¿QUÉ HA SIDO DE LOS PIONEROS DE LAS DESCARGAS?

De rey de las descargas a concejal, inversor o emprendedor: la vida tras la 'piratería'

En su momento lideraron varias de las mejores webs de enlaces o plataformas P2P de España. ¿Qué ha sido de estos pioneros después de tanto tiempo? Te mostrammos cuatro casos

Foto: De izquierda a derecha: David Martínez y Jordi Tamargo (Seriesyonkis/Billy), Kike Dubois (Vagos.es), Pablo Soto (ManolitoP2P/Ayuntamiento de Madrid) y Andreu Caritg y Oriol Solé. (Series.ly/Tviso).
De izquierda a derecha: David Martínez y Jordi Tamargo (Seriesyonkis/Billy), Kike Dubois (Vagos.es), Pablo Soto (ManolitoP2P/Ayuntamiento de Madrid) y Andreu Caritg y Oriol Solé. (Series.ly/Tviso).

Con frecuencia, el imaginario colectivo nos dibuja al usuario que descarga películas o series como un joven hedonista, sin ningún amor real por la cultura, y en su habitación, ansioso por bajarse todo el material habido y por haber, sin importarle cuánto ha costado producirlo.

Del mismo modo, el dueño de una web de enlaces a descargas suele verse como un trepa sociópata, sin talento emprendedor más allá del amor por apropiarse de lo ajeno y sacar su propio beneficio. Ante todo, un tipo sin apenas formación, un 'listillo' que, de no dedicarse a eso, nunca podría conseguir otro tipo de trabajo.

Sin embargo, y más allá de los conceptos predeterminados que cada cual pueda tener, lo cierto es que gran parte de las webs de enlaces de descargas de nuestro país han sido creadas por gente no solo con talento y ojo para los negocios, también con una visión estratégica que, cuando han abandonado el sector, les ha llevado a ocupar cargos de responsabilidad en otros nichos o incluso a llevar a cabo sus propios proyectos empresariales y tener cierto éxito con ellos.

En España ha habido muchos ejemplos de webs de enlaces o plataformas P2P. Estas son las carreras profesionales secundarias que varios de sus fundadores han emprendido una vez que se alejaron del terreno de las descargas.

1.- Pablo Soto: del P2P a concejal de Madrid

El caso más llamativo seguramente sea el de Pablo Soto. Creador de plataformas P2P como Blubster, Piolet o ManolitoP2P, Soto se hizo famoso a nivel nacional e internacional en 2008, cuando apenas tenía 28 años.

El susto le llegó en junio: de repente, el informático fue denunciado por Promusicae (la asociación que representa a la industria discográfica española) y las discográficas Universal, Warner, Sony y EMI. En total, le pedían una indemnización de nada menos que 13 millones de euros, un euro por cada uno de los archivos que, según la estimación de los demandantes, habían sido compartidos desde las plataformas creadas por Soto.

Pablo Soto, en su juicio contra las discográficas. (EFE/JuanJo Martín)
Pablo Soto, en su juicio contra las discográficas. (EFE/JuanJo Martín)

El juicio fue el 20 de mayo de 2009. Soto, representado por los abogados Javier de la Cueva y David Bravo, salió en todos los telediarios merced a un litigio millonario que duró tres días y que dio lugar a escenas tan kafkianas como las burlas de Antonio Guisasola (presidente de Promusicae) hacia Soto cuando hablaba con los medios, la bolsa de kikos que un directivo de Universal decidió comerse en pleno juicio cuando hablaban los abogados de Soto o los insultos del propio Guisasola a Javier de la Cueva, al que llamó 'macarra' en más de una ocasión.

El asunto acabó bien para Soto: en diciembre de 2011 recibió su victoria judicial y se convirtió en el informático que había vencido a la poderosa industria discográfica española.

La industria discográfica denunció a Pablo Soto y le pidió 13 millones de euros, pero Soto ganó el juicio

Poco antes de recibir la sentencia, Pablo Soto ya se había encaminado hacia nuevos proyectos: en 2010 lanzó Foofind, un buscador de archivos P2P que en 2011 recibió 1,6 millones de euros del Plan Avanza del Gobierno. 

Un tiempo después, en 2013, lanzó la plataforma Torrents.com, un grupo de portales que ofrecía un buscador de 'torrents' (basado en el desarrollo de Foofind), un gestor de descargas y un miniportal de noticias. Sin embargo, todos estos proyectos acabaron cerrando.

Del 15-M al Ayuntamiento de Madrid

Tras todo esto, el informático, que desde el surgimiento del 15-M se había mantenido muy activo en distintos colectivos de activismo social, se acabó adentrando en un terreno medianamente desconocido. En 2015, Pablo Soto se lanzó a la política ingresando en las listas electorales de Ahora Madrid al Ayuntamiento de Madrid.

Tras la victoria de Manuela Carmena, Soto es el actual concejal del Área de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto del Ayuntamiento de Madrid, donde lidera, entre otras cosas, a los famosos 'hackers de Carmena' que llevan a cabo el proyecto Decide Madrid.

Al frente de esta área, Soto también ha liderado iniciativas concretas como las inversiones votadas por los ciudadanos. Por otra parte, también se vio envuelto, junto a Guillermo Zapata, en la polémica de las publicaciones en Twitter. En el caso de Soto, por unos tuits contra Gallardón.

2.- De Series.ly a un agregador de contenidos

Otros que pese a su juventud llevan ya bastantes mochilas a la espalda son Andreu Caritg, Oriol Solé y David Tardá, tres jóvenes que acumulan una experiencia tan prolífica como polémica.

Lo tres empezaron a ser conocidos en 2002, cuando crearon Patatabrava, una red social de estudiantes en la que se podía (y aún se puede) conseguir apuntes, trabajos y exámenes antiguos. Un portal al estilo de Elrincondelvago que fue especialmente famoso en Cataluña.

La polémica de Patatabrava era evidente: al igual que en el caso de Elrincondelvago, la plataforma de Caritg, Solé y Tardá proporcionaba una inestimable ayuda a los estudiantes, qué duda cabe, pero también podía ser una poderosa base de datos para copiar trabajos universitarios.

Series.ly: un éxito... y una detención policial

Sin embargo, la plataforma que definitivamente los dio a conocer tanto dentro como fuera de España fue Series.ly, una web en la que los usuarios podían acceder a un inmenso e interminable catálogo de series que podían ver gratuitamente en 'streaming' o bajárselas de manera directa.

Con el Código Penal en la mano, Series.ly era totalmente legal, ya que no ofrecía el material en sí, sino que proporcionaba los enlaces que dirigían al usuario a la plataforma final en la que sí se encontraba dicho material. Sin embargo, la llegada de la Comisión Segunda de Propiedad Intelectual puso en jaque a la web.

En junio de 2015, los fundadores de Series.ly fueron detenidos y pasaron una noche en el calabozo

El 4 de diciembre de 2014, con el miedo a ser denunciados o cerrados, Caritg, Solé y Tardá decidieron 'entregar las armas' y deshabilitar la función de visualización y descarga de contenido audiovisual en Series.ly, que pasó a ser una red social para los seguidores de dichas series, aunque el giro no terminó de cuajar.

Sin embargo, eso fue casi lo de menos. Seis meses después, el 17 de junio de 2015, 10 agentes de la Policía Nacional se presentaron en las oficinas de Series.ly, se tiraron 12 horas inspeccionando todo el material que encontraron y detuvieron a Andreu, Oriol y David, que llegaron a pasar una noche entera en los calabozos de La Verneda, en Barcelona. A día de hoy, aún están pendientes del caso.

Su nuevo proyecto: Tviso

Sin embargo, este no sería su último movimiento: el 18 de agosto de 2015, los tres emprendedores mandaron un 'email' a todos sus usuarios con un anuncio: a partir de entonces, Series.ly pasaría a ser Tviso, una plataforma que, a modo de agregador de contenidos, ordena, clasifica y redirige a sus usuarios hacia las series, películas y demás material de las principales plataformas de contenido audiovisual de España.

En realidad, Tviso se diferencia muy poco de Series.ly en el aspecto técnico. En esencia, Andreu y Oriol hacen lo mismo que antes: aplican su experiencia de usuario para ofrecer un catálogo de contenidos y, en última instancia, dirigen al usuario a la plataforma final en la que verá dicho material. Solo hay una diferencia: esta vez, los creadores del contenido no están cabreados, ya que son ellos los que se llevan las reproducciones.

El 'email' que Series.ly mandó a sus usuarios para anunciarles la llegada de Tviso.
El 'email' que Series.ly mandó a sus usuarios para anunciarles la llegada de Tviso.

De hecho, y pese a su escaso año de vida, a Tviso le ha acompañado la financiación: nacieron con 150.000 euros de fondos propios y de varios 'business angels', pero no han tardado en aumentar la dotación: la semana pasada, esta 'startup' completó una segunda ronda de financiación, en este caso de nada menos que 1,5 millones de euros. 

Sus tres nuevos inversores son los fondos de capital riesgo Inveready, Cabiedes & Partners y Evolvia. Con esta inyección de capital, la nueva 'startup' de Andreu Caritg, David Tardá y Oriol Solé pretende reforzar su producto y preparar su expansión internacional a partir de 2017.

3.- Dubois: de Vagos.es a invertir en 'startups'

No es un perfil similar al del resto de protagonistas, pero también se trata de una persona que estuvo vinculada a una web de enlaces y que, en un momento dado, tuvo problemas con la actividad de su plataforma.

Enrique Dubois es uno de los emprendedores de internet más longevos de nuestro país. Su principal éxito giró en torno al grupo Wamba, una especie de red social que también apostó por los contenidos y los foros. Fue en 2007 cuando, entre otras compras, Dubois decidió pagar 160.000 euros por Vagos.es, una comunidad 'online' cuyos usuarios, entre otras cosas, distribuían todo tipo de enlaces a descargas de series, películas o música.

Enrique Dubois.
Enrique Dubois.

Por aquel entonces, Vagos.es era uno de los portales de más éxito entre los buscadores de descargas, lo que provocó que Dubois fuera denunciado por cerca de una veintena de compañías de la industria cinematográfica y musical, que lo acusaron de un supuesto delito contra la propiedad intelectual y le pidieron una indemnización de más de 220.000 euros.

Dubois llegó a estar detenido un día y fue a juicio, pero el pasado 21 de junio fue absuelto por el juez, que no consideró que el emprendedor hubiese cometido ningún tipo de delito.

Al margen de Vagos.es, Dubois ha invertido en varias 'startups' españolas

De manera paralela a Vagos.es, Dubois ha montado algunas 'startups' e invertido en otras. Su proyecto más destacado fue Mola, una aceleradora de compañías de internet que supuso un impulso financiero para 'startups' como Playspace, Habitissimo, Bankimia o Etece. 

A día de hoy, Mola mantiene su actividad no como aceleradora, aunque sí como fondo de inversión. Quien ya no forma parte activa de dicho proyecto es Dubois, que ha intentado suerte con sus proyectos en Silicon Valley y Chile.

4.- De Seriesyonkis al 'mobile marketing'

Este caso es paradigmático, ya que estos protagonistas pasaron de no aparecer en ningún sitio (pese a ser los más buscados de España) a adquirir un protagonismo público que dura hasta ahora.

Nos referimos a David Martínez y Jordi Tamargo, quienes fueran los directores de Seriesyonkis en la época de mayor éxito de la web de descargas y 'streaming' de series y películas, y quienes llevaron a la web al siguiente escalón.

En torno a enero de 2011, aproximadamente, ambos salieron de Seriesyonkis y vendieron sus participaciones al siguiente propietario, Alexis Hoepfner. Un año después de su salida, Tamargo y Martínez sacaron rédito publicitario de su nueva aventura: aprovechando su tirón como exgerentes de Seriesyonkis, anunciaron el lanzamiento de lo que acabaría siendo Fever, la 'startup' capitaneada hasta hace poco por el joven Pep Gómez.

Sin embargo, su gran aventura emprendedora llegó a partir de 2013: tras un viaje de seis meses a Silicon Valley, concretamente a San Francisco, Jordi y David decidieron cuál sería su próximo proyecto: la publicidad móvil. Para ello, se buscaron como socio a Vicens Martí (exFever) y ficharon como director financiero a Jordi Cid, que ocupaba esa misma posición en Groupalia.

Fruto de todo esto nació Billy, una empresa de gestión de publicidad móvil cuyas previsiones no son precisamente escasas: durante este 2016, Billy pretende facturar cerca de 36 millones de euros.

A todos los perfiles, en definitiva, parece unirles algo: no se trata de unos 'listillos' que supieron encontrar un modo de vida gracias a algo tan polémico como la piratería, sino que detrás de muchos de ellos había una gran raíz emprendedora (Andreu Caritg, Oriol Solé, David Tardá, Jordi Tamargo y David Martínez), social (Pablo Soto) o incluso inversora (Enrique Dubois) que les ha llevado a coger lo mejor de su anterior trayectoria para aplicarlo a sus proyectos o responsabilidades actuales.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios