gracias a la nanocelulosa

Llegan los condones del futuro: finos como un pelo y fabricados con hierba

Una planta australiana alberga en su interior la clave para mejorar la producción de látex. Desde guantes a preservativos, la tecnología podría acercar una nueva industria a los aborígenes del país

Foto: El nuevo látex fabricado con nanocelulosa. (Universidad de Queensland)
El nuevo látex fabricado con nanocelulosa. (Universidad de Queensland)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Armaduras más ligeras, coches más resistentes e implantes médicos. Las aplicaciones de la nanocelulosa, un polímero sintetizado a partir de celulosa, le han valido la candidatura a material del futuro, junto a celebrities de la talla del grafeno. Pero esta también puede se puede utilizar para mejorar el látex... y obtener preservativos tan finos como un pelo humano sin perder un ápice de su resistencia. Y todo gracias a una planta australiana que pasaría desapercibida para cualquier observador.

Spinifex es una hierba gramínea presente en Asia y Oceanía. Las comunidades indígenas de Australia han utilizado desde hace siglos las propiedades de esta planta para fabricar adhesivos y unir las puntas de lanza a la madera. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Queensland ha logrado extraer nanocelulosa de su interior para añadirla como aditivo en la producción de látex. El resultado: mejorar las características de productos como guantes y profilácticos.

"Lo mejor de esta nanocelulosa es que es muy polifacética como aditivo, por lo que sirve para fabricar membranas más fuertes, delgadas y flexibles", aseguró en una nota de prensa el investigador del Instituto Australiano de Bioingeniería y Nanotecnología Darren Martin, coautor del nuevo método.

Los aborígenes australianos han utilizado desde siempre las propiedades de esta planta para fabricar adhesivos y unir las puntas de lanza a la madera

Para analizar las propiedades del material, Martin se puso a inflar condones fabricados con el látex mejorado en una planta de EEUU. Estos resultaron ser un 20% más resistentes a la presión y aumentar un 40% más su volumen en comparación con los preservativos comunes.

Martin asegura que será posible fabricar condones un 30% más finos: "El año pasado logramos un grosor de 45 micras, similar al de un pelo de tu cabeza", explica el investigador.

Pero la nanocelulosa fabricada a partir de Spinifex puede tener más aplicaciones además de mejorar los preservativos. La industria del látex mueve miles de millones de dólares anuales, y este material se usa en guantes y todo tipo de material sanitario. Un producto igual de resistente pero más fino implicaría el uso de menos cantidad de látex, con los consecuentes ahorros para la producción; además de implicar una mayor comodidad para el usuario.

Colaboración indígena

La Universidad de Queensland ha firmado un acuerdo con los aborígenes australianos de la región de Camooweal. En este se reconoce la aportación indígena al trabajo, gracias a sus conocimientos previos sobre Spinifex, y se asegura que podrán beneficiarse también de la futura comercialización del producto.

"Tenemos la esperanza de que cultivar y procesar esta hierba a escala comercial traerá oportunidades económicas a las áreas remotas de Australia donde crece Spinifex", comenta el portavoz de uno de estos pueblos. La comercialización de esta tecnología supondrá la aparición de una nueva industria en estas zonas.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios