Desde 400 euros en España

Probamos el Meizu PRO6: todas las armas del iPhone 6, a mitad de precio

Meizu es uno de los principales fabricantes chinos de 'smartphones' que buscan hacer sombra a Huawei y Xiaomi. Su nuevo PRO6 es una pequeña bestia en funciones y precio

Foto: El nuevo Meizu PRO6.
El nuevo Meizu PRO6.

Meizu refuerza su apuesta por la gama alta con el nuevo PRO6, un terminal que llega solo seis meses después del lanzamiento de su predecesor, el PRO5, que estrenó la línea PRO del fabricante chino. “Actualmente, el mercado de los ‘smartphones’ se actualiza cada pocos meses, y hay que estar a la última si se quiere competir con garantías”, justifica el vicepresidente de la marca, Li Nan. Sin embargo, entre los seguidores de Meizu, muchos han considerado que el PRO6 es, en realidad, un móvil de calidad inferior al anterior. ¿Por qué?

Afirman, básicamente, que la sustitución del chip Exynos de Samsung por un Helio X25 de la china Mediatek es un error, y hay quienes también se quejan de que se hayan reducido el tamaño de la pantalla y la capacidad de la batería: la primera pasa de 5,7 pulgadas a 5,2, y la segunda se queda en 2.560 mAh. frente a los 3.050 mAh. del PRO5.

[Vivo, la sorpresa china que se come a Xiaomi y amenaza a Samsung y Apple]

¿Están justificadas las críticas a uno de los mejores móviles chinos? La respuesta es que no. En primer lugar, Mediatek se confirma, con el Helio X25 (que ha sido preparado exclusivamente para el PRO6), como un fabricante de chips a la altura de Samsung o de Qualcomm.

Probamos el Meizu PRO6: todas las armas del iPhone 6, a mitad de precio

El de Meizu no solo es el primer procesador que se comercializa en el mundo con 10 núcleos (un par trabaja a 2,5 Ghz., mientras que cuatro lo hacen a 2,0 Ghz y el resto, a 1,4 Ghz.), sino que es también uno de los que menos se calientan, algo que evita problemas como los que dio el Snapdragon 810. Además, ayudado por los 4GB de memoria RAM que monta, el PRO6 resulta rápido. Muy rápido. Tanto, que supera incluso al Galaxy S7 en los diferentes ‘benchmarks’.

En cuanto a la batería, el PRO6 dura incluso algo más que su predecesor: día y medio con un uso moderado

En cuanto a la batería, la reducción en el tamaño de la pantalla (que sigue siendo Super AMOLED de resolución FHD) y la optimización del nuevo sistema operativo FlyMe (basado en Android 6) compensan con creces la mayor capacidad del PRO5. En las pruebas que hemos hecho en Teknautas, el PRO6 incluso dura algo más que su predecesor: día y medio con un uso moderado. Además, el sistema de carga M-Charge 3.0 merece una mención especial, ya que es capaz de cargar por completo la batería en una hora y siete minutos.

Por si fuese poco, aunque el parecido con el iPhone 6 es más que evidente, el diseño totalmente metálico ha mejorado. Resulta más elegante, gracias a las líneas que dibujan las antenas en la parte posterior, y el sorprendente 'flash' circular de 10 LED de doble tono le confiere un aspecto único: cinco de estas luces son de un tono cálido -amarillo-, mientras que las otras cinco son frías -blancas-, de forma que la fotografía con 'flash' gana varios enteros gracias a un equilibrio de color mucho más natural. El círculo del 'flash' está rellenado por el láser que ayuda a enfocar a la cámara, un elemento muy apropiado para evitar enfoques borrosos y lentos en condiciones de poca luz.

(Foto: Zigor Aldama)
(Foto: Zigor Aldama)

La cámara, el punto fuerte

No en vano, las cámaras son uno de los puntos fuertes del nuevo Meizu. La principal cuenta con una lente gran angular -que recoge un mayor campo de visión que la del PRO5- y está equipada con una lente cuya luminosidad -f 2,2- no destaca especialmente. El sensor de 21 megapíxeles recoge imágenes muy nítidas y dispone de un generoso rango dinámico que se puede acentuar utilizando la función HDR. De hecho, los controles de la cámara son prácticos y fáciles de utilizar, pero no niegan la posibilidad de disparar en modo manual, seleccionando variables como la velocidad, la apertura, la sensibilidad y hasta el contraste. Una interesante función añadida es la toma de imágenes en movimiento GIF, que se pueden subir directamente a redes sociales como Twitter.

Solo una pega: se echa de menos el estabilizador óptico, que tampoco tenía el PRO5 pero que sí incorpora uno de sus principales competidores, el Xiaomi Mi5. Sobre todo a la hora de hacer vídeo -en calidad hasta 4K-, cuando los movimientos suaves que ofrece el OIS son un extra que ya se exige a los móviles de gama alta. Esa es también la principal pega que le encontrarán a la cámara quienes la comparen con la de los nuevos iPhone. Claro que el Meizu PRO6 cuesta solo 2.499 yuanes en su versión de 32 GB de almacenamiento interno (429 euros en España, IVA incluido).

El Meizu PRO 5, a la izquierda, junto al nuevo PRO 6. (Foto: Zigor Aldama)
El Meizu PRO 5, a la izquierda, junto al nuevo PRO 6. (Foto: Zigor Aldama)

La de los ‘selfis’ también destaca. Aunque loscinco megapíxeles de su sensor se pueden quedar cortos para los más hedonistas, la lente gran angular -f 2.0- hace que las fotos de grupo resulten más que satisfactorias, y se agradece la posibilidad de utilizar los mismos controles que en la cámara principal, algo que muchas otras marcas no permiten. Por si fuese poco, el vídeo que graba con la cámara secundaria es de resolución FHD.

En el apartado de ‘hardware’, es un acierto la inclusión de un puerto USB-C. Pero no el que elige la mayoría de las marcas sino uno 3.1, que hace la transferencia de archivos mucho más rápida. Es algo que, por ejemplo, con los vídeos se nota mucho. Aunque no hemos alcanzado el gigabyte por segundo publicitado por la marca, que asegura que se puede descargar toda una temporada de 'Juego de tronos' en cinco segundos, sí que hemos obtenido unas respetables tasas de transferencia de unos 850 MB/s.

El botón M-touch es un gran acierto: incluye el detector de huellas dactilares y suma las funciones de los tres botones característicos de Android

En cuanto al uso del PRO6, y aunque hay quienes tienen ciertos problemas de adaptación, el botón M-touch es un gran acierto: incluye el detector de huellas dactilares -rápido, preciso y que permite hacer pagos y acceder directamente a diferentes aplicaciones sin necesidad de introducir la contraseña-, y suma las funciones de los tres botones característicos de Android -un toque para ir atrás y presión para regresar a la pantalla de inicio-.

Además, en su intento por hacer que la navegación sea más rápida, Meizu ha adoptado también el sistema que discrimina la fuerza que el usuario hace sobre la pantalla. Así, el mPress permite acceder a diferentes funciones de las aplicaciones sin abrirlas: se puede escribir un correo electrónico apretando con fuerza sobre el icono de Gmail, añadir una nota al calendario directamente desde la pantalla principal, o visualizar las fotos sin necesidad de abrirlas. Es como los sensores de huellas: al principio es fácil olvidarse de que se puede hacer así, pero luego cuesta volver a adaptarse a un móvil que no cuenta con este sistema.

(Foto: Zigor Aldama)
(Foto: Zigor Aldama)

Finalmente, el sistema operativo del PRO6 incluye otras aplicaciones interesantes. Está, por ejemplo, la que permite elegir la temperatura de color de la pantalla. Eso protege los ojos cuando uno lee con poca luz o en la oscuridad. Incluye también un pequeño ‘cajón de herramientas’ con algunas curiosidades: una lupa, una escala para medir el tamaño de las cosas y un nivel para confirmar que algo está recto o, en su defecto, cuál es el desvío. Evidentemente, son extras que apenas tienen uso, pero nunca se sabe cuándo pueden venir bien.

M3Note

Aunque el PRO6 acapara toda la atención, Meizu acaba de renovar también su gama media con el M3Note, que sigue la estela que marcan los PRO: cuerpo metálico elegante, pantalla FHD de 5,5 pulgadas, procesador de ocho núcleos, botón único M-touch, lector de huellas dactilares, 3GB de memoria RAM y una cámara de 13 megapíxeles. Todo eso por solo 799 yuanes (199 euros en España).

El Meizu Pro6 (izquierda) junto al M3Note. (Foto: Zigor Aldama)
El Meizu Pro6 (izquierda) junto al M3Note. (Foto: Zigor Aldama)

Después de haberlo comparado con el PRO6, la verdad es que uno se pregunta si no está Meizu haciéndose la competencia a sí misma, porque el M3Note es un excelente teléfono que cumple de sobra los requisitos del 80% de los usuarios. Da la sensación de que la gama media entre los principales fabricantes chinos ha alcanzado una calidad más que suficiente como para que incluso los clientes exigentes puedan ahorrarse el terminal más costoso.

De todas formas, parece que le está funcionando la estrategia que estrenó hace dos años, cuando decidió diversificar y abrir cuatro líneas: Meilan en la gama baja (que solo se comercializa de momento en China), M-Note en el estrato medio-bajo, la tradicional MX en el segmento medio y PRO en el tope de gama. Los números no mienten: en 2014, apenas vendió algo más de cuatro millones de terminales, mientras que el año pasado esa cifra se disparó a los 20 millones. Y continúa creciendo.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios