¿Quién mueve los hilos en el caso de la UE vs Android?

Telefónica y otras grandes operadoras ayudan a Bruselas en su acoso a Android

Google se enfrenta a una multa millonaria de Europa por Android. Pero, ¿quién está ayudando a Bruselas en su acoso al buscador? Telefónica, Deutsche Telekom y Orange

Foto: El nuevo presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, interviene en la Junta General de Accionistas del pasado 12 de mayo. (Foto: Reuters)
El nuevo presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, interviene en la Junta General de Accionistas del pasado 12 de mayo. (Foto: Reuters)

La noticia dio la vuelta al mundo hace unos días. Era oficial, la Comisión Europea acusaba a Google de utilizar Android para perjudicar a sus rivales. Con más del 75% de cuota de mercado en media Europa, Bruselas argumenta que Google está jugando sucio para que fabricantes y operadoras incluyan sus aplicaciones en lugar de las de sus rivales. La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, explicó los motivos que han llevado a Bruselas a cargar contra Google, salvo por un detalle muy importante: no aclaró quién está realmente detrás de la investigación. ¿Quién mueve los hilos?

[Un aplauso a la Unión Europea por arrinconar (de nuevo) a Google]

Se sabía que Yandex, el 'Google ruso', era uno de los principales 'demandantes'. Pero lo que se desconocía era el nombre de algunas de las llamadas "partes interesadas", compañías que nutren a la Comisión de munición (información, contactos, cifras...) para armar la acusación contra Google.

En España Telefónica está liderando este grupo de empresas 'interesadas', enviando información y cifras a los técnicos de Bruselas

Fuentes cercanas a la investigación han confirmado a Teknautas algunos de esos nombres y destacan tres: Telefónica, Orange y Deutsche Telekom. Estas tres granders operadoras, que han criticado desde hace años a Google por su "monopolio" con Android, han pasado a la acción ayudando a Bruselas en una caso que, de probar que Google es culpable, podría acabar en una multa histórica a la multinacional de 7.400 millones de dólares. 

Demandantes e "interesados"

Hay dos grandes grupos de compañías dentro de la investigación que está llevando a cabo la UE. Por un lado están los 'demandantes oficiales'. Estos son Yandex, FairSearch (un 'lobby' que Microsoft abandonó hace poco, ahora impulsado por TripAdvisor o Expedia, entre otros), la tienda de aplicaciones portuguesa Aptoide y Disconnect (una 'startup' formada por exempleados de Google). Sus demandas se han publicado de forma parcial durante el 2014 y 2015. Pero hay un segundo grupo que ha permanecido en la oscuridad. Son las denominadas 'partes interesadas' ('interested parties', en la jerga burocrática de Bruselas) y no han querido presentarse como demandantes para permanecer en el anonimato.

La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, en la presentación de los cargos contra Google el pasado abril. (Foto: Reuters)
La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, en la presentación de los cargos contra Google el pasado abril. (Foto: Reuters)

"En España Telefónica es la compañía que está liderando este grupo de empresas 'interesadas', enviando información y cifras a los técnicos de la UE. Deutsche Telekom está también en la lista, al igual que Orange, desde su sede en Francia. Intentan hacer valer su postura de siempre: que Android usa sus redes sin pagar y con plena libertad para lucrarse mientras que ellos están sometidos a regulaciones en todos los estados miembros de la UE ", apuntan fuentes con acceso directo a la investigación.

Preguntada al respecto, Telefónica reconoce a este diario ser una de las partes involucradas en la investigación. "Nosotros y un montón de empresas, pero no de manera oficial. Lo que hayamos podido contar nosotros es confidencial, no podemos comentar ni decir nada", señalan fuentes de la operadora. Por su parte Google tampoco confirma ni desmiente. "Estamos a la espera de poder tener acceso al documento oficial de la Comisión con toda la información y cargos de los que nos acusan. Una vez lo hayamos recibido, tendremos 12 semanas para enviar nuestras alegaciones y, a partir de ahí, se tomará una decisión", explican fuentes de la compañía.

Las operadoras llevan los últimos 5 años intentando sin éxito que Google pase por caja. Es su intento de "acabar con el monopolio de Android"

La Comisión Europea tampoco comparte de manera oficial detalles de las compañías detrás de la investigación. Solo admite que no la inició de oficio, sino tras las demandas recibidas, y se limita a señalar el papel de las 'partes interesadas', tal y como lo describen los documentos que regulan estos procedimientos. "La Comisión podrá escuchar a otras personas naturales o jurídicas que demuestren un interés suficiente en el resultado del procedimiento. [...] Se tomará la decisión sobre si estas partes interesadas son admitidas o no. Una vez admitidas, podrán presentar su visión por escrito". Eso es justo lo que han hecho Telefónica, Deutsche Telekom y Orange. 

"Acabar con el monopolio de Android"

Las operadoras llevan los últimos cinco años intentando sin éxito que Google pase por caja. Es lo que el hasta hace poco presidente de Telefónica, César Alierta, y el aún consejero delegado de Vodafone, Vittorio Colao, describieron en múltiples ocasiones como el intento de "acabar con el monopolio de Android".

"Las operadores de telecomunicaciones invertimos 50.000 millones en redes el año pasado, pagamos 6.000 millones en espectro radioeléctrico, damos empleo a un millón de trabajadores y pagamos miles de millones de euros en impuestos. Mientras, las compañías de Internet, invirtieron 40 millones, no emplean a nadie y no pagan impuestos", dijo Alierta en el 2014. "En la Comisión Europea están obsesionados porque no tengamos más del 40% de cualquier mercado, mientras existen sistemas operativos cerrados y buscadores con cuotas del 90% que tienen acceso a toda la cadena sin pagar y sin estar controlados". 

El argumento nunca llegó a calar en Bruselas. Y el intento de las operadoras de crear su propio sistema alternativo a Android, Firefox OS, resultó ser también un sonado fracaso. Pero la cosa cambió el año pasado. Tras recibir varias quejas, la Comisión abrió en abril de 2015 la investigación oficial sobre Android. El foco era muy concreto: cómo la compañía fuerza supuestamente a fabricantes y operadoras a incluir sus propias aplicaciones (Mapas, YouTube, Chrome...) en detrimento de las de la competencia. En junio la 'startup' Disconnect se unió a la demanda; en octubre Deutsche Telekom también se unió (al final lo haría solo como 'parte interesada'); y en noviembre lo hizo la rusa Yandex. Telefónica dio el paso en algún punto entre 2015 y este año, aportando información. Todos contra Google. 

"Son acusaciones falsas"

La Comisión Europea, con la comisaria de Competencia Margrethe Vestager al frente, estuvo un año entero revisando todas las demandas e información enviadas por Yandex, Telefónica, Orange... Y el pasado 20 de abril llegó a una conclusión: hay indicios claros de que Google ha abusado de su posición dominante con Android. ¿Cómo?

César Alierta, anterior presidente de Telefónica, en primer término junto a José María Álvarez-Pallete, en una rueda de prensa reciente en Madrid. (Foto: Reuters)
César Alierta, anterior presidente de Telefónica, en primer término junto a José María Álvarez-Pallete, en una rueda de prensa reciente en Madrid. (Foto: Reuters)

Por un lado está el llamado acuerdo de "anti-fragmentación". Según la Comisión Europea, Google obliga a los fabricantes que desean instalar las aplicaciones de la compañía (Mapas, Chrome...) a firmar un acuerdo mediante el cual se comprometen a no vender móviles con versiones modificadas (o 'forks') de Android. Google asegura que se trata de "acusaciones falsas". "En ese acuerdo solo pedimos que, si lo hacen, todos sus terminales sean compatibles con esa versión de Android y, a su vez, con las aplicaciones de Google Play. Amazon, Xiaomi, BQ en España... estas empresas han creado su propia versión de Android y no ha pasado nada", explican fuentes de la empresa. 

La Comisión acusa además a Google de exigir a los fabricantes instalar las 'apps' de Search (por defecto) y Chrome si quieren incluir otras como Mapas o YouTube. La multinancional, de nuevo, lo niega: "No exigimos ni exclusividad ni instalar nada por defecto". Lo único que reconoce Google es la existencia de acuerdos financieros con algunos fabricantes y operadoras para instalar por defecto su barra de búsqueda en la página de inicio de los 'smartphones'. "Estos acuerdos de "product placement" se hacen en todos los sectores, son normales", dice Google. Bruselas cree que en realidad se trata de un abuso de su posición dominante.

Google tiene tres meses para presentar sus alegaciones a un caso que podría suponer un serio freno al avance de Android en Europa. Si Bruselas encuentra culpable a la multinacional, supondrá una enorme victoria para las operadoras que, primero de forma pública y ahora en la sombra, habrían logrado por fin su sueño: parar los pies a Google. Aunque sea en los despachos. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios