad de la batería. Motorola también hizo hincapié en su resistencia, asegurando que, gracias a la tecnología 'shattershied', es prácticamente irrompible (algo muy interesante si eres de manos torpes).

El Moto Z más simple llegó con las características básicas: 5,5 pulgadas de pantalla AMOLED, 4GB de RAM, 16GB o 32GB de almacenamiento o estabilizador de imagen en la cámara, y a él se pueden conectar accesorios, llamados 'mods', como altavoces, un proyector de imagen para hacerte el cine en casa con el móvil o una ampliación de la batería. De momento, parece que la idea de la telefonía modular se desinfla, pero eso no quiere decir que no puedas probarla. 

Xiaomi Mi5 (345 euros)

Con 3 GB de RAM y 64 GB de memoria interna, el Xiaomi Mi5 que pudimos probar en Teknautas nos dio, nada más sacarlo de la caja, una sensación buena y otra mala: la primera, su ligereza; la segunda, el mal acabado de algunos materiales elegidos para su construcción, especialmente la cubierta trasera de cristal. 

Foto: Zigor Aldama.
Foto: Zigor Aldama.

Pero más allá de eso, este teléfono de la marca china es una competente apuesta. Su cámara, por ejemplo, destaca tanto por su óptica (apertura f2.0 y 16 megapíxeles) como por su estabilizador, que ayuda a hacer fotos muy nítidas incluso a aquellos con un pulso algo inestable. Una gran cantidad de ajustes, pero sencillos de manejar, complementan esta función.

Una batería con una eficaz carga rápida, una versión de Android personalizable y versátil y la opción de convertir el móvil en el centro de un hogar inteligente poblado por otros dispositivos Xiaomi son otras opciones con las que la marca china quiere conquistar usuarios. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios