Es noticia
Menú
Probamos ChatSim: mensajería en tu móvil en todo el mundo (y sin 'roaming')
  1. Tecnología
por 10 euros funciona en 150 países

Probamos ChatSim: mensajería en tu móvil en todo el mundo (y sin 'roaming')

ChatSim es una buena alternativa a pagar por el 'roaming' cuando viajas: permite acceder por 10 euros al año a todas las aplicaciones de mensajería instantánea en unos 150 países

Foto: (Zigor Aldama)
(Zigor Aldama)

Un golpe brusco anuncia nuestro aterrizaje en Bangalore, la capital tecnológica de India. Cruzamos el servicio de inmigración en el moderno aeropuerto internacional y salimos al caos del país que pronto superará a China para convertirse en el más poblado del mundo.

Pero estamos incomunicados. Movistar nos envía un mensaje de texto en el que anuncia exorbitantes tarifas de ‘roaming’, y China Mobile hace lo propio a través de la segunda ranura del móvil ‘dual sim’. En lo que se refiere a operadoras de telecomunicaciones, el choque cultural no existe. Todas abusan igual: llamadas a tres euros el minuto, SMS a un euro, y cuatro euros el megabyte de datos. Obtener una SIM local en India es una posibilidad complicada, ya que la burocracia exige infinidad de documentos y la activación puede llevar varios días. Así que es hora de probar ChatSim.

La nueva versión de la tarjeta, que se presentó durante el pasado Mobile World Congress de Shanghái, permite acceder por 10 euros al año a todas las aplicaciones de mensajería instantánea en unos 150 países. Teóricamente, después de haber activado el servicio y de haber enviado la página de datos del pasaporte -la mayoría de países exigen que los clientes estén registrados-, no hay más que introducir la tarjeta en el ‘smartphone’, configurar el APN del terminal según las directrices que se dan en la página web y comenzar a comunicarse con los contactos de WhatsApp, WeChat, Line, Telegram o cualquier otro servicio que se utilice. Y funciona.

Texto y emoticonos, pero nada de fotos

La configuración es sencilla. En la versión antigua de la tarjeta, el propio usuario tiene que ‘capar’ el acceso a internet de las aplicaciones que no son de mensajería, pero la última versión lo hace de forma automática. Así, el móvil se conecta a la operadora con la que ChatSim tiene un acuerdo, bloquea el acceso a datos de los servicios no autorizados, y ya podemos chatear. Pero, ojo, porque el asunto tiene su truco: los 10 euros anuales dan acceso a chats ilimitados de texto y de emoticonos, pero no permite el envío de imágenes.

Quien quiera hacerlo tiene que adquirir uno de los diferentes paquetes de puntos que lo permiten, y que se venden desde 10 euros. La empresa asegura que los 2.000 puntos que da ese importe sirven para enviar hasta 200 fotos o 40 vídeos, y para hacer hasta 80 minutos de llamadas VoIP. Pero en India el truco debe de estar en el ‘hasta’, porque los puntos se consumen más rápido. Aunque sigue resultando infinitamente más barato que utilizar el ‘roaming’, será mejor que quien tenga intención de abrumar a sus amistades con las fotos de las vacaciones se moleste en adquirir una SIM local. Existe una tercera opción llamada ChatSim Plus que proporciona 250 MB de datos durante un mes por 25 euros.

Entre los aspectos más positivos del servicio, está la posibilidad de controlar el consumo de forma sencilla a través de la página web, que además lo desglosa por zonas en el caso de aquellos que viajen a diferentes países.

Algunos inconvenientes

Pero ChatSim tiene sus pegas. En el caso de India, aunque la compañía asegura que incluye conexión 3G, lo cierto es que la mayoría de las ocasiones, sobre todo fuera de las ciudades, el terminal se conecta a velocidad 2G. Es lógico, teniendo en cuenta la deficiente infraestructura de telecomunicaciones del país, y no importa en exceso porque el texto sigue funcionando correctamente. Pero el envío de imágenes se eterniza. También hay que tener en cuenta que las redes de los diferentes países funcionan en frecuencias distintas, por lo que no todos los terminales serán compatibles con las velocidades 3G y 4G.

Finalmente, aunque parezca de Perogrullo mencionarlo, no se puede olvidar que ChatSim no da acceso a internet. O sea, que no sirve para conectarse al correo, ni a redes sociales, ni para navegar por el ciberespacio. La principal pega de este hecho está en la frustración que crea: los datos vienen y van, las notificaciones de Facebook y Twitter aparecen, pero es imposible acceder a esos servicios. Desde la empresa aseguran que su intención es la de servir de complemento al wifi -de hecho, afirman que es incluso interesante para que la usemos en nuestro propio país, evitando así pagar por datos cuando no tenemos la red de casa o del trabajo-, pero lo cierto es que, si no se bloquean las notificaciones de estas aplicaciones a las que no se permite el acceso, ChatSim puede crear cierta ansiedad.

Teniendo en cuenta su precio, la respuesta es un rotundo sí para quienes salgan a menudo del país

También se echa en falta en ocasiones la posibilidad de conectarse a más redes que la única con la que ChatSim tiene un acuerdo. En algunas zonas rurales de India, la cobertura de Aircel deja bastante que desear, mientras que competidores como Vodafone o Idea sí que llegan. En China, no obstante, el servicio ha resultado satisfactorio con China Unicom.

La pregunta entonces es, ¿merece la pena adquirir la tarjeta? Como con todo, depende del uso que uno le quiera dar. Evidentemente, teniendo en cuenta su precio, la respuesta es un rotundo sí para quienes salgan a menudo del país. El problema es que los viajes de negocios suelen requerir el acceso al correo electrónico, que no permite ChatSim. No obstante, la popularización de WhatsApp también en círculos laborales aumenta el atractivo del servicio, que está pensado sobre todo para teléfonos con doble SIM -lo que permite recibir y hacer llamadas y SMS en el número habitual-. Además, ChatSim también puede ser interesante para quienes se vayan de vacaciones durante unas semanas, pero quizá no tanto para quienes hagan escapadas esporádicas. En cualquier caso, supone una alternativa muy interesante al ‘roaming’ que funciona mejor de lo esperado.

Un golpe brusco anuncia nuestro aterrizaje en Bangalore, la capital tecnológica de India. Cruzamos el servicio de inmigración en el moderno aeropuerto internacional y salimos al caos del país que pronto superará a China para convertirse en el más poblado del mundo.

Roaming Telecomunicaciones
El redactor recomienda